Especial

Los 10 conciertos del Tomavistas Festival 2019 que no deberías perderte

Por -

El Tomavistas Festival celebra su quinto aniversario con el mejor cartel logrado hasta la fecha, demostrándonos como otro festival en la capital es posible al margen de los proyectos mastodónticos. La propuesta que nos lleva presentando la organización a lo largo de estos años se encuentra sustentada en la variedad y en la calidad, intentando que tanto los nombres nacionales e internacionales mantengan una línea de atrevimiento. De este modo, el conjunto del cartel siempre marca las diferencias, alcanzando una cierta coherencia artística en base a reunir artista que no se recorren la península de cabo a rabo. Los cabezas de cartel presentes este año dicen mucho del modelo que nos encontramos de festival, sabiendo cómo encontrar auténticas perlas de lo más identificativas en sus respectivos géneros. Debido a lo difícil que resulta quedarnos con un conjunto reducido de artistas del cartel, os dejamos con nuestras 10 recomendaciones de cara a la próxima edición del festival.

 

Beach House

A estas alturas no cabe la menor duda de que Beach House son la banda dream pop referencia de esta última década, mostrándonos como disco tras disco han sabido reinventarse a sí mismos. Desde todo lo abierto a la imaginación que siempre nos dejan sus letras hasta la perfecta combinación entre teclados y guitarras, los de Baltimore se encuentran de lo más cómodos en la expresión calmada de recuerdos lúcidos. El camino que emprendieron allá por el 2006, con su LP debut homónimo, aún está muy presente si tenemos en cuenta la evolución mostrada desde un lado de lo más místico hasta una mayor sobriedad, todo ello acompañado de una inherente capacidad de emocionar. Su última referencia publicada el año pasado como es 7, nos deja con una visión más aperturista que nunca de sus composiciones, abriendo de lleno la puerta a pasajes más trepidantes que nunca donde la intensidad no enmascara el efecto apaciguador que posee la voz de Victoria. En definitiva, una banda que ha marcado un camino de lo más singular y que ha servido de inspiración para numerosas bandas que abrazan los sonidos pop más etéreos.

 

The Beths

El pop rock de guitarras rugientes y siempre bien guiado por la brillantez melódica nunca morirá. Los neozelandeses The Beths nos lo recuerdan a las mil maravillas a través de su LP debut Future Hates Me, publicado el año pasado. En él nos vamos he encontrar la ironía precisa para afrontar esas etapas de la vida que vienen plagadas de infortunios, del mismo modo que aparece una gran capacidad para sacarse la rabia de encima y transformarla en estribillos tan perfectos como los de ‘Uptown Girls’. Con tan solo escucha podemos asegurar que The Beths lo tienen todo para convertirse en la banda favorita para los amantes de Sleater-Kinney, solo que en este caso todo toma unas directrices más pop y menos punk, ganando todo en efervescencia y pegada. Dejándose llevar por emociones de lo más potentes, las canciones de los de Auckland resultan toda una demostración de una actitud vital con la enfrentarse a todas aquellas cosas que bloquean nuestro camino.

 

Camellos

Una de las bandas nacionales que mejores ratos nos ha hecho pasar desde que surgieron hace más o menos un par de años, está de regreso con un nuevo EP donde vuelven a demostrar como las bromas privadas se pueden acabar compartiendo. Estamos halando de Camellos, la banda afincada en Madrid que este viernes ha publicado a través de Limbo Starr su nuevo EP titulado Arroz con Cosas. A través de cuatro nuevos temas, de los que únicamente habían mostrado ‘Avances’, el grupo reafirma esa particular forma de hacer rock apegada a momentos de lo más garageros, con cambios de ritmo que causan euforia dentro de las calamidades, como bien reflejan en ‘Café para muy Cafeteros’. Sin olvidarse otra vez más de personajes del día a día, con sus manías y particularidades, en este caso nos muestran la de una amiga o más bien conocida con aficiones un tanto delictivas narradas en ‘Horrorlandia’. Sin perder en todo momento ese tono casi jocoso que intenta tapar en muchos casos la desesperación propia de los infortunios que nos depara la vida, la fórmula de Camellos sigue siendo igual de adictiva que cuando nos la mostraron, tirando de un ingenio que acostumbra a escasear bastante en el panorama nacional.

 

Cass McCombs

Nunca nos cansaremos de la visión que le norteamericano ofrece de la canción americana en sus composiciones. A lo largo de sus diversos trabajos ha mostrado una gran fortaleza a la hora de renovar el género, siendo capaz de aportar nuevas influencias que van desde el tropicalismo hasta el rock más arduo. Todo ello siempre ha sabido combinarlo con una lírica con la que no esconderse de sus propios demonios ni de los sucesos que acaban dejando marca para bien o para mal. En su más reciente trabajo Tip of the Sphere, publicado en el pasado mes de febrero, queda patente la parte más despojada y desnuda de sus composiciones, estando ante una referencia donde la esencia más clásica del músico acaba aflorando. En esta ocasión no hay gran lugar a los pasajes más oníricos, sino que todo se ciñe a la visión más enrabietada, contando más que nunca con unos solos instrumentales que apuntan hacia un lado bastante áspero. A pesar de ello siempre aparece una mirada hacia un lado más cálido como bien nos muestra en ‘Estrella’, equilibrando de esta forma todo el bagaje logrado a lo largo de su carrera.

 

Deerhunter

A estas alturas, Bradford Cox parece que ha realizado el número máximo de experimentaciones posibles con sus composiciones. Bien a través de Atlas Sound o bien mediante Deerhunter. Desde el rock tan expresivo como son su punto de caos en los inicios de la formación de Atlanta, hasta la cara de pop pastoril y radiante de su anterior Fader Frontier, sin olvidarnos de los momentos en los que bajaron al barro garagero en Monomania. Debido a ello, parece que en este Why Hasn’t Everything Already Disappeared? tocaba una reinvención en todos los sentidos, algo que solo se ha cumplido a medias. En esta nueva entrega, vamos a toparnos de lleno con una temática clara entorno a unas preocupaciones sobre el futuro de la humanidad, que traspasan el plano medioambiental y se mezclan con los tormentos personales de Bradford. Estamos por lo tanto en ese punto en el que los pensamientos más reveladores y temerosos sobre el futuro se dan la mano tanto en lo personal como en lo colectivo, logrando unos relatos que aunque de lejos parezcan que se adentran de lleno en lo catastrofista, nos empujan hacia un refugio interior.

 

Frankie and the Witch Fingers

El recorrido de la banda de Los Ángeles en apenas 4 años ha resultado de lo más espectacular, sintiendo muy de cerca como su propuesta garagera contiene una gran pegada y permanente inspiración. A través de una carrera totalmente frenética con 5 LPs ya publicados, la lección acerca de cómo aunar en sus composiciones un espíritu hard rock de lo más arduo, junto con la máxima clarividencia posible a la hora de explotar su lado más ácido, resulta de manual. Por todo ello en sus canciones nos encontramos con una cierta dosis de lisergia camuflada entre vientos que funcionan como un auténtico huracán, a la par de no perder de vista un espíritu de rock and roll primigenio con el que aportar un toque trepidante y adictivo. Precisamente estas dos caras son las que más destacan en su más reciente trabajo titulado ZAM, estando ante la referencia más completa de la numerosa banda. A lo largo de estas nuevas canciones no hay tiempo para el respiro, sintiendo muy de cerca como cada miembro del grupo aporta su gran parte a la hora de que cada canción contenga un sentimiento altamente revolucionario.

 

Spiritualized

Jason Pierce ha regresado después de 6 años de silencio discográfico con un LP que define muy bien todo lo que ha dado de sí su carrera. Este And Nothing Hurt nos recuerda el poder de sus composiciones para trascender dentro del rock espiritual, aquel que con el paso de los años ha llevado al británico a un estatus de culto. Desmenuzando todos los temas encerrados, resulta muy fácil dejarse llevar a través de la perfecta sucesión de coros góspel y la abundante instrumentación orquestal, sosteniendo momentos de reflexiones serenas que dan paso al nudo en la garganta. La forma de ejecutar los temas tampoco nos vuelven a dejar indiferentes una vez más, contraponiendo siempre el plano más suave y consumido de su voz con todo el poderío mostrado por su banda. Por ello estamos ante una obra desarrollada con total naturalidad, capaz de crecer en los momentos precisos y dejarnos con momentos más progresivos donde todo adquiere mayor sensación de caos como ocurre en ‘On the Sunshine’. La genialidad para acercarse una vez más a los momentos de ruptura total sigue presente, haciéndonos sentir como los años se traducen en experiencia pero también en mantener viva la llama más abrasiva de su música.

 

Terrier

Terrier son de esas bandas que siempre son capaces de crear unas canciones destinadas a corearlas sin ningún tipo de complejo, partiendo siempre de pequeñas dosis de rabia. Así es como poco a poco han ido moldeando un estilo de lo más reconocible a estas alturas, entrelazando sus voces de forma alegre y echando mano a momentos de garage latiente donde la vena pop es la que acaba marcando las diferencias. De este modo en este nuevo Algo para Romper es el disco que mejor funciona como conjunto en la trayectoria de la banda afincada en Madrid. Reafirmándose en su forma de hacer canciones, consiguen llevarlas por momentos a ese límite donde lo lírico parece que va a colapsar, sin embargo el apartado instrumental siempre sabe cómo reconducirlo todo hacia una parte más aliviadora. Estamos por lo tanto ante un conjunto de canciones de lo más impulsivas, generosas en las múltiples melodías que conviven en cada tema y con momentos líricos de doble filo con los que dinamitarlo todo.

 

Wooden Shjips

Los múltiples proyectos de Erik «Ripley» Johnson siempre están conducidos por el sentimiento psicodélico más profundo, desarrollándolo a lo largo de ellos de un montón de formas diferentes. En este caso en Wooden Shjips nos introducen en la parte más intrigante y al mismo tiempo con gran capacidad de evasión, mostrándonos unas composiciones muy relacionadas con alcanzar el clímax perfecto de una forma totalmente progresiva. En su nueva referencia V., la banda despliega todo su potencial a la hora de suavizar todos los bordes de los temas, intentando que las guitarras se enreden en una maraña de ritmos candentes y electrizantes, pero siempre con una sensación de apacibilidad total. Más detalles que nos hacen ver que estamos ante uno de los trabajos de mayor calado de su carrera llegan a través de esos momentos donde la densidad sonora se va alcanzado y alterando sin darnos cuenta. Este puede ser el claro ejemplo de ‘Already Gone’, una canción donde los destellos sintéticos toman un papel fundamental, haciéndonos ver como los contrastes también son posibles en sus temas.

 

Yawners

Las expectativas eran de lo más altas entorno al LP debut de Yawners, algo que sin lugar a dudas se ha cumplido. El proyecto de Elena Nieto nos había ido dejando a lo largo de estos años canciones que recogen muy bien la euforia del sonido noventero guitarrero para hacer frente a cualquier tipo de sensación. Siendo capaz de capturar en estribillos que funcionan como un tiro a la hora de concentrar una gran cantidad de energía y liberarla de la forma más certera posible. Así es como este debut en largo con Just Calm Down supone una auténtica reafirmación de unas influencias marcadas pero sometidas a unos impulsos vitales de lo más implacables. Resulta curioso comprobar como a lo largo de las 10 canciones del trabajo nos vamos a encontrar con en todo momento un carácter atrevido y decidido a la hora de mostrar todos los sucesos encerrados en las letras. A esto le tenemos que sumarle un estado de inspiración permanente a la hora de conectar las partes de los temas con unos riffs sencillos y que calan a la primera, aportando siempre un constante sentimiento resolutivo.

 

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *