Especial

Los temas imprescindibles de Graham Reynolds

Por -

El compositor de Austin sigue dejándonos grandes muestras de su capacidad para conducir sus temas hacia un apartado de lo más espectral, logrando a lo largo de su carrera dejar huella del carácter compositivo en sus obras. A través de una dilatada trayectoria donde ha puesto bandas sonoras a películas como The Journeyman, su versatilidad a la hora de conectar música y vídeo es algo que siempre ha estado muy presente, sintiendo especial predilección por ambientar en vivo películas sin sonido como Nosferatu o Battleship Potemkin. De esta afición por reimaginar musicalmente obras clásicas nace su nuevo trabajo The Lodger, partiendo precisamente de la película de Alfred Hitchcock que posee el mismo nombre. A lo largo de esta obra nos vamos a encontrar sonidos metálicos con los que enfatizar esa persecución del asesino que puebla la trama. Apostando por las pinceladas más crípticas y desconcertantes de cuerdas y piano, Graham logra un trabajo que captura tu atención de principio a fin y te mantiene en vilo de igual forma que la película original. Aprovechando lo reciente de esta publicación a través de Fire Records, le preguntamos al norteamericano por sus temas imprescindibles.

 

Una canción ideal para el otoño


En Austin todavía hace mucho calor en septiembre como para que lo consideremos otoño, pero cuando el calor veraniego se acaba yendo, lo suelo celebrar con un poco la música de Earth, Wind and Fire. Los vientos de este tema son impresionantes.

 

Una canción para pasar horas en la furgoneta


Me encanta ir por la carretera escuchando música country, especialmente siento predilección por este disco gracias a sus tempos rebajados y al poder de lo groovy que demuestra muy bien Waylon. Es como si no tuviese prisa y yo tampoco.

 

Una canción para una boda


Seguramente el tema más antiguo de esta lista. Nunca falla.

 

Una canción para un día de resaca


Este álbum resulta perfecto para esas altas horas de la noche en las que ya no puedes más o mañanas en las que necesitas algo muy ligero y reposado.

 

Una canción que nunca versionarías


Encuentro este trabajo completamente inspirador y siento que hago música completamente influenciado por él. Sin embargo todo lo que encierra este trabajo está muy arraigado a la tradición musical e implica unas habilidades para las que no estoy preparado ni me atrevo a ejecutarlas.

 

Una canción para pasar el día en el campo


Puedes dar un paseo o puedes ir de excusión, pero nada suena mejor que dar un paseo por la campiña escocesa.

 

Una canción ideal para una película de terror


Aunque me encante la música que capturar muy bien toda la oscuridad e inspiración que me producen las películas de terror, también encuentro muy amenazante y terrorífico la yuxtaposición de música feliz con escenas perturbadoras. No quiero arruinarle la escucha de esa canción a nadie diciendo que debería aparecer en una película de terror, pero esta canción le gusta especialmente a mi madre.

 

Una canción romántica


Cuando me toca hacer de DJ ocasional, me encanta poner esta ocasión, dejar la mesa y ponerme a bailar con mi acompañante.

 

Una canción para motivarte antes de salir al escenario


Duke es una gran fuente de inspiración y motivación. Esta grabación cercana al final de su carrera lo muestra junto a artistas más jóvenes como Charles Mingus y Max Roach que también son increíbles.

 

Una canción que represente la felicidad


Su música en general es súper oscura, pero nada me hace más feliz que escuchar auténticas obras de arte de genios, algo que me ocurre con esta suite para ballet. Ver tocar esta obra en directo es una de las cosas más increíbles que he presenciado.

Fotografía por Bill McCullough

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *