Cine

Boyhood

Richard Linklater

2014

Por -

¿Recuerdas cómo eras a los 6 años? Tus preocupaciones, los amigos de entonces, o cómo era la vida en el colegio. Seguramente desde esta edad hasta los 18, podrías recordar grandes (que no necesariamente buenos) momentos de tu vida. Tu primer amor, alguna mudanza si la hubo, intentar hacerte el mayor delante de tus amigos… Este ejercicio de reflexión es el que nos propone Boyhood, de Richard Linklater. Se trata de un repaso a la vida de Mason (Ellar Coltrane) durante 12 años, desde su infancia hasta su adolescencia. No hay varios actores parecidos físicamente haciendo el papel a distintas edades. Se trata simplemente de Ellar Coltrane, desde que tenía 6 años, hasta los 18. 12 años han sido los que le han seguido la pista a Mason, a su hermana Samantha (Lorelei Linklater), a su padre (Ethan Hawke) y a su madre Olivia (Patricia Arquette), entre otros muchos personajes.

Este atractivo, la duración de la grabación, es algo tan sencillo como original. Es interesante utilizar el mismo actor durante etapas de tanto cambio, como son la infancia y la adolescencia (o la madurez en el caso de los actores adultos). El paso por distintos peinados, la altura, en fin, todos los cambios físicos que podemos observar durante 12 años, y que se están en segundo plano, sin tomarse mucho en cuenta, en una película en la que cambian los actores.

BH1

El punto fuerte de Boyhood es su simpleza, lo cual le ha hecho ganar algunas críticas. No estamos ante una película que pretenda recalcar el drama, o la alegría. Por ejemplo, si Mason, en una de sus mudanzas, no puede llagar a despedirse de un amigo como le hubiera gustado, no suena música instrumental de fondo, ni la escena pasa a cámara lenta. Mason no llora desconsoladamente. La escena pasa como en la vida real. No puedes despedirte de tu amigo, pero aun así te vas, sin más alardes. Se ve que a Mason se le queda la espinita clavada en el momento, pero no determina su vida ni tiene más importancia. Y como digo, esto es fuente de muchas críticas, que tachan a la película de insulsa y anodina. Pero nada más lejos de la realidad. Boyhood es un reflejo de una vida que a veces nos recuerda momentos de la nuestra. No busca emocionarnos, simplemente es una biografía, sin excesos. La forma de pensar, ni las preocupaciones, son las mismas cuando tienes 8 años que cuando acabas de cumplir 17. De estar todo el día tumbado jugando a videojuegos, a preguntarte qué hacer con tú vida, qué merece realmente la pena. Y esto es algo que no sólo muestran en Masón. Una evolución similar podemos ver en Samantha, con quien empatizamos igual que con el hermano. Los padres serían el otro punto de vista, desde que tienen hijos hasta que éstos se independizan.

Es importarse no perderse los detalles. La escena en la que un joven Mason parece entender que la muerte realmente existe, mirando a un pájaro muerto cerca suya. Los consejos de la madre, obviados por sus hijos, que sin embargo sirven para prosperar a otras personas ajenas a ellos. El padre, al que le faltó madurez cuando tuvo hijos, pero que parece ganarla con los años. También la música tiene un cumple un gran papel, con temas míticos como ‘Oops,!… I Did It Again’ de Britney Spears, ‘Yellow’ de Coldplay, o ‘Anthem Part Two’ de Blink 182, aunque cuando avanza vemos otros como ‘Wish You Were Here’ de Pink Floyd,  ‘Radioactive’ de Kings Of Leon, o ‘Helena Beat’ de Foster the People.

Boyhood es una película sobresaliente. No se hace larga a pesar de durar 2 horas y 45 minutos, y cuando acaba te deja con una sonrisa, por haber recordado partes de tu infancia que creías olvidadas. De primeras parece que Boyhood muestra una vida sin más grabada en 12 años, hasta que te das cuenta de que Boyhood muestra una vida sin más grabada en 12 años. Sin ser pretenciosa. Sin dramas. Una historia. Una vida. Real.

 

 

Enrique

Amante de la música y el buen cine. Me gustan las películas que cuentan una historia a través de pequeños detalles. Hay mil formas en las que un director expresa una idea; yo trato de averiguarlas para contártela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *