Cine

Take Shelter

Jeff Nichols

2011

Por -

Una de las películas más sorprendentes de 2011 fue este aclamado drama indie que explora una narración alternativa del cine de catástrofes. Su historia nos sitúa en el retrato psicológico de un personaje que empieza a sufrir alucinaciones en las que una gran tormenta se acerca, y que él interpreta como sueños premonitorios, lo que le lleva a obsesionarse con construir un refugio que les permitirá defenderse a él y a su familia de una amenaza que tal vez ni siquiera exista.

Take shelter se desarrolla como una situación progresiva en la que vemos a su protagonista perder el contacto con lo que sucede a su alrededor a medida que su extraña enfermedad avanza. En ese sentido es donde se encuentra el mayor atractivo de la cinta, que Jeff Nichols explota con gran habilidad narrando desde el punto de vista subjetivo de Curtis y permitiendo que las alucinaciones invadan en numerosas ocasiones la realidad sin que el espectador se dé cuenta hasta que su presencia se hace obvia. Asimismo, la actitud consciente y sensata del personaje enfrentándose a su enfermedad y viéndose capaz de delimitarla da paso a una situación en la que éste se ve cada vez más incapaz de racionalizar lo que ocurre, y llega a creerse lo que ve.

Este complicado proceso es representado con gran eficiencia por Michael Shannon, en un papel bastante difícil y muy logrado. De hecho, su interpretación termina siendo lo que carga con el peso de la película, y lo que define la implicación con el espectador a lo largo de la narración. Es a través de él que la cinta adquiere su capacidad para emocionar, y sin duda su actuación es la clave de que una experiencia como la que se propone en esta historia funcione. Aunque personalmente creo que Jessica Chastain realiza un trabajo aún mejor, en un rol que luce menos pero también importante de cara al espectador porque representa la frustración de convivir con una persona como Curtis de una forma muy efectiva, permitiendo representar un punto de vista muy interesante que de otra forma hubiese quedado ahogado bajo el enfoque casi exclusivo en la percepción de Shannon.

TS2

Sin embargo, hay algo en Take shelter que no me convence. Sin duda es una obra empática, de planteamiento original que sabe desarrollar una complicidad con el espectador a través de un punto de vista tan equívoco y subjetivo como es el de Curtis. Pero me da la impresión de que es poco ambiciosa, en el sentido de que deja muchos aspectos a medio explorar o les da un tratamiento muy esquemático, con lo que desaprovecha varios posibles conflictos que habrían añadido bastante interés a la trama. Por ejemplo, pudiendo haber desarrollado la forma en que la relación con su entorno se ve afectada (trabajo y amigos en especial) de una forma más compleja y detallada, se decide por simplificarlo todo y prácticamente no hay hondura psicológica en ello, se queda todo en un tratamiento superficial. Lo único que se llega a desarrollar con algo más de gracia es su vida familiar, sobre todo por la irrupción del personaje de Chastain y, tal vez, el hecho de que Curtis inconscientemente relacione su propia estabilidad con la seguridad de su familia y priorice ésta frente a todo lo demás.

Por otro lado, creo que en ocasiones se echa de menos una representación menos resaltada y más ambigua de las percepciones de Curtis. Es decir, aunque la obra sepa embaucar en ciertas ocasiones, al final siempre queda claro que lo que sufre no es ni más ni menos que una alucinación, lo cual en mi opinión quita fuerza a la obra porque la inmersión en la psique de su protagonista se hace incompleta, es como si tuviéramos más información que él y estuviéramos siempre dos pasos por delante. En ese sentido, supongo que debería aplaudir el final de esta película, que aboga por dar una conclusión abierta, confusa y deliberadamente ambigua a su conflicto y la relación entre percepción subjetiva y realidad, pero no puedo dejar de verlo como un recurso chapucero para crear interés, que llega demasiado a destiempo y que no pega para nada con el espíritu de la obra hasta ese punto. Y no ayuda, desde luego, que poco antes se hubiera dado el que podría haber sido el clímax perfecto para terminar esta historia.

Take shelter me resulta extremadamente complicada a la hora de evaluarla. Es una película interesante, en muchos aspectos única, que contiene una premisa capaz de dar mucho jugo y de aportar un punto de vista nada convencional a un tema tan manido como es el de la supervivencia frente a las circunstancias adversas, a través del miedo y la obsesión desde un plano puramente psicológico. No dudaría ni un segundo en recomendarla, porque creo que tiene los suficientes alicientes como para que la experiencia merezca la pena. Pero a mí, gustándome y pareciéndome meritoria, no me llena. No me convencen del todo sus formas y creo que habría ganado mucho de tomar ciertas decisiones argumentales por las que ha pasado de puntillas. Y tal vez esté siendo injusto con ella, pidiéndole algo que no buscaba y con ello desvirtuando por completo el propósito de la cinta; pero en cualquier caso mi percepción, tal vez injusta, es la de una obra que desaprovecha buena parte de su enorme potencial.

Crítica de Javier Abarca

Enrique

Amante de la música y el buen cine. Me gustan las películas que cuentan una historia a través de pequeños detalles. Hay mil formas en las que un director expresa una idea; yo trato de averiguarlas para contártela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *