Review

What Went Down

Foals

2015

7.5
Por -

Citar a otros grupos para hablar del nuevo trabajo de una banda no ha de ser necesariamente malo, sobre todo si estamos barajando referencias del calibre de Red Hot Chilli Peppers, Foo Fighters o My Morning jacket, por citar algunos.

Mucho se ha debatido sobre cierto aire acomodaticio y esa sensación de emular tics de antaño grandes grupos que repiten su fórmula una y otra vez; sentenciar eso es quedarse en la funda del álbum, aquí comen en su mismo plato con ingredientes de sobras conocidos, pero suyos al fin y al cabo.

El nuevo trabajo de los de Oxford le pisa los talones a Total life forever (Sub pop, 2010) como mejor obra hasta la fecha; funciona como compendio de las dos mejores facetas del grupo: la expansiva, con ‘A knife in the ocean’ y la más directa y visceral, con ‘Mountain at my gates’.

Conscientes de poseer ya un estilo propio –no impermeable a influencias- , el quinteto de Yannis Phlippakis da un repaso a todo lo que le hizo grandes y que casi les lleva a ganar el prestigioso Mercury Prize; a saber: temas atmosféricos, rock (da la sensación de ser cada vez más épico) y cierto deje pop que da elasticidad a ese rictus a veces tan serio.

Entonces, ¿dónde está el problema? El problema -si se puede decir así- es no contar entre sus pistas con ‘Cassius’, ‘Spanish Sahara’ o ‘My number’; aquí le puede enseñar los dientes ‘Mountain at my gates’, un single tan efectivo como traicionero, que parece estar hecho a retales de los grupos antes mencionados.

‘Birch tree’ alumbra un punteo casi parido por John Frusciante para luego jugar con ese pop-funk marca de la casa, cosiendo un tema que podría encajar perfectamente en el anterior Holy Fire (2013). ‘Albatross’ se beneficia de todas las virtudes del grupo de Oxford, (rock épico dentro de un guante de seda) sin duda a marcar en fosforito como una de los mejores temas de esta nueva colección de canciones, qué pena que le siga luego ‘Snake oil’ y la banda se desmelene al compás de Queens of the Stone Age.

Afortunadamente, a partir de aquí el grupo rectifica y se reconduce en una última parte especialmente inspiradora perfectamente pulida por el Simian Mobile Disco, James Ford. ‘Night swimmers’ guiña un ojo a sus inicios con esa base rítmica funkoide y con ese final donde el grupo se arremanga la camiseta y se enzarza en un arrebato de guitarra y batería.

‘London Thunder’ imprime el tempo final del álbum, con medios tiempos no exentos de guitarras y la garganta de Philippakis, cada vez más áspera y brava a la hora de cantar, que redondea ‘Lonely Hunter’ y especialmente ‘A knife in the water’, seis minutos planeadores donde cual impersonator de Jim James, nos regala una de sus mejores interpretaciones y una perfecta posdata a este gran trabajo.

Conclusión

Si bien Total Life Forever seguirá siendo por ahora su vara de medir, el nuevo trabajo de los de Oxford, lejos de asirse o contagiarse de influencias consolidan un discurso propio que a buen seguro perpetuará su cotización en estadios. Ojalá todos los virus fueran tan benignos.

7.5
Nota Usuarios (2 votos)

vota:

6.6

Álbum

What Went Down

Artista

Foals

Año

2015

Discográfica

Warner Music

Ruben
Ruben

Oriundo de La Línea pero barcelonés de adopción, melómano de pro, se debate entre su amor por la electrónica y el pop, asiduo a cualquier sarao música y a dejarse las yemas de los dedos en cubetas de segunda mano. Odia la palabra hipster y la gente que no calla en los conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *