Review

The White Stripes

The White Stripes

1999

8.5
Por -

El 15 de junio de 1999 The White Stripes estrenarían su primer álbum, que llevaría su nombre. Aún quedarían unos años para que nacieran Black MathGirl, You Have No Faith In Medicine, o Blue Orchid. Aún quedaría para que ‘Seven Nation Army’ se convirtiese en un cántico para las aficiones de equipos de fútbol -muchas veces sin saber de dónde proviene el ritmo-. Aún quedaría para que White Blood Cells les diese el salto a la fama. Y, aún quedaría para ese lejano 2 de febrero de 2011, cuando Jack y Meg White dejaran de tocar juntos.

Este primer y atrevido álbum, que fue producido por Jim Diamond y el propio Jack White, que se lo dedicó al fallecido cantante y guitarrista de blues Son House (presente en el tema ‘Cannon’), tiene el sello de la discográfica independiente Sympathy for the Record Industry. Con un sonido de más baja calidad de lo normal y unas composiciones y arreglos simples, no cuesta imaginarnos que se influenciaron del garage rock y el blues.

Aparte de Jack como voz, guitarra y piano, y Meg en la batería, en este álbum podemos encontrar a Johnny Walker, de los Soledad Brothers (ya estábais pensando en el whisky eh), haciendo los slides en ‘Suzy Lee’ y ‘I Fought Piranhas’.

Conclusión

Aunque no está tan pulido como otros discos, podemos encontrar temazos como los dos anteriores, además de 'Cannon', 'Broken Bricks', 'When I Hear My Name', 'Do', y 'Screwdriver', que desmuestran porqué fue tan bien acogido por la crítica. Además, el dúo nos regala dos covers, una de Bob Dylan en 'One More Cup Of Coffee', y otra de Robert Johnson en 'Stop Breaking Down'. En definitiva, una perla que mezcla punk, garage rock, country, blues y metal, y, sorprendentemente, que queda de maravilla.

8.5

Álbum

The White Stripes

Artista

The White Stripes

Año

1999

Enrique

Amante de la música y el buen cine. Me gustan las películas que cuentan una historia a través de pequeños detalles. Hay mil formas en las que un director expresa una idea; yo trato de averiguarlas para contártela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *