Especial

Los 10 conciertos del Vodafone Paredes de Coura 2019 que no deberías perderte

Por -

Parece imposible que a la organización del Vodafone Paredes de Coura le quede un mal cartel. Todos los años la amalgama de nombres resulta de lo más equilibrada entre artistas de relumbrón y nombres más modestos que a bien seguro marcarán el futuro inmediato de la música. El esmero por ofrecernos una selección de bandas diferentes a lo que suelen poblar la mayoría de festivales, rebuscando en todos los puntos del globo y ofreciéndonos grandes exclusividades, es algo que siempre es muy de agradecer. En esta nueva edición, muestran de nuevo la fiel filosofía del festival, apostando por valores sobre seguro como son Suede, Patti Smith o The National, pero también abriendo la puerta a auténticas joyas de temporada como puede ser el caso de Black Midi, Julia Jacklin o Alice Phoebe Lou. Intentando no quedarnos en la parte más alta del cartel, hoy os ofrecemos 10 recomendaciones que a bien seguro marcarán esta nueva y espectacular edición del Vodafone Paredes de Coura.

 

Alice Phoebe Lou

La sudafricana representa a la perfección la nueva generación de voces femeninas a las que no les hace falta un gran acompañamiento para poder plasmar sus perspectivas vitales y que calen de lo más hondo. A lo largo de sus diversas referencias nos ha demostrado cómo es posible escapar al folk más tradicional haciendo precisamente uso de los elementos que aparecen en él. Todo ello lo logra a partir de una fortaleza de lo más palpable en cada tema, representando muy bien aquello de sentirse una misma la gran protagonista de sus canciones. Con un nuevo trabajo en camino donde todo parece que va a tomar aún más altos vuelos gracias a un giro hacia la canción más intimista pero al mismo tiempo desgarradora, Alice Phoebe Lou va camino de alcanzar el estatus de figuras esenciales como Angel Olsen.

 

Alvvays

Los canadienses Alvvays representan la cara más radiante del dream pop guitarrero, aquel donde lo cristalino de sus melodías siempre acaba aflorando. Sus dos trabajos publicados hasta la fecha están repletos de canciones donde la serenidad impregna todo para acabar dando el salto en el momento preciso hacia un lado cargado de gran coraje. Así fue como hace un par de años se colaron en casi todas las listas de lo mejor del año con Antisocialities, un disco donde fueron capaces de lograr un cierto lado más ambiental con el que amortiguar unas guitarras que en todos los casos acaban despuntando. Toda una lección de cómo saber cómo encontrar el sonido perfecto, donde las distorsiones resultan ser el arma de escapatoria perfecta. Sin lugar a dudas, escuchar en directo en Paredes de Coura temas como ‘In Undertown’ supondrá una de las estampas del festival.

 

Black Midi

El fenómeno Black Midi se ha consolidado aún más con la publicación de su LP debut Schlagenheim, un trabajo donde exhiben la contundencia y furia mostrada a lo largo de estos años en sus grabaciones colgadas en soundcloud. Parece que por fin el halo de misterio que recubría a la banda ha desaparecido, poblándose internet cada vez de más información al respecto del cuartero británico. Lo cierto es que la expectación generada en torno a ellos no es para menos, emergiendo como una de las bandas de math rock más afiladas y peliagudas que recordamos en tiempo. A lo largo de su primer trabajo hay tiempo para todo, desde ambientes asfixiantes propios de un recrudecido art punk hasta los momentos donde juegan con lo cíclico hasta lograr el clímax idóneo. Por todo ello, a través de un apartado de descontrol bien calculado, se muestran como una auténtica bomba de relojería que a bien seguro estallará en directo.

 

Boogarins

Los brasileños Boogarins están de regreso con un flamante nuevo trabajo como es Sombrou Dúvida. La banda de Goiânia sigue ampliando su espectro sonoro con otro trabajo que muestra la bonita ambivalencia que presenta su parte más psicodélica junto con algún que otro ataque rock más pronunciado. Solo así es posible lograr canciones tan absorbentes como ‘Dislexia ou Transe’, ejemplificando muy bien el crecimiento mostrado por el grupo a la hora de definir de forma más clara sus canciones. Escuchando de principio a fin este disco, nos va a llamar la atención la capacidad que posee el grupo para transitar a través de diferentes ambientes relacionados con la experimentación de la bossa nova más aguerrida, aquella que huye de su concepto más clásico para acercarla a unos matices más puntiagudos. Seguramente esta sea la mayor novedad del grupo en este trabajo, ya que apuestan en ciertos momentos por una contundencia que no opaca para nada la forma que tienen sus canciones de fluir, sintiendo muy de cerca como el paso adelanto mostrado resulta todo un acierto. En definitiva, una banda que cada vez presenta unos temas más sólidos y que forma una gran parte de la cultura musical brasileña actual.

 

Cave Story

Resulta de lo más interesante encontrarse con grupos que aportan cosas nuevas al mismo tiempo de seguir sentando las bases dentro del sonido de matices noventeros más enraizado al rock punk estadounidense. Este es el caso de los portugueses Cave Story, una de esas formaciones que desde el primer momento demuestra cómo son capaces de guiarse por el sentimiento melódico sin perder en ningún momento la intrínseca aspereza de sus composiciones y todos esos matices que se pueden encontrar dentro del ruido. Por todo ello Punk Academics, su segundo LP, es la reafirmación definitiva del talento que encierran los de Caldas Da Rainha a la hora de encontrar el balance entre el vértigo de las emociones más estresantes y lo implacable de sus muros de sonido. Una explosiva combinación que sustenta en todo momento estas nuevas composiciones, jugando con los cambios de ritmo para lograr lo más parecido a unos Pavement de lo más cabreados y haciendo zumbar sus guitarras al máximo.

 

Julia Jacklin

La norteamericana Julia Jacklin sigue demostrándonos como es una artista diferente, con una propuesta de lo más delicada y cargada de una dosis perfecta de sensibilidad como de confianza a la hora de describir unas letras de matices muchas veces amargos. Su segundo LP Crushing esconde unas canciones forjadas a fuego lento, ofreciéndonos una escucha apacible pero al mismo tiempo reflexiva, ya que en muchas ocasiones la propia intimidad de las canciones requiere un extra de quietud para poder saborearlas al máximo. Demostrándonos una vez el encanto por la sobriedad, la instrumentación del disco resulta muy bien escogida, sabiendo cómo sacar el máximo partido a los ambientes que por momentos resultan de lo más recogidos. Solo así es posible que este disco destaque al máximo en las distancias cortas, girando todo en muchos casos alrededor de la voz de la artista. En definitiva, una de esas voces que saben mezclar una parte enigmática con otra de tintes más cercanas al romanticismo efímero y obtener grandes resultados.

 

Julien Baker

Resulta increíble comprobar la meteórica carrera de Julien Baker y todo lo que ha logrado con apenas 22 años. Reflejando una personalidad introvertida fuera del escenario, pero totalmente comprometida con todas las cosas en las que cree una vez nos ofrece su voz, la norteamericana se ha ganado con creces en un par de años ser considerada como una artista que marca distancias y mira directamente a los clásicos. Su serenidad y al mismo tiempo su desnudez emocional, resaltan en cada uno de los temas su segundo LP Turn On The Lights, diferenciándose del primero en unos acabados mucho más precisos que sin embargo no opacan el encanto por lo recogido de sus canciones. La transición entre los discos no ha llevado asociadas nuevas coordenadas musicales, sino más bien un proceso de maduración personal que se transfiere a una confianza total en la voz de Julien junto con un domino mucho más preciso de la guitarra eléctrica. Pasajes como ‘Shadowboxing’ ejemplifican muy bien el desarrollo de una capacidad para llenar de forma armoniosa los temas con un mínimo número de elementos.

 

Peaking Lights

El dúo formado por Aaron Coyes y Indra Dunis cumple 10 años al frente de un proyecto donde la música ambiental y los elementos propios de la neopsicodelia afloran en su máximo esplendor. Con unas características sonoras de lo más marcadas, donde los ritmos dub siempre abundan, sus composiciones resultan una perfecta amalgama de pasajes sintéticos muy bien entrelazados con un plácido espíritu experimental con el que lograr texturas de lo más envolventes. Buena muestra de ello lo tenemos en sus dos trabajos más recientes donde supieron cómo sacar un lado de lo más narcótico a sus temas, al mismo tiempo de no renunciar a unos arreglos siempre sorprendentes relacionados con modulaciones que apuntan hacia un lado de lo más relajante. Por todo ello, las composiciones de Peaking Lights siempre resultan toda una experiencia inmersiva y aliviadora.

 

Sensible Soccers

Sensible Soccers están de regreso tres años después de la publicación de Villa Soledade, mostrándonos un nuevo trabajo de lo más cuidado. La formación portuguesa hasta el momento se había movido en esa parte de la electrónica que más juega con los ritmos propios del post rock, ofreciéndonos bajo sus composiciones una bonita catarata de modulaciones y ambientes que acaban girando hacia lo intrépido. Sin embargo esto parece cambiar en su nueva referencia titulada Aurora y publicada hoy mismo. En esta ocasión el grupo salta hacia un lado más contemplativo, encontrando nuevos componentes atmosféricos más absorbentes que nunca, a la par de dejar constancia de nuevas influencias de carácter folclórico. Estamos por lo tanto ante un trabajo donde serenan sus revoluciones, reflejando una vez más la buena mezcla que son capaces de sacar a partir de la combinación de sonidos orgánicos e inorgánicos. En definitiva, un paso hacia adelante que llega por una vía de lo más introspectiva.

 

Yellow Days

El proyecto personal del joven George Van Den Broek va camino de convertirse en una auténtica referencia del soul más apegado a las características Lo-Fi más encantadoras. Con su LP debut titulado Is Everything Ok in your World?, el músico ha realizado un perfecto ejercicio de cómo dejar que su voz con aroma clásico tomase el protagonismo para empezar a divagar a través de unos teclados llevados incluso hasta el sonido dixie. Aguantando en todo el momento el peso de los temas, sin que estos lleguen a eclosionar por completo, el carácter comedido encerrado en su música sirve para que el clímax hipnótico no decaiga en ningún momento. Al igual que ocurriese con otros talentos en su momento como King Krule, estamos convencidos que lo de Yellow Days también llegará muy lejos.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *