Especial

Los mejores discos internacionales del 2019 (50 al 26)

Por -

Se acerca el final de las listas con lo mejor del 2019 presentándoos la primera parte del listado de discos internacionales. En un año donde nos hemos encontrado con el regreso de clásicos de forma impresionante como Nick Cave, sin lugar a dudas el panorama mundial ha estado dominado por las nuevas tendencias pop que han llegado apadrinadas de nombres tan dispares como Lizzo o Billie Elish, encontrándonos ante auténticos fenómenos de masas que no estaban en ninguna quiniela antes de empezar el año. Por nuestra parte hemos tratado de primar siempre como siempre el contenido diferente, intentando no arrastrarnos por las opiniones generalizadas y apostando por discos tanto grandes como pequeños. Sin más preámbulos, os dejamos con nuestra primera tanda de los mejores trabajos internacionales del año que despedidos.

50

Miss Universe (ATO Records)

Nilüfer Yanya

Nilüfer Yanya logra con su primer LP un conjunto de canciones de lo más cautivadoras entorno a un pop rock que muestra una cara tan áspera como seductora. Con influencias que van desde el garage hasta el R&B, o incluso raíces latinas, la londinense está llamada a ser una de las grandes voces de una nueva generación de artistas sin ningún tipo de complejos a la hora de unir diferentes culturas musicales. Todo esto sirve para poner de manifiesto el nacimiento de una artista que representa muy bien el estado actual de la música pop, donde las posibilidades resultan totalmente ilimitadas y el influjo de géneros asociados a la ciudad ha acabado haciendo acto de presencia de una forma totalmente definitiva.

49

No Home Record (Matador)

Kim Gordon

Han tenido que pasar muchos años para que Kim Gordon por fin publicase un trabajo debut en solitario, reflejando en él su gran capacidad para contextualizar sus raíces musicales dentro de todo el panorama actual y lograr un trabajo de lo más distintivo. A lo largo de estas composiciones sale a relucir su siempre indomable espíritu noise sometido a unos procesos rupturistas, donde el apartado rítmico en todo momento emerge de la forma más chocante posible para deformarlo todo. Sin bajar la voz ni un momento, la forma de transmitir el contenido de los temas posee un punto corajinoso con el que contrarrestar los momentos más angustiosos y abrir de este modo la puerta a su mundo de emociones a flor de piel.

48

Part 2 Everything Not Saved Will Be Lost (Warner)

Foals

El segundo LP de Foals publicado en menos de un año nos deja ver como la banda ha centrado todos sus esfuerzos en alcanzar de nuevo el apartado épico iniciado con What Went Down en 2015. Tratando de lograr que sus canciones se muestren rutilantes en todo momento, moviéndose dentro de un apartado de guitarras altivas y estribillos con gran facilidad para ser coreados, podemos decir que los de Oxford no se han reinventado pero sí se han afianzado en la primera línea del rock internacional destinado a llenar estadios. Un camino que sin lugar a dudas no ha sido fácil pero que por fin ha sido enfilado de la forma adecuada, dejando de lado cualquier tipo de artificio en sus canciones para que resulten certeras y agitadoras bajo todas las circunstancias.

47

Twelve Nudes (Bella Union)

Ezra Furman

El artista norteamericano se encuentra sin lugar a dudas en uno de los mejores momentos de su carrera, recuperando más que nunca su intrínseca vena punk que un buen día nos ganó en su etapa acompañado por The Harpoons. Lejos parecen quedar aquellos años donde sus canciones no tenían el marcado carácter comprometido que poseen ahora, pero sin embargo esa interpretación característica de voz rota y cercana al grito más desgarrador toma más fuerza que nunca. En su más reciente trabajo, da rienda suelta a su faceta punk sin ningún tipo de filtro, siendo consciente que el fuerte mensaje de denuncia en torno a la sociedad actual y a los problemas de la comunidad queer solo puede calar hondo a través de una vía sonora tan contundente.

46

Infest the Rats' Nest (Flightless Records)

King Gizzard & The Lizard Wizard

La hiperactiva formación australiana nos ha dejado con dos LPs a lo largo de este año, demostrando que tras lo extenuante que fue el 2017 estaban listos para irrumpir de nuevo con fuerza y novedades apetitosas. En esta referencia que nos llegó en el verano sacaron a relucir su cara más extrema, aquella relacionada con acercarse a géneros como el metal y mantener una línea de voces abruptas con las que alimentar la locomotora. De esta forma han dirigido su locura hacia unos terrenos donde las melodías quedan de lado en favor de un apartado totalmente ardiente con el que provocar que los pogos formados en sus conciertos acaben por tornarse aún más peligrosos y al mismo tiempo adictivos.

45

Almost Free (Mom + Pop)

FIDLAR

Los californianos han dejado definitivamente atrás la cara de garage punk altamente melódica y desenfadada con la que los conocimos, pasándose a una especie de rock pegajoso y ritmos muy marcados. Esta conversión les ha permitido ganar en espectacularidad y una nueva forma de marcar los tempos, pero quizás nos ha alejado de los habituales momentos de euforia vividos anteriormente. Incorporando una variada instrumentación que alcanza hasta un apartado de vientos, podemos identificar ciertos momentos del disco relacionados con un sonido propio de Nueva Orleans, todo ello muy asociado a un apartado de jam session bastante interesante. Está claro que corren nuevos tiempos para las bandas de guitarras y lo de FIDLAR es un claro ejemplo.

44

Metronomy Forever (Because)

Metronomy

Siempre es de lo más admirable comprobar como una banda nunca se conforma con todo lo logrado hasta el momento, encontrando en los británicos uno de los casos más llamativos. Con una carrera de lo más sólida en torno a unas canciones pop de lo más imaginativas, llega el momento de volver a reinventarse dentro de una producción sorpresiva donde no buscan sacar el máximo brillo a los temas, sino enfatizar su cara más embaucadora y cálida. Con un disco repleto de variedad donde los ritmos funky hacen acto de presencia, temas como ‘Salted Caramel Ice Cream’ nos muestran su gran capacidad de saltarse cualquier tipo de estructura y proceso creativo, siguiendo su insisto para meterse en tu cabeza con gran facilidad.

43

Norman Fucking Rockwell! (Polydor)

Lana Del Rey

La norteamericana nos ha pillado bastante desprevenidos con su más reciente trabajo. Cuando sentíamos que sus grandes discos empezaban a quedar bastante atrás, nos entrega un regreso a los años dorados de la canción pop de los cincuenta, demostrando como es una de esas artistas capaces de transportar épocas bastante pasadas al presente. Sin embargo la gran diferencia respecto a sus primeros trabajos es que en esta ocasión nos encontramos ante una nueva forma de mirar la vida, restando dramatismo y quedándose solo con la experiencia de haber vivido grandes momentos románticos. De esta forma el dolor ha sido canalizado a través de unos temas que vuelven a destilar sobriedad y elegancia, estando ante uno de esos trabajos que marcan un punto de inflexión en la carrera de una artista.

42

Social Cues (RCA Records)

Cage The Elephant

Los de Kentucky vuelven a demostrar una vez más como el paradigma de las bandas rock más explosivas está cambiando a un paso imparable, sabiendo como replegarse sobre sonidos más inquietantes pero tratando de mantener en todo momento la llama viva. En este nuevo trabajo son capaces de no perder su inmediatez y ganar en mayor profundidad en los fragmentos instrumentales, saliendo a relucir su tono altivo y descarnado desde la apertura del trabajo. Haciéndonos ver siempre como son una banda de contrastes, saben muy bien como esconder medios tempos altamente emocionales con los que reafirmar su buen pulso como letristas, dejándonos una vez más con alguna que otra canción que abraza nuestros momentos más sensibles.

41

Yours To Keep (Sureshaker)

Sticky Fingers

Los australianos siguen mostrando como su trayectoria siempre resultará de lo más cambiante, pero dejándonos en todo momento con la sensación de que cada paso que toman en el camino resulta totalmente acertado. En esta nueva ocasión nos dejan con unas letras más agridulces que nunca, evidenciando seguramente una mayor madurez compositiva y serenidad a la hora de canalizar sus recuerdos. Siendo conscientes como la pegada de sus inicios se ha ido transformando en unas melodías que mantienen su cara combativa pero que se adentran en lo inspirador del rock de raíz rapera, Sticky Fingers siguen siendo una banda de lo más peculiar, pudiendo identificar claramente sus canciones dentro del gran entramado de rock alternativo salido del continente oceánico.

40

Love Keeps Kicking (Big Scary Monsters)

Martha

Martha nos entregan su trabajo más completo hasta la fecha, logrando que cada uno de los temas del disco resulte de lo más redondo y al mismo tiempo variado. Haciendo frente a todo con el inconfundible sonido propio de las bandas de Fortuna Pop!, el grupo muestra su permanente inspiración para dar rienda suelta a su espíritu melódico. Los once temas que componen el trabajo encierran riffs de lo más inspiradores y edulcorados, todo ello siendo conscientes de mantener una línea de melodías peleonas y combativas. Solo así se puede recorrer un camino donde la euforia y lo reflexivo se acaban dando la mano, evidenciando como este trabajo es capaz de sacar ambas caras sin que resulten en ningún momento contrapuestas.

39

Heavy Lifter (Double Double Whammy)

Hovvdy

Sin necesidad de ofrecernos grandes cambios en su sonido, Hovvdy logran una nueva entrega donde transforman los episodios más solitarios en unas canciones cálidas y marcadas por las palabras precisas con las que sentirse totalmente arropado. Su combinación entre pop de dormitorio, algún que otro momento de estética slowcore y el inconfundible poso de emo reconfortante y apagado hacen que los pilares de sus composiciones siempre resulten de lo más sólidos. En esta ocasión pocas cosas han cambiado respecto a su anterior Cranberry, quizás el hecho de haber logrado unas canciones aún más desnudas donde la brumosidad de fondo se ha desvanecido completamente para que prime más que nunca la clarividencia de sus melodías.

38

Shepherd in a Sheepskin vest (Drag City)

Bill Callahan

El primer disco en más de cinco años del de Maryland nos ha dejado de nuevo ante la cara más arrebatadora del artista, aquella con la que despuntar desde su tono de voz sereno y sus composiciones de apariencia sosegada pero que encierran historias de lo más apasionantes. A lo largo de las 20 canciones que componen el trabajo nos muestra momentos de gran aspereza, reflejando como siempre ha sabido sobresalir dentro de los terrenos de la canción americana. Dibujando escenarios cargados de un romanticismo inherente, donde la naturaleza siempre acaba jugando un papel destacado, el músico refleja su faceta de poeta embriagador capaz de destacar a través de lo íntimo. En definitiva, todo un clásico de nuestros tiempos.

37

PUNK (Heavenly Records)

CHAI

Las japonesas CHAI han supuesto toda una revolución en el acercamiento de los sonidos propios del J-pop hacia territorios más agresivos, sabiendo muy bien cómo encontrar la mezcla perfecta entre edulcoración y momentos donde mostrar una rabia que no admite contemplativos. A lo largo de este PUNK se da la mano un buen componente ruidoso relacionado con formaciones tan destacadas como Bikini Kill a la par de no perder la cara a melodías con su punto de ingenuidad pero que esconden el cuchillo a la vuelta de la esquina. Por el camino también nos encontramos con canciones dignas de enmarcar dentro de un apartado de himnos lanzados a por la felicidad como es el caso de ‘I’m Me’.

36

No Geography (Universal)

The Chemical Brothers

A estas alturas queda claro que a los británicos les queda todavía mucha más cuerda dentro del estudio que en sus directos en vivo, encontrando siempre la tecla con la que mostrarnos unos temas destinados a levantar a las masas. Intentando aglutinar a lo largo del disco sus referencias más cercanas al EMD y al funk, el dúo es capaz de concebir el disco prácticamente como una sesión, logrando que los momentos más álgidos lleguen muy bien distribuidos. Solo así es posible encontrarnos con cortes que representen una buena transición entre los extremos del trabajo como es el caso de ‘Gravity Drops’, sacando a relucir su gran capacidad para fundirlo todo en unos pocos minutos y que el resultado no sea nada abrupto.

35

Paper Castles (Motor Entertainment)

Alice Phoebe Lou

Alice Phoebe Lou se consolida definitivamente como una de las voces más personales dentro del apartado de pop folk fuertemente influenciado por el jazz. Transmitiendo en todo momento sentimientos de lo más liberadores, la sudafricana es capaz de mantener sus canciones en una calma de lo más conquistadora que sin embargo no oculta un lado de lo más trepidante. En este nuevo Paper Castles parece que todas las virtudes exhibidas en su debut se realzan, encontrando una mayor confianza a la hora de atreverse a hacer más florituras con su timbre. Todo esto nos lleva a un conjunto de canciones más poderosas, que sin separarse de una vía serena lograr abarcar un rango de sentimientos más rompedor.

34

In the Morse Code of Brake Lights (Concord Records)

The New Pornographers

La multitudinaria formación canadiense sigue en muy buena forma entregándonos su segundo trabajo en dos años. Sin perder la esencia de sus composiciones encaramadas a un rock ligero pero que de vez en cuando se permite alguna concesión hacia un lado más épico, estas nuevas canciones contienen el empuje melódico preciso para poder calar de forma inmediata. Contando con una abundante instrumentación muy bien distribuida, intentando que no sobresalga ningún elemento en especial, podemos decir que The New Pornographers están viviendo una más que merecida segunda juventud, sirviendo de nuevo de guía a todas aquellas bandas que no han dejado de renunciar a los arreglos más precisos en sus composiciones.

33

Pony (Sony)

Rex Orange County

El esperado tercer LP del británico nos ha vuelto a dejar con sensaciones inmejorables en torno a su dinámica visión del pop asociada a los sonidos R&B y ese espíritu por lograr que todo resulte lo más brillante posible. Dando un gran salto en cuanto a la forma de hacer crecer los temas, incorporando ayuda externa en forma de cuerdas y vientos, en este Pony sabe canalizar de buena forma todas las miserias que nos deja la post adolescencia, sin ocultar las situaciones más críticas como bien nos muestra en su reluciente ‘10/10’. Por todo esto estamos ante uno de esos trabajos que destacan por su espontaneidad y la forma de alejarse de los recursos clásicos del género urbano, indagando en su faceta más clásica para que sus canciones resplandezcan.

32

Close it Quietly (Sub Pop)

Frankie Cosmos

El nuevo trabajo de Frankie Cosmos vuelve a contener todas esas cosas que nos enamoraron de Greta hace un tiempo. La forma de reflejar las situaciones cotidianas en sus temas resulta siempre de lo más excitante, todo ello sin perder el carácter de inocencia que enseña los dientes. A través de las 20 canciones que componen el disco, sentimos muy de lleno como el mundo interior de la artista resulta más vivaz que nunca, despojándose del cierto halo de infelicidad que parecía rodear sus temas en ocasiones anteriores. De esta forma es como vuelve a erigirse como la mejor compositora de canciones breves y lanzadas a ilustrar las situaciones que cada día dejamos escapar sin darnos cuenta.

31

Quiet Signs (City Slang)

Jessica Pratt

Jessica Pratt logra con su tercer trabajo su mejor referencia hasta la fecha, reforzando su particular estilo de folk ambiental de carácter Lo-Fi donde la expresión más serena deriva en estampas remotas y de efecto totalmente apaciguador. Sin necesidad de incorporar en su propuesta un gran volumen de instrumentos, podemos decir que en cada trabajo que ha ido trascurriendo ha sido capaz de introducirnos de lleno en los estados de ánimo conectados con el amor más sombrío y esa soledad llevada de una forma apacible. Curiosamente en este nuevo Quiet Signs vuelve a reducir los giros melódicos mostrados en los temas, intentando que resalte más que nunca su timbre de voz tan enigmático como al mismo tiempo cálido.

30

What Chaos is Imaginary (Anti-)

Girlpool

Avery Tucker y Harmony Tividad han consolidado definitivamente sus influencias noise en uno de esos trabajos con gran capacidad tanto de sobrecogerte como de arroparte de buena forma, demostrando su medida ambivalencia. Encontrando momentos donde la nueva configuración vocal de la banda hace un acto de presencia destacado gracias a la buena contraposición de sus voces, lo ofrecido por Girlpool consiste en limar en todo momento las partes más angulosas de sus temas pero sin evitar ese sentimiento arduo que puebla buena parte de sus letras. Así es como logran uno de esos discos destinados para escuchar en los momentos donde no sabes muy bien donde te diriges.

29

House of Sugar (Domino)

(Sandy) Alex G

En House of Sugar nos encontrándonos ante un músico que se apoya en recursos más que identificativos de su trayectoria pero que también sabe cómo explorar caminos difusos que lo alejan del cálido núcleo melódico del llamado bedroom pop que un buen día encabezó. En estas nuevas composiciones refuerza su carácter esquivo a la hora de mezclar voces y conseguir que las bases pregrabadas se fundan con los sonidos más orgánicos, intentando al mismo tiempo que la combinación no sea del todo homogénea. Resulta interesante comprobar como a pesar de que este disco esté marcado por los contrastes, la sensación general es que la distancia que separa a los temas no es tan grande como podría aparentar en una primera escucha.

28

OMG (Dead Oceans)

Kevin Morby

Kevin Morby continúa forjando una carrera cargada de personalidad, sonando cada vez más como un clásico contemporáneo de los que emociona al máximo en todas sus facetas. En este nuevo Oh My God da un paso adelante a la hora de disponer de un gran número de recursos y ordenarlos no para que reluzcan al máximo, sino para encontrar una vez más una expresión eternamente romántica y pasional en todas sus composiciones. Cesando en su vertiente más guitarrera, aquella con la que un buen día nos presentó a los emocionantes The Babies, la trayectoria del de Kansas nunca ha presentado ningún altibajo, sino más bien lo contrario. Todos sus trabajos nos remiten hacia una constante búsqueda a la hora de expresar etapas vitales vividas de forma muy intensa.

27

Morbid Stuff (Rise Records)

PUP

La banda canadiense estableció un listón muy alto con The Dream is Over, un disco donde su visión anfetamínica del punk rock lo impregnó todo de buena forma, esprintando en todo momento hacia esas experiencias vitales que te llevan al límite. Sin embargo, parece que en este Morbid Stuff han vuelto a ser capaces de volcar toda esa energía en unas historias no de matices tan agónicos pero con la misma pegada, llegando por fin el momento de un mayor reconocimiento. Con unos temas más elaborados donde inciden al máximo en unos estribillos arrojadizos, casi recitados, PUP nos demuestran como ahora mismo son la banda más icónica y disfrutable que podemos encontrar en su género.

26

Purple Mountains (Drag City)

Purple Mountains

Nunca nos imaginamos como el regreso de David Berman acabaría de forma tan trágica, suponiendo ésta su bonita despedida. Sin defraudar nunca a sus principios musicales, Berman logró un trabajo donde nos muestra con todo lo que cargaba a sus espaldas, reflejando todas esas historias fallidas y la vida había ido haciendo poco a poco mella en él. Canciones como ‘All My Hapinness is Gone’ parecen auténticas declaraciones de intenciones ante lo que luego llegó, haciéndonos sentir como el hueco dejado es totalmente insustituible. La temática amarga que siempre pobló sus temas acabó por envolverlo a él también, dejándonos al menos una última forma de reivindicar su gran talento para plasmar sus experiencias más desafortunadas.

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *