Especial

Los 10 conciertos que no deberías perderte del Primavera Sound Weekender 2019

Por -

Este año no tendremos nuestro querido habitual Primavera Club, encontrándonos ante una reformulación del gran escaparate que suponía este festival para alcanzar una propuesta de lo más curiosa y cuidada como es el Primavera Weekender. Celebrándose los próximos días 8 y 9 de noviembre en una ciudad con su particular benevolencia climática en pleno otoño como es Benidorm, la organización pretende más que nunca acercar al público y los artistas. La idea del extinto ATP parece que vuelve con fuerza, reforzándolo todo con un atractivo cartel donde se dan la mano las propuestas más jóvenes y a descubrir junto con la veteranía en su mejor estado de forma. Desde las bandas del presente y futuro hasta auténticos mitos como pueden ser Belle and Sebastian o Primal Scream, todo sea por comprobar una vez más como por mucho que cambien las modas siempre puede existir una visión integradora de lo que realmente es determinante en las escenas musicales. Aprovechando que la fecha cada vez se encuentra más cerca, escogemos 10 artistas que no deberías perderte en su primera edición.

 

Aries

Isabel Fernández Reviriego regresa con un nuevo trabajo con el que vuelve a poner encima de la mesa una forma de hacer canciones de lo más personal, tratando de completar a lo largo de cada uno de sus trabajos la paleta de colores al máximo. En esta ocasión Juramento Mantarraya apunta en múltiples direcciones, encontrando tanto la bruma ambiental como una bonita eclosión de melodías intermitentes y bien moduladas. La gran actividad encerrada en cada uno de los temas, no dejando nada al azar sino midiendo perfectamente cuanto introducir los beats, pone de manifiesto un grado de complejidad necesario pero que en ningún momento provoca un efecto de saturación en sus canciones. Solo así puede dotar a las imágenes presentadas de una expresividad desbordante, entremezclando letras más cotidianas con elementos que apuntan hacia la moderada fantasía. En definitiva, un mundo donde cada detalle supone un auténtico deleite, diversificando al máximo los impulsos luminosos que ofrece el disco.

 

CHAI

Las japonesas CHAI han supuesto toda una revolución en el acercamiento de los sonidos propios del J-pop hacia territorios más agresivos, sabiendo muy bien cómo encontrar la mezcla perfecta entre edulcoración y momentos donde mostrar una rabia que no admite contemplativos. A lo largo de este PUNK se da la mano un buen componente ruidoso relacionado con formaciones tan destacadas como Bikini Kill a la par de no perder la cara a melodías con su punto de ingenuidad pero que esconden el cuchillo a la vuelta de la esquina. Por el camino también nos encontramos con canciones dignas de enmarcar dentro de un apartado de himnos lanzados a por la felicidad como es el caso de ‘I’m Me’. Detalles con los que encontrar una ruptura razonable a la tónica general del trabajo y caminar hacia una abanico de variedad que siempre es muy de agradecer. La revolución de CHAI consiste básicamente en esto: no dejarse guiar por las apariencias para descubrir un nuevo mundo.

 

Charly Bliss

Siempre es necesario encontrarnos con grupos como Charly Bliss, donde la nostalgia del pasado inmediato hace acto de presencia para recordarnos que realmente no tiene ningún sentido someterse a sus efectos. Todo esto viene a raíz de que los norteamericanos representan muy bien ese tipo de rock melódico con su punto de furia juvenil cuyas letras lejos de haberse quedado ancladas en nuestra etapa de primeros días de universidad siguen muy vigentes. Más aún podemos confirmarlo con Young Enough, su segundo LP publicado este año que nos dejaba con otro buen puñado de estrofas repletas de inseguridades que hay que romper a ritmo de guitarras que escapan hacia lo empalagoso del pop pero que acaban teniendo un efecto revulsivo. A lo largo de este disco podemos considerar la mayoría de las canciones como singles, diciendo mucho de la forma de componer que tiene el grupo.

 

Drahla

La joven banda de Leeds viene a hacernos ver cómo el post punk puede tomar matices de lo más desafiantes a poco que se recrudezca y se trate de encontrar un significado de lo más artístico. Esto es lo que ocurre en Useless Coordinates, el primer trabajo del flamante nuevo fichaje de Captured Tracks, sintiendo muy de lleno como la escucha del trabajo entero nos deja con una sensación de sobrecogimiento total. Y es que Drahla propugnan de buena forma los ambientes claustrofóbicos a base de estirar al máximo las guitarras más desquiciadas y salirse de la línea vocal más obvia. A partir de ahí llega el momento de ir subiendo la tensión y el ritmo, todo sea por llevar el tren al límite pero sin lograr que descarrile. A través de pasajes instrumentales de gran densidad y ejecución un tanto diabólica, los británicos se muestran de lo más seguros en su discurso un tanto desolador, representando todas esas situaciones de asilamiento y desesperación a las que muchas veces resulta imposible escapar.

 

Juan Wauters

El uruguayo afincado en Nueva York ha publicado este mismo años dos LPs, dejando constancia de su forma totalmente inconfundible de exponer las situaciones que le rodean y encerrarlas en canciones. Por un lado, a principios de año vio la luz La Onda de Juan Pablo, un disco donde nos encontrábamos una nueva cara del músico respecto a sus anteriores LPs, logrando al mismo tiempo que todas las canciones fuesen interpretadas en castellano. Grabado a través de diferentes países de Latinoamérica y América Central, Juan nos dejaba fascinados por la ligereza y espontaneidad de unos temas que recogían un pedacito de las músicas populares de los países recorridos. Con historias a pie de calle, repletas de vitalidad y contadas con todo detalle, los versos reflejados abrían un nuevo camino en su carrera. Unos meses después, con la llegada de la primavera, llegó Introducing Juan Pablo, un disco que se podía intuir como una continuación lógica de su sus dos primeros LPs. Con un tono mucho más serio, reflexivo y nostálgico, Juan nos entregó canciones de enorme belleza donde el núcleo acústico resultaba fundamental.

 

Penelope Isles

Penelope Isles nos han uno de los debuts de la temporada dentro del apartado de pop guitarrero más refrescante. La banda de Brighton ha publicado hace unos meses su LP debut Until The Tide Creeps In vía Bella Union, encontrándonos en él una bonita amalgama de sonidos que parten desde las guitarras con su cierto toque fuzz hasta extenderse al plano de la psicodelia más terrenal. Al mismo tiempo todo ello resulta guiado por unas melodías de lo más ingeniosas y repletas de giros, evidenciando como sus canciones encierran un montón de puntos de vista. Sin encontrarnos un momento de descanso, más que en algún que otro tema en el que se dejan guiar por un influjo más ligero, la banda confirma de este modo las buenas sensaciones mostrados en los singles previos, reflejando la versatilidad de sus composiciones. Quizás todas estas múltiples formas que pueden adquirir sus canciones llegan a través de una gran afán por experimentar al máximo con sus guitarras, sabiendo muy bien como el ruido siempre puede ser su mejor aliado.

 

Pixx

Hannah Rodgers ha regresado al frente de Pixx con un nuevo trabajo donde continuar dando rienda a su pop sintético que siempre nos ofrece momentos de lo más combativos. Esto fue lo que ocurrió en su LP debut The Age of Anxiety, un trabajo donde ponía de manifiesto todas las dudas que surgían en las diversas formas de vida moderna, del mismo modo que la confusión a la hora de lograr un identidad propia. Moviéndose en esos territorios donde las cajas de ritmos marcan el camino, como es el caso de Austra, la británica logró mostrarse como una firme promesa a la hora de encabezar una nueva generación de artistas pop que se mueven en un limbo no muy lejano al gran público. Un par de años después, nos muestra su segundo LP Small Mercies, tratando de ofrecer una cara bien diferente dentro de un espectro de sonidos mucho más guitarreros. Sin embargo esto no quiere decir que su corazón pop esté de capa caída, ya que combina de buena forma esa forma de sentir sus composiciones de una forma totalmente nerviosa y perdidas en el gran frenesí del día a día.

 

Squid

Desde Reino Unido tenemos una nueva banda a la que prestar mucha atención en materia de sonidos punk de lo más alucinados. Ellos son Squid, una joven banda de Brighton que en el 2017 comenzó a mostrarnos sus primeras composiciones. Caracterizándose siempre por exhibir un carácter de lo más explosivo, muy asociado a esa necesidad de guiarlo todo a través de terrenos donde el art punk se da la mano con ritmos de lo más vivaces, Squid publicaron hace días su primer EP Town Centre. A través de temas como The Cleaner’ nos encontramos desde matices funk hasta una vena más sintética donde la figura extravagante de Devo acaba haciendo acto de presencia. De esta forma logran condensar su abanico de posibilidades, evidenciando como están preparados para dar el gran salto. A todo esto tenemos que sumar sus inherentes coordenadas post punk con las que no perder elegancia y de paso poder sumar un grito más agónico, más relacionado con que el estruendo creado sea de lo más efectivo y no se pierda en lo exuberante de su propuesta.

 

Weyes Blood

Natalie Mering es una de esas artistas que no esconde su ambición por dar un paso adelante en cada trabajo. Desde los inicios marcados por los ambientes de lo más místicos presentes en su debut The Outside Room, la norteamericana no ha parado de enriquecer su propuesta no solo en el plano instrumental, sino también ofreciéndonos recursos realmente increíbles a la hora de dejar que las canciones fluyan de una forma de lo más pasional. Podríamos decir que el camino que abrió con su anterior Front Row Seat to Earth se ve culminado ahora con su nuevo Titanic Rising, situándose un escalón por encima, quizás en esa posición necesaria para jugar en una liga mayor. Sin embargo, podemos decir que resulta difícil encontrar comparaciones con otras artistas femeninas coetáneas, ya que lo de Natalie resulta de lo más reconocible e impregnado por un permanente sentimiento romántico al que parece que nunca le da la espalda.

 

Wicca Phase Springs Eternal

Adam McIlwee representa muy bien esa nueva hornada de artistas que sin suscribirse por completo al hip hop, logran ofrecer una revisión de ciertas características del género desde un lado bastante oscuro. Explorando a través de un sonido que nos recuerda a la agresividad que desprende el carácter emo bien aplicado al rap estadounidense muy bien representado en el desaparecido Lil Peep. Sin embargo lo de Adam va mucho más allá, encontrándonos ante una gran riqueza instrumental que hace crecer las canciones en todo momento y les aporta una consistencia de lo más orgánica. Así es como se presenta Suffer On, el segundo LP del músico de Scranton, publicado este mismo año por Run for Cover Records. A través de un conjunto de canciones donde aparecen elementos como guitarras acústicas bien mezcladas con bases rítmicas de lo más insistentes, aquellas que ponen el ojo en lo que actualmente nos encontramos en el mundo del trap, esta nueva referencia logra despegar y moverse a la perfección en terrenos emocionalmente de lo más peliagudos.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *