Review

Alucinaje

Las Ruinas

2018

9
Por -

Los años han pasado y el día definitivo ha llegado. Las Ruinas han publicado su último disco. No llegaron a los 10 trabajos como preveían, sino que se han quedado en 9. Sin embargo recordando los buenos ratos que nos han dejado todo es perdonable, siendo más que nunca conscientes de su trayectoria totalmente inusual si tenemos en cuenta cómo el grupo nunca ha bajado su nivel ni ha sacrificado unas cualidades musicales de lo más marcadas. El heavy pop que siempre han propugnado ha estado presente en todas sus referencias, incluso en este último Alucinaje, un trabajo a la altura de las circunstancias que nos vuelve a dejar con otro buen puñado de himnos tragicómicos. Lo que va a aparecer en este disco podría suponer un buen compendio de una carrera donde han surcado desde el amor hasta las crisis generacionales de una forma siempre certera y cargada de voluntad porque cada momento fuese de lo más definitivo. Así es como llegados a este punto vamos a encontrarnos con arrebatos de euforia, llamadas a la acción más pacífica e incluso una procrastinación justificada de la forma más natural. En definitiva, Las Ruinas en todo su esplendor, tratando de relatar la realidad con todo tipo de detalles para que no sea un aburrimiento, sino toda una fascinación en sí misma. Del mismo modo en este disco han dejado más de lado que nunca esa sensación de desilusión con el mundo que desprendían en algunos puntos Toni Bravo y Siesta Mayor, conservando en esta ocasión como sentimiento de decaimiento el enfado consigo mismo.

Deteniéndonos con la escucha del trabajo, vamos a encontrarnos de nuevo con la sensación tan esplendorosa que produce el escuchar alguna de sus canciones por primera vez. Una sensación en la que el énfasis por alcanzar algo inalcanzable lo puede todo y te conduce a un estado indudablemente mejor. Este puede ser el caso de ‘Donde Nacen Las Nubes’ o ‘Espléndido’, temas que precisamente contrastan en su estilo, ejemplificando al mismo tiempo como Las Ruinas siempre son capaces de sacar su lado más macarra en términos sonoros, pero también sacarse de la manga esas canciones de melodías de lo más elaboradas. Un combo siempre infalible y que viene asociado a esos momentos de escapatoria que pueden llegar con la ruptura punk por bandera o a través del corazón más melódico posible. Así es como logran un tremendo colorido teniendo en cuenta que los elementos que emplean han permanecido inmutables con el paso de los años, encontrándonos siempre ante una línea de bajo de lo más marcada y una guitarra que siempre resulta de lo más rutilante. Incluso los guiños al ejercicio metal, ese donde nos imaginamos a los fans con un instrumento imaginario, no suponen un gran sobresalto sobre el resto de los temas debido a que la técnica empleada sigue siendo la misma. No hace falta nada más que escuchar ‘Coloso’, el tema inicial del disco.

Acercándonos a las últimas canciones del trabajo, no vamos a hacer esta vez nada por evitar caer en esa idea triste de que el final de Las Ruinas está más cerca, más que nada porque en esta ocasión ese final ya ha llegado. Esto es algo parecido a esos días de universidad en los que todo resulta de lo más intenso y emocionante, introduciéndote en una espiral de lo más disfrutable que llega a su fin sin que te des cuenta, viéndote un mal día encerrado en una oficina y con un horario infernal. Pues bien, con lo mucho que suponían los discos de Las Ruinas en la recta final del año y lo que nos envalentonaban cuando allá por la primavera de repente cambiaba el significado de los temas, nos tendremos que acostumbrar a saber que esto ya no se volverá a producir. Debido a ello canciones como ‘Pateando Piedras’ nos hacen caer en esos momentos de lagrimilla en los que pensamos lo cortos que se ha hecho esta casi década, lo identificados que siempre hemos buscado sentirnos con las derrotas amorosas y los pocos límites que nos marcaban sus momentos que hablaban de aguantar hasta el glorioso final de la noche. Sin embargo al mismo tiempo, en el propio contenido de la mencionada canción, nos encontramos con que algo ese ciclo se conservará y que de una forma u otra las asociaciones que siempre hemos realizado con su música estarán de lo más presentes.

Conclusión

Las Ruinas lo dejan sin cumplir su promesa de alcanzar los 10 trabajos. Sin embargo todo es perdonable después de culminar una carrera excepcional, cargada de combustible tanto para los momentos de euforia como de reflexión más abatida. En este nuevo Alucinaje nos vamos a encontrar en buena medida el reflejo de estos años, logrando normalizar lo que sin lugar a dudas es una auténtica proeza, tanto musical como de ejercicio sentimental.

9
Nota Usuarios (0 votos)

vota:

0

Álbum

Alucinaje

Artista

Las Ruinas

Año

2018

Discográfica

El Genio Equivocado

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *