Review

Sequel to the Prequel

Babyshambles

2013

8
Por -

La carrera extramusical de los Babyshambles siempre ha estado rodeada de polémica. Centrando todos los focos en problemas con las drogas y otros hechos delictivos, seguramente gran parte de la crítica no haya valorado su música como merecían. Con Pete Doherty al frente, los ingleses siempre han rendido a un gran nivel en sus dos discos previos. Recordemos que en su haber solo cuentan con Down in Albion (2005) y Shotter’s Nation (2007) hasta la publicación de este Sequel to the Prequel, un álbum compacto y entretenido que no defrauda en absoluto.

En esta tercera entrega de los Babyshables nos encontramos con fórmulas más o menos conocidas a lo largo de sus dos trabajos anteriores: melodías instantáneas, la voz carismática de Pete Doherty, algún que otro ataque punk… De este modo, el álbum se inicia con la breve y potente ‘Fireman’ que guarda algún que otro eco de The Libertines debido a esa entrega total de sus guitarras que entran a matar. Algo bastante diferente es el segundo tema, el primer single del álbum ‘Nothing Comes to Nothing’ donde las pulsaciones se relajan obteniendo para obtener uno de ese temas de los Babyshambles más melódicos. Lo cierto es que a partir de temas como este, nos podemos dar cuenta de que los británicos han sabido trazar un estilo personal y reconocible. A mi mente se me vienen ahora canciones anteriores como ‘Delivery’ o ‘The 32nd of December’ que siempre sonarán frescas y dinámicas. Quizás esa sea la principal virtud de los Babyshambles.

El álbum continúa con alguna que otra novedad como el inicio desconcertante de ‘New Pair’ que rápidamente se adentra en un tema cambiante, sin mucha estructura, lleno de guitarras algo temblorosas donde Pete Doherty adopta una actitud elegante y serena para llegar a un final tajante. A continuación llega ‘Farmer’s Daughter’, un tema de inicio reposado, de esos que parecen compuestos en un día de bochorno veraniego que se ve roto por la tormenta que en este caso es el estribillo. Avanzando en el álbum, nos encontramos que al igual que hiciesen en trabajos como Down to Albion, las canciones empiezan a tomar un tono más despreocupado con un ritmo de aires ciertamente western. Claro ejemplo de esto es el tema ‘Fall from Grace’ o ‘Sequel to the Prequel’ donde aparecen esos toques de la chanson française propios de los discos en solitario de Doherty. También en esta línea cambiante aparece ‘Dr. No’, un tema de ritmo ciertamente funky que no supone gran novedad si previamente hemos escuchado canciones como ‘What Katy Did Next’ aunque sin ese estribillo tan potente.

Hacia la mitad del álbum llega un viejo tema conocido como es ‘Maybelline’. Una canción que llevan bastantes años tocando tanto en directos de la banda como en los acústicos de Pete. Uno de los grandes temas del álbum, efectivo y con buenos riffs, interpretado en todo momento con ese tono a medias entre lo irónico y lo displicente, muy característico de Doherty. Todo un alivio para los seguidores de la banda que el tema haya quedado recogido en un álbum. Sin sonar tan clásico pero si convincente y potente llega ‘Penguins’ donde el espíritu del glam rock se deja ver ligeramente. Algo distinto nos encontramos con ‘Picture Me in a Hospital’, el tema más folk del disco que supone una agradable escucha para el oyente con ese violín de fondo. Con una letra no muy reconfortante se erige como un buen tema. El disco se cierra con buenos temas como ‘Seven Shades’ que contiene un mensaje profundo que os dejamos a vosotros interpretarlo. El colofón llega con una canción desgarradora como es ‘Minefield’. A la seriedad inicial de las guitarras, le acompaña un tema sombrío y sobrecogedor. Algo que suponemos que les ha salido muy dentro a los componentes de la banda.

Conclusión

Resumimos brevemente. De nuevo, con este tercer trabajo, queda demostrada la calidad sobrada de los Babyshambles a la hora de componer. El apartado extramusical de la banda parece que ha mejorado notablemente, con un Pete Doherty que parece bastante recuperado, hecho que le ha permitido volver a sentarse seriamente a componer. Sus discos en solitario fueron un experimento quizás no tan bien aceptados como él hubiese deseado, sin embargo la calidad e inmediatez de sus composiciones con los Babyshambles no ha perdido ni un ápice de su esencia. En los tiempos malos parece que Babyshambles facturan grandes discos seguramente para evadirse. Por el contrario en los tiempo buenos, que parece que corren ahora para la banda, su principal motivación puede ser escribir acerca de las malas experiencias para no volver a recaer. Toda una paradoja. El mundo del rock es lo que tiene.

8

Álbum

Sequel to the Prequel

Artista

Babyshambles

Año

2013

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

  1. Interesante crítica, personalmente me parece un tanto aburrido el albúm, quizas deba escucharlo una docena de veces para convencerme de que no lo es; algunos temas bastante buenos como el «Picture Me In A Hospital», hay un par que son demasiado repetitivos y personalmente, considero, aburridos, le doy un 7…por el momento. Saludos!!!

    • Noé R. Rivas

      Gracias por tu comentario Bryan. Lo cierto es que como tú dices, si no coges mucho el rollo de rock decadente de los Babyshambles el álbum pueda resultar un poco aburrido. Lo bueno es que quizás tienen cortes más enérgicos que en anteriores trabajos y arriesgan un poco más, sin ir más lejos en ‘Picture Me in a Hospital’. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *