Review

(I)

Crystal Castles

2008

6.8
Por -

Hace unos cuantos días conocíamos la noticia de que Alice Glass, la frontman de Crystal Castles, abandonaba el dúo con Ethan Kath. A través de su cuenta de Twitter personal, Alice comunicaba que dejaba Crystal Castles y pedía a los seguidores del grupo el mismo apoyo en solitario del que gozaba en su ex banda. En Mindies nos ha entrado la nostalgia y hemos querido repasar qué fueron Crystal Castles a través de un análisis de su disco debut homónimo.

Crystal Castles I significó una novedad en cuanto a paisaje sonoro. En una época claramente marcada por discos sobreproducidos (sin entrar en si son buenos o malos), Ethan Kath (instrumentación, producción) y Alice Glass (vocales y letras) presentaron un trabajo crudo, de instrumentación gameboyera y de vocales fantasmagóricas y delirantes. ¿O era algo más que eso?

‘Untrust Us’, la obertura del álbum, ponía de forma inmediata ese sonido sobre la mesa. Escrita por Kath y los chicos de Death From Above 1979, la primera pista del álbum es un auténtico cóctel electroclash con sabor chiptune. Sampleando la introducción de ‘Dead Womb’ (del disco Heads Up) de DFA1979, ‘Untrust Us’ es un ritmo que simplemente corre hacia adelante rebotando en las burbujas de su melodía electro. Una combinación, como decíamos, de sonido electro oscuro e inquietante: un sabor do it yourself que no resta finura e intención al resultado. Muchos criticaron el aroma a bedroom production (producción de dormitorio, de estar por casa). Como si eso pudiera criticarse.

Esa finura y ese sabemos lo que queremos se encuentra por casi todo el disco. Piezas como ‘Crimewave’, en colaboración con Health (banda noise-rock de Los Ángeles) son peligrosa y deliciosamente sencillas en su composición, pero transmiten ipso facto el  matiz underground y crudo que comentamos. El álbum contiene una colección de temas que provocan seguir el ritmo con el pié, aunque ese matiz desgarrado te hace replantearte la idea si deberías bailar. Esa fórmula se repite de diversas maneras en ‘Vanished’ o ‘Good Times’, pistas que confirman que los ordenadores pueden producir música electrónica más allá del pop más azucarado, el house más pasteloso o el minimal más gafapasta.

Por otra parte, el álbum también presentaba buques insignia de esa parte más caótica y extrema del sonido chiptune combinado con el noise-rock. ‘Xxzxcuzx Me’ presenta otra marca de la casa Crystal Castles: el desgañitamiento artístico de Alice Glass con los reniegos de una Game Boy diabólica de fondo. De agradecer es, sin embargo, que Glass y Kath no sean presuntuosos: el tema dura menos de dos minutos y de una manera u otra, cumple su función. El sonido 8-bit es el protagonista de más composiciones como ‘Reckless’, ‘Trash Hologram’, ‘1991’ (la referencia más clara al electroclash discotequero) o ‘Black Panther’, que por su velocidad y suavidad bien podría ser un guiño a predecesores electrónicos como BM double V.

¿Qué se nos va con Crystal Castles, entonces?

Se nos va una propuesta sin más pretensión que la transgresión, aunque no gratuíta. Se nos va un sonido underground pero no-gafapasta. Crystal Castles nos convenció que su propuesta de sonido Super Mario Bros puesto de speed necesita, igualmente, dotes de composición y producción. El sonido es rudo y desgarrado, pero tiene atención al detalle y está modulado según el objetivo de cada tema: mover los pies, mover el cerebro, mover la garganta, etc. Alice Glass y Ethan Kath sabían qué canciones les gustaban y qué canciones querían escribir. Si sonaban demasiado duras o raras para algunos, ése es otro debate.

Álbum

(I)

Artista

Crystal Castles

Año

2008

Toni Delgado

Redactor creativo y rock aficionado. Barcelona. ""No siempre se es capaz de escribir un acorde lo suficientemente feo para transmitir lo que quieres; a veces necesitas una jirafa rellena de nata." Frank Zappa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *