Especial

Crónica fotográfica de Doble Pletina en Madrid

Por -

Doble Pletina llegaron al Café la Palma haciendo gala de su inherente encanto. Sucedieron en una noche tranquila, sin sobresaltos, empapada de la vida y sus mil maneras de fe. Una emoción  controlada  y  definida,  aunque  desbordante por  momentos.  Dicen  que  hay  valor  en  la modestia, y que la furia se esconde tras la calma que perfila el mundo. El sosiego, en su humildad, engendra un dinamismo puro y veloz. Un pausado frenesí que eriza la piel y acelera los corazones. La pasión que recorre las entrañas empatiza con la calma que arrastra el mundo en sus momentos de descanso. Solo necesitamos prestar atención a los silencios que resuenan tras el descaro del mundo visible, para así entender la verdad que arrojan nuestras almas y modelar la incansable vacilación de los sueños que dibujamos. Solo necesitamos de alguien que nos enseñe a ver más allá de lo evidente. Solo necesitamos de un impulso que, en su quietud, nos presente a la vida. Esto fue lo que ocurrió en su directo.

Artículo y fotografías a cargo de María Rozados Balboa
Redacción Mindies
Redacción Mindies

Los miembros de la redacción de Mindies amamos la música por encima de todas las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *