Review

Bell House

Shy Boys

2018

7.7
Por -

Shy Boys están de regreso cuatro años después de publicar un debut que nos dejó con más que buen sabor de boca. En el tiempo transcurrido entre su debut homónimo y este Bell House, las vidas familiares de los miembros del grupo han sufrido esos cambios propios de superar ya los treinta, influyendo en cierta medida en lograr un sonido más desenfadado y amable. No es que su debut estuviese cargado de momentos angulosos ni mucho menos, pero sí que intuíamos un afán por dotarlo todo de un apartado ciertamente nostálgico que cautivaba de lleno, como ocurrió con ‘Keeps Me on My Toes’ o ‘Heart is Mine’. Curiosamente el paso de los años no han provocado un ejercicio de recreación en escenarios pasados, sino que la madurez ha venido más bien provocando una serenidad bastante palpable en las letras del trabajo. También se podría decir que la perspectiva desde la que está enfocado el trabajo es bastante diferente, ya que en todo momento priman los desarrollos vocales de lo más amenos, tratando de acompañar en todo momento una melodía que se dibuja de una forma casi pastoril. No en vano, la abertura del trabajo con ‘Miracle Gro’ es íntegramente vocal, jugando con esa superposición de voces muy a lo doo wop, dejando constancia de sus raíces propias de Kansas City.

Más detalles del trabajo los encontramos en la ligereza con las que están dotados los temas en todo momento. Las guitarras en el instante en el que pueden adquirir cierta aceleración rechazan exprimir su intensidad al máximo, situándose en ese epicentro de rock pelón donde las voces en falsete hacen el resto. Este puede ser por ejemplo el caso expuesto en ‘Take the Doggie’, la canción con más alma de single del trabajo y que de hecho así lo fue. Continuando en esta línea donde el camino parece marcado por la benevolencia rítmica, jugando en algún que otro momento con el jangle pop más definido, el disco se adentra en temas de gran valor como es ‘Something Sweet’. En él el grupo consigue una vez más que los coros sean un elemento diferenciador, saltando al apartado de la canción americana donde el carácter casi acústico se sustituye buenamente con las voces como si fuesen un instrumento a mayores. Una habilidad que realmente no explotaron en su anterior trabajo y que ahora definitivamente es su mejor arma, ya que probablemente pasen los meses y no nos sea nada difícil recordar el trabajo por estas logradas armonías.

La recta final del trabajo poco a poco va tomando un aire más decaído, intentando continuar con ese proceso que huye de cualquier melodía que venga directamente de las guitarras. Así es como el armazón de canciones del corte a ‘Bell House’ o ‘Disconnect’ se produce a través de los teclados, impregnándose poco a poco de un ambiente que gira hacia el misterio. Sin embargo esto es algo momentáneo, ya que ‘Champion’, el tema que cierra el trabajo toma un sentimiento mucho más vital, viniendo interpretado con la suavidad con la que propiamente se interpretaría una nana. Esta canción puede representar muy bien esta etapa del grupo, esforzándose una vez más porque lo llamativo sean todos esos momentos que aspiran a convertirse en estribillo y al final acaban siéndolo. Además, este cierre resulta de lo más especial para los hermanos Collin y Kyle Rausch, ya que dedican el tema a su madre haciendo una lectura en la que ahora es ella la que necesita de los cuidados de sus hijos. Una bonita historia final que encaja muy bien con el espíritu sonriente que encierra el disco.

Conclusión

Shy Boys regresan cuatro años después de su debut simplificando los elementos de sus temas y otorgando gran protagonismo al apartado vocal. Recayendo muchas veces el peso de las melodías en los coros que por momentos beben directamente del doo wop, este Bell House es un trabajo de lo más ligero y capaz de causar bastantes sonrisas.

7.7
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Bell House

Artista

Shy Boys

Año

2018

Discográfica

Polyvinyl Records

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *