Especial

Los discos nacionales más destacados de la década

Por -

Resumir estos diez últimos años de la música nacional en una lista no es nada sencillo, ya que influyen un montón de factores que provocan que las decisiones tomadas acaben siendo totalmente subjetivas. Un poco parecido a lo que acaban siendo día a día las entradas de Mindies, sin ningún patrón racional evidente más que seguir con una vocación por mostrar bandas de una forma totalmente independiente. A estas alturas queda bastante claro que las líneas que se pueden encontrar en la web acaban desligándose bastante del foco mediático para introducirse de lleno en todas las particularidades por los que una canción puede significar tanto para una persona. El escribir por y con pasión es algo que siempre caracterizará este medio,  por lo que la selección de estos trabajos no podría estar realizada de otra forma.

Quizás muchos de estos discos no tuvieron gran repercusión en su momento, sin embargo eso no es impedimento para poder revindicar todo lo que despertaron y supusieron para un grupo de personas reducido o no tan reducido. Al fin y al cabo todo en esta vida está guiado por sentimientos y sin lugar a dudas la música es una extensión clara de ello. Por todos estos motivos, la lista que se muestra a continuación está realizada desde el corazón y los recuerdos en lugar de la trascendencia en la historia de la música nacional que pudiesen haber tenido. Esperando que os empuje a escuchar de nuevo un disco que tenías algo olvidado o que alguno de ellos se convierta en una nueva parte importante de vuestra colección, comenzamos a desgranarla.

50

Vida Gris (Autoeditado, 2011)

Gúdar

El sonido propio del Baix Llobregat no sería lo mismo sin Gúdar. La formación siempre ha sabido como plasmar en sus canciones toda la extrañeza que proporciona la vida, con unos altibajos que muchas veces cuesta digerirlos. En este Vida Gris la banda supo muy bien cómo tratar con una cotidianidad que pesa como una losa, desarrollando por momentos un tono íntimo y confesional con el que aguantar las embestidas del día a día. Por otra parte tampoco renuncian a sus sonidos más intensos que siempre generan una incomodidad de lo más necesaria, muy relacionada con remover todos esos sentimientos que nunca se encuentran asentados. Su obra cumbre que siempre hay que recuperar en esos momentos de la vida donde no sabemos muy bien donde estamos.

49

Fiesta (Elefant, 2011)

La Bien Querida

El segundo trabajo de La Bien Querida nos trajo interesantes novedades, intentando renovar la que ya de por sí fue una propuesta bastante novedosa como la de su debut Romancero. Continuando con una temática sentimental tan desbocada como sensible, en esta ocasión las canciones se desplegaban poco a poco del núcleo de guitarra acústica para abrir la puerta a un formato de banda más poderosa con la que aportar un toque arrebatador a su propuesta. A todo esto tenemos que unirle la dolorosa honestidad y su consiguiente vulnerabilidad expresada a lo largo de letras como ‘Sentido Común’ para reivindicar uno de los discos más olvidados de la artista. Además experimentos tan acertados como el de la marcha sacra de ‘Monte de Piedad’ se quedarían grabados ya de por vida.

48

Mundo Fatal (La Castanya, 2014)

Me and the Bees

Mundo Fatal seguramente sea el disco más redondo e identificativo de la banda barcelonesa, logrando que sus canciones siempre permanezcan en esos terrenos del pop que apunta hacia la brillantez pero que siempre camina con pies de plomo. La forma de contener los momentos en los que las melodías resultan cegadoras siempre ha sido una de sus grandes virtudes, reflejándolo a las mil maravillas dentro de este trabajo. Con ese poso remoto que siempre se intuye de bandas como The Sangri-Las junto con una enorme habilidad de logar melodías sencillas y entusiasmantes, aún sigue fascinándome canciones como ‘Love and Fun’, conteniendo en poco más de dos minutos esa sensación de caminar apacible pero al mismo tiempo excitante.

47

Mermelada Dorada (La Castanya, 2014)

Aries

Isabel Fernández Reviriego siempre ha tenido un don para agitar las estructuras pop de una forma siempre fascinante, reinventándose a sí misma en cada trabajo. En su segundo LP se pudo intuir muy bien como la etiqueta de Charades cada vez se iba despegando más, incorporando un abanico de recursos rítmicos de lo más esquivo junto con efectos sintéticos que enfatizan esas sensaciones tan desbordantes como casi inexplicables. Al mismo tiempo la capacidad narrativa con la que crear paisajes reconfortantes, donde lo intrépido siempre está presente como es el caso de ‘Si Te Desanimé’, emerge como la punta de lanza para que este trabajo permanezca con el paso de los años en la memoria de una forma muy nítida.

46

El Mundo Se Va A Acabar (Siesta, 2013)

Pauline en la Playa

Seguramente no haya banda que pueda definir mejor esa sensación de conversar con uno mismo y explorar a fondo la necesidad de ubicar cada recuerdo de la forma que se merece. Concretamente este trabajo de Pauline en la Playa representa muy bien todo ello de una forma apacible y cálida. Guiando las canciones a través de un núcleo semi acústico, la forma en la que se desarrollan temas como ‘Todas Las Flores’ pone de manifiesto como las gijonesas son capaces de incluir metáforas visualmente muy potentes para romper con todas esas barreras sentimentales que nos acaban atando. Una bonita muestra de cómo su lírica, donde lo que parece ingenuo deja de serlo al instante inmediatamente posterior, resulta en todo momento de lo más brillante.

45

Anónimo (Sones, 2012)

Lorena Álvarez y su Banda Municipal

El debut de Lorena Álvarez nos pilló por sorpresa, encontrándonos ante una forma de desarrollar la canción popular que conectaba buenamente con nuestros sentimientos más arrebatadores. Cada uno de los episodios mostrados contiene motivos que invitan a dibujar una sonrisa, sin descuidar al mismo tiempo un mensaje siempre crítico con la forma de actuar de los seres humanos. Todos estos elementos acaban poniendo de manifiesto el esmero y al mismo tiempo espontaneidad que acaban encerrando las canciones. Así es como algunos de los temas de este trabajo pueden servir para superar una ruptura amorosa mientras que otros son el perfecto complemento a los momentos en los que necesitas inspiración para lograr unas buenas lentejas.

44

Tara, Motor, Hembra (Everlasting, 2011)

Nudozurdo

La banda madrileña siempre ha sido un grupo peliagudo a la hora de desarrollar sus sonidos crudos y repletos de oscuridad, encontrando en sus canciones un montón de rincones reconfortantes donde perderse en los tiempos más duros. Tara, Motor, Hembra seguramente sea el disco donde supieron destacar a la perfección su tono más sugerente y al mismo tiempo apegado a lo desolador. Conteniendo las dosis de ruido liberador precisas junto con los momentos donde el ser consciente de estar solo ante el mundo lo puede todo, canciones como ‘No Me Toquéis’ sacan a relucir los mejores momentos líricos de su carrera, logrando que inevitablemente se les eche de menos después de dejarlo definitivamente hace escasos meses.

43

Sangrín (Discos Humeantes, 2014)

Pablo Und Destruktion

El segundo LP del músico asturiano nos dejó con unas canciones a corazón abierto, cargadas de compromiso, crítica política y una forma de cantar totalmente visceral. Logrando el equilibrio entre vivencias personales desalentadoras y la necesidad de crear una conciencia revolucionaria, Pablo afrontó este trabajo dotándolo de los sonidos más tormentosos posibles. La sensación de encontrarnos ante uno de esos discos descarnados, sin ningún tipo de artificio y con un completo realismo en el plano lírico fue algo inevitable, identificando al mismo tiempo alguno de los retratos más precisos sobre el país en temas como ‘Pierde Los Dientes España’. Haciendo que todo saltase por los aires, Pablo amplificó su mensaje de una forma muy necesaria.

42

Delirio Específico (Canada, 2012)

Extraperlo

Tras el soplo de aire fresco que había supuesto su debut Desyuno Continental, quedaba por ver como Extraperlo podrían volver a sorprendernos. Pues bien, lo lograron prácticamente sin despeinarse gracias a Delirio Específico y una visión de nuevo tropicalista pero más madura. El toque fantasioso de estas composiciones resulta fundamental para sumergirnos en una especie de oasis permanente en el que convivir con nuestros problemas emocionales y al mismo tiempo bailar con ellos. Temas como ‘Fina Vanidad’ o ‘Saxo Azul’ poseen ese tipo de ritmos que de forma inexplicable impregnan cabeza y cuerpo, logrando la sensación de poder aparcar por un tiempo bastante indefinido todo tipo de preocupaciones. Un logro a la altura de muy pocos.

41

De Lo Concreto a Lo General (Jabalina, 2013)

Doble Pletina

Está claro que Doble Pletina son capaces de interpretar sus sentimientos a través de una línea pop de lo más reconocible a estas alturas, algo que sin lugar a dudas nos impresionó sobremanera con su LP debut. Resultaba fascinante como la combinación entre canciones puramente intimistas junto con un apartado sintético de lo más atmosférico generaba el espacio preciso para involucrarnos con unas historias donde lo extraordinario de lo cotidiano siempre florecía. Con hits como ‘Hacer Algo’ que huían por completo en su forma de lo que conocemos puramente como un hit, los barceloneses demostraron como le tenían tomado el pulso a aquello de transformar todas las indecisiones que nos ofrece el día a día en letras inspiradores y con ese punto lanzado a sacar el máximo partido a las pequeñas cosas.

40

Puerto Príncipe (BCore, 2013)

Alberto Montero

El músico valenciano supo como encontrar en Puerto Príncipe la perfecta conciliación entre sus influencias de la música latinoamericana junto con la energía de una banda arropándole y el inconfundible aroma mediterráneo que siempre ha rodeado sus composiciones. A lo largo de este Puerto Príncipe se puede sentir muy de cerca ese espíritu de completa observación que rodea sus composiciones, tratando al mismo tiempo de encontrar los arreglos más preciosistas y eficaces. Desde la enamoradiza ‘Noche de Verano’ hasta la multisensorial ‘En El Camino’, no hay momento de descanso a la hora de dejarse llevar por una extraña paz que solo se puede sentir si toda tu vida se convierte en una aventura constante.

39

Está Bien (Discos de Kirlian, 2017)

Dois

El primer trabajo de la formación gallega nos dejó ante una forma de facturar canciones pop pegajosa, nerviosa y con un punto diferencial que mira hacia el Lo-Fi más peleón. En este Está Bien logran combinar historias de apariencia críptica junto a estampas inverosímiles, siendo en todo momento capaces de que el vaivén guitarrero no decaiga. Reflejando momentos donde el caminar resulta dicharachero pero al mismo tiempo con alguna que otra amenaza a la vuelta de la esquina como ocurre en ‘Coches Abandonados’, nos demuestran como también saben moverse a la perfección en los medios tiempos, todo ello sin descuidar la inspiración necesaria para que ‘Stromboli’ contenga un cúmulo de sensaciones lanzadas a por lo completamente liberador.

38

Movimientos (Sonido Muchacho, 2016)

Juventud Juché

El segundo LP de la banda asentada en Madrid nos dejó con una versión aún más agresiva de su particular art punk, encontrando una vía para verter toda la tensión y el desasosiego sobre un torrente de guitarras de lo más abrupto. A lo largo de estos temas se puede sentir muy bien todos esos pensamientos bulliciosos que asolan la cabeza, encontrándonos con una ansiedad muy bien canalizada a la hora de escribir canciones. Junto a ello el atrevimiento en los ritmos y la forma de alzar la voz a través de un discurso tan autodestructivo como dirigido a diferentes sectores de la sociedad nos dejan ante un trabajo totalmente rupturista. La confirmación de cómo lo suyo nunca será templar los ánimos sino liberar los malestares más profundos.

37

Agricultura Livre (Foehn Records, 2015)

Emilio José

El músico gallego siempre ha sido una de esas raras personalidades musicales que hay que celebrar por encima de todo. En Agricultura Livre nos volvió a dar motivos más que de sobra para ello, logrando un triple LP donde toca todos los palos posibles impregnándolo todo de una visión del mundo de lo más naturalista. Con un inevitable influjo de bossa nova que ayuda a crear el ambiente perfecto y necesario para desperezar los pensamientos, Emilio José es capaz de pivotar sobre temas como la política, el amor o la ruralidad. Todo ello no llega de una forma forzosa, sino como un ejercicio de reflexión donde no es necesario sacar los dientes porque el contenido resulta clarividente y completamente inspirado.

36

Connecting People (Discos de Kirlian, 2015)

Jessica & The Fletchers

Pocos discos pueden sacudir en la primera y sucesivas escuchas como el que logró la banda asentada en aquel momento en Barcelona. Toni Amaya y compañía demostraron su pasión por los sonidos C86 y twee pop logrando unas canciones que representan muy bien la necesidad de que tus acciones vitales estén orientadas hacia lo pleno. Con un ruido de lo más melódico capaz de impregnarlo todo, parece que en todo momento las canciones se encuentran en completo ascenso, logrando combinar de buena forma el cierto punto de nostalgia juvenil junto a esa sensación de intentar romper con todo que acecha en determinados momentos vitales. Sin lugar a dudas, uno de esos discos cuyo sentimiento para recordarlos será del de cariño.

35

No Son Tu Marido (El Genio Equivocado, 2015)

Hazte Lapón

La carrera de Hazte Lapón siempre ha tenido múltiples etapas de lo más interesantes, guardado todas ellas en común una forma de analizar el mundo y a uno mismo tan intensa como ingeniosa. En esta ocasión en No Son Tu Marido lograron equilibrar su faceta de banda capaz de lograr unos temas de matices frenéticos junto a ese ímpetu pop que los ha aupado a ser una banda de culto dentro del circuito nacional. Rondando en esta ocasión más que nunca las relaciones sentimentales, en sus múltiples formas y con sus diferentes grados de confianza, Hazte Lapón lograron un disco con el suficiente cúmulo de elementos agitados como para que la escucha completa siempre te deje con ganas de volver a pararte en una de sus partes.

34

La Plaga (Sonido Muchacho, 2016)

Terrier

Terrier siempre han sido una de esas bandas cuyas canciones están destinadas a poder amar u odiar muy fuerte, y con todo tipo de fundamento, a todo aquello que se cruza por tu camino. Tanto en un extremo como en el otro lo que está claro es que va a ser muy intenso y te va a hacer sentir bien. La Plaga es el disco del grupo que mejor resume esta doble personalidad que pueden encerrar los temas, encontrando la vía perfecta para desarrollar su pop de matices garageros donde el enfado y la euforia hay veces que casi no se pueden diferenciar. Partiendo de este punto el sinfín de canciones disfrutables del disco no tiene fin, encontrándonos incluso con historietas de lo más divertidas como las de ‘Gafas Estrábicas’ y ‘Annie Edson Taylor’.

33

El Murmullo (Autoeditado, 2012)

Templeton

Resulta complicado encontrar un disco donde se pueda pivotar alrededor de las diferentes caras del amor y sus efectos, saltando desde un apartado puramente de admiración hacia la otra persona hasta los rincones más abatidos que deja el propio desamor. A través de todo esto transitaron Templeton en El Murmullo, logrando al mismo tiempo convertirlo en un disco con el cierto influjo que marca el pasar página de una vez y dedicarse cada uno a su vida. Con canciones tan impecables y con vaivenes de lo más emocionantes como los descritos en ‘El Cazador’, la banda que nunca se ha adherido a ninguna vertiente pop clara logró el disco más variado de su carrera. Sin lugar a dudas uno de esos discos con los que recordar ciertos episodios vividos y enorgullecernos de nosotros mismos sea cual fuese su resultado final.

32

Odio París (El Genio Equivocado, 2011)

Odio París

El LP debut de la extinta banda barcelonesa llegó como un auténtico vendaval gracias a la frescura que atesoraba la mezcla de shoegaze altamente melódico y esas letras sin ningún tipo de complejos a la hora de ajustar cuentas en el apartado sentimental. Se podría decir que cada una de las canciones de este trabajo posee el suficiente potencial para tratar de romper con la nostalgia y hacer que, aunque ya casi han pasado 9 años de su publicación, todo lo que representan vuelva a estar muy presente en la cabeza. Historias de amores rotos combatidas y sanadas con ruido junto con un efecto totalmente impetuoso a la hora de encontrar una escapatoria. Por todo ello está claro que lo logrado por Odio París con su debut marcó un pequeño gran hito dentro del panorama nacional.

31

Futuro Terror (Discos Humeantes, 2014)

Futuro Terror

La puesta de largo de la banda alicantina nos dejó ante uno de esos discos de punk rock totalmente adictivos, capaces de moldear su contenido según la situación personal para concentrar toda esa rabia y urgencia en el objetivo deseado. Aún resulta de lo más fascinante como la colección de temas indaga en asuntos oscuros, de esos que nunca se muestran todos los detalles pero que al final logran aflorar con un ímpetu implacable. Seguramente el toque un tanto místico que esconden canciones como ‘María Orsic’ logre completar de forma definitiva el sentimiento por todo lo desconocido pero excitante que sugiere el disco y al que resulta muy difícil escapar.

30

Con Mi Tiempo y El Progreso (Lovemonk, 2012)

Linda Mirada

El segundo LP del proyecto de Ana Naranjo nos dejó con una fórmula aún más fresca que su debut a la hora de contextualizar un synth pop con un ojo puesto totalmente en el italo disco. Todo lo encerrado en este trabajo saca a relucir un ambiente completamente distendido con el que el tiempo parece detenerse, a la par de saber cómo estirar al máximo aquellas canciones totalmente arrebatadoras acerca de cómo hay que liberar los sentimientos. Buena muestra de ello fue ‘Secundario’, sacando a relucir una facilidad pasmosa para guiarlo todo por esa senda de baile elegante pero desinhibido que a la postre acaba imponiéndose a lo largo del disco para hacernos sentir lo completa que resulta la referencia.

29

The War of Species (Origami, 2012)

Wilhelm

La ya desaparecida banda pamplonica logró uno de esos debuts capaces de transmitir solo buenas sensaciones situándonos nuestra cabeza en un mundo animal de lo más fantasioso. El conjunto de canciones logrado partía de unos sonidos un tanto folkies para acabar despuntando hacia una vertiente puramente de punk pop, toda una hazaña que al mismo tiempo resultaba de lo más coherente para el oído. Pasando de cero a cien revoluciones en multitud de casos como el de ‘Elephant’, este trabajo representa muy bien la necesidad de seguir unos ideales sonoros y llevarlos hasta el final de una forma muy valiente. Solo así podemos tener discos tan explosivos y a los que volver cuando es necesaria una de esas dosis de no pensar y simplemente actuar.

28

Escapar con el Anticiclón (Sones, 2011)

Manos de Topo

La formación barcelonesa siempre fue capaz de sobrevolar ese espectro de historias rocambolescas que al final no resultaban serlo tanto. Siempre agudos en su ingenio y con un cierto humor ácido que a la postre se erigía de lo más revelador, Escapar con el Anticiclón fue el disco con el que por fin todo el mundo los tomó en serio y los encumbró como una de esas bandas capaces de remover los sentimientos que no acaban de asentar dentro de uno mismo. Con una instrumentación atrevida y con el punto perfecto para nunca generar un consenso claro, Manos de Topo lograron reivindicar de una vez por todas toda la extrañeza de sus composiciones para dejar claro como lo suyo nunca será hacernos sentir cómodos.

27

Consagración (Sonido Muchacho, 2018)

La Estrella de David

Resulta de lo más difícil decidir siempre mi trabajo favorito de La Estrella de David. Todo ellos tienen momentos de lo más especiales con los que tener el fundamento suficiente para afirmar que me quedo con ese por encima de los demás. A pesar de ello definitivamente creo que su más reciente Consagración es la obra que nos muestra el mayor número de caras posibles de David Rodríguez, reflejando tanto aquella propia del perdedor más abatido, la de la invitación a celebrar lo medianamente bueno que se te venga por delante o la de como la frustración se puede acabar convirtiendo en anécdota con el paso del tiempo. Dentro de todo esto, auténticas maravillas sobre el amor más honesto como ‘Erosky’ hacen que esta obra termine por calar hasta lo más profundo.

26

Vuelven Puzzles y Dragones (Discos de Kirlian, 2017)

Puzzles y Dragones

El primer y de momento único LP hasta la fecha de Puzzles y Dragones nos dejó con un conjunto de canciones donde la mella que hace el paso del tiempo se transforma en auténtica belleza lírica. Con una instrumentación abundante pero al mismo tiempo ligera en su ejecución, las historias tratadas siempre muestran la cara más amarga del amor, pero no por ello se esconde el cierto brillo que siempre queda ante el paso de los momentos más críticos. De esta forma los pasajes sonoros siempre se acaban decantando hacia un cierto impulso vital imprescindible, logrando que el caminar con el peso de los recuerdos no resulte tan pesado. Si a todo ello le sumamos una vía de completo desahogo en temas como ‘Carnavales de Súplica’, obtenemos uno de esos discos que definitivamente se asocian a etapas vitales ascendentes.

25

Siesta Mayor (El Genio Equivocado, 2015)

Las Ruinas

Hubo una época en la que a partir de noviembre siempre estaba expectante acerca de los anuncios relativos del disco anual de Las Ruinas. La excitación propia de saber cómo los barceloneses volverían a cumplir sobre seguro era algo familiar hasta que recientemente se esfumó con la disolución del grupo. Pues bien, Siesta Mayor seguramente refleja al máximo esa forma con la que las canciones de Las Ruinas siempre lograban amplificar al máximo cualquier tipo de sentimiento para luego amortiguar sus efectos mediante el resto de canciones del disco. En esta ocasión con auténticos himnos de lágrimas e insomnio como ‘Gabriel o Vencerás’ o ‘Cuando el Amor Se Va’ se coronaron una vez más como la banda única e irrepetible que son.

24

La Foto Fantasma (El Genio Equivocado, 2014)

Cosmen Adelaida

La banda madrileña siempre ha sido una de esas formaciones con las que ilustrar etapas cambiantes de tu vida, encontrando en las historias motivos más que suficientes para ello. En La Foto Fantasma lograron dar con la tecla precisa a la hora de desatar todo los demonios del pasado, obteniendo unos temas de contenido totalmente certero a la hora de ubicar los momentos amargos. Este ejercicio a la postre resulta de lo más necesario para identificar como están las cosas realmente en el presente, pudiéndolo comprobar a las mil maravillas en temas como ‘Copenhague’ o ‘Familia/Trabajo’. Encontrando también un lado reconfortante a la parte más triste del disco, algún que otro tema como ‘Presión’ se encuentra muy asociado a un refugio infalible frente a todas las veces que te rompan el corazón.

23

Carolina Durante (Sonido Muchacho, 2019)

Carolina Durante

El ascenso meteórico y consenso entre diferentes escenas logrado por Carolina Durante es algo que seguramente no se vuelva a repetir nunca más. Cuando su primer LP fue publicado ya teníamos la idea clara de todo lo que eran capaces de lograr, conectando de una forma precisa con un público juvenil tan desencantado como con un brillo en la mirada que aún conserva todo lo desafiante. La explosividad lograda entre recuerdos de esos que cuesta superar y la necesidad de dar muchas veces un salto al vacío supone la perfecta bandera con la que el grupo ha llegado muy lejos. Lo mejor de todo es que con todo el camino que les queda por recorrer a bien seguro tendremos con nosotros un montón de esos himnos donde la rabia se seguirá transformando en gasolina.

22

Juvenilia (Pretty Olivia Records, 2016)

Juvenilia

El único disco de Juvenilia hasta la fecha nos dejó ante una forma de hacer canciones que cuesta verla por aquí, haciéndonos ver como mostrar las influencias siempre puede ser muy acertado. Con un ojo puesto en el jangle pop, la formación ubicada en Madrid logró uno de esos discos que escuchar en bucle gracias a lo imaginativas que resultaban sus guitarras y el poso lírico repleto de situaciones donde los claroscuros abundan. Trazando una línea en todo momento luminosa y tarareable, Juvenilia representaron muy bien lo reconfortante que resulta encontrarse ante canciones sencillas que pueden desatar sentimientos de lo más potentes, haciendo que aproximadamente un par de veces al mes me pregunte cuando estarán de vuelta.

21

Torres Blancas (Lovemonk, 2017)

Wild Honey

La conversión de sus letras al castellano sin lugar a dudas sentó a las mil maravillas a Guillermo Farré, llegando todo ello acompañado de una completa búsqueda por dotar de una mayor calidez a su sonido. De esta forma Torres Blancas se presentó como un disco totalmente disfrutable, cargado de letras sugerentes logradas a modo de sinestesias. Con una instrumentación de lo más abundante que sin embargo huía de lo grandilocuente, la forma de disponer los arreglos de cuerda resulta en todo momento una delicia. Solo así es posible ilustrar lugares conocidos o completamente desconocidos con agradables tonos pastel y esa sensación de estar ante una experiencia capaz de brindarnos solo elementos positivos para nuestra mente.

20

Centro Dramático Nacional (Holy Cuervo, 2014)

Biznaga

La banda madrileña siempre ha apuntado de lo más alto a la hora de poner en jaque los esquemas de la sociedad, demostrando una vez más como para conseguir una canción política no es necesario caer en la obviedad. En su LP debut Biznaga consumaron todo lo bueno que cabía esperar de ellos tras su primer cassette, lanzándose a por un formato de canción punk que poco a poco parecía devorar y corroerlo todo como el ácido. Sin perder en ningún momento la sensación de estar ante melodías muy bien definidas con las que poder levantar el puño en todo momento, sin lugar a dudas este trabajo supuso una auténtica invitación a plantearnos los anclajes de nuestra vida desde el centro de un pogo.

19

Flores de Europa (Fikasound, 2014)

Los Lagos de Hinault

Siempre me ha fascinado la capacidad narrativa de Los Lagos de Hinault para lograr que cualquier suceso de tintes negativos pueda observarse incluso desde un punto de vista ventajoso. En Vidas Ejemplares pusieron de manifiesto esta habilidad, siempre sabiendo cómo dar vueltas a situaciones complejas con el objetivo de quitarle hierro al asunto. Sin embargo en Flores de Europa subieron aún más la apuesta encontrando la mejor solución posible a algo tan serio como con los problemas que causan los asuntos del corazón. Por todo ello lo único que podemos hacer es darles las gracias por su existencia y tratar de buscar una vez más la felicidad en temas como ‘(María Del) Mar Rojo’.

18

Salve Discordia (Mushroom Pillow, 2016)

Triángulo de Amor Bizarro

La icónica banda gallega fue capaz de subir la apuesta en Salve Discordia, un trabajo donde volvían a enseñar completamente las garras perfeccionando todos los elementos dispuestos sobre el tablero. Tratando de pulir su sonido sin perder fiereza, la maraña guitarrera habitual en ellos ganó aún más densidad y capacidad arrolladora, encerrando al mismo tiempo unos mensajes envenenados con los que enlazar directamente hacia el horror encerrado en los tiempos que corren. Del mismo modo, en este trabajo aparecen algunos de los himnos modernos más implacables del grupo como es el caso de ‘Barca Quemada’, siendo conscientes de cómo han sabido adaptarse también a melodías más pop con las que seguir abriendo el camino.

17

L’Estat Natural (Famèlic, 2014)

Univers

El LP debut de la banda catalana nos dejó ante una visión del post punk asociada a un apartado melódico de lo más contundente, evidenciando como sus canciones tienen un corazón pop de lo más ardiente. A través de unos temas de lo más fulgurantes, con un punto de nerviosismo de lo más constructivo para lograr que las melodías siempre tengan ese punto de lanzar el puño al viento, Univers nos plantearon un trabajo de acciones envalentonadas y con un espíritu lanzado a romper de buena forma con los atisbos de nostalgia. Todos estos elementos convirtieron su debut en un trabajo de lo más sólido, sin pausa para el respiro y con el suficiente bagaje shoegaze en su recta final para mostrar aún una mayor completitud.

16

Ay… (Acuarela, 2010)

Nacho Umbert y La Compañía

El debut en solitario de Nacho Umbert nos dejó ante un cantautor totalmente diferente del resto, capaz de articular unas historias desbordantes de vida y de detalles con los que construirnos unas escenas plagadas de anécdotas interesantes. Si a todo ello le unimos mensajes transcendentes sobre la existencia, la sexualidad o la soledad, podemos decir que estamos ante uno de esos trabajos que tocan multitud de temáticas y todas ellas son tratadas de forma acertada. Con un sonido recogido y cálido, la ejecución prácticamente acústica de los temas nos deja en todo momento con esa sensación de haber vivido lo encerrado en los temas, emergiendo algunos de los episodios descritos como un auténtico déjà vu diez años después.

15

Algo Nos Va a Pasar (Discos de Kirlian, 2016)

Espíritusanto

Tras varios singles y un maravilloso EP Espíritusanto no defraudaron con su puesta de largo, consiguiendo un trabajo delicado, repleto de arreglos preciosistas y con un contenido donde los recuerdos pesan mucho. Con unas canciones ejecutadas casi a modo de páginas de un diario, la enorme habilidad de los madrileños para plasmar esas situaciones donde los sentimientos nos llevan hacia el desasosiego quedó de lo más patente. La dualidad vocal femenina y masculina aporta el complemento perfecto para que estas canciones contengan ese plus de vitalidad rebosante con el que lograr que las canciones tomen matices totalmente realistas. Todo ello nos hizo ver como su orfebrería pop es algo irrepetible.

14

Campanas de Fuego Rosa (Limbo Starr, 2012)

Franc3s

El segundo y a la postre último trabajo de la banda gallega nos dejó con un conjunto de canciones afiladas, sin miedo a adentrarse en lo desconocido y con un apartado de lo más electrizante con el que rematarlo todo. Con la vista puesta en el post punk más voraz, aquel donde la línea de bajo suena de lo más abrupta, cada uno de los temas de este trabajo representa muy bien cómo enfrentarte a todo con los dientes apretados y sin pensar en las consecuencias. El ruido de fondo que impregna los temas supone el perfecto colchón sobre el que desarrollar unas letras ejecutadas en ocasiones a regañadientes pero con la necesidad de encontrar de forma constante la escapatoria perfecta, conduzca a un lugar mejor o peor.

13

Las Comarcas de Catalunya Vol. 1 (Canada, 2013)

Junco y Diamante

David Rodríguez y Joël Iriarte unieron fuerzas para facturar un original trabajo en el que cada una de sus canciones está dedicado a una comarca de Cataluña. Sin necesidad de ponerse a indagar en hechos históricos sino más bien historias personales vividas en ellas, sin lugar a dudas estamos ante el mejor homenaje que se le puede hacer al país catalán. Las 22 canciones contenidas nos emplazan en fiestas populares, romances y episodios de juventud plagadas de anécdotas tan divertidas como con ese punto de emotividad con el que tiendes a recordar los veranos pasados. Si a todo esto le unimos el amplísimo universo musical que son capaces de aunar los dos músicos, el resultado es una auténtica de esas que merece celebrar de forma sistemática.

12

Soft Gems (Sones, 2012)

Mujeres

Apartándose un poco de la etiqueta de descontrol y gamberrismo con la que se les conocía en Barcelona, el segundo LP de Mujeres los confirmó como la banda de guitarras infalible que es. En este trabajo combinaron esa faceta propia de personajes como Jay Reatard con una enorme habilidad para lograr canciones de esas cuyas melodías perduran dentro de los recuerdos más emocionantes. Este fue el caso de ‘I’m Over With You’ o ‘Seattle Waves’, canciones con las que demostraban que definitivamente no estábamos ante una banda garage más, sino ante una de las buenas que frente al paso de los años y las melodías efervescentes siempre van a significar mucho en nuestro corazones. Así es como construyeron un eslabón más de una cadena que parece nunca tener final.

11

Desorden (Sonido Muchacho, 2018)

La Plata

La formación valenciana irrumpió en el panorama nacional con uno de esos trabajos donde el pop se torna de lo más combativo y lanzado a quemar las naves. Con elementos de la new wave y unas letras capaces de reflejar momentos bastante autodestructivos, cada una de las canciones que integran el trabajo representa muy bien la necesidad de adherirse al vértigo vital si no quieres ser consumido por él. Sin renunciar tampoco a escenas un tanto oscuras que se relacionan a la perfección con su estética un tanto mística y oscura, podemos decir que su debut ha sido el más impactante de la última década dentro del panorama nacional. Una banda única capaz de escapar a influencias para lograr su propio universo nocturno y amenazante.

10

Muévete (El Genio Equivocado, 2016)

Pacífico

La corta trayectoria de Pacífico nos dejó un único LP de canciones pop aceleradas, edulcoradas en su forma y con las espadas en todo lo alto en el plano de su contenido lírico. La banda liderada por Miguel Rojas se sacó de la manga una referencia breve, de escucha compulsiva y lanzada a reflejar el apartado más agridulce de todos esos episodios vitales que con el tiempo se tienden a recordar con cierto cariño. Temas como ‘Rosario’ o ‘La Casa del Lago’ ponen de manifiesto como el amor propio sale a relucir en los momentos necesarios, todo ello muy bien recubierto del tono descarado propio del rock nacional de los 80. En definitiva, un trabajo con el que recordar cómo lo de Pacífico para nada fue algo anecdótico.

9

Basements: Music To Fight Hypocrisy (BCore, 2016)

Wild Animals

Resulta de lo más difícil encontrarnos bandas por aquí que se muevan en un apartado de rock melódico con matices heredados del hardcore tan entusiasmantes. El amor por estos sonidos quedó patente en el primer trabajo de Wild Animals, a la par de dotarlo todo de un mensaje que desprendía constantemente esa necesidad de vivir aventuras que te ponen el corazón a mil. Con unas líneas melódicas desbocadas, solos de guitarra de espíritu fuzz y un constante fervor porque todo siempre parezca que está en constante ascenso, la banda afincada en Madrid supo cómo no pasarse de frenada y mantener en todo momento el apartado enrabietado de sus temas. Solo así es posible que un disco pueda contener tantos recuerdos buenos de noches sin dormir.

8

Pesadilla Adulta (Munster Records, 2011)

Juanita y Los Feos

La formación madrileña hizo que su carácter punk alcanzase una nueva dimensión en su segunda referencia, todo ello sin renunciar a todo el simbolismo sangriento y apocalíptico que nos mostraron en su debut. A lo largo de esta referencia nos encontramos ante una sucesión de episodios cargados de fina ironía, contenido revelador y esa sensación de que hay que celebrarlo todo como si no hubiese mañana. Algo así como que el fin del mundo nos pille bailando pero afrontado con el frenesí propio de esas melodías que levantan el pogo de forma inmediata. Un disco donde no sobra ningún tema y cuya revisión supone una y otra vez descubrir significados lanzados con buenas dosis de veneno en múltiples direcciones.

7

Noches en blanco, días de sol (Autoeditado, 2013)

Miguelito Nubesnegras

El único LP de Miguel Rodríguez nos dejó con unas canciones rebosantes de espontaneidad, con su cierto punto de rumba rebajada y la sensación de concentrar muy bien las secuelas que deja la experiencia de dar el salto a una vida que no lleva manual. Todo esto quedó muy patente en un disco hasta hace poco bastante desaparecido por el mundo virtual, poniendo de manifiesto la necesidad de capturar para la posteridad todas esas historias que se inician como una celebración inocente y no sabes ni cómo ni cuándo acabarán. Con una sencillez melódica envidiable, muy bien reflejada en temas del estilo a ‘Cabeza Voladora’, el que fuese miembro de Los Claveles demostró un tremendo desparpajo a la hora de capturar una etapa de su vida completamente intensa.

6

LP2 (Everlasting, 2010)

Los Punsetes

Con Los Punsetes siempre pasa que no sabes muy bien con qué trabajo quedarte, ya que a lo largo de todos ellos siempre han dejado una esencia inconfundible. Sin embargo el segundo de ellos seguramente fue en el que más episodios ingeniosos lograron concentrar, haciendo que cada una de sus canciones provoque una sonrisa imborrable y al mismo tiempo sea posible identificar algo de tu entorno que pueda cuadrar con ello. Sin importar en la ejecución final ni cómo se pueda tomar el personal sus letras, estas canciones ante todo tienen un lado humano completamente arrebatador con el que sentir como son la banda nacional que mejor sabe interpretar cualquier suceso de la sociedad, suceda en la capa que suceda.

5

Tierra, Trágalos (Jabalina, 2010)

Klaus & Kinski

La segunda referencia de la banda murciana puso en alza sus virtudes para hacer que los sucesos cotidianos más detestables acabasen escapando hacia un lado mucho más disfrutable. Su forma de entender el pop, con su dosis exacta de mala leche y exasperación, salió a relucir de lleno en estas canciones, siendo conscientes de que lo más importante es siempre no casarse con nadie y criticar sin necesidad de aplicar filtros. La enorme variedad de ejercicios estilísticos contenidos a lo largo de la referencia también sirvió para comprobar como son una de esas bandas de lo más inquietas, capaz de seguir ideas aparentemente alocadas pero con un final de lo más feliz. Pidiendo cada año que algún día se alíen los astros para tenerlos de vuelta, escuchar de vez en cuando este trabajo me pone bastante feliz.

4

Año Santo (Mushroom Pillow, 2010)

Triángulo de Amor Bizarro

En su segundo LP los gallegos decidieron que había llegado del momento de sacar a relucir el ruido más feroz que son capaces de producir, todo ello sin lograr enmascarar al completo melodías siempre en el punto de ebullición. En esta ocasión poco importa si hay momentos totalmente estridentes, ya que pueden ser sus mejores aliados a la hora de transmitir sus mensajes pasionales y totalmente comprometidos con sus ideales. Quizás esta referencia también supuso el momento en el que sus letras se equilibraron entre un lado de matices más confesionales y lanzados a alcanzar una mayor globalidad, sacando a relucir se gran calidad a la hora de lanzar dardos con la cara descubierta.

3

Hay Una Luz (Ayo Silver!, 2013)

Kokoshca

La formación pamplonica siempre ha destacado por la enorme versatilidad encerrada en sus temas, pudiendo pasar del bolero a la canción punk calimochera en cuestión de minutos y sin que nada suene extraño. Hay Una Luz no iba a ser la excepción, estando ante uno de esos discos donde todos los experimentos resultan de lo más acertados. Con momentos de euforia imbatible y otros de tocar fondo casi a partes iguales, Kokoshca nos hicieron partícipes de todos ellos sin renunciar a su gran afición de contar historias de personajes totalmente corrientes. Desatando todas esas particularidades que nos hacen ver como nunca será posible encontrarles el acomodo preciso en el panorama nacional, sin lugar a dudas Hay Una Luz es uno de esos discos que aún sigue marcando con el paso del tiempo.

2

Mesetario (Gramaciones Grabofónicas, 2012)

Los Claveles

Pocos trabajos pueden conducirnos de una forma tan precisa, vivaz y realista hacia el interior peninsular junto todos los rasgos propios de su sociedad. Esto es lo que hizo Marcos Rojas en el único LP de Los Claveles, sacando a relucir un tono castizo, altivo y cargado de toda la picaresca propia de una forma de vida totalmente intrépida. Las canciones de este Mesetario nos abren un mundo de peligros afrontados sin inmutarse, todo ello aportando rasgos totalmente minuciosos de los escenarios en los que tienen lugar. A pesar de todo, este trabajo va mucho más allá recogiendo la esencia de eterno apartado de la sociedad que ha desarrollado un instinto innato para sobrevivir, mostrándonos el carácter necesario para ello.

1

El Material (Discos de Paseo, 2015)

Primogénito López

Desde el Baix Llobregat, David y Jose fueron capaces de transformar la losa que supone ser el paso del tiempo en un conjunto de canciones de esas que siempre te ponen las lágrimas en los ojos. Intentando que el sentimentalismo no sea capaz de invadir todos los recuerdos, en El Material fueron capaces de reflejar el peso de todas sus vidas en unas canciones que no esconden los episodios de profunda soledad, el eterno desamor y como las vivencias de juventud quedaron ya bastante atrás. Aunque el panorama parezca bastante devastador, la forma de encarar los temas es lo que convierte a este trabajo en un bonito homenaje a todo lo vivido, tratando de huir precisamente de aquello de que todo tiempo pasado fue mejor. Estas canciones siempre nos dejan la estampa del individuo que aguanta en pie frente a todos los vaivenes, de una forma muy digna y asumiendo que las cosas son como son. Motivos más que de sobra para que este trabajo sea coronado como el disco nacional más determinante de esta última década.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *