Review

Kindred

Passion Pit

2015

7
Por -

Es difícil escuchar estas nuevas canciones de Michael Angelakos sin considerarlas parte de su terapia contra un desorden bipolar del que informaba hace un par de años, coincidiendo con la publicación de su anterior álbum, el extraordinario y aún no bien ponderado Gosammer.

El nuevo largo de Passion Pit es una continuación digna y disfrutable de sus dos anteriores trabajos -de hecho tres, si contabilizamos el ep Chunk of Change (Frenchkiss, 2008)- y esto significa un popurrí de sintes, estribillos pegadizos, coros y melodías fáciles de tararear; es decir: si te gustó su primer largo aquí hay suficientes motivos para seguir dándole al play y no darle la espalda a estos nuevos treinta y ocho minutos que nos propone el de Nueva Jersey.

Ahora bien, no busquen experimentación, cambios de registro o un disco de ruptura, aquí hay  lo mismo de siempre –que no es poco, al contrario- : ese joie de vivre licuado en formato de canción  de pop infalible capaz de alegrar cualquier lunes por la mañana, puro aceite de ricino  como podemos comprobar en la vigorosa ‘My brother taught me how to swim’, la entrañable ‘All i want’ o el nuevo single Until we can’t (let’s go)’.

passion pit

En cuanto a las letras, no observamos un cambio formal respecto a lo que nos tiene acostumbrados,  giran en torno al amor, o más concretamente a su relación con su reciente esposa, a la que le dedica el primer single ‘Lifted up (1985)’, que hace referencia al año de su nacimiento; primer single escogido y perfecta carta de presentación del resto del disco aunque adolezca  de cierto raquitismo lírico, tal y como queda patente en su estribillo, bastante naif, por cierto, de “1985 Was a good year/The sky broke apart and you appeared/Dropped from the heavens, they call me a dreamer”.

A medida que avanzan los minutos queda patente que Kindred es poco más que una carta de amor musical a su mujer, agradeciéndole estar ahí junto a él, apoyándole en su enfermedad, incluso disculpándose por padecerla:“I´m sorry Darling/ how could i have turned into such a, Darling, difficult position for you”, le  confiesa en ‘Whole life story’. Angelakos juega en todo momento con la dicotomía luz/ oscuridad, quizás desde el mismo título del álbum, “Gemelos”, despachando un campo semántico ad hoc : lluvia, sol, calidez, luna, quizás producto de su trastorno bipolar, que le llevará a describir algunos de sus momentos más oscuros, pero no faltos de esperanza: “Now the season is changing/and the leaves now are turning”.

Conclusión

Kindred no engaña, enseña las cartas desde el primer momento, casi media hora de optimismo y alegría, armado por un buen puñado de solventes canciones que intenta arrojar cierta luz a estos tiempos tan convulsos, no exento de algún desliz: ese incómodo auto-tune de “Ten feet tall (II)” y cierto empacho de azúcar a mitad del metraje, que si bien no empañan el resultado final si lo sitúan por debajo de su anterior trabajo.

7
Nota Usuarios (1 votos)

vota:

7.2

Álbum

Kindred

Artista

Passion Pit

Año

2015

Discográfica

Columbia

Ruben
Ruben

Oriundo de La Línea pero barcelonés de adopción, melómano de pro, se debate entre su amor por la electrónica y el pop, asiduo a cualquier sarao música y a dejarse las yemas de los dedos en cubetas de segunda mano. Odia la palabra hipster y la gente que no calla en los conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *