Especial

Los mejores conciertos del 2017

Por -

Cada año que pasa creemos que no podemos vivirlo con más intensidad en lo referente a directos, sin embargo este 2017 se ha vuelto a llevar la palma en cuanto al gran disfrute vivido al pie del escenario. Soltando adrenalina en muchos casos y deleitándonos ante auténticos virtuosos en otros casos, podríamos decir que no nos hemos llevado grandes decepciones en directo en estos últimos meses dejando constancia a lo largo de estas líneas de cuales han sido nuestros momentos más álgidos a los pies de un escenario.

Cass McCombs – Valladolid (Sala Borja, 3/2)

El gran primer concierto del año había generado grandes expectativas ante la primera visita del norteamericano a Valladolid en uno de los mejores momentos de su carrera, algo que se cumplió desde el primer momento, ofreciéndonos un directo de lo más sobrio. Con una banda que ejecutaba las canciones a la perfección y unas ganas de agradar por parte de nuestro protagonista que no suelen ser muy habituales, el repertorio desgranado llenó cada uno de los rincones del patio de butacas. Por todo ello la noche se convirtió en el ejemplo perfecto de lo apasionada que puede ser la canción americana sin meterse en su lado más tradicional, sino viajando hacia una faceta personal mucho más dolorida pero en el fondo tan bien sanadora. Momentos como la interpretación de ‘Morning Star’ o el apoteósico final con ‘You Saved my Life’ seguirán por mucho tiempo en nuestras retinas. Noé

Woods – Barcelona (Sala Apolo, 6/4)

Woods son una de esas bandas que no importa cuántas veces hayas visto en directo. Siempre vas a sentir muy de cerca la extrema delicadez con la que describen todo aquello que no te deja dormir, todas aquellas cosas que completan tus momentos reflexivos que tienden a romperse en la dirección menos dramática posible. En esta ocasión acompañados de nuevo por John Andrews en los teclados, la banda originaria de Brooklyn realizó un certero repaso a su década en activo, dejando completamente de lado Love is Love, su próximo mini LP que vería la luz en cuestión de semanas. De este modo, sin ningún tipo de presión por presentar temas nuevos, el concierto fluyó de forma ligera a través del gran juego de guitarras mostrado por Jeremy Earl y Jarvis Taveniere, el primero encargado de dotar a los temas de un ambiente distendido, mientras que el segundo daba rienda suelta a la parte más electrizante del repertorio. Noé

Me and the Bees – Barcelona (Sala Be Good, 7/4)

La forma que tienen de defender Me and the Bees sus temas en directo resulta más poderosa que la versión de estudio, aprovechando el más que correcto sonido de la sala para elevar cada estribillo al máximo como fue el caso de un ‘Now Alone Come On’ que supuso una de las joyas de la velada. Los años que acumulan a las espaldas el grupo se hicieron más que presentes a la hora de saber enfatizar cada rincón escondido de los temas, bien sea en los coros o en esas melodías a forma de arreglos que acaban por moldear la mayoría de los temas. Por eso, el enorme arsenal de hits destinados para la felicidad de Menos Mal como es el caso de ‘21, 32, 45, 69’, ‘Spinnin’’, la dedicatoria in situ de ‘Los Junquera’ o los puños en alto en ‘If You’ que confirmaron que el público estaba disfrutando tanto del directo como la banda. Una velada que supuso un empujón de entusiasmo para celebrar todas esas cosas que nos hacen felices. Noé

Grace Jones – Barcelona (Primavera Sound, 3/6)

Quienes pensábamos que la actuación de Grace Jones en el pasado Primavera Sound iba a ser buena nos equivocamos, fue mucho mejor. Y es que la jamaicana no decepciona, ya sea dando una entrevista, actuando o publicando su biografía, ella nunca te deja impasible. Salió al escenario con el rostro cubierto por una calavera y con motivos tribales pintados recortándose sobre su lozana figura de sesenta y nueve años, toda una mujer chamán acompañada por una cohorte de bailarines que parecían salidos del espectáculo del Rey León. Arrancó con ‘Nightclubbing’, mientras el viento que se levantaba por el aforo esparcía como un conjuro las palabras de Iggy Pop para dar rienda suelta a un concierto de altos vuelos. Rubén

Biznaga – Valladolid (Festival Véral,17/6)

Los madrileños Biznaga regresaban por cuarta vez a su bautizada en su debut ‘Ciudad del Mal’, con un segundo LP impecable como es Sentido del Espectáculo. Si sus directos siempre han estado caracterizados por la voluntad inequívoca de lograr el empuje infalible a través de sus melodías que apuntan hacia estructuras pop, en esta ocasión pudimos comprobar una gran madurez que convirtió su actuación por momentos en catarsis. Escenas como las vividas el final de ‘Jóvenes Ocultos’ o la devastadora ‘Nigredo’, ponen de manifiesto el carácter totalmente serio que han adquirido sus composiciones, junto con un discurso más que sólido capaz de dejar directamente en ridículo a la mayoría de los discursos de carácter político y social a los que se ha subido al carro la lírica nacional últimamente. Lo suyo seguramente pasa por ir a piñón fijo, encontrándonos su gran habilidad en volatilizarlo todo en el momento que quieren ir directamente desbocados. Siempre lo consiguen, y aunque el ambiente del Véral no era totalmente el propicio para ellos, la impresión que nos quedó es la de estar ante una de esas bandas que marcan conciencias. Noé

Ryan Adams – Barcelona (Crüilla, 8/7)

Después del agridulce recuerdo de su anterior actuación en Barcelona en la sala Bikini hace quince años, el show del norteamericano levantaba cierto recelo, pero fue salir al escenario y pensar que una remontada era posible. Y vaya si la hubo. Con un sonido claro y preciso, Adams dio un repaso por su abultada discografía, desde la  reciente ‘Do  you still love me’, recogida en su último trabajo Prisoner al bis con la emocionante ‘My winding Wheel’, incluida en su debut. Entre ambas, incursiones del calibre de ‘To be Young’, ‘New York, New York’, ‘When the stars go blue’, ‘Cold roses’, todo un grandes éxitos ejecutado con precisión y maestría por un Adams entregado, libre de alcohol y problemas personales al que se le vio feliz y capaz, esta vez sí, de dar lo mejor de sí mismo. Rubén

Kamasi Washington – Barcelona  (Sala Barts, 24/7)

Washington rezuma carácter, su porte agigantado, con esa túnica color crema nos retrotrae a la figura  de Pharoah Sanders, es como un espectro, un negativo atrapado en el tiempo, llamado a revitalizar la impenetrable escena jazz. Acompañado por una abultada nómina de músicos: dos baterías, cantante, órgano, contrabajo, trombón e incluso flauta y saxo soprano a manos de su padre, Rickey Washington, el inicio del concierto fue arrollador y sentó las bases del  devenir del directo: toda una big band poseída por el jazz cósmico de los setenta conducida por el auriga Washington hasta que llegó el momento de aterrizar tras casi dos horas de planeo cósmico. Vaya viaje. Rubén

Él Mató a un Policía Motorizado – Aranda de Duero (Sonorama, 12/8)

Los argentinos disfrutaron la noche anterior a tope con La Casa Azul y llegaban dispuestos a emocionar con su rock de historias agridulces. La presentación de su último trabajo La Síntesis O’Konor se entremezclo a la perfección con su brutal trayectoria, logrando un repertorio de lo más equilibrado. Las nuevas canciones en directo cuentan con un refuerzo en la percusión, algo que sienta a la perfección a canciones cargadas de una furia provocada por los recuerdos rotos como bien se apreció en ‘Las Luces’. A pesar de algún problema inicial con el bajo de Santiago, el concierto continuó como un tiro, encontrando distorsión y melodía a partes iguales para adentrarse en una traca final culminada con puños en alto entre el público gracias a ‘Mi Último Movimiento’. Uno de los conciertos más esperados del festival no decepcionó en absoluto, sino que para muchos supuso la estampa perfecta de todo lo que queremos que al menos no se pierda en el Sonorama Ribera. Noé

Car Seat Headrest – Paredes de Coura (Vodafone Paredes de Coura, 17/8)

La frágil imagen que en una primera impresión ofrecen Will Toledo y su banda se viene en seguida abajo nada más hacer rugir sus guitarras. Como era de esperar, su actuación se convirtió en un karaoke de algunas de las canciones que han marcado el lado emocional del 2016 gracias a su magnífico Teens of Denial. Desde el empuje a trompicones de ‘Fill the Blank’ hasta los arrebatos que mejor los acercan a Pavement gracias a ‘Unforgiving Girl (She’s Not An)’, todo lo ejecutado y mostrado en el directo resultó de lo más engrasado. Por todo ello, cada minuto que transcurría de su directo nos hacía sentir unos auténticos privilegiados por poder vivir todo aquello, encontrándonos con un músico que ofrece unas características propias de aquellos que llevan décadas y décadas en esto. Cerrando el concierto viajando a sus orígenes con ‘Beast Monster Thing (Love Isn’t Love Enough)’ y una sensación tan épica como aturdida, consiguió que una desbordante emoción se propagase por todo nuestro cuerpo. Noé

Andy Shauf – Paredes  de Coura ( Vodafone Paredes de Coura, 18/8)

El canadiense ofreció uno de los recitales más destacados del festival, sabiendo exprimir al máximo el pop delicado y barroco contenido en su último trabajo The Party, junto con una interpretación de lo más sentida. Para la ocasión, el músico presentó una formación donde no faltaron dos clarinetes con los que apuntalar todos esos momentos donde las melodías huidizas precisan de mayor embellecimiento. De este modo, el repaso a su última referencia, junto con la recuperación de temas tan emocionantes como ‘Jenny Come Home’, resultó todo un triunfo vitoreado por un público de lo más entregado y respetuoso.  Un sentimiento reconfortante que la formación supo transmitir a la perfección, convirtiendo la carpa en lo más parecido al salón de nuestra casa. Noé

Carolina Durante – Valladolid (Pérgola del Campo Grande, 8/9)

La joven formación madrileña llegaba por primera vez a la capital del Pisuerga con tan solo una canción publicada en su bandcamp, siendo la previa perfecta al histórico concierto de los Planetas que tendría lugar por la noche en la plaza mayor de la ciudad. Como muchas veces suele ocurrir, la previa se comió con creces al plato fuerte, encontrándonos a unos Carolina Durante desbocados a plena solana, moviéndose de forma espamódica entre recuerdos rotos y unas letras que logran conectar al máximo con generaciones postadolescentes. La sensación de estar viendo a una formación de esas que impactan fue una constante a lo largo del directo, sintiendo de buena mano las puñaladas y reversos de lo más ácidos que pueden encerrar sus canciones. Así fue como una nueva temporada musical quedaba inaugurada en la ciudad para para cargar fuerzas, identificar personajes en los temas y olvidar alguna que otra cara. Noé

Jeremy Jay – San Sebastián (Kutxa Kultur Festibala, 15/9)

Tras estar un tiempo bastante desaparecido de todo tipo de actividad, el músico ha logrado una buena formación clásica de respaldo que pone punto y final a sus presentaciones electrónicas en la pasada edición del Primavera Sound. A pesar de tener un nuevo disco a punto de ver la luz, el músico decidió atacar desde el principio con auténticos clásicos del pop marchito y de sonrisa agridulce como son ‘Caught in a Whirl’ o ‘In This Lonely Town’. En todo momento pudimos comprobar su vitalidad, esa sensación de atravesar un momento bastante feliz donde poco parece importar etapas anteriores más difíciles. Un entorno en el que pudo recrearse de una forma muy guitarrera para acabar introduciendo canciones que pintan más que bien como fue el caso de ‘What’s Going On’. Sin defraudar y haciéndonos sentir que buenas canciones están por llegar, Jeremy consiguió recordarnos el motivo por el que le queremos tanto. Noé

The Divine Comedy – San Sebastián (Kutxa Kultur Festibala, 16/9)

En su segunda visita a nuestro país dentro de la gira de presentación de Foreverland, el músico norirlandés ofreció uno de los conciertos más destacados del festival, logrando seguramente el setlist soñado por muchos. La elegancia de sus composiciones hizo acto de presencia desde los primeros acordes de la inicial ‘Absent Friends’, encontrando el arropo ideal en una banda que contaba con dos teclados, dejando el perfecto protagonismo de crooner barroco a nuestro particular gentleman. Sin demasiada presión por soltar una gran cantidad de los temas de su último trabajo, el concierto se convirtió en un repaso por momentos tan dulces como ‘Songs of Love’ o un ‘Something For The Weekend’ que apuntó más eufórico que nunca. Sin saber muy bien si tenía frío o calor encima del escenario, Neil Hannon se mostró en todo momento bromista y detallista a la hora de introducir sus temas, pudiendo comprobar muy de cerca el carácter afable que lo caracteriza. Despidiéndose con uno de sus mayores clásicos como es ‘Tonight We Fly’, sentimos como sus canciones siempre nos han acompañado en todos aquellos momentos en los que la felicidad es el camino más claro. Noé

Yellow Days – Madrid (Primavera Club, 22/10)

A una semana de publicarse su LP debut, lo que nos ofreció en Madrid fue un directo cargado de esos sentimientos que surgen de las experiencias vividas con un mismo sin olvidarse de la entrega escénica. Lo del joven músico británico resultó un perfecto ejercicio de como dejar que su voz con aroma clásico tomase el protagonismo para empezar a divagar a través de unos teclados llevados incluso hasta el sonido dixie. Un auténtico disfrute que se plasmaba en los movimientos corporales de un público que supo corresponder con lo que se estaba viviendo encima del escenario. Aguantando en todo el momento el peso de los temas, sin que estos llegasen a eclosionar por completo, el carácter comedido de los temas sirvió para que el clímax hipnótico de la noche pareciese no tener fin. Al igual que ocurriese con otros talentos en su momento como King Krule, estamos convencidos que lo de Yellow Days también llegará muy lejos. Noé

Spoon – Barcelona (Sala Apolo, 15/11)

Spoon trazó un amplio recorrido por su amplia discografía en las casi dos horas que duró su actuación, mostrándonos no solo canciones que suenan igual de frescas con cuatro lustros a su espaldas sino a un grupo –y a un Brit Daniels en particular- en pleno estado de gracia. Con la excusa de presentar sus nuevas composiciones en la ciudad condal, Daniel abrió el repertorio de la noche con ‘Do I have to talk you into it’, primeras palabras  del nuevo invitado, ‘Hot thoughts’, al que le seguirían nuevas interpretaciones a lo largo de la noche que encajarían a la perfección con las más añejas, como ‘Beast and dragon’ o ‘Everyhing hits at once’, esta última del lejanísimo Girls can tell. La siguiente pieza, ‘Inside Out’, acompañada por los maravillosos teclados de Alex Fischel fue una exquisitez, con un Daniel pletórico y con un sonido sencillamente perfecto. Rubén

Father John Misty – Barcelona (Sala Razzmatazz, 18/11)

Poco importa donde comienza el pasaporte y termina el alias, lo que es incuestionable es que Josh Tillman es uno de los mejores entertainers de la actualidad, tal y como demostró a su paso por la sala Razzmatazz ante un aforo que rozaba el lleno. Rodeado por buenas compañías, el músico de Maryland entró en el escenario con paso rápido para aferrarse al micro e interpretar una sentida ‘Pure Comedy’, que abre su disco homónimo publicado este año. Con un estado vocal excepcional, y respetando el orden original de dicho trabajo, Tillman ejecutó los últimos minutos de ‘Things it would have been helpful to know before the revolution’ entre espasmos e hincó las rodillas en el suelo casi en un acto de redención, de sabor casi mesiánico con su generosa frente sujetando su cabellera echada hacia atrás. Pura comedia. Rubén

Together Pangea – León (Purple Weekend, 6/12)

Uno de los últimos conciertos del año llegaba de una forma un tanto extraña, ya que la presencia en el cartel de Together Pangea en el cartel del Purple Weekend contrastaba con las bases puretas mod de algunos de los asistentes más asiduos al festival. A pesar de ello, el directo se animó rápidamente con el público joven y verdaderamente interesado entre las primeras filas, dispuestos a ilustrar y sentir algunas de las letras más desbocadas y macarras que nos hemos encontrado en los últimos años. Así es como la banda de california ejecutó un concierto perfecto, repleto de aquellas melodías implacables y altamente coreables que nos han acompañado a lo largo de estos últimos años en nuestras noches de lágrimas tanto de euforia como de rabia. Un completo ejercicio acerca de cómo condensar la vitalidad juvenil en 45 minutos para alcanzar la extenuación perfecta. Noé

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *