Especial

Los 10 conciertos del BIME Live 2018 que no te deberías perder

Por -

Un año más el BIME Live vuelve a mostrarse como el festival de referencia europeo del otoño, reuniendo un conjunto de artistas con propuestas de lo más actuales y que además no se prodigan excesivamente por nuestro país. El buen gusto a la hora de programar una parrilla de artistas muy consolidados en la mayoría de los casos se ha convertido en los últimos años en un elemento de lo más diferenciador del festival, pudiendo disfrutar de ellos en un entorno de lo más cómodo como resulta el BEC. Todo ello nos hace ver como un festival bajo techo puede resultar una experiencia aún más aprovechable que los clásicos eventos estivales, acercándose más que nunca al formato de conciertos en sala donde los artistas disponen de un espacio de tiempo más prolongado para mostrar sus propuestas. Esto es lo que ha ocurrido en anteriores ocasiones en el festival, lográndolo a partir de la alternancia de sus tres escenarios, uno de ellos dispuesto como un teatro para que la experiencia resulte aún más confortable. Sin más análisis previo, escogemos 10 propuestas que a bien seguro nos conquistarán en su próxima edición.

 

Damien Jurado

La inventiva de Damien Jurado para ofrecernos siempre una cara folk con la que emocionarnos parece no tener fin. Tras culminar una particular trilogía con Visions of Us on the Land, el norteamericano nos ha entregado este verano The Horizon Just Laughed, otro de esos discos donde sus pensamientos interiores acaban aflorando de la forma más bella. Inmerso muchas veces en el susurro, este nuevo conjunto de temas toman matices más luminosos que de costumbre, integrando arreglos de piano que invitan al optimismo como bien muestra ‘Percy Faith’. Así es como el peso de toda una vida vuelve a hablar por sí mismo, reflejando una enorme experiencia no solo en la forma de narrar historias, sino también en encontrar el camino ideal para que cada una de las canciones siempre resulta de lo más especial.

 

Daniel Avery

El DJ británico es ahora mismo una de esas figuras que representa muy bien todo lo que pueden dar de sí los sonidos más asociados al pop más ambiental, manteniendo en todo momento un trasfondo de techno latiendo para no perder en ciertos momentos el objetivo del baile comedido. Su nueva referencia Songs for Alpha saca a relucir su meticulosa forma de trabajar a la hora de incorporar percusiones y elementos hipnóticos que tratan de recrear todos los destellos de una vida en constante cambio. Así es como vamos a encontrarnos con composiciones tan buenas con alma drone como es el caso de ‘Projector’, sin olvidarnos de piezas mucho más combativas como bien puede ser ‘Sensation’. Todo ello supone un mapa de sonidos realmente excitante, donde meterse de lleno resulta de lo más atractivo en todo momento.

 

John Maus

El músico norteamericano regresó el año pasado por partida doble, ya que publicó Screen Memories para meses más tarde mostrarnos otro LP como fue Addendum. A pesar de haber pasado seis años desde su anterior referencia, el músico dejó claro una vez más cómo es el mejor en aquellos terrenos del synthpop más retorcido y Lo-Fi, dejándose llevar hacia terrenos oscuros donde el futurismo acaba haciendo acto de presencia. Con la tragedia de por medio debido al fallecimiento de su hermano y compañero de banda en su anterior gira, el músico llegará a Bilbao en un formato de banda completa dispuesto a sacar punta a su inhóspito y retorcido repertorio, mostrando como la genialidad siempre reside en lo inesperado. Un auténtico lujo ya que sus visitas por nuestro país se pueden contar con los dedos de las manos.

 

Kurt Vile and the Violators

El músico de Lansdowne sigue mostrándonos como la renovación de la canción americana es posible, ofreciendo siempre una cara serena y cargada de recuerdos agridulces. Sus canciones siempre contiene un halo a medio camino entre el rock progresivo y el folk más melódico, dejándonos con momentos de lo más hipnóticos en los que la parte instrumental logra aportar la viveza precisa a un plano lírico que a la postre siempre resulta de lo más identificativo. Con un nuevo trabajo en camino como es Bottle It, el norteamericano llegará al BIME con nuevos temas marca de la casa bajo el brazo, intentando siempre profundizar en un apartado atmosférico repleto de entresijos que casi siempre precisan varias escuchas para apreciarlos al máximo.

 

MGMT

MGMT siempre han sido de lo más impredecibles a la hora de tomar nuevos rumbos en su carrera. Si con su debut Oracular Spectacular fueron incluidos en una liga en la que posteriormente quedaba claro que no querían jugar, sus otros dos trabajos pusieron de manifiesto un carácter esquivo a la hora de reinventarse, de buscar giros en el guion que les proporcionasen unas canciones con las que sentirse totalmente cómodos. Así es como hemos llegado hasta un cuarto trabajo con el que consiguen de nuevo desconcertar, replantearse todo lo mostrado hasta el momento y reflejar un especial énfasis por lograr antisingles. Su nueva referencia titulada Little Dark Age está concebido desde una enorme libertad a la hora de jugar con un abanico de sintetizadores y efectos con punto de partida en la psicodelia más deformada, poniendo a veces en jaque la coherencia del conjunto del disco.

 

Slowdive

Nunca un regreso fue tan bueno y casi superior a lo que mostraron hace más de dos décadas. Algo así es lo que les ha ocurrido a Slowdive con su LP homónimo publicado el año pasado. Toda la delicadeza, parte de misterio y encanto por sacar siempre tonalidades brillantes entre las tinieblas ha permanecido en esta nueva entrega, al mismo tiempo de mostrar un lado realmente inspirador. Algunas canciones como es el caso de ‘Sugar for the Pill’ o ‘No Longer Making Time’ suponen auténticas joyas para degustarlas en la intimidad y dejándose llevar a través de todos los matices que encierran. Un espacio donde la ensoñación se acaba sobreponiendo a los miedos para hacernos sentir que estamos más vivos que nunca.

 

Stephen Malkmus & The Jicks

Stephen Malkmus nunca falla a la hora de sacar lo mejor de sí para ofrecernos su característico sonido de guitarras siempre emocionales, algo nostálgicas y por supuesto con su cierto punto indómito. Así es como los años ha ido pasando y la leyenda del músico se ha ido acrecentando una vez dejado atrás Pavement. Las ideas originales se han mantenido, oxigenando sus composiciones con un mayor espacio para los arreglos de cuerda y las melodías repletas de giros inesperados. Su nuevo trabajo Sparkle Hard sigue esta buena línea, siendo capaz de encontrar la calidez necesaria sin olvidarse de aquellos momentos donde resulta importante dejarse llevar hacia el ruido más sanador. Dejando atrás todo tipo de revival, Stephen puede presumir de una carrera realmente inmaculada.

 

Rolling Blackouts Coastal Fever

La formación australiana está de regreso con su tercera referencia, la primera que podríamos considerarla como un LP, ya que en anteriores entregas se habían limitado a un conjunto de 7 temas. Sea como sea, lo que está claro es que en este Hope Downs han dado un paso adelante por reafirmar su sonido y el carácter encerrado en sus temas. Si anteriores entregas habían dado forma a un jangle pop directo, completamente guitarrero y en ciertas ocasiones con un descaro propio de la canción americana más sureña, en esta nueva referencia saltan a un lado más relacionado con la forma en la que Beat Happening imprimen ritmo a sus temas, logrando pequeñas aceleraciones en cada una de las abundantes melodías de guitarra que conviven en los temas.

 

Unknown Mortal Orchestra

Sex and Food, el nuevo trabajo de Unknown Mortal Orchestra, es un fiel correlato de todo lo publicado anteriormente, con la mirada fija en el rock setentero y en su predilección por el funk, la música disco y el R&B, con recadito para Prince. Si bien, en sus anteriores largos, la cota de hits asomaba cabeza entre medio de un puñado de canciones de menor pegada, caso de la infalible ‘Can´t keep checking my phone’ o de la explosiva ‘Multi –Love’, aquí, la sensación es de haber dado forma a su trabajo más completo y equilibrado, sin ningún tema especialmente claro que sobresalga sobre la media, aunque hayan firmado una locura como ‘American guilt’, con un riff absolutamente demoledor  o ‘Everyone acts crazy nowadays’, que nos aporrea con su maravilloso aliento disco.

 

Vulk

Tras firmar un 2017 de vértigo, con conciertos por toda la geografía y un impecable debut como fue Beat Kamerlanden, el cuarteto está de regreso con su nuevo trabajo que llegó la primavera pasada. Ground for Dogs muestra a un grupo de lo más ambicioso en los sonidos post punk más retorcidos, inclinándose en esta ocasión hacia un lado no tan directo pero igualmente afilado donde todos los desarrollos acaban conduciendo hacia escenas de lo más enigmáticas. La evolución del grupo se puede sentir claramente en temas como ‘Neu Vision’, desenvolviéndose en un ambiente nocturno marcado por la contención y un influjo más que nunca relacionado con los sonidos de la new wave más romántica, algo que quizás nunca nos habíamos imaginado. De esta forma resulta imposible cansarte de ellos por muchas veces que los veas en directo.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *