Review

Moth

Chairlift

2016

7.5
Por -

En su tercer largo el dúo neoyorquino rinde pleitesía a la ciudad de los rascacielos y del río Hudson, a las pantorrillas  que pasean por encima de las alcantarillas que sudan humo, al perrito caliente y al curry, todos ellos caben en esta galleta de acetato que debería ser su ticket de entrada a las grandes ligas. Y no es que no lo hayan intentado antes.

De la noche a la mañana su tema “Bruises” se convertía en el jingle de la siguiente camada de Ipods (circa 2008), que les llevó a telonear, y en algunos casos a remezclar, a Phoenix, a The Killers y a los -antes-famosos MGMT, y culminando esta ascensión al estrellato con la canción “No angel”, de Beyoncé , en la que el dúo ponía la argamasa para las cuerdas vocales de la mulata.

Todo esto se resume en un par de discos “Does you inspire you” (Kanine, 2008) y “Something” (Columbia, 2011) y en al menos tres temas que deberían sonar en cualquier club: la mencionada “Bruises”, “I belong in your arms” y “Met before”, tres temas imbricados en la mejor tradición synthpop, perfectamente armados para satisfacer a cualquier tipo de público.

A este trío de ases se le unió en octubre del año pasado “Ch-Ching” , avance de lo que sería su tercer trabajo Moth (Columbia, 2016); el sencillo, de caligrafía beyoncesca, es un irresistible r&b de ritmos gordos, gorgoritos y esa pose tan swagger de la Knowles, que a buen seguro les devolvió el favor al dúo en forma de inspiración a tan notable regreso.

Casi a finales de año, Caroline Polachek y Patrick Wimberly, estrenaban “Romeo” , un tema con coartada mitológica que desembocaba en un imparable tema de synth pop que tan bien facturan los de Brooklyn; otro acierto de un álbum que nos apetecía más y más.

Justo unos días antes de su salida al mercado, sacan su tercer sencillo “Crying in public”, donde Polachek se corta el pelo a la taza y se embadurna del buen hacer de Tracey Thorn, primando su increíble voz sobre el gomoso colchón producido por Wimberly, un medio tiempo que sirve de reverso a las dos vitamínicos adelantos .

No contentos con habernos avanzado hasta tres canciones del álbum que estaba al caer, el dúo descubre “Mouth to the flame”, uno de los temas más inmediatos y bailable de todo el disco, añadiendo el house a la miríada de estilos que transitan a lo largo de los diez temas que conforman Moth.

Con todos estos precedentes y metiéndole el bisturí al disco, podemos decir que estamos ante el mejor trabajo del grupo: Caroline canta mejor que nunca, la producción es extraordinaria, sacando punta a toda las influencias que maneja el dúo sin que chirríen o caigan en el pastiche (sonoro) y, en definitiva es un disco que crece y crece a cada escucha, que oscila entre el jolgorio y la tristeza, entre la calle y el recogimiento.

Y es que Moth, desde su portada, propone un juego de contrastes, ” la polilla como metáfora de la vulnerabilidad, como algo que es frágil y al mismo tiempo implacable”, aseguran, y en buena medida los temas denotan esa idea: del r& b sin rubor de “Polymorphing” y “Show off” al lánguido “Unfinished bussiness” (donde Polachek se rompe en lamentos mientras unos beats nos recuerdan al mejor Jimmy Tamborello).

Conclusión

A pesar de todo lo bueno, no es la gran obra maestra que podíamos esperar tras el buen sabor de boca que nos habían dejado sus avances, especialmente si los comparamos con las algo insípidas “Ottawa to Osaka”, “No such thing as illusion”o la mera anecdótica “Look up”, dándonos la sensación que el dúo le ha faltado algo para poder darle un bocado a la medalla de oro, pero en cambio, podemos decir que han hecho su mejor disco hasta la fecha y uno de los más disfrutables en lo que llevamos de año.

7.5

Álbum

Moth

Artista

Chairlift

Año

2016

Discográfica

Columbia Records

Ruben
Ruben

Oriundo de La Línea pero barcelonés de adopción, melómano de pro, se debate entre su amor por la electrónica y el pop, asiduo a cualquier sarao música y a dejarse las yemas de los dedos en cubetas de segunda mano. Odia la palabra hipster y la gente que no calla en los conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *