Review

Holy Fire

Foals

2013

8.9
Por -

Después de una larga (no tanto pero se nos ha hecho interminable) espera, por fin tenemos en nuestras manos Holy Fire, el tercer álbum de Foals. Si bien ya conocíamos tres de sus sencillos, Inhaler, My Number y Late Night, todavía quedaba alguna duda de cuál sería el sonido del disco, qué camino habrían escogido los chicos de Oxford. La respuesta es bien sencilla, una evolución muy natural del camino tomado en Total Life Forever.

Si a alguno no le pareció bien que Foals abandonaran sus pegadizos y bailables temas de Antidotes para apostar por melodías más complejas y ricas musicalmente pero a la vez más tranquilas y sosegadas, este tercer disco de Foals seguramente no les gustará tanto como a nosotros, que decimos desde ya que nos encanta. Después de escuchar el tema Inhaler, nos entró la pequeña duda de si el estilo en dicha canción sería la tónica del disco o si por el contrario sería la excepción; y os podemos confirmar que es la excepción. Por qué lo lanzaron como primer single, para captar a nuevo público y después darles en todo el morro con los Foals de «siempre»? Pudiera ser…

Lo más destacado del disco es, tal y como pasaba con Total Life Forever, que el disco te va gustando más a cada escucha, al igual que vas cambiando de canción favorita a cada poco. My Number, segundo single del disco y sin duda una de las mejores canciones, se convierte rápidamente en el tema que más veces vas a escuchar en un principio, pero tranquilos, abrid la mente y seguir adelante con el resto, porque es simplemente maravilloso. No hay un temazo bailable como Hummer o Cassius, y probablemente ninguna canción está a la altura de Spanish Sahara (cosa difícil de conseguir), pero el disco en sí, como conjunto de canciones, es el mejor de la corta carrera de Foals, el más compacto y sin altibajos, siempre manteniendo un nivel muy alto.

Temas como el ya mencionado My Number, Providence o Inhaler aportan un toque de energia al disco que siempre es necesaria, convirtiéndose estos tres tema en los más bailables, en los que tarde o temprano escucharéis en vuestro club favorito. A destacar el tema Late Night, que muy al estilo Spanish Sahara, es una canción que va in crescendo a medida que avanza, hasta convertirse en un festival de teclado y guitarras antes de volver a hacer un cambio de ritmo para despedir la canción. Foals han jugado constantemente con cambios de ritmos a lo largo de su carrera, recurso que en Holy Fire siguen utilizando.

Bad Habit, Everytime y Out of the Wood mantienen rasgos en común. Son algo así como el sonido Foals actual en su estado puro; voz desgarrada, melodías contenidas pero sin llegar a ser canciones lentas, y los inconfundibles riffs y punteados más Foals, siempre acompañados del teclado de Edwin, una de las señas de identidad del grupo en la sombra. Cierran el disco Stepson y Moon, las dos canciones más relajadas de Holy Fire, y las dos buenísimas. Además, Moon es la canción más «arriesgada» de su carrera hasta el momento, trabajando un sonido más limpio y sencillo, prácticamente toda la canción se basa en los teclados y sólo al final escuchamos el rugir de las guitarras, ni rastro de Jack Bevan por aquí.

Conclusión

En definitiva, un disco redondo de principio a fin. Una apuesta clara por el tipo de grupo que quieren ser y el tipo de canciones que quieren hacer, sin ningún altibajo a lo largo del álbum y sin bajar en ningún momento del notable alto en ninguna de las 11 canciones que componen Holy Fire. Si es así, viva la evolución!

8.9

Álbum

Holy Fire

Artista

Foals

Año

2013

Josep
Josep

Asentado fuera de nuestras fronteras desde hace algunos años, amo a la música en su sentido más amplio; melodías, videos, anécdotas, imagen, memorabilia.... Siempre dispuesto a dar un empujón a Mindies, algo casi tan gratificante como acariciar a muchos gatitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *