Cine

Drive

Nicolas Winding Refn

2011

Por -

– Is he a bad guy?

+ Yeah.

– How can you tell?

+ Because he’s a shark.

– There’s no good sharks?

Si hay una película que haya generado opiniones dispares, esa es Drive, de Nicolas Winding Refn. Podemos ver a espectadores decepcionados ante la falta de carreras en una «peli de coches». También los hay que anuncian a los cuatro vientos que una nueva obra maestra ha nacido. Lo que no se ve, desde luego, es que haya dejado indiferente a alguien. ¿Es Drive algo más que una película pretenciosa con una buena fotografía y banda sonora?  Vayamos paso a paso.

Como hemos dicho, un punto muy importante de Drive es el cómo nos presentan la historia, por encima del qué nos enseñan en ella. La historia la hemos visto mil veces: protagonista (Gosling) metido en negocios turbios intenta ayudar a una inocente chica (Mulligan), por la cual empieza a tener sentimientos. Un Ryan Gosling gritándonos que sabe actuar (y muy bien, de hecho), intentando salir de un pozo de oscuridad, siguiendo la luz que emana Carey Mulligan. En general, el reparto de actores (que cuenta con lujos como Bryan Cranston o Ron Perlman) está al nivel exigido por la película. Aquí encontramos una prueba de lo que venimos diciendo. Gosling y Mulligan desmuestran una fuerte atracción el uno por el otro durante todo el film, algo que no queda tan reflejado en el contacto físico directo entre ambos (que de hecho, es prácticamente nulo), como con las miradas que se dedican. No hacen falta declaraciones de amor, ni besos de película. Miradas que reflejan todo lo que quieren y no pueden decir. Una historia de amor en susurros.

D2

Lejos de centrarse sólo en Mulligan, Gosling nos mueve durante toda la película entre los trabajos (legales o no) a los que se dedica. Es importante ver cómo parece que vamos siguiéndole, de forma activa, en vez de estar estáticos mientras nos cuentan una historia. No sabemos qué es lo que pasa por su cabeza cuando enfocan su cara de póker, sino que tenemos que esperar a que haga el próximo movimiento. El protagonista nos guía, no nos relata. Como si fuésemos la pareja de atracadores del inicio, nos metemos en su coche como si fuera un taxi, pero él decide qué dirección tomar. Es soprendente cómo una persecución en la que se pisa más el freno que el acelerador puede llegar a ser tan emocionante, lo cual no deja de ser un reflejo de la película.

Finalmente, hay que destacar la dirección y la música. Refn ha conseguido hacer de Gosling un personaje que bien podría haber salido de cualquier Western. La metáfora del escorpión que aparece en la chupa, alguien solitario y peligroso por naturaleza. Hay que destacar cómo alterna escenas de calma absoluta con otras de cruda violencia. Aunque no todo son caras desfiguradas, puesto que también nos regala numerosos planos de Los Ángeles por la noche, que casan perfectamente con la música setentera con la que Cliff Martinez nos hipnotiza.

D3

Una vez hemos puesto de manifiesto las virtudes de Drive, tenemos que responder la pregunta del inicio. Es decir, ¿es la película de culto que muchos aseguran que es?  ¿de verdad nos ha contado algo Refn, o se ha limitado a ponerlo todo bonito? Si vemos su siguiente trabajo, Only God Forgives, comprobamos que lleva al extremo aquello que le funcionó tan bien con Drive, pero consiguiendo el resultado opuesto. En palabras de nuestro compañero Álvaro:

La película es una sucesión de imágenes -estéticamente perfectas, eso sí-, sin sentido ni orden alguno. Además los pocos diálogos que hay en la película son ridículos (más de uno peca de ser cómico sin pretenderlo). Tampoco está bien resuelta la pelea entre Julian y Chang, el supuesto clímax de la película. Aunque la idea detrás de la escena es buena, la ejecución queda bastante sosa y falta de emoción.

Sabiendo que la película está basada en el libro de título homónimo de James Sallis, en mi opinión Refn ha sabido vestir a la perfección una historia ya hecha. Si bien se trata de un guión muy manido, no deja de ser interesante. Creo que es la razón por la que aquellos a los que «la vestimenta» les trae sin cuidado cuando ven una película, Drive les parece del montón. Y a los que, como yo, disfrutamos de ambos aspectos del film, nos atrapó al instante. ¿Que os parece a [email protected]?

Enrique

Amante de la música y el buen cine. Me gustan las películas que cuentan una historia a través de pequeños detalles. Hay mil formas en las que un director expresa una idea; yo trato de averiguarlas para contártela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *