Review

Leave Me Alone

Hinds

2016

6.5
Por -

Es muy fácil cargarse la propuesta de Hinds. No hay que desenfundar ni el disco para percatarnos de la pose forzada que gastan las cuatro madrileñas en la portada, que parecen ser sacadas de un anuncio de American Apparel, donde todo parece espontáneo y forzado a la vez: auténtica metáfora de ellas y de su sonido.

Pero, claro, cuando la prensa internacional no hace más que alabar tus bondades y puntuar (a lo alto) tu disco de debut Leave me alone (Lucky number, 2016) es difícil no creérselo y máximo cuando tu éxito se ha presentado casi de sopetón.

Esta historia arranca como Deers, una banda de garage rock donde militaban Ana García Perrote y Carlotta Cosials , a las que se le unieron Amber Grimberger y Ade Martín para grabar un par de eps que empezaron a llamar la atención, tanta, que hasta que tuvieron que cambiarse el nombre a petición de un abogado canadiense debido a su similitud con otro grupo.

 Como ellas mismas afirman, casi tocaron antes en Londres que en Madrid, en giras que las han llevado por Australia y Tailandia, compartiendo camerinos con Pete Doherty y codeándose con The Vaccines o Primal Scream. Lo que se dice llegar y besar al santo, un éxito que ni ellas mismas se explican.

Entretanto, les ha dado tiempo a coger sus bártulos y poner rumbo a El Puerto de Santa María (Cádiz) donde Paco Loco, ayudado por Diego García (The Parrots) registró su álbum debut, doce canciones (algunas ya formaban parte de sus eps) que nos hablan de desamoríos, de cuernos (lo del nombre de Deers no es producto del azar), de noches de parranda y carmín.

Atendiendo a lo puramente musical, nos encontramos con composiciones que beben directamente del pop lo-fi, más cercano a Mac DeMarco que a Calvin Johnson , como ‘Chili Town’, una de las piezas más redondas del disco, garage rock de baja gradación ‘Bamboo’ y esencialmente indie pop desaliñado y zarrapastroso: ‘Warts’, ‘Easy’; por resumirlo de una manera, aunque ellas citan como influencias a Iggy Pop o The Libertines, aquí los nombres que  habría que incluir son las de Undershakers, Deviot  o más recientemente Les Sueques o Sangre.

Todo el disco rezuma amateurismo y desparpajo y, quizás, conscientes de sus limitaciones técnicas se han centrado en buscar melodías pegadizas, como nos pone de manifiesto ‘Warts’ –les basta con tres acordes y poco más-, ‘Easy’ o ‘San diego’, con ese juego de doble voces tan marca de la casa (obra de Cosials y Perrote) que les da ese toque desenfadado, como si estuvieran de juerga y se arrancaran a cantar.

No se han olvidado de los temas antiguos, como es el caso de ‘Castigadas en el granero’, regrabada para la ocasión, posiblemente sus tres minutos “más riott grrls”, que tras la bonita instrumental ‘Solar gap’ da paso a una cara b nada desdeñable con, al menos tres aciertos sin mácula: ‘Chili town’, ‘Bamboo’ y  ‘San Diego’, qué pena que lleguen sin gasolina al final del disco con tres composiciones sin apenas sillage.

Conclusión

Si somos capaces de ver más allá de la purpurina, las litronas y las poses de  cholas sacadas de un catálogo de Urban Outfitters, Hinds ofrecen un disco resultón, divertido, con un puñado de buenos temas que, lejos de abanderar un nuevo movimiento o crear un nuevo estilo, simplemente nos hacen pasar un buen rato (que no es poco). Ni más ni menos.

6.5
Nota Usuarios (1 votos)

vota:

6.8

Álbum

Leave Me Alone

Artista

Hinds

Año

2016

Discográfica

Lucky Number

Ruben
Ruben

Oriundo de La Línea pero barcelonés de adopción, melómano de pro, se debate entre su amor por la electrónica y el pop, asiduo a cualquier sarao música y a dejarse las yemas de los dedos en cubetas de segunda mano. Odia la palabra hipster y la gente que no calla en los conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *