Review

Viet Cong

Viet Cong

2015

8
Por -

Chris Reimer murió mientras dormía en 2012, dos años después de que su grupo Women se separase entre gritos e insultos en medio de un concierto. Las continuas discrepancias entre los hermanos Flegel  dinamitaron la química del cuarteto de rock y lapidaron una prometedora carrera forjada en las entrañas de Internet.  Mientras que Pat Flegel —guitarrista y cantante de Women— ha tenido tiempo para montar y desmontar nuevos proyectos, Reimer solo pudo unirse brevemente a The Dodos y grabar una escueta maqueta que fue publicada póstumamente.

La muerte de Reimer marcará completamente el debut de Viet Cong, que nacen de las cenizas de Women; de su dúo rítmico, para ser más concretos. El bajista Michael Flegel y el batería Michael Wallace forman su núcleo duro: son un grupo de sonido lúgubre y oscuro que recuerda a Joy Division a la primera nota de bajo. Se les ha encuadrado en un género que lleva tiempo estancado y van a ser constantemente comparados con Women, por lo que las plañideras que no paran de buscar a los salvadores del post-punk tendrán barra libre para atacarlos.

En su debut, Viet Cong exploran las fronteras del post-punk y eliminan alguna de sus barreras eficazmente. Si bien lo rítmico sigue el canon del género —líneas de bajo sucias que van construyendo las canciones y batería relativamente desatada—, la sensibilidad melódica  y su sonido reverberado es lo que les convierte en una banda distinta.  Además del clarísimo tinte a The Fall o Wire, Viet Cong han tomado nota de puntos de referencia de la década pasada y de algún que otro grupo coetáneo como Deerhunter o Liars. ‘Newspaper Spoons’, por ejemplo, comienza con un sonido deliberadamente descuidado —“hay que gastar mucho dinero para sonar así de mal”— y acaba con partes agudas de guitarra que la convierten en prácticamente una pista ambiental. Hay menos en lo que centrarse en ‘Pointless Experience’, a la que la fuerza le entra por la batería y le sale por la imitación que Michael Flegel hace del timbre monótono de Ian Curtis. Más interesante es su letra, con una referencia clara a la muerte de Chris Reimer: We’re desperately debilitated / If we’re lucky, we’ll get old and die.

El truco de irse por lo ambiental para hacer crecer la tensión se repite en los primeros compases de ‘March of Progress’, el tema más único de los siete que conforman el disco. Con los cimientos bien construidos por los minutos iniciales, el sonido post-punk es combinado con las melodías y armonías vocales del pop psicodélico sesentero para ser hundido posteriormente bajo una tonelada de reverb. Finalmente, las guitarras de Scott Munro y Daniel Christiansen se intercambian entre el canal izquierdo y el derecho hasta unirse en uno para alcanzar el clímax y llevar a la canción a su final.

Viet Cong actúan con una precisión casi mecánica, siempre con el número preciso de notas y yendo de un movimiento a otro con exactitud, como si introdujesen obstáculos a superar en sus propias canciones. Pese a ser partidarios de utilizar una producción que no guarda mucho cariño por la melodía, el cuarteto canadiense salta esa valla sin perder intensidad en la asfixiante y apropiadamente titulada ‘Bunker Buster’, tema recuperado de una demo publicada a principios del año pasado.

‘Continental Shelf’ es el himno necesario para propulsar a Viet Cong en las listas de ventas. En lugar de intentar tocar varios vértices al mismo tiempo, ‘Continental Shelf’ enseña a un grupo que no tiene problemas en aparcar los delirios de grandeza y simplemente calcar tanto a Joy Division como a Interpol antes de que les pegase el viejazo. Es seguida por ‘Silhouettes’, que contrarresta su estética más que familiar con tempo alto y un brillante trabajo de guitarras.

Reverb, el dúo rítmico llevando muchísimo peso y guitarras distorsionadas metiendo ruido. Todo está aglomerado en ‘Death’, tema inmenso de 11 minutos en el que todos los rasgos de Viet Cong son expandidos y exprimidos hasta el final, creando un sonido propio.

Conclusión

Si bien conducir por las roderas marcadas por otros grupos es el camino fácil —y se les da de maravilla, como se oye en ‘Continental Shelf’—, los momentos realmente memorables de este disco son aquellos en los que juegan con combinaciones menos vistas, siendo ‘March of Progress’ y ‘Death’ dos canciones intocables. Hay grupo para rato.

8

Álbum

Viet Cong

Artista

Viet Cong

Año

2015

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *