Review

Drones

Muse

2015

10
Por -

DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES DRONES.

Esas son todas las veces que aparece la palabra «drones» en el último disco de Muse, que, por si no lo habías adivinado, viene a tratar de drones. Te parecen pocas, ¿verdad? A mí también. El caso es que Matt Bellamy le había prometido a sus fans que iba a dejar el tema de los álbumes de concepto conspiranoico e influencias musicales cuestionables para volver a los orígenes, meter más guitarras, blablablá, blablablá, blablablá. DRONES.

musedoomsday1

Pues resulta que Drones no está tan lejos de eso, ¡si hasta reciclaron un riff que tocaban en directo en los noventa para convertirlo en su primer single, ‘Psycho’! Claro que también es verdad que el riff, bastante normalito, no cubre cinco minutos por mucho que lo estires y que el estribillo de la canción viene a ser Bellamy cantando your ass belongs to me now. Bueno, Matt, si tú lo dices imagino que será verdad. Mi culo es tuyo y también mi atención durante los 52 minutos que parece que dura esto.

Con dos canciones de Drones, ya queda claro que esto va de un chaval al que le han prometido que le iban a convertir en una especie de dron humano asesino y, por supuestísimo, ha aceptado. La metáfora es cojonuda, eso te lo voy a dar, Matt; aunque esto de ‘Dead Inside’ ya nos lo habías querido colar en The Resistance y no picó nadie. On the outside I’m the greatest guy / Now I’m dead inside. Bueno, cada vez tiene mejor pinta.

Ah, ¡la portada! Mirad la portada, por favor. Un malo malísimo con traje controla a otro malo con camisa pero no chaqueta que a su vez vigila y controla a decenas de personas/drones a través de una especie de joystick bastante guay que espero que ya esté a la venta en su web oficial.

Vamos a ver cómo sigue la historia. Uy, una baladita insoportable y parece que alguien se arrepiente de ser un dron. No cruces la calle sin mirar, no aceptes caramelos de desconocidos y no te conviertas en un dron asesino. O igual esto de ‘Mercy’ viene por haber perpetrado The 2nd Law. Sea como sea, es la primera canción del disco que no menciona explícitamente a los drones y ya los echo de menos. ¿He dicho ya que la segunda pista del disco es un diálogo entre estudiante de grado en estudios de drones y general de La Chaqueta Metálica? Porque lo es.

Ahora nos espera ‘Reapers’, otro tema enlatado a partir de riffs que metían en directo y el primero que sí suena algo a sus primeros discos. A los suyos y a los de Rage Against The Machine, porque media canción es un copia y pega bien hermoso. Pero bueno, hay tapping y modulaciones, así que el fan medio se quedará contento con ella. Yo también lo estoy, porque mencionan a los drones ¡nueve veces! Haciendo la media, aparecen una vez cada cuarenta segundos. La cosa acaba al grito de Here come the drones! pasado por distorsión para que asuste mucho. Por otra parte, no hay mucho que decir de ‘The Handler’, más allá de que vuelven a ignorar a los drones y que la canción entera parece un llamamiento desesperado a que les miren porque están volviendo a ser rockeros y progresivos y duros y etc., etc.

Por ahora, canciones con drones en la letra >>>>> canciones que pasan de los drones. Con el siguiente corte, el equipo no-drones se suma un tanto, ya que (JFK) es, efectivamente, ¡un discurso de Kennedy! De verdad, cuando se ponen así son los mejores. De nuevo sin drones pero sí con JFK, ‘Defector’ iguala el marcador y la cosa se pone muy tensa porque nuestro protagonista se está empezando a revelar contra los drones. En la vida había tenido tantas ganas de que venciesen los malos.

A partir de este momento, os tengo que pedir que estéis muy atentos. La cuestión es que Muse han hecho una canción de The Killers. Sí, sí, en serio. Se llama ‘Revolt’ y es un poco el tema que hubiese escrito Brandon Flowers de haber sido un hombre-dron y no un hombre-purpurina. Hay que subrayar con ganas —también contemplamos la opción del tatuaje— las siguientes líneas por si os habíais olvidado de qué iba todo esto: You’ve got strength, you’ve got soul / You’re not afraid, you’re not a drone.

Para terminar la prueba, tenéis que decidir cuáles de estas afirmaciones sobre las tres últimas canciones son verdaderas:

  1. Una de ellas se titula ‘Drones’ y es un cántico interpretado por un coro formado únicamente por un montón de Matt Bellamies.
  2. Una de las tres últimas canciones es una conversación entre Bellamy, Michael Moore y Jesucristo.
  3. Hay una balada cursi en la que un colaborador de Nickelback y Maroon 5 canta los coros.
  4. En una de ellas, Bellamy deja caer que tanto Barack Obama como Osama Bin Laden son drones.
  5. Una de las canciones es un tema progresivo de diez minutos con elementos western que ha sido llamado la nueva ‘Citizen Erased’ porque de algo hay que vivir.
  6. Hay un giro de guión y se descubre que los drones habían sido los humanos todo este tiempo y viceversa.
Conclusión

Muse siguen perfeccionando la serie B musical con un disco que se titula Drones, va sobre drones y está interpretado a partir de la perspectiva de un protagonista dron. Es una mierda tan descarada y embarazosa que la reacción lógica no es únicamente acabar escuchándolo varias veces, sino que te parezca lo más disfrutable que han sacado en diez años. DRONES.

10
Nota Usuarios (10 votos)

vota:

6.8

Álbum

Drones

Artista

Muse

Año

2015

Discográfica

Warner

Alberto

Madrid, '94. En contra de muchas cosas y a favor de unas cuantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *