Review

MGMT

MGMT

2013

6
Por -

Desde la salida de su debut Oracular Spectacular, MGMT han intentado quitarse la etiqueta del mainstream bajo todos los medios. Cargando en numerosas ocasiones contra su primer álbum, el grupo de Connecticut ha declarado que su música no está representada por Oracular Spectacular, y que fue la malvada discográfica la que les marcó las directrices a seguir, obligándoles a regrabar unas canciones que ya habían sido publicadas en 2005. Dichas canciones se convirtieron en auténticos éxitos y auparon al grupo a la fama mundial, pero ellos no estaban contentos. Por eso mismo, en Congratulations, su segundo álbum, decidieron acabar con los singles facilones del debut con la intención de crear un disco mucho más psicodélico y trabajado. Congratulations no tenía hitazos del tamaño de ‘Kids’ o ‘Time To Pretend’, pero no hay duda de que se trataba de un trabajo mucho más consistente que Oracular Spectacular. MGMT se habían encontrado a sí mismos.

Tras este segundo LP, MGMT querían seguir siendo representados por el sonido psicodélico de Congratulations y aparcar de una vez por todas el electro-pop de su primer trabajo. Para ello se han puesto en manos de Dave Fridmann, que no sólo produjo su debut, sino que también ha trabajado con The Flaming Lips, grupo del que MGMT han bebido mucho durante este álbum homónimo. Quien busque canciones que hagan reaccionar a un estadio entero deberá olvidarse de este tercer disco. Pero, ¿realmente les ha venido bien este cambio?

MGMT abre con ‘Alien Days’, que ya pudimos escuchar hace medio año con motivo del Record Store Day. Es una canción pop que podría ser comparada a los discos más clásicos de Bowie, pese a que carece de un estribillo per se. Se nota también la mano de Fridmann en la producción y, por supuesto, la influencia de los Flaming Lips en ese pop onírico cargado de ácido. Vuelve su lado electrónico en ‘Cool Song Nº 2’, pero no en el mismo sentido que en su debut: los arreglos electrónicos que aparecen a lo largo de todo el tema son reminiscentes de Brian Eno, al que MGMT han rendido pleitesía varias veces. La influencia sesentera vuelve a tener cabida con ‘Mystery Disease’, no hay más que escuchar esa batería y compararla con la de ‘Tomorrow Never Knows’ de los Beatles. Sin embargo, las canciones no logran convencer rápidamente debido a una falta de gancho preocupante: el ímpetu de Goldwasser y VanWyngarden por escapar a toda costa de la inmediatez pop se convierte en una peligrosa arma de doble filo, con la que obtienen mucha más solidez en sus canciones a cambio de abandonar un factor tan importante en un disco de pop como la facilidad de las melodías para quedarse grabadas en la cabeza durante días.

Por eso mismo, el mejor momento del álbum es ‘Introspection’, que en realidad es una versión de Faine Jade. Sin toda esa sobreproducción de los demás temas, MGMT van directos al grano con una canción pop de los pies a la cabeza, encabezada por guitarra, voz y batería y acompañada de unos arreglos que la impregnan de un toque más personal. Otro de los temas directos del álbum, ‘Your Life Is A Lie’, consiste en una sencilla melodía repetida durante 2 minutos acompañada de percusión constante. No se puede decir que sea el súmmum de la innovación, pero resulta bastante agradable escapar por un momento de la psicodelia sobreproducida que contagia el resto del disco.

Tras las aburridas y demasiado cargadas de sintetizadores ‘A Good Sadness’ y ‘Astro-Mancy’, la recta final del disco se convierte en el momento más interesante de MGMT. Con ‘I Love You, Death’ admiten por fin lo muchísimo que han querido acercarse a los Flaming Lips en este trabajo, y les sale bien; parece que esté firmada por el mismo Wayne Coyne. A continuación tenemos ‘Plenty Of Girls In The Sea’, otra de esas canciones mucho más inmediatas y sesenteras que les salen tan bien, con unos coros y línea de bajo que recuerdan a los Beatles del Rubber Soul o a los Beach Boys. ‘An Orphan Of Fortune’ cierra el disco de la forma más onírica posible: vuelven a aparecer los Flaming Lips (igual deberían pensarse lo de llevarse un porcentaje de las ventas del disco) en una pieza de cinco minutos y medio en la que los susurros de VanWyngarden se acoplan a la perfección con la melódica y la batería kraut-rock.

Conclusión

Aunque parece que van teniendo más claro a dónde dirigir su carrera, este álbum homónimo demuestra que MGMT siguen viviendo en la indecisión: pese a que se decantan por los temas más complejos y cargados de capas electrónicas, se encuentran mucho más cómodos con las composiciones pop más sencillas. Es complicado que MGMT gane a alguien para la causa, pero será muy del gusto de aquel que disfrutase de Congratulations. Puede que su discográfica estuviese en lo cierto cuando decidieron convertirlos en una máquina de hits antes que en un grupo de álbumes, pero parece improbable que vuelvan a tomar ese camino. Hasta entonces, esperaremos a que los americanos resuelvan sus carencias y disfrutaremos de discos como este.

6

Álbum

MGMT

Artista

MGMT

Año

2013

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *