Especial

Los 10 artistas del Vida Festival 2018 que no deberías perderte

Por -

Un año más el Vida Festival ha vuelto a confeccionar un cartel más que envidiable, consiguiendo la fórmula perfecta para juntar a bandas internacionales a las que siempre tenemos ganas de ver junto con una escena nacional potente y alejada del circuito festivalero medio. Una nueva celebración de la música en directo apostando por hacer las cosas de forma diferente al resto, demostrando que el concepto de gran festival no está siempre asociado a traerse a los grupos que mueven masas en el panorama nacional. En esta ocasión el plantel estará claramente presidido por una St. Vincent con su única fecha de actuación en nuestro país, bien acompañada por unos Franz Ferdinand que vuelven en su mejor momento gracias a su nuevo trabajo Always Ascending. Intentando saltarnos los nombres escritos con letras más grandes, os proponemos una serie de artistas de esos que merece mucho la pena descubrir.

 

Bart Davenport

El norteamericano Bart Davenport está de regreso con un nuevo trabajo que lleva por título Blue Motel, renombrando a su habitual banda como Bedazzled. Editado por Lovemonk, en este trabajo nos vamos a volver a encontrar al Bart más expresivo, aquel que sabe muy bien lo cómodo que se encuentra en el pop ochentero. Producido por Aaron M. Olson de L.A. Takedown, este conjunto de nuevos temas bucean en un espectro temático agridulce, suponiendo adentrarse en esa parte de la madurez donde parece que muchas cosas van a desmoronarse. Esta sensación es algo que se arrastra a lo largo de todo el trabajo con temas como ‘Life Underwater’ o ‘Vampire’, pero sin embargo no condiciona el carácter general del resto de temas, encontrando siempre un cierto punto de guitarras jangle irresistibles.

 

Curtis Harding

El artista norteamericano representa muy bien la nueva hornada de artistas que tratan de integrar el soul con géneros más flexibles que van desde el rock ochentero hasta retazos de pop de lo más espiritual. Así es como está planteado Face Your Fear, su más reciente trabajo publicado el año pasado con el que volvió a encontrar esa fórmula tan atractiva para hacer brillar las canciones tanto en su apartado melódico como el propio de los arreglos que las recubren. En un trabajo tan entregado pero que al mismo tiempo conserva la luminosidad precisa, nos encontramos temas de lo más variados que bucen desde la concepción más clásica del blues hasta una sección rítmica que resulta de lo más fascinante.

 

DBFC

El dúo franco italiano ha supuesto desde la publicación el año pasado de su debut Jenks en un auténtico fenómeno de la música de club llevada hacia ese tipo de territorios donde todo parece de lo más minimalista y contenido. No en vano sus composiciones acaban apelando siempre a ese ambiente creciente pero que nunca explota, alternando los sonidos de guitarras más orgánicos con una concepción de música de baile que siempre resulta de lo más elegante. Temas como ‘Bad River’ ejemplifican el amplio abanico en el que se mueven, saltando desde la concepción glam más sintetizada hacia ese lado de rock ochentero con buen gusto por los riffs que tienden hacia la repetición, dejándolo todo en suspenso ante el siguiente giro de guión.

 

Da Souza

Da Souza acaban de publicar su cuarto trabajo, moviendo su coordenadas hacia nuevos territorios que los han alejado definitivamente del apartado de hardcore melódico que exhibieron sobre todo en sus dos primeros trabajos. Este giro progresivo hacia la placidez del influjo mediterráneo y las canciones de pop reposadas en las sobremesas se ha materializado en Futbol d’ Avantguarda, un trabajo rebosante de un pulso sereno por narrar la observación de los días y las pequeñas cosas que acaban por entusiasmar. Manteniendo los temas dentro de un abanico de guitarras que huyen de ser exprimidas, sino más bien ejecutadas de forma meticulosa dentro de unas estructuras que algo tienen que ver con la música progresiva y donde ritmos propios del free jazz acaban aflorando en temas maravillosos como ‘Dos Microbis’.

 

Elvis Perkins

Elvis Perkins reapareció a principios de este año rompiendo un silencio que se había producido después de la presentación de su magnífico Ash Wednesday, publicado en 2007. En esta ocasión I Aubade se desprendía del dolor acumulado en sus anteriores discos, mostrando además un sonido muy diferente respecto al folk que venía practicando. I Aubade es un disco cambiante y que continúa con esos momentos arrebatadores donde todo se vuelve cálido y altamente emocional. Un músico forjado a sí mismo que sabe romper con el legado del folk más clásico para trascender a terrenos aún más cálidos, donde lo descorazonador y la esperanza siempre suelen ir de la mano en un intento de encontrar siempre el camino correcto.

 

Esteban y Manuel

Parece que este va a ser el año de los gallegos Esteban & Manuel, recogiendo los frutos obtenidos de su notable debut La Banda Sonora de tu Día a Día publicado en la primavera pasada a través de La Melona. Lo que ellos bautizan como cubiatune resulta ser una adictiva mezcla perfecta entre festejo popular de ritmos latinos elevado hacia un cierto toque de suave psicodelia muy relacionada con el tropicalismo. Moviéndose en estos parámetros de sonidos tan envolventes como destinados a darlo todo, el dúo de Santiago de Compostela ha conseguido un salto mediático palpable a la par de romper el circuito festivalero y abrirlo hacia algo cuanto menos novedoso. El sentimiento de verbena arrebatadora con teclados casio que marcan los pasos de baile a la perfección resulta ser un aliado perfecto para lograr canciones tan instantáneas como ‘La Paya Papaya’, a la par de soltar sensuales arrebatos de dandy chapado a la española como es el caso de ‘Pingo’.

 

Futuro Terror

Resulta increíble como Futuro Terror no han bajado el ritmo en ninguno de sus tres LPs publicados hasta el momento. Seguramente la clave es que son muy buenos en lo suyo, sin dejar nunca ningún cabo suelto ni renunciar a los principios que encierran en sus temas. En este nuevo disco titulado Precipicio, quizás no se muestran estilísticamente tan desbocados como en anteriores ocasiones, pero sí que son capaces de generar su habitual desasosiego y actitud crítica. Sin dejar de lado en ningún momento los simbolismos tan fascinantes de sus temas, adentrándose en un ambiente de nocturnidad que en muchos casos desemboca en el fatalismo, los alicantinos suenan rotundos en cada una de sus estrofas. Estampas voraces para los tiempos que corren, sin necesidad de apuntar a ningún sitio ni ofrecer nombres.

 

Hookworms

La banda británica comandada por MJ vuelve a reflejar todas sus particularidades en su tercer trabajo Microshift, mostrando una nueva exhibición de fuerza a la hora de integrar toda la explosividad de sus bases electrónicas con unas guitarras repletas de efectos relacionados con el kraut. El tercer trabajo de los de Leeds guarda características comunes con sus predecesores, pero también muestra un afán por suavizar sus bordes y acercarse a más que nunca al sonido DFA. Manteniendo los ritmos tan precipitados, donde los golpes de batería siempre permanecen abriendo el camino, en estas nuevas canciones vamos a poder encontrar de nuevo cambios de ritmo al límite que dinamitan los temas hasta lo frenético. Esta seña de identidad que han sabido mantener a lo largo de sus trabajos es un elemento totalmente diferenciador, que en esta ocasión logran evolucionar.

 

La Plata

La irrupción de La Plata el año pasado gracias a su EP debut Un Atasco, seguramente fuese uno de los hechos más destacados dentro un panorama nacional que siempre tiende a denostar todo aquello que no llegue en un formato más convencional. Desde ‘La Luz’ hasta ‘Esta Ciudad’ contenían la gasolina perfecta para echar a andar y quebrar un entorno de insatisfacción, todo ello guiado por el ese énfasis de la new wave más cercana del punk mancuniano para algunos, y más apegada a bandas de aquí del corte a Décima Víctima para otros. Unos meses después llegó su LP Desorden también a través de Sonido Muchacho. En él la mayoría de los temas se mueven en unos parámetros comunes como los ritmos con querencia por momentos a lo motorik cuando el estribillo pega el acelerón, los coros a la desesperada de Salvador y los teclados un tanto telúricos que apostillan las canciones siempre hacia un lado nocturno.

 

Vulk

Siempre que nos encontramos ante un disco de post-punk cabe preguntarse cuáles serán las cosas que nos puede aportar, ya que el género parece vivir en un continuo revival en el que el copy/paste cada vez resulta de lo más descarado. Por ello, en muchos casos lo más interesante es medir la actitud del grupo, algo que nos llevará hacia la verdadera autenticidad de la propuesta. Este es el preámbulo a seguir para introducir el primer LP de Vulk, la banda bilbaína con mayor proyección en estos dos últimos años. Si todo el mundo hablaba de sus directos llevados completamente a su bola, primando las sacudidas que provocaban los temas en la propia interpretación de los miembros del grupo, ahora podemos decir que su LP debut ha logrado capturar parte de esa voracidad escénica, algo que vuelve a ocurrir con Ground for Dogs, su nuevo LP que ve hoy la luz.

Fotografía de Bart Davenport a cargo de Piper Ferguson

 

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *