Especial

Los 10 conciertos del Bilbao BBK Live 2019 que no deberías perderte

Por -

Un año más el Bilbao BBK Live se desmarca de sus competidores con un cartel de lo más variado donde el buen gusto y las tendencias se dan la mano, abarcando de este modo un espectro de artistas con muchas cosas que aportar. Así es como la línea mostrada por el festival a lo largo de estos últimos años tiene gran continuidad, apostando por bandas no tan habituales dentro del circuito festivalero nacional a la par de atraer artistas internacionales que no acostumbran a venir con asiduidad. Debido a ello este año la cita bilbaína cuenta con otro de esos carteles de lo más completos en todas sus líneas, apostando de esta forma por un cierto apartado experimental y diferenciador a la hora de conformar su line up. Como viene siendo habitual, nosotros escogemos los 10 conciertos más nos llaman la atención, guiándonos puramente por nuestros gustos musicales.

 

Antifan

Resulta curioso cómo hasta el momento el mundo del trap no se había mezclado de forma directa con la vertiente post punk más férrea, aquella que mira hacia los 70 no solo de fuera si no de aquí, conectando en buena manera con una estética muy concreta. Ha tenido que ser un miembro de Agorazein como es Jerva el que haya dado en la tecla con todo, encontrando en I-ACE y Hartosopash los compañeros de viaje con los que darle sentid. Tras un interesante primer LP publicado en 2017 donde las coordenadas claramente giraban hacia una concepción más clásica del hip hop, sobre todo en las estructuras vocales, la revolución vivida en la banda ha sido considerable, ya que Puede Ser Una Mala Racha es una referencia que no sabemos muy bien donde encajarla. Apuntando hacia múltiples direcciones, estas canciones tienen por momentos una gran explosividad que viene acompañada casi siempre del aroma a generación perdida y marchita.

 

Boy Azooga

En mitad de una catarata de nuevas bandas llegadas desde las Islas Británicas que siguen exprimiendo la manida fórmula del brit pop más o menos rockero, siempre se agradecen propuesta que partan de unos principios diferentes. Los de Cardiff acaban de publicar su primer LP a través de Heavenly Records, logrando un trabajo de lo más versátil que discurre desde el bedroom pop hasta los tintes ochenteros más descarados. Un formato experimental que les permite no estar asociados de forma directa a ningún género, sino tratar de adaptar lo que se encuentran por el camino a un formato propio. Por ello a lo largo del trabajo conviven piezas más asociadas al baile pop más comedido como es el caso de ‘Face Behind Her Cigarrete’ al mismo tiempo de encontrarnos con la reconfortante ‘Hangover Square’ que mira más bien hacia un bonito recogimiento con su correspondiente parte melancólica. En definitiva, una interesante coctelera, donde todos los elementos están muy bien dispuestos y logran que Boy Azooga sean la gran revelación del pop rock británico.

 

Kero Kero Bonito

Kero Kero Bonito han demostrado no amoldarse a nada en particular, realizando todo un ejercicio por alejarse de su particular sonido j-pop para introducirse de lleno en el mundo de las guitarras y el ruido más feliz. Así es como nos han entregado hace unos meses por sorpresa Time ‘n’ Place, uno de esos trabajos que apelan al reprís de las melodías y ese sentimiento edulcorado que siempre nos han provocado sus canciones. A lo largo de esta referencia nos vamos a encontrar con cortes que girando en torno al pop más orgánico, encuentran en los pequeños detalles como pueden ser los sonidos de 8 bits su mejor aliado. Es por ello por lo que la escucha del trabajo supone de lleno adentrarse en un agradable paseo por el maravilloso mundo de fantasía encerrado en lo que presuponemos que será una habitación repleta de comics de anime y múltiples colorines. Todo este cúmulo de emociones asociadas a un mundo repleto de fantasía se culmina a través de canciones como ‘Only Acting’, dejando muy claro la versatilidad e ingenio del grupo para hacer lo que quieran.

 

Khruangbin

Khruangbin sin lugar a dudas son una banda de lo más atípica. Formada en Texas hace ya unos cuantos años, nos han demostrado como lo candente del funk más hipnótico puede alcanzar un gran radio de acción, llegando de esta forma muy lejos con su propuesta instrumental. Sus trabajos suponen un auténtico oasis donde refugiarse del bullicio y abrir la mente, siendo conscientes de como el peso psicodélico de sus composiciones cala en cada escucha sin darnos cuenta. Así fue como el año pasado lo demostraron en Con Todo El Mundo, un disco de carácter ambiental, donde cada instrumento tiene su protagonismo específico y las influencias de la música oriental juegan un papel destacado. Como si se tratase de una eterna jam session, sus melodías nunca contienen giros bruscos, sino más bien se asemejan a la forma en la que las varillas de incienso poco a poco se van consumiendo. En definitiva, un estado mental al que difícilmente podrás escapar.

 

Jonathan Bree

El músico neozelandés Jonathan Bree hace unos años que comenzó su aventura en solitario una vez que The Brunettes parece que cesaron su actividad tras la publicación de The Red Rollerskates en 2009. En la nueva etapa que emprendió a partir de ahí el músico, nos encontramos con una concepción un tanto más sombría e inquietante del pop, publicando dos trabajos muy apetecibles como The Primrose Path y A Little Night Music. Canciones altamente arregladas, repletas de recovecos y cuerdas de lo más barrocas que aportaban un tono clásico que en ocasiones remitía al lado más apesadumbrado de Jonathan Richman. Continuando en esta línea tan elegante y apartada de modas, Jonathan nos entregó en 2018 Sleepwalking, su último trabajo hasta la fecha donde la capacidad para aunar carácter nocturno junto con melodías de voces susurrantes resulta única. A lo largo de estas canciones, nos encontramos ante su particular misterio, desenvuelto de una forma de lo más sigilosa, hipnótica y absorbente, acrecentando de este modo el carácter enigmático que lo rodea.

 

Las Ligas Menores

Si echamos la vista hacia atrás en la carrera de las argentinas, nos encontraremos con su maravilloso debut homónimo publicado en el 2014. En él nos encontrábamos a un grupo que encontraba la perfecta aceleración entre los días más grises y los sucesos más agridulces, encontrando una perfecta forma de expresión de todas aquellas historias asociadas a estados de ánimo difusos. Buena muestra nos la encontramos en canciones tan perfectas como ‘Renault Fuego’ o ‘Tema 7’, suponiendo auténticas joyas costumbristas, partiendo de una base narrativa serena y que al final nos acaba situando en ese punto intermedio entre la nostalgia y la sonrisa. La forma de desarrollar sus canciones, partiendo de un núcleo que por momentos parece que apunta al ruidismo pero que nunca lo alcanza, resulta fundamental para poder dar vida a todos esos pensamientos que asolan la cabeza. Esto sobre todo ocurre en su más reciente trabajo Fuego Artificial, publicado hace unos meses, encontrándonos ante un grupo que trata de buscar nuevos destellos guitarreros dentro de lo temas, partiendo del brío de sus punteos para dibujar nuevos paisajes en los que encontrar refugio.

 

Lester y Eliza

La banda bilbaína Lester y Eliza dan buenas pistas sobre sus próximos movimientos, justo cuando los empezábamos a echar de menos después de publicar a principios del año pasado su homónimo EP debut. A lo largo de su primera referencia nos encontramos con un pop de inspiración un tanto oscura, más que nada en la forma en la que lograban en el plano sonoro de un ambiente muy comedido donde los desarrollos de guitarras también miraban hacia esas bandas de Captured Tracks que prefieren dejar la psicodelia de lado. Ahora llega el momento de anunciarnos que están trabajando en lo que será su LP debut, presentándonos un nuevo tema que lleva por título ‘Mirror’ y que podemos concluir que es lo mejor que han facturado hasta el momento. Siguiendo una tónica bastante similar que la del EP, en esta ocasión parece que todo está aún más cuidado, creciendo las pequeñas melodías que conviven en el tema a la par de volverse a la perfección en esos territorios donde un cierto tono misterioso acaba aflorando.

 

Oso Leone

La banda mallorquina siempre ha sabido como crecer en cada uno de sus trabajos, intentando que sus influencias nunca se materialicen de forma obvia. A lo largo de sus tres discos siempre han encontrado una gran contención ambiental, dejando que sus guitarras fluyan como el agua. De esta forma sus temas guardan mucha relación con dejar reposar de buena forma los elementos presentes en ellos, hasta dar con un tono cálido de lo más característico. Esto es lo que ha ocurrido en su reciente Gallery Love, un disco donde se adentran en terrenos más sintéticos pero muy bien integrados en el carácter orgánico de su sonido. Surcando momentos donde el soul de tintes casi espaciales está muy presente, nos muestran una particular concepción musical donde nada es lo que parece, redondeando en todo momento todas las transiciones entre las estructuras presentes en sus composiciones. Una apaciguadora forma de entender la música que a bien seguro les seguirá llevando muy lejos.

 

Shame

Shame son la formación londinense más joven en trascender de la escena asociada al punk rock, presentándonos un trabajo de lo más frenético y muy bien trenzado entorno a una vertiente juvenil comprometida con los problemas sociales. Logrando unas canciones críticas pero con mucho de historias personales enrevesadas y de perdición, en su disco debut Songs of Praise, la formación sabe muy bien cómo encontrar el tono visceral y áspero, muy al estilo de sus antiguos compañeros de local Fat White Family. Sin embargo lo de Shame no sigue los mismos patrones estéticos ni excéntricos, sino que más bien se sitúan en un plano que mira hacia los 70 británicos y la oleada post punk más férrea al estilo de The Fall. Así es como encuentran a lo largo de su debut el perfecto patrón para no alejarse del lado melódico al mismo tiempo de conservar el semblante serio, involucrándose de lleno en los infortunios y caprichos del destino destilados en sus temas. Todo esto les lleva a exhibir un cierto margen entre la necesidad de mostrarse siempre intensos y adentrarse de una forma oscura en un apartado más inquietante.

 

Viagra Boys

Los suecos Viagra Boys son una de esas bandas de garage que no tienen ningún tipo de pudor a la hora de mostrar sus influencias y dejarse llevar hacia un lado de lo más salvaje. Con su LP debut Street Worms, publicado el año pasado, lograron centrar todos los focos en el carácter voraz de su música, siendo conscientes de cómo es posible alcanzar un apartado de lo más desgarrador manteniendo intactas sus señas de identidad. Debido a ello, la crudeza toma sus composiciones de lleno, logrando al mismo tiempo unos cambios de ritmo de lo más endiablados, donde todo parece que se va a desbocar de un momento a otro pero enderezando siempre sus temas para que la energía presente no se acaba de disipar sin apenas enterarnos.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *