Especial

Los 20 mejores discos portugueses del 2018

Por -

Por segundo año consecutivo no hemos quitado ojo a todo lo que ocurre en la escena musical de nuestro país vecino, quedándonos una vez más fascinados por la gran cantidad de proyectos musicales que tratan de romper los moldes más clásicos. Tratando siempre de estar al día de todas aquellas bandas que surgen no solo en las grandes urbes como Oporto o Lisboa, sino también en localidades más pequeñas, nos hemos llevado gratas sorpresas en cuanto a discos debut se refiere. Del mismo modo, a través de la gran cantidad de festivales y conciertos que se alejan de los macrofestivales portugueses archiconocidos, hemos podido encontrar alguna que otra banda que se ha convertido en imprescindibles para nosotros en estos últimos meses. Según nuestros gustos, intentando plasmar el mayor número de géneros posibles, hemos confeccionado esta lista con los 20 trabajos portugueses más atractivos, teniendo el firme propósito de contribuir a un mayor conocimiento de todo lo que ocurre a no muchos kilómetros de aquí. Sin más preámbulos, os presentamos nuestra lista.

20

Cruising (Spring Toast Records)

Sun Blossoms

Alex Fernandes continúa demostrando lo acertado que resulta su proyecto Sun Blossoms, esta vez mediante el formato EP. En estas canciones recogidas bajo el título de Cruising es capaz de dar un paso adelante en la concepción de su garage pop para someterlo todo bajo el encanto de la baja fidelidad y el ruido más expresivo. Esta es la única forma de que canciones como ‘You’ sean capaces de encontrar esa vía tan liberadora, relacionada con dibujar una melodía capaz de no meterse de lleno en la euforia pero sí de representar un sentimiento corajinoso. Otra de las buenas partes del trabajo es que en sus dos últimos temas, hay tiempo suficiente para experimentar con paisajes casi cinematográficos destinados a cerrar los ojos y dejarse llevar hacia extremos bien diferenciados, alcanzando un lado relacionado la nostalgia y el pop de dormitorio, sin olvidarse de la necesidad de recrudecerlo todo en sus compases finales.

19

Fragmentos (Ruela Music)

Janeiro

Sin lugar a dudas Janeiro ha sido el artista revelación portugués del año, logrando captar la atención a través de un talento innato a la hora de combinar géneros clásicos como la bossa nova, el jazz y el pop de salón de una forma sencilla y con un resultado inmejorable. Este Fragmentos nos muestra a un músico de lo más inspirado a la hora de describir sus sentimientos amorosos, intentando en todo momento que las canciones no caigan en un lado puramente idealista, sino buscando amplificar sus múltiples caras. Con un tono con el que intenta refleja una moderada despreocupación, los temas contienen momentos instrumentales de corte minimalista y totalmente necesarios a la hora de sostener el lado más reflexivo de las composiciones. Estamos por lo tanto ante un músico que siempre encuentra el mayor remanso posible en todos sus temas sin perder en todo momento el sentido de belleza en todas las escenas descritas.

18

A Free Spirit Death (Cão da Garagem)

Moon Preachers

El dúo formado por Rafael Santos y João Paulo Ferreira logra entregarnos en su primera referencia uno de esos trabajos donde no hay ningún tipo de relleno, intentando en todo momento dar rienda suelta a la crudeza de su garage punk de la forma más melódica posible. Debido a ello, a lo largo de las 7 canciones que lo contienen, el vértigo va a estar de lo más presente para generar esa sensación de vivir la vida de una forma estrepitosa e intentando que en todo momento todo cobre un significado de lo más especial. Tanto a través de la vía más relacionada con el fuzz más caótico como la propia de alcanzar la máxima aceleración en sus melodías, Moon Preachers logran sumergirnos en una agitación inapelable, donde la actividad cerebral parece dispararse hasta un listón de lo más alto. Es aquí cuando nos damos cuenta de que en este caso técnica y pasión por lograr un sonido determinado van de la mano para dinamitarlo todo.

17

New Home (Spring Toast Records)

April Marmara

Bia Diniz ha logrado al frente de April Marmara un LP debut que recorre el espectro de la canción folk perfectamente instrumentada, moviéndose en territorios donde el recogimiento es una parte importante pero que al mismo tiempo sabe cómo brillar dentro de la sobriedad de su propuesta. Estamos por lo tanto ante uno de esos discos destinados para ser disfrutados en la soledad, sin ningún otro tipo de distracción más allá que la propia que pueda generar la imaginación a través de las estamos que sugieren los temas. Así es como el espectro de artistas que aparecen en nuestra cabeza puede resultar de lo más amplio, pasando desde Marissa Nadler hasta la Julia Holter más despojada del aparataje experimental, intentando en todo momento que las canciones sea representativas de su voz más interior. De este modo la sensibilidad con la que trata todos esos momentos donde los estados de ánimo más relacionados con el aislamiento resulta convertirse en otra de las grandes armas del trabajo.

16

Oyster Eggs (Chave Discos)

Melquiades

A través del dinamismo y la presencia de elementos poco habituales como los sintetizadores en un género como es el post rock, Melquiades logran un nuevo EP donde las modulaciones de intensidad siempre resultan de lo más interesantes. De esta forma la paleta de sonidos resulta enormemente ampliada, encontrándonos desde los sonidos psicodélicos perfectamente identificados en la línea de bajo, sin olvidarnos de su gran capacidad para buscar esa melodía serpenteante que poco a poco va ganando una presencia casi hipnótica. Con un gran juego de alternancias entre el instrumento que se encarga de las melodías en primer plano, Melquiades no necesitan ningún apoyo vocal para que su propuesta en todo momento sea de lo más vivaz y entretenida. Así es como logran hacer que cada canción se vaya tornando de lo más trepidante, con alguna que otra sorpresa acechando a la vuelta de la esquina y sobretodo ese fervor por integrar géneros de lo más dispares en una línea de lo más coherente.

15

Hold to Gold (Lince Records)

Lince

Sofia Ribeiro ya cuenta con un primer LP a la altura de todo lo que nos anticipó el año pasado con su EP debut Drops. De este modo el camino emprendido con rasgos comunes del dream pop y el synth pop más lisérgico resulta de lo más emocionante, sacando también a relucir una faceta experimental que viene propiciada principalmente por el tratamiento del apartado rítmico. Expresando de forma muy pasional todos sus anhelos, Sofia es capaz de entregarnos momentos de lo más intensos como los recogidos en la propia ‘Hold to Gold’, encontrando en el tono más recitado un arma más para atacar enfatizar ciertos puntos de los temas. Si a esto le unimos algún que otro momento más propio de la escuela de electro pop nórdica como ocurre en ‘What do You Wanna Know’, el resultado que obtenemos es el de un disco de lo más variado donde aparecen un montón de singles potenciales con intenciones que pueden ir desde la pista de baile hasta la desconexión más absoluta.

14

Linda Martini (SME Portugal)

Linda Martini

Los años pasan y Linda Martini siguen exhibiendo una marcada personalidad a la hora de facturar un post rock agresivo, repleto de giros inesperados y con un carácter de lo más díscolo que al final es el que marca las diferencias. En este nuevo trabajo homónimo logran volvernos a poner el corazón en un puño a través de punteos persistentes, casi desquiciados, que acaban abrazando los buenos muros de sonidos donde las atonalidades también juegan un papel importante. Sin dejar de lado también una cara más incendiaria, donde los pasajes en calma se alternan con otros de completa tormenta, los lisboetas se han ido convirtiendo con el paso de los discos en auténticos expertos en lograr que dentro de un tema parezca que se desarrollen mucho más. En definitiva, historia viva de la música portuguesa que por suerte cada vez logra traspasar más fronteras.

13

Castle Spell (Only Lovers Records/Stolen Body Records)

Sunflowers

El dúo de Oporto sigue llegando cada vez más lejos con una fórmula garagera ejecutada con todo tipo de detalle, logrando al mismo tiempo no perder la esencia tan abrasiva de sus composiciones. En su segundo LP han logrado que tanto un sello francés como uno británico editen estas canciones para toda Europa, teniendo la posibilidad de girar por buena parte del continente demostrando como sus temas son un perfecto manual de descaro entorno a un rock de vertiente por momentos psicodélica y muy ácida. Algo así como sí Oh Sees hubiesen decidido que los medios tiempos también pueden ser buenos aliados, intentando dotar a las canciones de múltiples fases que desembocan en lo explosivo justo en el momento más adecuado. Solo así podemos entender unas canciones donde su contundencia no opaca en ningún momento a todos los detalles guitarreros y múltiples melodías latentes.

12

Born Backwards (Leitura Tropical)

Sequin

Ana Miró ha logrado un segundo LP de lo más completo en todas sus facetas, llevando su buen hacer pop a otro nivel superior. A lo largo de este Born Backwards nos vamos a encontrar con brillantes momentos sintéticos, otros más relacionados con las melodías downtempo y otros que buscan más que nunca el estatus de single. Debido a su buena versatilidad para jugar con las melodías que calan a la primera, las dinámicas del disco resultan de lo más cambiantes y siempre acertadas, logrando que al final no nos decantemos por ninguna de sus cambiantes caras. Buena muestra de ello la podemos encontrar en ‘Make Believe’, un completo tema donde nos vamos a encontrar desde su parte electrónica más bien orquestada junto con una dosis de guitarras necesaria para que el tema acabe de brillar. Aspirando a convertirse una de las grandes artistas pop del país, Sequin ha logrado deslumbrar a todo el mundo.

11

Did I Cut These Too Short? (Cão da Garagem)

Huggs

Huggs han logrado un primer trabajo que viene a resaltar como hacer canciones rock lacrimógenas puede resultar todo un acierto. Así es como Huggs se adentran en unos temas marcados por los sentimientos que se mueven cerca al colapso, demostrando su una gran capacidad de contención de los momentos más caóticos dentro de ellos. Buena muestra nos la encontramos en temas tan valiosos como ‘Take My Hand’, una de esas canciones dónde sacan a la luz un espíritu bastante pop donde se intentan sobreponer a lo pesado de los recuerdos con la vena del cuello hinchada. Esta es la única manera de poder foguear apartados sombríos sin caer en un lado depresivo, sino más bien que trata de sugerir algo muy contrario. Tampoco viene nada mal que el disco se cierre con una canción como ‘Cocaine’ para destacar también la efervescencia e inmediatez de sus melodías, sintiendo que estamos ante el nacimiento de algo grande.

10

Bejaflor (Discos Volta i Meia)

Bejaflor

Bejaflor comienza como el proyecto de dormitorio del joven lisboeta José Mendes, un músico de lo más inquieto capaz de crear un formato de canción pop influenciado por las técnicas propias del rap en su apartado vocal, al mismo tiempo de mecerse por los ambientes más decaídos de artistas como King Krule. En su primer trabajo nos encontramos un bonito compendio de canciones cocidas a fuego lento, narcóticas y con ese punto de aparataje sintético que pone la vista a los setenta más aterciopelados. Reflejando preocupaciones vitales muy relacionadas con las inseguridades personales y la necesidad de saber cómo afrontar los cambios que se presenten, la capacidad para lograr unas bases rítmicas de lo más milimétricas, propicia un perfecto sentimiento de continuidad en la escucha del trabajo. Una muestra más de lo bien pensado que resulta en su conjunto pero sin perder en ningún momento el tono más natural y narrativo.

9

Baleia Baleia Baleia (Zigurartists)

Baleia Baleia Baleia

Manuel Molarinho y Ricardo Cabral han logrado uno de esos trabajo donde han sabido coger el perfecto impulso post punk para intentar adaptarlo a una vertiente totalmente enérgica, muy relacionada con exhibir el músculo de sus guitarras en muchos puntos del trabajo. Si a esto le unimos el sentimiento más propio del art punk que tiende hacia trabajar sobremanera los ritmos, obtenemos un disco de lo más entretenido y mutante. Las canciones contenidas en este disco homónimo se presentan en todo momento con un gran descaro y capacidad provocativa, logrando exhibir esa cara relacionada con ofrecer ciertas estampas capaces de carácter confuso pero al mismo tiempo de lo más reivindicativas. Además, el hecho de ser un dúo se manifiesta constantemente en un entendimiento mutuo entre el bajo y la batería, creando ese perfecto lenguaje contestatario entre ambos instrumentos.

8

Tarefas Modernas (Spring Toast Records)

Hércules

El debut de la banda lisboeta llega a través de un disco capaz de moverse por territorios donde abundan las guitarras de ritmos marcados, el sentimiento de la neopsicodelia con un pie puesto en su cara más ruidosa y una visión pop por momentos de lo más narcótica. Así es como hacen hincapié de lleno en una variedad perfectamente medida, dejando constancia de lo capaces que son de situarse en un lado de lo más ensoñador sin grandes artificios ni recursos enrevesados. Esta claridad de ideas es algo que está muy presente en todos los fragmentos instrumentales, haciéndonos ver cómo las transiciones entre las estrofas vocales suponen auténticos momentos lisérgicos al estilo de lo que nos encontramos en ‘Enquanto a Mania Não Estala’. En definitiva, una forma de lograr de adentrarse en una espiral psicotrópica de una forma sobria y nada forzada, demostrando que huir de la densidad de sonidos en la mayoría de los casos es un acierto.

7

Férias em Familia (SME Portugal)

Salto

La formación portuense ha logrado su trabajo definitivo a base de encontrar en el pop más plácido su mejor aliado. Escuchando del tirón este Férias em Familia, vamos a dejarnos llevar por sus suaves atmósferas psicodélicas, combinadas con arreglos que por momentos incluso alcanzan un cierto apartado barroco. Este especial mimo con el que cada una de las canciones intentan describir un entorno familiar y cálido propicia que el trabajo se pueda convertir en un particular álbum de recuerdos para los oyentes, logrando que los momentos más recogidos se conviertan en otra de las grandes virtudes del disco. Sin descuidar tampoco aquellas situaciones donde las guitarras adoptan un cierto tono más progresivo, el disco logra moverse sin ningún tipo de sobresalto entendiendo esta cualidad como algo de lo más positivo. Solo así es posible lograr un conjunto de temas con gran capacidad descriptiva capaz de traer a la memoria solo los recuerdos más sonrientes.

6

Bonanza (Autoeditado)

Madrepaz

La banda de Lisboa no ha perdido el tiempo y tan solo un año después de su LP debut Panoramix, nos entrega su segundo LP. En estas nuevas composiciones nos vamos encontrar otra vez más con el pop de influencia más ligera, intentando en todo momento mantener sus bonitas evocaciones a la naturaleza y a ese sonido que a veces mira hacia la canción americana más lisérgica. No en vano, el propio grupo define su música como pop chamánico, algo con lo que nos podemos hacer una buena idea de donde procede buena parte de su inspiración. Estamos por lo tanto ante la perfecta conjunción entre una concepción psicodélica alejada de todo tipo de densidad, junto con unos cimientos ciertamente tropicalistas que bandas como Boogarins han sabido popularizar dentro de un apartado quizás más rock. En definitiva, un trabajo que impresiona a la primera a la par de suponer una escucha capaz de poner tu cabeza en un lugar muy diferente.

5

Filipe Sambado & Os Acompanhantes de Luxo (Edições Valentim de Carvalho)

Filipe Sambado

El lisboeta Filipe Sambado ha sido capaz de facturar un trabajo de gran jovialidad, incorporando multitud de géneros que conviven de forma totalmente complementaria. Estamos por lo tanto ante un trabajo donde aparecen desde ritmos tropicalistas hasta el rock de carácter más progresivo, sin olvidarnos tampoco de alguna que otra manifestación folklórica portuguesa. Toda esta amalgama resulta acabada a la perfección a través de una capa enérgica y enraizada a al espíritu del pop más ligero. Solo así podemos explicar canciones tan disfrutables como ‘Deixem Lá’, sacando lo mejor de sí para ofrecernos su cara más desinhibida y al mismo tiempo amplificar las voces de colectivos con menor visibilidad en nuestra sociedad. Una bonita forma de mezclar letras de carácter más personal junto con reflejos sociales que acaban por configurar un trabajo de lo más exuberante.

4

Iguanas

Lua Cheia (Cafetra Records)

Han tenido que pasar 5 años para que el dúo lisboeta regresase con un nuevo trabajo e importantes novedades. Por un lado podríamos decir que se han adentrado en una propuesta más accesible que la de su primer LP Doce, decantándose definitivamente por el lado pop sumergido de lleno en un apartado de electrónica de lo más dinámico y repleto de detalles de espíritu festivo. Al mismo tiempo no pierden la cara a esa forma de lograr que el plano sintético se mueva siempre intentando acercarse a los sonidos más orgánicos posibles, intentando que en todo momento centrarlo todo en ritmos que aspiran a la agitación propia de la samba. Estamos por lo tanto ante uno de esos discos lanzado a por la desinhibición, con gran capacidad para demostrar como dentro del apartado electrónico pueden convivir múltiples capas donde los elementos cíclicos y los más melódicos se dan totalmente la mano.

3

Millennnial Shit (Cão da Garagem)

Fugly

La banda de Oporto ha logrado un primer LP repleto de ese garage que bien puede representar a toda una generación. Adentrándose de lleno en esa vertiente propia de bandas norteamericanas como Wavves, donde los mensajes lanzados son completamente inteligibles y se guían sobre todo por la euforia del momento, Flugly han dado en el centro de la diana a la hora de sacarse de la manga unas melodías que resultan perfectamente agitadas con sus guitarras. Desde el inicio rotundo con ‘Hit a Wall’, el disco se introduce en una sucesión de acciones destinadas a romper con la monotonía y capturar el instante de euforia precisa. Una vorágine de emociones aceleradas con claro espíritu juvenil, donde poco a poco lo caótico se va disolviendo hasta llegar a una recta final igualmente enérgica pero más relacionada con la gestión de emociones propiciadas por la vorágine inicial.

2

Adoro Bolos (AVNL Records)

Conan Osiris

El penúltimo día del año pasado llegó por sorpresa el nuevo trabajo de Conan Osiris, confirmando toda una auténtica revolución, primero en el mundo digital para posteriormente saltar a un formato de directo que también rompe todos los moldes. Y es que lo logrado por Tiago Miranda es fruto de una mezcla cultural que trata de romper cualquier barrera posible, apelando tanto en el plano estilístico como en el sonoro a la mitología egipcia, junto con bases propias del hip hop y por supuesto el espíritu encerrado de algo tan tradicional como es el fado. A través de todas estas vertientes llegamos a una combinación única, sostenida al mismo tiempo por unas letras ingeniosas, con su punto de acidez pero sobre todo con una libertad extraordinaria a la hora de reflejar episodios personales con una simbología relacionada con las deidades. Solo de este modo se puede explicar esa unión simbólica entre lo divino y lo mártir a la que apela su particular estética y entonación vocal que llega en muchos casos como un perfecto mantra.

1

Punk Academics (Lovers & Lollypops)

Cave Story

Nuestro disco portugués del año llega de merecida forma para Cave Story, la banda de Caldas da Rainha que ha sido capaz de dar un paso adelante en la concepción de su sonido rock, girando más que nunca hacia los rasgos del punk más árido y al mismo tiempo comprometido. Después de facturar hace un par de años West, un trabajo donde demostraban de buena forma como el ruido y la melodía casi siempre son buenos compañeros, en esta ocasión han decidido alternar su habilidad para amoldar sonidos de lo más crudos a estructuras que casi apuntan al pop, propiciando otros momentos de enorme inmediatez. Demostrándonos una vez más como el DIY les proporciona resultados inmejorables, el grupo encuentra un discurso coherente con el título del trabajo, potenciando toda esa vorágine de emociones que tienden al precipicio pero que al final resultan perfectamente canalizadas a través de los momentos de mayor rabia.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *