Especial

Los mejores discos internacionales del 2017 (30 al 16)

Por -

A escasos días de dar el portazo de despedida al 2017 nos hemos visto obligados a repasar, como buenamente hemos podido, lo mejor que nos ha dejado el año dentro del panorama musical. Todos sabemos que hacer listas es algo complicado, y es que a pesar de que ningún artista merece quedar fuera de ellas, algunos de ellos han sido claramente merecedores de ocupar un lugar en la lista final.

En esta ocasión, y después de mucho debatir qué nos había aportado cada álbum, quién nos había sorprendido más y qué artistas habían hecho más gala de su calidad musical, podemos presentaros los álbumes que consiguieron pasar la difícil primera criba. A continuación, nos atrevimos a presentar las posiciones del 16 al 30, lista que presenta una curiosa variedad formada por álbumes de lo más variopinto. Encabezada por unos camaleónicos Foxygen, un psicodélico Ariel Pink o incluso una sensitiva St. Vincent con tintes más eléctricos y poperos. Estaréis de acuerdo o no, pero no os dejará indiferentes.

30

'Dedicated to Bobby Jameson'

Ariel Pink

A estas Alturas podemos esperarnos cualquier cosa de Ariel Pink, reflejando una personalidad siempre esquiva en todos sus trabajos. En esta nueva referencia vuelve a jugar con las tonalidades Lo-Fi más díscolas, encontrando la perfecta claridad para dibujar alguna de las melodías más notables de su carrera como es el caso de ‘Another Weekend’. Resulta admirable el equilibrio que siempre es capaz de encontrar entre el apartado más alucinógeno de su música con aquel otro donde todo parece asentarse entre efectos vocales de lo más levitante. Precisamente esta es una de las señas de identidad del disco, mostrando todo el bizarrismo que es capaz de lograr como es el caso de ‘Time to Live’, dejando del mismo modo paso a composiciones más cálidas y lánguidas muy bien reflejadas en temas como ‘Do Yourself a Favor’. Así es como el músico norteamericano rinde homenaje a la figura de Bobby Jameson a su homólogo quien fue uno de los máximos exponentes de la canción protesta en los Estados Unidos de los 60.

29

'Arca'

Arca

Alejandro Ghersi se calza el traje de cantautor (castrado) en una suerte de Antony latino para presentar su disco más personal y completo hasta la fecha.

En su primera incursión como cantante a tiempo completo, Alejandro arrastra su voz –principal protagonista de todo el disco- entre texturas electrónicas abstractas, sutiles, mientras va modulándola y mutándola, explotando en falsetto, y en inflexiones vocales desdibujando su género (sexual).

“Arca” huele a cuero y a sudor, a dolor y a pena, pero también capaz de escribir canciones tan deliciosas como el house a cámara lenta de “Desafío”, único punta de fuga de un trabajo oscuro e inclasificable, capaz de aglutinar presente y pasado – ese piano desvencijado de “Child” preñado de atonalidad- de manera absolutamente magistral.

28

'Life Will See You Now'

Jens Lekman

Los que añorábamos el pop desinhibido y cándido de “Night falls over Kortedala” (Secretely canadian, 2007) estamos de enhorabuena, el último trabajo del sueco es una bonita colección de canciones, un auténtico revulsivo para la crisis creativa y personal que le hizo colgar el micro unos años atrás. Todo el trabajo destila sencillez y buenrrollismo, acariciando nuevos lenguajes musicales como el tropicalismo –“Wedding in Finisterre”, destila mojito y ya te sientes la arena bajo los pies-, e incluso se apropia del compás del house en “How we met, the long version” y para brindarnos una de sus piezas más bailables: “What´s the perfume that you wear?”

Fiel a su firma, no se olvida de sus medios tiempos marca de la casa, “Hotwire the ferris Wheel”, con la participación de Tracey Thorn o la frágil “How can i tell him”. Sin lugar a dudas, uno de los mejores discos pop del año que se merecía más atención por parte de los medios y que demuestra a Jens en excelente estado de forma y si no nos crees, acércate a “Evening prayer”; quizás te haga cambiar de opinión.

27

'Capacity'

Big Thief

Nos llamaron la atención el año pasado con Masterpiece y nos han convencido en este 2017 con Capacity, un disco que combina la aspereza del indie rock americano con la sutileza dream pop que empapa la voz de Adrianne Lenker. Canciones como “Black Diamonds” o “Mythological Beauty” deberían estar en cualquier lista de lo mejor del año.

26

'A Crow Looked at Me'

Mount Eerie

Tan atado a la historia real que lo inspiró (la muerte de la esposa de Phil Elverum, cabeza pensante detrás de Mount Eerie), A Crow Looked At Me es una de las escuchas más difíciles y menos agradables del año. Elverum, completamente desgarrado por dentro, nos regala 11 canciones tan brillantes como incómodas, recordándonos que no toda la música pop tiene que suponer una experiencia agradable. Sin duda, uno de los discos más interesantes en la carrera de un titán del folk contemporáneo.

25

'Hug Of Thunder'

Broken Social Scene

Otro de los regresos más anticipados del año se salda con un muy buen disco que, pese a no llegarle a la suela de los zapatos a los puntos más altos del grupo, supone una agradable entrada en su discografía. Con su primer disco en ocho años, Broken Social Scene han sabido adaptarse a los tiempos, dejando de lado la épica Arcade Fire-iana de temas como “Meet Me In The Basement” para acercarse más a la cordialidad indie pop de “Skyline” o “Stay Happy”, que ya forman parte de las playlists de la mitad de cadenas de cafeterías de Occidente. Probablemente, el álbum más accesible de su carrera.

24

'50 Song Memoir'

The Magnetic Fields

Estamos de enhorabuena y es que los Magnetic Fields no se prodigan mucho en publicar discos. Más si cabe, en esta ocasión la celebración es aún mayor, ya que Stephin Merritt ha cumplido 50 años y lo ha celebrado componiendo 50 canciones. El encanto por el uso de sintetizadores analógicos, unido a ese folk siempre huidizo que es marca de la casa, provoca que este 50 Song Memoir vuelva a ser un trabajo que cale muy profundo. Canciones de temáticas lo más variadas posibles, recogiendo momentos de lo más puntuales pero definitorios de todo lo que han supuesto las obras de Merritt para el desarrollo de la música contemporánea. Por todo esto estamos ante una nueva muestra de la capacidad del músico para encontrar siempre historias de carácter entrañables pero que no esconden preocupaciones que se acentúan con el paso de los años, dejando un margen tanto para el apartado más descriptivo como para aquel otro en el que simplemente nos queda recrearnos y caernos rendidos ante la sencillez con la que siempre logra plasmarlo todo. El control sobre todos los elementos que intervienen en sus temas, sean muchos o pocos, provoca siempre un resultado entretenido y sorprendente, propio de uno de los más grandes compositores vivos que nos quedan.

23

'Antisocialities'

Alvvays

El segundo LP de la formación canadiense confirma totalmente las buenas impresiones causadas en su debut homónimo publicado en 2014, mostrando sus credenciales como una de las grandes formaciones pop de la actualidad. Así es como dibujan unas líneas que huyen de la monotonía dream pop, adquiriendo por momentos incluso una cierta contundencia en las guitarras mostradas. Unas características que convierten al disco en una obra de lo más disfrutable, con momentos que rozan lo épico como es el caso de ‘In Undertown’. Incisivos y en todo momento evitando anclarse en el cierto apartado melancólico al que puedan remitir sus letras. Una vía de lo más fulgurante con la que dan un paso hacia adelante, afianzándose e la hora de encontrar el camino exacto para revolucionar sus canciones como bien ocurre en ‘Your Type’. Incluso cuando rebajan pulsaciones, también son capaces de encontrar matices de lo más interesantes en base a pequeños juegos ruidosos de fondo, algo que podemos encontrarnos con claridad en ‘Already Gone’. Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los trabajos más encantadores y detallistas del año.

22

'Masseduction'

St. Vincent

Resulta imposible encontrarnos dos trabajos de Annie Clark similares, ya que en cada nueva entrega siempre encuentra la forma precisa de reinventarse. En este Masseduction da rienda suelta a todas las armas y posibilidades que había encerrado hasta el momento en composiciones pasadas, saltando más que nunca a la acción para afilar las garras y apuntalar unas canciones pop de altos vuelos. El componente electrónico es algo que se encuentra más que nunca presenta en sus temas, atravesándolos transversalmente para deformarlos y lograr una latencia rítmica que aflora en el momento menos esperado. Todo ello resulta ejecutado desde una perspectiva más valiente que nunca, siendo consciente del alto estatus en la música alternativa que se ha ganado a pulso a través de los trabajos publicados a lo largo de estos años. Así es como se consuma un gran golpe en la mesa, abriendo un camino que a bien servirá para inspirar a muchos y dejar boquiabiertos a más de uno.

21

'Relatives in Descent'

Protomartyr

Protomartyr vuelven a la carga con un trabajo que destila realismo en cada uno de sus trazos, potenciando su fórmula post-punk muy adherida a su vertiente menos concesiva, donde la desgana vocal logra transmitir al máximo toda la materia social encerrada en sus letras. A lo largo de sus anteriores referencias había quedado bastante claro que los de Detroit no son una banda al uso. Desde la disposición apática y desgarbada de sus miembros hasta la forma de romper cualquier tipo de dinámica encerrada en sus temas. Unas características que quizás solo las podamos encontrar de una forma cercana a The Fall, solo que en el caso de Protomartyr su vocalista Joe Casey se ciñe a su papel sin salirse de los dictados encerrados en sus temas.  A partir de esta imagen que desprenden, podemos entender a la perfección como tratan sus temas de una forma atormentada, sin mantener la ilusión por nada sino más bien restándola de las acciones planteadas en sus canciones. En este Relatives in Descent se vuelve a mantener el mismo sabor amargo en toda su duración.

20

'Rocket'

Sandy (Alex G)

A sus 24 años Alex G ha conseguido que su carrera resulte de lo más completa, mostrando una evolución progresiva en cada trabajo que no solo se limita a las técnicas de grabación empleadas, sino también el afán por dotar a sus canciones de múltiples caminos. Esto es lo que nos encontramos en Rocket, su octavo trabajo marcado por la disparidad de sus canciones y los momentos de enorme condensación experimental alcanzados. No estamos hablando de un disco poco coherente, ya que más de la mayoría de los temas se mantienen en parámetros reconocibles, sino que su carácter experimental lo ha llevado a facturar las dos composiciones más descarnadas de su carrera. Por otra parte, la presencia de influencias cercanas al folk pastoral, el country y al jazz, abre una nueva paleta sobre la que el músico se mueve una vez más a la perfección, canalizando en esta ocasión su tono quebradizo a través de un ambiente mucho más distendido. Contando con arreglos mucho más abundantes y precisos que en sus primeros trabajos publicados en bandcamp, Alex G evita la estandarización de su música.

19

'Kelly Lee Owens'

Kelly Lee Owens

La trayectoria de Kelly Lee Owens ha sido cuanto menos peculiar. De bajista de los desaparecidos por el momento The History Of Apple Pie hasta alcanzar un destacado LP que se mueve en terrenos de la electrónica más levadiza dándose la mano con el pop. En definitiva, algo muy diferente al entusiasmo juvenil depositado con su anterior banda. En su gran salto en solitario, la londinense desarrolla unas texturas muy relacionadas con un estado de concentración permanente, alternando a la perfección la parte vocal de sus composiciones con todo lo fríamente eléctrico que brota de los sintetizadores. El resultado final es un trabajo muy bien estructurado en todas sus vertientes, pasando del hipnotismo propio del trip hop hasta el ambiente propio de un club de baile elegante y comedido. Kelly Lee Owens nos muestra un debut que se mueve en la electrónica de club más hipnótica y apagada para acoplarla a la perfección a estructuras que parten de un pop con tendencia a lo barroco. Un trabajo coherente en todas sus líneas y con gran capacidad para abstraer al oyente hacia estados tan equilibrados como convulsos.

18

'This Old Dog'

Mac DeMarco

El canadiense no escogió la vía fácil para dar cabida a las composiciones de su cuarto trabajo, ya que cuando todos esperábamos una continuidad bastante clara respecto a Salad Days, él optó por simplificarlo todo al máximo, reduciendo al mínimo las guitarras tan distinguibles de bedroom pop que precisamente él popularizo en su momento. Fuera de ahí, lo que sí que podemos decir es que los temas de este This Old Dog, siguen encerrando toda la despreocupación necesaria para reflexionar sobre el entorno de una forma clarividente y sin presión por el paso del tiempo. Quizás acentuar esta faceta sea un sinónimo de madurez bien alcanzada, a la par de atreverse a formalizar nuevos registros más relacionados con esa fina línea que separa lo acústico de lo eléctrico. Por todo ello, aunque en una primera impresión nos pareciese que su trabajo fuese de lo más desconcertante, al final podemos distinguir con claridad las señas de identidad de un músico que siempre acaba transmitiendo solo cosas positivas.

17

'Hang'

Foxygen

La banda de Sam France regresó con un destacado trabajo ante las ciertas dudas de su disolución. Con una carrera marcada por canciones en muchos casos tan excéntricas como espectaculares, podemos decir que este Hang es su trabajo más equilibrado. Tirando de referencias que apuntan hacia los grandes musicales de Broadway, la formación norteamericana ha encontrado una vía de arreglos orquestales ejecutados a la perfección, que refuerzan el carácter huidizo que muchas veces tienen sus melodías. A lo largo del disco nos vamos a encontrar con momentos de todo tipo. Desde la espectacularidad de composiciones titulares como ‘Follow the Leader’, hasta momentos donde lo comedido y cálido se ve agrandado como resulta en la disfrutable ‘On Lankershim’. Así es como modulan la faceta más psicodélica y alocada con la que los conocimos, en favor de una personalidad siempre poliédrica donde no sabes muy bien por donde van a salir. Lo que sí que podemos concluir, es que en esta ocasión logran emocionar en todas sus facetas tomándose más en serio que nunca su carrera musical.

16

'Soft Sounds from Another Planet'

Japanese Breakfast

Michelle Zauner ha regresado con su segundo trabajo en dos años, reforzando aún más los matices bien definidos de su debut sin dejar pasar por alto una visión más espacial de sus composiciones. Afrontando la mayoría de los temas de forma hipnótica, echando mano de recursos de dream pop que disuelve a merced de un ruido de lo más aliviador, nos encontramos ante una propuesta que siempre busca la sorpresa y acaba atrapándonos de forma cíclica en elementos planteados. Como si se tratase de una buena banda sonora en la que cada detalle conduce hacia otro nuevo, las canciones de este Soft Sounds from Another Planet son capaces de crear ambientes de lo más misteriosos pero siempre con un apartado cristalino y resolutivo que marca las diferencias. Estamos hablando por ejemplo de ‘Machinist’, una canción que poco a poco caer rendida ante los brillos propios de la elegancia bailable setentera pero que siempre mantiene el buen pulso con unas modulaciones en los teclados que ahondan en un carácter experimental. Sin lugar a dudas estamos ante una de las grandes confirmaciones del año, ya que la etapa de revelación parece quedar muy lejos aunque solo haya pasado un año de su debut Psychopomp.

Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *