Cine

God Help The Girl

Stuart Murdoch

2014

Por -

El debut cinematográfico como director de Stuart Murdoch con God Help the Girl se puede decir que ha logrado emocionar al mismo nivel con el que factura las canciones de Belle and Sebastian. Una película que explora emociones juveniles del mismo modo que recorren nuestra cabeza canciones como ‘Dress Up in You’, ‘Fox in the Snow’ o ‘Get Me Away From Here, I’m Dying’. Esa gran visión y exploración de una etapa complicada de la vida de la que por fin parece que ha salido el escocés y que ahora quiere reflejar más allá de su banda. Y es que para los que estéis un poco enterados de la historia de la banda escocesa y más concretamente de Stuart, encontraréis muchas referencias autobiográficas del autor. Si no lo son explícitamente, se pueden asemejar en gran medida a fases bastante dramáticas de su vida.

No nos vamos a engañar. Si no eres un gran fan de las melodías de amor tristón y sueños postadolescentes de Belle and Sebastian, esta película seguramente te parezca insoportable, insulsa y carente de sentido. Sin embargo, si te emocionas con las historias de sus letras, vas a encontrar en la película la continuación perfecta a su música. Una película que rodea perfectamente el contexto en el que surgieron allá por 1996 en la lluviosa Glasgow, la única banda pop que logró trascender a los niveles de los Smiths.

La película nos muestra la historia de la enfermiza Eve (Emily Browning), que tras abandonar su país e introducirse en Escocia, padece trastornos alimenticios agravados por todos los planes que tiene en su cabeza. En su camino hacia lograr su sueño, no estará sola ya que aparecerán James (Olly Alexander) y Cassie (Hannah Murray) con la misma ensoñadora idea que habita en su cabeza. A medida que se desarrolla la historia podremos conocer con intimidad la personalidad e inquietudes de los personajes. Mientras que Eve quiere romper con su actual vida e idear un plan de futuro estable, James sigue sumergido en su propio interior lleno de melancolía e ideales personales. Por su parte, Cassie rompe un poco el guion natural de la película, mostrándose como una chica acomodada que encuentra en Eve y James sus mejores amigos.

Según pasan los días de verano en Glasgow, el desarrollo de la amistad de estos tres amigos se guiará por las brillantes canciones de God Help the Girl. Un concepto de película musical que en ningún momento se convierte en un lastre para que la historia de desarrolle en un tono sincero. Cierto es que las historias de cruces amorosos y ansias de escapar al pasado toman un tono mucho más melancólico bajo los temas creados por Stuart Murdoch. El conflicto emocional de los protagonistas se hace más evidente a medida que nos acercamos al fin de la película, alcanzando momentos de tensión, caracterizados de nuevo bajo el punto de vista musical.

Stuart Murdoch logra con brillantez seguir trascendiendo más allá de sus propias composiciones. Las conversaciones de los personajes a lo largo de la película nos muestran que hay mucho más allá de la típica historia amorosa entre chico y chica. Convicciones muy personales acerca de la música pop que solo se pueden explicar y entender desde la amplia discografía de los escoceses. Lo que nos parecía un experimento incierto, quizás infantil y algo dificultoso de conseguir, ha resultado convertirse en una certera película para aquellos que se dejan llevar fácilmente por el encanto de la incertidumbre juvenil.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *