Especial

Los mejores discos nacionales del 2018 (20 al 1)

Por -

Entramos en la recta final de nuestros discos nacionales favoritos de este 2018. Definir la posición de cada disco ha sido una tarea que ha requerido un montón de horas y de escuchas, intentando poner en la medida de lo posible el sentimiento fan a un lado, aunque bien es cierto que todos los grupos que aparecen por aquí ocupan siempre la actualidad de nuestra web, viviéndolo desde este lado de una forma bastante pasional. Una tarea de gran exigencia pero que en el fondo es totalmente gustosa, ya que así establecemos nuestro álbum de recuerdos definitivo de lo que ha sido el año. Seguramente os llevéis gratas sorpresas dentro de la recta final, dejando constancia del alto nivel exhibido en todos los géneros, intentando también que haya una amplia representatividad de lo que ha supuesto este 2018 para nosotros. Intentándoos transmitir lo mucho que nos han gustado los 40 trabajos que estamos analizando estos días, pero en especial estos 20 que os vamos a mostrar ahora, desvelamos nuestro ranking final.

20

Grandes Felinos Fantasma (Discos Walden/Snap! Clap! Club)

Pablo Prisma y Las Pirámides

Pablo Prisma ha contado en esta ocasión con Javi de Bicicross para dar vida a un trabajo de lo más peculiar, donde a través del sustento electrónico logran generar un mundo de lo más fantástico pero con alguna que otra reflexión de fondo. A través del abundante juego de sintetizadores, logran sumergirnos en un particular viaje entre recuerdos y evidencias del presente, todo ello tratado de una forma ciertamente esperanzada. Sin perder de vista tampoco el bonito efecto de los ritmos metronómicos, otra de esas características que nos acaban cautivando es la de poder diferenciar a la perfección las múltiples melodías y arreglos que conviven en el trabajo. Estamos por lo tanto ante un disco de espíritu alucinado, partiendo de una extrañeza en la primera escucha que precisamente será la que cree la adicción precisa para soñar y dejarse llevar a esos mundos de fantasía de Pablo Prisma, en los que no hay que cuestionarse las particularidades allí presentes.

19

Lugar Imaginado (Elefant Records)

Neleonard

La formación barcelonesa nos vuelve a entregar otro bonito decálogo de canciones pop, incidiendo siempre en esos momentos agridulces relacionados con los amores pasados, intentado introducir algún destello de ilusión dentro de la espiral nostálgica. Con una reconocida cara lanzada a buscar el preciosismo en todo lo que rodea las melodías principales, Neleonard aciertan de lleno con aquellos momentos donde se lanzan a por un lado algo más bailable como ocurre en ‘El Último Segundo’, dando buena cuenta de esa habilidad para combinar lo latente de las guitarras junto con el protagonismo de los teclados. Nuevos recursos con los que acentuar su honesta forma de narrar decepciones que en el fondo se acaban traduciendo en un gran crecimiento personal. Así es como exhiben una vez más ese lado tan terapéutico de música, volviendo a suponer otra banda sonora con la que sumergirnos de lleno en recuerdos que siempre es mejor tenerlos presentes.

18

Luz y Resistencia (Limbo Starr)

Alborotador Gomasio

Alborotador Gomasio han regresado con un sonido más maduro sin que esto suponga la pérdida de su vena de pop ruidoso y guitarrero que tanto nos ha cautivado a lo largo de estos años. A lo largo de estas nuevas composiciones vamos e encontrarnos con una banda que sabe muy bien cómo mirar a los recuerdos del pasado para transformarlos en algo emocionante, tanto en los momentos más efusivos como los más agridulces. Una seña de identidad con la que buscar siempre el fuerte impacto, encontrando en una cierta nostalgia generacional la forma perfecta de canalizar el torrente de emociones que produce el paso de los años. A pesar de ello, Alborotador Gomasio nunca caen en la autocomplacencia, sino que siempre tratan de apretar los dientes para mostrarnos temas tan fulgurantes como ‘Parece que no Pasa el Tiempo’ o ‘La Reacción Impotente’, dejando constancia de ese brillo de juventud imposible de perder.

17

Bailando Hacia el Desastre (Intromúsica Records)

Rusos Blancos

El nuevo trabajo de Rusos Blancos los vuelve a situar al frente del pop nacional que mejor sabe lidiar con los asuntos del corazón. Después de la publicación de Museo del Romanticismo y del EP Algo Nuevo, Algo Viejo, Algo Prestado, la banda madrileña ha querido reflejar todas sus preocupaciones en torno al amor de una forma más bien diferente. A lo largo de estos nuevos temas nos encontramos con una mayor estabilidad en el plano emocional, centrándose más que nunca en las relaciones de pareja más estable. Esto no quiere decir que el camino emprendido sea de rosas, ya que cómo es habitual en las letras de Manu Rodríguez, los puntos de vista reflejados siempre son de lo más variados. Junto a esta característica, también nos encontramos la bonita forma de contar historias que siempre encierra el grupo, dejándonos constancia de un cierto tono irónico y alguna reivindicación en clave. Por lo tanto estamos ante otro conjunto de historias donde el destino vuelve a guiarlas a través de las casualidades que provocan cuanto menos una moderada sonrisa.

16

Cálida (Sonido Muchacho)

Disco Las Palmeras!

Disco Las Palmeras! han logrado una auténtica reinvención en su cuarto trabajo, situándose justamente en un nuevo apartado que permite reconocer los pasos dados a lo largo de su trayectoria pero que apuesta de lleno por una cara mucho más pop. Si con su anterior trabajo Asfixia, se sumergieron de la mejor forma posible en un shoegaze voraz, que a su vez se superponía a toda la rutilancia exhibida en sus dos primeros discos, en esta ocasión han decidido que lo mejor es oxigenar los temas y mostrar nuevos contrastes entre ellos. Dado que una cosa lleva a la otra, también aventuramos que este conjunto de temas trae consigo energías renovadas y un ambiente no tan hiriente en los temas, a pesar que el carácter crítico hace presencia en muchos momentos del trabajo, enlazando muy bien con los puñales lanzados a lo largo de su trayectoria. Una nueva forma de levantar el puño en alto en sus canciones para encontrar de nuevo la terapia de choque perfecta.

15

Brother (La Castanya)

Aliment

Aliment nos presentan interesantes cambios en este Brother, logrando no repetir los principales rasgos que nos presentaron en sus anteriores Holy Slap y Silverback. Podríamos decir que si anteriormente enfatizaban su cara más garage punk, inmersa en ese espíritu a medio camino entre lo festivo y autodestructivo, en esta ocasión han decidido afilar sus ambientes al máximo para acercarse al post punk de la forma más enérgica y angulosa posible. Este Brother refleja una banda que sigue muy inspirada a la hora de efectuar los cambios de ritmo presentes en los temas, encontrando siempre una baza infalible a la hora de enfatizar los momentos agónicos. Desde el inicio del trabajo con ‘Snake Bite’, vamos a sentir muy bien cómo han sustituido aquellos ambientes cargados de aceleración por situaciones más acechantes, más propias de una banda que busca la explosividad en los momentos precisos.

14

Mejores Amigos (Discos de Kirlian/Hermanos Segundos)

Señalada

Pedro Señalada nos presenta un nuevo LP que resulta de lo más emocionante, reencontrándonos con ese pop que por momentos apunta a la relajación mediterránea pero que en otros logra los precisos destellos electrónicos para ofrecernos esas historias que aspiran a identificar sentimientos de lo más universales. Precisamente esta vía de sintetizadores que permanecen en un segundo plano es la que nos trae alguno de los momentos más sugestivos del trabajo como ocurre en ‘Luz Blanca’, apelando a unos ambientes relajados que suponen un auténtico disfrute. Esa sensación de completa despreocupación y capacidad imaginativa desbordante será una de las máximas del trabajo, cobrando especial protagonismo en temas como ‘Aha’. Así es como la alternancia entre los momentos puramente instrumentales junto con las estrofas vocales ejecutadas casi en la ensoñación, nos conducen hacia territorios de lo más brillantes.

13

Mar de Cristal (Gramaciones Grabofónicas)

Caliza

Elisa Pérez ha logrado una pequeña reinvención de la mejor forma posible en su segundo LP, encontrándonos ante uno de esos discos repletos de texturas que causan fascinación y se dirigen hacia terrenos electrónicos nada obvios. Si tuviésemos que aplicarle un solo adjetivo a este trabajo, sin lugar a dudas sería el de cambiante, ya que el abanico de temas exhibido resulta realmente amplio. Desde el trato recogido de temas como ‘Call of Duty’ o ‘Mil Piedras’ hasta ese espíritu de ritual contemporáneo presente en ‘La Spezia’. Sin embargo aquí no acaban las sorpresas del trabajo, ya que como si se tratase de una librería con fondos infinitos, las capas sonoras siguen sucediéndose intentándose asemejarse a sonidos de lo más orgánicos como los presentes en ‘El Paso’ o también el tono totalmente acechante de ‘Apaño’. Todo esto desemboca en un trabajo de lo más completo se mire por donde se mire, sintiendo como la experimentación llevada a cabo por la madrileña se extiende en todas las direcciones.

12

Tú Siempre Ganas (El Genio Equivocado)

Hazte Lapón

Todo se acaba y la carrera de Hazte Lapón no es una excepción. El que probablemente haya sido el grupo de pop nacional que mejor ha actuado de psicoanalista dice adiós de forma permanente con La Vida Adulta, un doble LP publicado en dos partes. La primera de ellas llegó con la llamada de la primavera, encontrándonos ante un grupo que ya no deja ningún cabo suelto en sus canciones, alcanzando de este modo el perfeccionismo en los arreglos, algo que ya vimos venir en su anterior LP No Son Tu Marido, pero que ahora ya destaca sobremanera. En su segunda entrega, la que a la postre será la definitiva, llega de una forma ligeramente optimista, o mejor dicho poco pesimista frente al asentamiento en la vida adulta. El tira y afloja mostrado en la primera parte, entre alcanzar esa etapa en la vida de madurez y encontrar la estabilidad, parece que se evapora en estas nuevas canciones, ofreciendo una perspectiva narrativa más serena.

11

Labyritmos (Sonido Muchacho)

Diego García

Cuando ya casi nos habíamos olvidado de la enorme sorpresa generada por Estela Discoidea, el debut de Diego García allá por 2013, nos encontramos con su segunda referencia en la que sin lugar a dudas vuelve a confirmar su talento para diversificar sobremanera el componente electrónico de sus canciones y que se convierta en algo totalmente diferente a lo que solemos asociar al género. Cierto es que seguramente nos referimos como electrónica lo que factura el asturiano debido a su forma de trabajo, ya que realmente conviven multitud de sonidos de lo más diversos que se escapan hacia terrenos mucho más orgánicos. Por lo tanto también estamos ante una gran exhibición de inquietudes a la hora de lograr una perfecta integración entre esa fina línea entre lo que produce la máquina y lo que llega por una vía más convencional propia de una formación en directo, estableciendo una fina y engañosa línea que explotará más que nunca en este nuevo Labyritmos .

10

La Catedral Sumergida (BCore)

Alberto Montero

El valenciano Alberto Montero vuelve a evidenciar su ingenio a la hora de conseguir unas canciones que parecen sacadas de otra época, imprimiendo su característica impronta de autor influenciado por el Mediterráneo y al mismo tiempo capaz de trazar líneas hacia unas tonalidades acústicas propiamente folclóricas. En su nuevo trabajo nos encontramos con el mayor distanciamiento estilístico de toda su trayectoria, no solo por la nueva instrumentación que presenta si no por el formato que ha otorgado a sus canciones y la gran coherencia lograda a través de ellas. Después de lograr con Arco Mediterráneo el trabajo más equilibrado de toda su carrera, sacando a relucir su vena pop más preciosista y ligera, aquella que tanto bebe de Violeta Parra como de la forma pausada de hacer las cosas de The Apples in Stereo, ahora llega el momento de lanzarse aún más al vacío, de explorar definitivamente la etiqueta barroca de sus canciones y atreverse a lograr un disco más alejado del sentido melódico pero no de la armonía.

9

Quattro (Snap! Clap! Club/Caballito Records/Fikasound)

Autoescuela

Santi y David han publicado a finales de noviembre su segundo LP este año, sintiendo de lleno como su capacidad creativa entorno a pequeñas joyas pop es infinita. En esta ocasión esta nueva referencia presenta 24 temas con colaboraciones de lujo como es el caso de Cabiria o Marcelo Criminal, apuntillando todas esas historias donde aparecen lo que seguramente serán ilustres asturianos, divagaciones sobre el futuro amoroso o modas de principio de los 2000 a las que todavía cuesta escapar. Una pequeña muestra de todas las temáticas encerradas en el trabajo, ya que resulta increíble como Autoescuela son capaces de cambiar completamente en cada canción su contenido sin que nos parezca algo bizarro ni mucho menos. De esta forma capturan historias que podrían considerarse de lo más volátiles o anecdóticas, creciendo nuestra admiración en cada trabajo con la forma que tienen de intercalarlas con esas revelaciones generacionales en las que nos vemos de lo más inmersos. Como bien dicen ellos, Autoescuela son tu banda.

8

Ojos de Mirada (Autoeditado)

Chiquita y Chatarra

Chiquita y Chatarra han dejado constancia en este nuevo LP de una trayectoria siempre muy fiel a esa expresión garagera que brota en múltiples direcciones, amarrándose tanto a un apartado punk en su cara más persistente como el relacionado con el rock más árido. Las múltiples caras del dúo asturiano florecen a la perfección en esta nueva entrega, grabada en los estudios Delia Records y propulsada por Discos Flexi. Así es como, completamente en castellano a excepción del tema final, han logrado su disco más fantástico y sugestivo hasta la fecha. El gran poder visual de los temas resulta clave para trasladar la imaginación hacia territorios donde sentimientos relacionados con el miedo, lo paranormal o el éxtasis hacen acto de presencia, todo ello conservando el encanto por la sencillez de los elementos reconocibles y el carácter melódico siempre desbocado.

7

Futbol d’Avantguarda (Famèlic Records)

Da Souza

Da Souza han logrado en su más reciente trabajo mover su coordenadas hacia nuevos territorios que los han alejado definitivamente del apartado de hardcore melódico que exhibieron sobre todo en sus dos primeros trabajos. Este giro progresivo hacia la placidez del influjo mediterráneo y las canciones de pop reposadas en las sobremesas se ha materializado en Futbol d’ Avantguarda, un trabajo rebosante de un pulso sereno por narrar la observación de los días y las pequeñas cosas que acaban por entusiasmar. Manteniendo los temas dentro de un abanico de guitarras que huyen de ser exprimidas, sino más bien ejecutadas de forma meticulosa dentro de unas estructuras que algo tienen que ver con la música progresiva y donde ritmos propios del free jazz acaban aflorando en temas maravillosos como ‘Dos Microbis’. De esta nueva referencia de los mallorquines, también podríamos decir que tiene algo de conceptual, ya que las letras tienen su punto de partida en la obra Manuscrits de Punta Cana, escrita por su amigo Agustí Simó Da Souza del que precisamente tomó la banda su nombre.

6

El Mal (Sonido Muchacho)

Kokoshca

Kokoshca siguen avanzando con un nuevo trabajo en el que reflejan una absoluta madurez, logrando un disco cuyas canciones se encuentran totalmente cohesionadas entre sí, no a modo de historia que transcurre de principio a final, sino como una obra llena de actitudes vitales, reivindicaciones de corte político de lo más analíticas y por supuesto su poso tan romántico como fatídico. De este modo esta nueva entrega cuenta con las múltiples caras del grupo, más revueltas que nunca y al mismo tiempo más asentadas, abarcando desde la capacidad para helar la sangre hasta el canto más optimista que en esta ocasión no se encuentra aferrado al fervor de la noche. Por lo tanto podríamos decir que han logrado un trabajo donde la lírica cala más que nunca, esmerándose en ofrecer el reflejo más fiel posible del lado más agridulce de la vida, ya que la mayoría de los temas siempre se mueven en ese filo de los recuerdos que acaban por originar sentimientos encontrados.

5

Algo para Romper (Sonido Muchacho)

Terrier

Terrier son de esas bandas que siempre son capaces de crear unas canciones destinadas a corearlas sin ningún tipo de complejo, partiendo siempre de pequeñas dosis de rabia. Así es como poco a poco han ido moldeando un estilo de lo más reconocible a estas alturas, entrelazando sus voces de forma alegre y echando mano a momentos de garage latiente donde la vena pop es la que acaba marcando las diferencias. De este modo en este nuevo Algo para Romper es el disco que mejor funciona como conjunto en la trayectoria de la banda afincada en Madrid. Reafirmándose en su forma de hacer canciones, consiguen llevarlas por momentos a ese límite donde lo lírico parece que va a colapsar, sin embargo el apartado instrumental siempre sabe cómo reconducirlo todo hacia una parte más aliviadora. Estamos por lo tanto ante un conjunto de canciones de lo más impulsivas, generosas en las múltiples melodías que conviven en cada tema y con momentos líricos de doble filo con los que dinamitarlo todo.

4

Consagración (Sonido Muchacho)

La Estrella de David

En este nuevo trabajo de David Rodríguez quizás nos encontramos con una envoltura más accesible que en anteriores entregas, pero esto no elimina para nada las múltiples peculiaridades que siempre nos ha dejado el de Sant Feliú de Llobregat. Por lo tanto estamos ante un tipo que siempre ha ido a lo suyo, encerrando en sus canciones muchos relatos costumbristas de aquellas cosas que pasan totalmente desapercibidas para el ciudadano de a pie. Una habilidad al alcance de muy pocos, donde precisamente si tuviésemos que nombrar a algún otro mencionaríamos a José de Primogénito López, otra de esas personas que coge cualquier suceso que parece de mierda e insignificante, convirtiéndolo en algo totalmente lacrimógeno con todos los motivos del mundo. Lo único es que David Rodríguez se encuentra instalado en una cara más positiva de los hechos, algo que sale a relucir en los momentos en los que sus canciones se lanzan, digamos, a por lo folclórico.

3

Salu2 (Elefant Records)

Axolotes Mexicanos

Aunque Axolotes Mexicanos llevan unos cuantos años dando guerra en el plano musical, no ha sido hasta este cuando ha llegado el momento de que su primer LP viese la luz a través de Elefant. Lo primero que seguramente nos llame la atención del trabajo es su enorme producción a cargo de Carlos René, cuidando al detalles todo lo presente a la par de buscar nuevas fórmulas relacionadas con el j-pop a la hora de introducir efectos en los temas. Todo esto nos lleva a uno de esos discos donde pasan un montón de cosas en un espacio de tiempo relativamente reducido. Los Axolotes han crecido en número incorporando a Mario, Lucas y Carlos a la banda, creciendo del mismo modo sus canciones. En ellas nos encontraremos ese apartado de amor tan psicótico al que nos tienen acostumbrados, en esta ocasión con el estanquero de confianza como víctima, sin olvidarse tampoco de lo jodido que puedes quedarte cuando una relación se acaba, pero también lo bonito que puede sonar todo en clave de power pop.

2

The Hoax (BCore)

Wild Animals

Wild Animals son una de esas formaciones que han sabido cómo sacar partido al sonido más rugiente de los noventa sin que esto suponga ningún tipo de revival, sino más bien una perfecta contextualización y forma de entender el carácter envalentonado de todas aquellas bandas con las que fueron forjando su identidad musical. Con un primer LP sobresaliente como fue Basements: Music to Fight Hypocrisy, lograron explorar la vía de la euforia que precisamente producen los recuerdos de tinte nostálgico, consiguieron copar todos los rincones de la escena DIY más asociada a los sonidos hardcore y punk. Al final todo se puede resumir en el gran corazón pop que al final nos encontramos en sus canciones, enfocándose siempre hacia un lado de lo más trepidante. En esta segunda esperada entrega logran decantar la balanza hacia esas situaciones donde incluso de lo malo se puede sacar algo positivo, teniendo siempre la vista puesta en los sentimientos más simples pero perdurables de los seres humanos.

1

Desorden (Sonido Muchacho)

La Plata

No cabía la menor duda que después de publicar el que seguramente sea el EP más importante en la música nacional en estos últimos años como fue Un Atasco, el LP debut de La Plata iba a resultar el perfecto azote de los sonidos pop lanzados a por la new wave más combativa. Así es como se ha fraguado nuestro disco nacional favorito del año, moviéndose en unos parámetros donde los ritmos con querencia por momentos a lo motorik resultan de lo más determinantes, del mismo modo que el uso de los teclados un tanto telúricos que apostillan las canciones siempre hacia un lado nocturno. Así es como el estado de alerta nunca decae, marcando una trepidante senda a golpe de batería y sacando a relucir una cara a medio camino entre lo autodestructivo y el atractivo del desastre, con la que conectar a la primera resulta muy fácil. La mejor forma de oponer sentimientos con los que parece que el corazón se te va a salir del pecho, identificándolo todo con buenas dosis de adrenalina sumergida en aquellos que pueden marcar tu vida para bien o para mal.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *