Review

Depression Cherry

Beach House

2015

8
Por -

Como el vilano. Como el párpado roto por la mañana, como el canto blanco del folio que deja una cicatriz en la noche, Beach House siempre han estado cómodos en esa tristeza llena de esperanza (depresión cereza) mirando el túnel sabiendo que al fondo está siempre la luz.

El quinto álbum del dúo de Baltimore camina por los mismos pasillos que sus anteriores largos: ese pop sonámbulo, etéreo, que deja moratones y lagrimales irritados, capaz de poner de acuerdo a crítica y público. Si Teen Dream (Sub Pop, 2010) fue su pasaporte al éxito y Bloom (Sub Pop, 2012) su confirmación, Depression Cherry (Sub Pop, 2015) saca pecho y retrocede unos pasos para situarte justo después de Devotion (Carpark, 2008).

En él hay una voluntad formal de volver a los orígenes, de huir de la fanfarria de sus dos anteriores largos, en intentar epatar desde el recogimiento, siempre bordeando cierta fragilidad, como si se tratara de una rama a punto de quebrar. Más allá de debatir si ha sido acertada o no esta vuelta, lo que es irrefutable es que tras diez años de carrera musical, Victoria Legrand y Alex Scally han sido capaces de crear un sello, una marca reconocible desde las primeras notas del teclado.

‘Levitation’ entra de puntillas, sin hacer casi ruido, parco en arreglos, con Victoria Legrand invitándonos a dar un paseo con ocho paradas más, ‘You Should See there’s a Place I Want to Take You’ nos dice mientras nos coge por la muñeca.

‘Sparks’, primer adelanto del álbum y posiblemente el tema menos representativo del mismo, le debe un par de cañas a Slowdive o, si me permiten, a unos My Bloody Valentine pasados de diazepam; cargado de una distorsión controlada, es un tema arisco que nos da una idea de cómo podría sonar el dúo si le dieran al reverb. En ‘Space Song’ sientes el mentón de ella apretado contra tu cuello y el corazón bombeando en la punta de los labios, cierras los ojos y una sonrisa abocetada se marca en tu cara porque sabes que al abrirlos estará ahí. Un órgano escribiendo unos compases y un rasgueo de guitarra enmarcan uno de los mejores momentos del álbum, continuación de ‘Myth’ y qué duda cabe se trata de una gran canción mechero que formará parte de su repertorio más aplaudido.

En ‘Beyond Love’ prosiguen esas vaharadas de melancolía que recorren todo el disco (y, sí, toda su discografía, al fin y al cabo) mientras que en ’10:37′ hay un poso místico, casi religioso, como podría serlo una canción de Low.

De ‘Ppp’ nos sorprende cómo con una caligrafía tan básica el dúo puede regalarnos renglones tan bonitos, preñados de tanta sensibilidad y, nada más terminar, mientras aún tenemos los ojos chatos y el picor detrás del pulmón, suenan los primeras notas de ‘Wilflower’, magnífica excursión entre sintes y bases programadas donde Victoria nos guía por callejones torcidos y portales desconchados.

Un trabajo soberbio. Puede que no haya un salto como el experimentado en Teen Dream, ni falta que les hace, aquí solo hay nueve canciones dispuestas a ponerse 2015 por montera, capaz de revalidar a los de Baltimore como uno de las mejores bandas del último decenio.

Conclusión

Solo nos cabe apelar al poeta y si él se agarraba al dolor como última forma de amar, nosotros deseamos que Beach House sigan sintiéndose solos, aislados, aturdidos por la espera, porque queremos, necesitamos, alguien capaz de pellizcarnos el corazón como ellos lo hacen. Maravillosos (aún).

8
Nota Usuarios (3 votos)

vota:

8.6

Álbum

Depression Cherry

Artista

Beach House

Año

2015

Discográfica

Sub Pop

Ruben
Ruben

Oriundo de La Línea pero barcelonés de adopción, melómano de pro, se debate entre su amor por la electrónica y el pop, asiduo a cualquier sarao música y a dejarse las yemas de los dedos en cubetas de segunda mano. Odia la palabra hipster y la gente que no calla en los conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *