Especial

Los 10 artistas del Bilbao BBK Live que no te deberías perder

Por -

El festival bilbaíno regresa un año más al monte de Kobetamendi presentando un cartel de lo más completo en todas sus líneas, intentando ofrecer un abanico de artistas que se escapen a la obviedad y jugar de este modo con un cierto factor sorpresa. Este puede ser el caso de propuestas como Sophie o Porches, artistas prácticamente debutantes en nuestro país pero que encabezan a la perfección la renovación dentro de sus respectivos estilos. Seguramente detalles como estos sean los que al final marcan diferencias dentro de un cartel, encontrándonos con un llamada clase media del cartel más potente que nunca, evidenciando cómo una oferta musical siempre se debe construir desde los cimientos. Si a todo esto le añadimos grandes atractivos como la presencia de artistas de lo más cotizados cómo es el caso de Gorillaz o Florence and the Machine, obtenemos uno de los carteles con mejor gusto que podemos encontrarnos en toda la península ibérica, todo ello superando las adversidades planteadas por los competidores más directos. Cómo resulta imposible abarcar todo el cartel, hemos recogido una selección de artistas que seguramente encajen más que otros en nuestros gustos personales, creyendo firmemente que sus directos en Bilbao serán muy recordados.

 

Carolina Durante

A pesar de su corta trayectoria Carolina Durante se han convertido en una de esas formaciones con una identidad muy marcada y sustentada en unas letras tan irónicas como ácidas, dejando buena constancia en su directo de su afán por volcar todo lo que llevan dentro de sí. Sus numerosos directos ofrecidos por buena parte del país últimamente, reflejan una soltura total encima del escenario, donde lo ferviente de la juventud y ganas de hacer partícipe al púbico en el directo se pusieron muy pronto de manifiesto. Por todo ello podemos decir que Carolina Durante no vienen a resucitar ninguna etapa de la música nacional, ni tampoco a representar una escena madrileña concreta, sino tratar de amplificar unas historias personales donde lo hiriente y lo rabioso van de la mano en muchos casos. Así es como el apartado liberador de sus directos hace acto de presencia, canalizando la energía interpretativa en algo muy concreto.

 

Cigarettes After Sex

El proyecto de Greg Gonzalez sigue alcanzando grandes cuotas, reflejando que su disco debut y toda la trayectoria asociada en su pasado supone la consolidación de una fórmula más que esperada. Su capacidad para acercarse al slowcore de una forma clásica, donde los matices dentro de lo tenue suponen una gran baza, configura un carácter de lo más especial dentro de sus canciones. Ahondando en unas letras plagadas del lado más agrio de la vida, donde el desánimo y la espiral de decadencia parecen tomarlo todo, consigue que el sentimiento de realismo se magnifique en cada tema. Sin embargo al final siempre consigue que cada canción se sumerja en el efecto reconfortante con el que la lluvia parece calmarlo, para mostrar de este modo que compartir la intimidad puede resultar bello.

 

Fat White Family

Fat White Family seguramente sean el grupo más atípico que ha dado la escena británica en la última década. Sus canciones están compuestas a partir de una amalgama de elementos nefastos, siempre rondando las drogas y el alcohol, a la par de mostrar siempre lo más sórdido de cualquier situación. Los londinenses siempre buscan reflejar en su música todo lo más tenebroso que ronda alrededor del ser humano, sin escatimar en recursos a la hora de conseguir trabajos densos y atormentados. Si con su primer trabajo Champagne Holocaust se paseaban por el sarcasmo de un fin del mundo repleto de vicios, en su último hasta la fecha titulado Songs for our Mothers se acercan aún más de lleno a lo más voraz que puede haber en la mente humana. El grupo nos muestra un decaimiento en todos los sentidos sin límites y que a juzgar por la imagen que ofrecen en sus directos se acerca mucho a la realidad.

 

Gorillaz

Los años pasan pero Damon Albarn mantiene no evidencia signos de agotamiento con un nuevo trabajo, el primero en siete años. Humanz demostró como la banda sigue siendo capaz de sacar adelante el concepto de música distópica, cargada siempre de innovaciones asociadas a la pista de baile y la frescura pop que se entremezcla con todo lo que se le ponga por delante. Resulta increíble comprobar como la coherencia a lo largo de todos sus trabajos se mantiene intacta, pudiendo además reconocer fácilmente que tema pertenece a cada trabajo, algo que resulta de lo más complicado de conseguir. Sonando más o menos orgánicos, lo que está claro es que han logrado convertirse en una banda icónica encerrándose precisamente dentro de sus propias convicciones y logrando particulares reinvenciones que hasta el momento han sido de lo más acertadas.

 

Lukiek

La formación de Mungia seguramente ya no sean un secreto bien guardado, ya que a lo largo de los directos ofrecidos a lo largo de este último par de años han conseguido que el boca a boca los haya puesto en el disparadero de todos los amantes de los sonidos noventeros más rugientes. Antton, Christian y Josu lo tienen todo para representar esa vena tan melódica de la pasada década, surcando el grunge para conseguir un resultado más vitalista y para nada nostálgico. Aunque aún se resisten a subir sus grabaciones a las plataformas oficiales, nos podemos hacer una idea más que buena de todo lo que encierran asistiendo a sus directos y dejándose llevar por el fervor especial que tienen temas como ‘Amaittu Leike’. Si nunca lo has escuchado, la próxima edición del BBK puede ser clave para que no te los pierdas y puedas obtener la canción más representativa de tu verano.

 

Melenas

La formación pamplonica Melenas ha logrado con su debut homónimo uno de los trabajos de garage Lo-Fi más destacados de la pasada temporada en el panorama nacional. Abanderando características estilísticas del sonido que otros grupos de la ciudad como Exnovios o Río Arga han mostrado últimamente, la banda muestra lo bien que se desenvuelve con las rugientes canciones de su debut. Afrontando las canciones con una luz moderada que se entremezcla con un dinamismo guitarrero, que tanto tiene de la costa oeste como de lo pujante del pop noventero norteño de bandas como Nosoträsh, Melenas siempre encuentran buenos motivos repetitivos en sus melodías. Así es como sus canciones ganan contundencia, aportando al mismo tiempo un toque que tiene algo que ver con el fuzz como bien demuestran en temas del estilo a ‘Sales’.

 

Mount Kimbie

El regreso el año pasado de Dominic Maker y Kai Campos al frente de Mount Kimbie supuso lo mejor que le podía pasar a la electrónica el pasado año. Su trabajo más reciente titulado Love What Survives, consigue la perfecta integración de lo que se espera de una banda que se acerca al género de una forma orgánica junto una capacidad intrínseca de experimentación que basa su propuesta en el recogimiento. Y es que las canciones del dúo británico han logrado dar la vuelta al paradigma acerca de encontrar la concentración y gancho preciso sin que todo sea grandilocuente y brillante, sino todo lo contrario. En un trabajo que se mueven en todo momento en unas tonalidades graves, las colaboraciones de artistas como King Krule o James Blake consiguen redondearlo aún más.

 

Parquet Courts

La formación estadounidense regresa al BBK sin perder sus señas de identidad que tanto han calado dentro del género garagero más esquivo y experimental. Sin lugar a dudas la banda de A. Savage ha sabido labrarse un camino de lo más particular, consiguiendo deformar sus canciones y hacer cosas que no esperamos de ellos. Buena muestra fue su último trabajo en solitario hasta la fecha Human Performance, donde sometieron las canciones a un espíritu punk intrínseco, sin generar gran ruido pero sí destilando gran intensidad. Su próximo trabajo que ya está en camino y que llevará por título Wide Awake! supondrá otra vuelta más de tuerca entorno a la capacidad de desvestir sonidos, quedarse con lo esencial e ir directos a un apartado de voces desbocadas y guitarras que suenan sin ningún efecto de pedal.

 

Porches

Aaron Maine parece haber logrado con The House su trabajo definitivo hasta la fecha, localizándose en un registro de pop electrónico en el que se encuentra totalmente cómodo. Si su anterior trabajo Pool, supuso el inicio del abandono de las guitarras, en esta nueva referencia comprobamos como el músico se despoja de ellas para adentrarse de una vez por todas a la versatilidad de las cajas de ritmos, las bases minimalistas y un ambiente más bailable que sin embargo no opaca los momentos más intimistas del trabajo. La sensación que transmite su tercer LP es la de un músico que ha encontrado totalmente su camino, exhibiendo en cada tema una fortaleza que compagina con los momentos de mayor exposición como es el caso de ‘Country’, y en definitiva las canciones ejecutadas con una mayor desnudez.

 

Young Fathers

A estas alturas solo podemos esperarnos cosas buenas de Young Fathers. La formación escocesa está de regreso con Cocoa Sugar, un trabajo que manteniendo la base de todo lo realizado hasta el momento, les permite seguir bordeando las tonalidades del R&B más apegado a la calle sin dejar pasar la posibilidad de elaborar y dotar de una mayor complejidad a todas las capas presentes. En este nuevo Cocoa Sugar nos vamos a encontrar con una banda que sigue devorando fronteras entre géneros urbanos, todo ello sin aspirar a la grandilocuencia en ningún momento y sin mostrar tampoco giros tortuosos en las transiciones del disco. Si por algo destaca este Cocoa Sugar es por lo completo que resulta en todas sus facetas

Fotografía de Lukiek a cargo de Joseba Mugartegi
Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *