Review

Woman

Rhye

2013

9
Por -

Es posible que uno, tras escuchar Woman (el debut de Rhye) pensara «está muy bien este grupo de chico y chica«. Pues os equivocáis amigos/as. Rhye es un proyecto liderado por Mike Milosh y Robin Hannibal y en el que no hay ninguna mujer, a pesar de que en todas las canciones aparezca su voz. ¿Entonces quién es? Pues nada menos que el productor Mike Milosh  (si, es un tío). A ver como se os queda el cuerpo. Pasado este primer spoiler alert inicial, es hora de adentrarnos en el maravilloso disco que es Woman.

Abre el disco el que fuera el primer single del álbum, ‘Open’La canción empieza con delicadeza y suavidad, con unos violines sinuosos. Después de una pequeña explosión de sonido, llegamos a una base orquestrada por un bajo muy sensual, y con la voz de Mike cómo un instrumento más. En este caso, la voz es muy clara e incluso erótica. Mientras nos van diciendo eso de «…I’m a fool for your belly, I’m a fool for your love…«. Una canción realmente exquisita, que se mueve entre r&b, soul y la electrónica más minimalista.

Después de esta introducción viene ‘The Fall’, canción que ya os compartimos en enero y que nos encandiló. En esta canción el tempo es algo más rápido, y los arreglos son algo más ácidos, con esos acordes de piano que van marcando el paso. Aunque el tema sigue siendo tremendamente sexy, se denota tristeza, dejándonos un sentimiento agridulce. Este feeling también lo podemos encontrar cuando escuchamos esa suave voz cantándonos a la oreja «You make love to me, one more time, before you go away. Why can you stay?» ¿Cómo te vas a ir, dejándolo así? La verdad es que me quedaría atrapado en esta canción de por vida, en esa eterna despedida.

‘The Fall’ deja paso a ‘The Last Dance’, que poco tiene que ver con la canción de Donna Summer. Si anteriormente las dos últimas canciones eran más eróticas, en esta canción Mike parece poner los puntos sobre las íes: «Tell me lies, and fall apart. But don’t tell me to change«. Todo esto viene acompañado de una sección instrumental bien marcada: por una parte el bajo con contundencia, como si se trataran de golpes. Por otra, la sección de vientos que se introduce de forma intermitente en la canción, que suenan como si fueran signos de exclamación a lo que va diciendo Mike. Otra buena canción que se apuntan Rhye.

Después del último baile, viene ‘The Verse’, que está en esa parte intermedia del CD en el que normalmente hay una caída. Este no es el caso, y aunque no es la mejor canción del disco, mantiene el listón de calidad. Para hacerlo se combinan tres elementos: La voz que nos va cantando cómo si fuera nuestro subconsciente «Ain’t got a second to waste a word, no«, el bajo y el beat que parece irnos marcando el tiempo, y el steel drum que tan de moda está, que aparece en la parte del coro.

Y así, mediante el paso del tiempo, llegamos al ecuador del disco con ‘Shed Some Blood’, en el que Rhye parecen hacer una combinación de elementos del Funky, del Jazz y del Soul de forma muy delicada. En este caso los beats son bastante graves y acolchados. De forma paralela se introduce el sonido de unas claves o una caja china, que va marcando el ritmo. Por último, en el post-coro, aparecen unos violines que rellenan la canción. Pese a ser la canción del ecuador, el ritmo no baja y la canción acaba gustando poco a poco y lo de «We shed some tears baby, let’s share some blood» termina por meterse en nuestra cabeza.

Pasadas las primeras 5 canciones, llegan 4 temazos a la altura de The Fall. El primero de ellos es ‘3 Days’, mi segunda canción preferida del disco. En este caso, la canción es introducida por un arpa, pero que no os engañen: en esta canción pasaremos de la sensualidad a lo físico. Todo empieza con unos «Steelling kisses in those messes within me» que fluyen con la música, y acaba con «we got three days to feel each other» esta vez alzando algo la voz por encima de la música. Espléndida canción, y me extrañaría que no fuera el próximo single.

El siguiente temazo es ‘One Of Those Pretty Summer Days’, que no sé porqué me recuerda a una versión actualizada del ‘Summertime’. La canción consta de unos leves acordes de guitarra con cierto eco, al que en algun momento se le añade más elementos de la sección de cuerdas (como los violines) y la sección de vientos. Pero lo que realmente destaca en esta canción, por encima de todo, es la voz. Mike repite una y otra vez «It’s one of those pretty Summer, sumer days», y poco a poco, junto la base instrumental, nos vamos creyendo que estamos en una rojiza y calurosa tarde de verano, viendo el sol ponerse. Una gozada de tema.

El tercer temazo es ‘Major Minor Love’, un tema muy delicatessen. En este tema, volvemos a jugar con esa sensualidad que tanto gusta a Rhye, pero esta vez nos avisan: van a ser malos («I’m so bad, so bad»). Esta canción podríamos decir que es perfecta para escucharla mientras haces el amor. Así de claro.

Por último, el cuarto temazo post-ecuador del disco sería ‘Hunger’. Y es en este tema en el que ahora sí, Rhye se mete de cabeza en esos ritmos más Funkys,generando un groove que hace que quieras salir a la pista a darlo todo. Mientras Mike nos va poniendo a todos a tono, cantando «Hungry in myself, made for all the sins». Increíble canción que nos transporta a un mundo de baile y sexualidad.

Acabados la sección temazos, llegamos a la última y escueta canción del álbum ‘Woman’, en la que una base va marcando una escaleras de notas, mientras la palabra «Woman» va rebotando lentamente, entrando y saliendo de forma muy suave. Realmente, la canción suena cómo si estuviéramos viendo a una pareja realizar el coito hasta llegan al éxtasis. Talvez una buena manera de acabar el disco, pero que no acaba de convencer.

Conclusión

Después de escuchar el álbum entero, uno se queda con la sensación de que realmente este ha sido uno de los discos del año, y poco se ha hablado de él. Y esto lo digo no sólo por las estructuras bien armadas que tienen cada canción, sinó por la sensualidad y sentimiento que nos consigue retransmitir este disco. Sólo esperamos que Rhye no se quede en una colaboración anecdótica, que vuelvan a sacar más discos, y que no se convierta este disco en otro Put Your Back N 2 it de Perfume Genius (uno de los mejores discos del 2012 al que se le hizo poco caso).

9

Álbum

Woman

Artista

Rhye

Año

2013

Michel
Michel
( mcx_sic )

Aunque estudié Ingeniería en Telecomunicaciones (especializado en imagen y sonido) últimamente trabajo como desarrollador creativo, intentando llevar a cabo proyectos donde se consiguen nuevas interacciones con la tecnología. No me imagino un mundo sin música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *