Especial

11 discos que te harán el verano más feliz

Por -

Todos los veranos nos gusta imaginar un poco como sería nuestra banda sonora de la época estival. Aquella que sirva para diferentes momentos y estados de ánimo, que sepa cómo interpretar la nostalgia más memorable de anteriores veranos y que por supuesto sirva para recordar estos meses en el futuro de una forma más feliz. Demostrando una vez más que estos meses no solo son para asistir a festivales, sino para descubrir un montón de bandas nuevas y comenzar proyectos de lo más locos, os proponemos 11 trabajos más o menos recientes que capturan a la perfección todos esos sonidos incontenibles en nuestra cabeza.

A Beacon School – Cola (Grind Select)

Patrick J Smith es un músico neoyorkino que por fin ha comenzado a brillar en solitario gracias a A Beacon School. Entre sus anteriores formaciones figuran Modern Rivals, BLUFFING o Fiasco, además de un nuevo proyecto que está en camino junto a Max de Parquet Courts. Su primera referencia con su proyecto titular se encuentra sustentada en un formato de pop bien contenido, donde abundan los ambientes que se sitúan entre el Lo-Fi de sintetizadores y ese caballo de batalla experimental al que por momentos recurren los Animal Collective más atmosféricos. Dejándonos con momentos realmente disfrutables como es del caso de ‘Hum’, este debut resulta de lo más completo en todos los sentidos, sabiendo muy bien cómo aprovechar los espacios destinados a los interludios y conseguir una obra prácticamente continua y coherente.

Boys – Rest in Peace (PNKSLM)

A sus 22 años la sueca Nora Karlsson ha logrado un LP debut con el que es capaz de ponerte la cabeza tanto en el pop de grandes aspiraciones más efervescente como en esas canciones destinadas a los días lluviosos y las meriendas bajo techo. Conteniendo unos temas donde las melodías resultan innegables, al mismo tiempo de saber muy bien como aderezarlos a base de una electrónica que nunca acaba de despegar pero que resulta de lo más animada por momentos,  Nora tiene tiempo para mostrar tanto un lado más intimista como para sacar ese lado eufórico que llega después de la decepción. Si además le unimos un factor guitarrero, con matices algo glam y ochenteros que al mismo tiempo no pierden su punto rugiente, obtenemos un trabajo adictivo, esperanzado y lleno de momentos emocionalmente preciosistas.

Dante Elephante – Rare Attractions (Autoeditado)

Ruben Zarate continúa al frente de la formación angelina Dante Elephante, sacando lo mejor de sí de ese formato de rock siempre apacible, que mira tanto al esplendor del garage más tostado al sol como al espíritu setentero más encaramado al efecto psicotrópico más apagado. En esta nueva referencia titulada Rare Attractions quizás son más conscientes que nunca del lado más pegajoso de sus composiciones, saltando hacia una cara más pop pero igualmente redonda en su conjunto. Los pequeños detalles parecen haberse multiplicado a la hora de llevar sus canciones a un ambiente concreto, muy relacionado con la música groove donde parece que todos los días transcurren sin ningún sobresalto. Una nueva vuelta de tuerca en sus canciones que vuelve a resultar todo un éxito.

Dumb – Seeing Green (Mint Records)

El post punk también puede tener un carácter de lo más desenfadado si se ejecuta fuera de los márgenes más anclados del género, dando rienda suelta a escenarios de lo más descriptivos con un cierto aire de ironía y absurdidad. Esto es lo que ocurre en el debut de los canadienses Dumb, un trabajo donde las canciones resultan breves y concisas. Guiados por los ritmos rápidos, las voces sin pulir pero bien ejecutadas al unísono y algún que otro momento de lo más caótico, los temas que han logrado facturar están muy relacionados con no adaptarse a ninguna estructura clara, sino más bien adquirir un carácter más improvisado según se van dibujando. Inmediatez y un cierto afán por divertirse son las principales señas que guían estas canciones.

Floating Room – False Baptism (Good Cheer Records)

El segundo LP de Floating Room viene a demostrar aquello de que la astenia estival también existe, quedando muy bien capturada en unas canciones de pop que se desarrollan con la calma necesaria para remarcar aquello que realmente importa. Este nuevo False Baptism encuentra el equilibrio perfecto entre los pasajes de ruido muy cercanos a los Pixies más brillantes junto con las voces cristalinas que parten propiamente de un apartado muy cercano al bedroom pop que huye de cualquier tipo de altibajo. Así es como el discurso de Floating Room resulta en todo momento convincente, reflejando influencias bastante claras pero sabiendo en todo momento como tienen que enfocar sus melodías para que siempre resulten de lo más agradables.

Francisco y Madero – Amor de Lejos (Cvra Lvdorvm)

El dúo mexicano integrado por Jess Sylvester y Carlos Pesina supone una auténtica caja de sorpresas siempre agradable. En sus trabajos nos vamos a encontrar un poco de todo y muy bien mezclado. Desde melodías propiamente andinas hasta un influjo psicodélico muy relacionado con el folk más aperturista. Su nueva entrega titulada Amor de Lejos vuelve a suponer otra obra cumbre, donde la integración de los ritmos sobre una base experimental muy relacionada con el tropicalismo menos colorido pero igualmente animado, resulta una auténtica delicia. Desde vientos difuminados hasta pasajes puramente Lo-Fi, todo ello aderezado con un punto misterioso que sale a relucir en canciones como ‘Interlude’. En definitiva, la vena latina que más nos gusta explorada al máximo.

Miranda Winters – Xobeci, What Grows Here? (Sooper Records)

La vocalista de Melkbelly ha decidido dar el salto en solitario con un trabajo donde se aparta de la parte más explosiva de su banda titular para dejar las canciones a merced de unas guitarras ásperas y poco tratadas. Esta combinación propicia un trabajo que rápidamente muestra el encanto por un formato poderoso, sin aditivos y muy relacionado con la capacidad de llenar los temas de una forma íntima pero ruidosa. La siempre buena presencia de las influencias noventeras, como bien nos han demostrado otras artistas últimamente de la talla de Waxahatchee, es algo que tampoco se puede pasar por alto para entender aún mejor su propuesta, sintiendo en todo momento como la buena mezcla de honestidad y algún que otro elemento fantástico, invade muy bien los temas.

The Missing Season – Frequency (Les Disques Normal)

La formación francesa ha vuelto a dar con la tecla a la hora de facturar un disco de rock emocionante, sin grandes sobresaltos pero plagado de melodías más que inspiradas. Tras una trayectoria bastante dilatada, la apuesta de los de Rennes ha sido sobre seguro, dando rienda suelta a esas guitarras rugientes, que encuentran en las estructuras repetitivas su mejor aliado. Intercalando a la perfección contundencia y espíritu melódico, este Frecuency contiene por momentos un cierto tono nostálgico con el que hablar del tiempo de una forma serena pero consciente. A través de algún que otro eco de los Pavement más brillantes, este nuevo conjunto de canciones refleja muy bien una etapa vital de madurez, bien enfocada a todo lo que ha dado de sí su trayectoria hasta el momento.

Pllush – Stranger to the Pain (Father/Daughter Records)

El primer LP de la formación californiana es de esos que te deja totalmente sin contestación en cuanto los escuchas la primera vez. La forma de contener el ruido latente que habita en sus temas resulta realmente fascinante, ya que en todo momento saben cómo domar unos muros de sonido inquebrantables, alejándose poco a poco del apartado puramente noise rock. Quizás en esa combinación sonora entre el grunge y el noise se encuentre uno de los grandes atractivos del trabajo, logrando imprimir al mismo tiempo una marca desafiante y altiva. Logrando que el trabajo pase a través de diferentes fases, donde unas veces predomina lo crudo y otras aparece una mayor vulnerabilidad, podemos concluir que el debut de Pllush resulta de lo más completo.

Sean Henry – Fink (Double Double Whammy)

La primera vez que escuchas las canciones de Sean Henry comprendes claramente la enorme sensibilidad para capturar esas ideas que están en la cabeza y que acaban siempre generando ansiedad. Sin embargo el norteamericano logra en sus canciones el efecto contrario, incidiendo sobre el lado marchito del bedroom pop pero de una forma más luminosa. Más o menos esto es lo que ocurre en su nuevo trabajo, sabiendo muy bien cuál es el punto preciso de sombras que debe de introducir. En esta ocasión ha apostado por una mayor versatilidad, no perdiendo la cara a los pasajes más disonantes, donde las voces adquieren un tono agudo más chocante e irónico. Quizás estos son los momentos más disfrutables del trabajo, jugando al despiste pero siempre dando en la diana a la hora de plasmar lo que es el desasosiego.

Young Scum – Young Scum (Pretty Olivia Records)

De todos los trabajos nombrados, seguramente el de Young Scum es el que mejor se adecúa a lo que es un disco ideal para el verano. Su combinación de jangle pop con los elementos más entusiasmantes de la costa oeste resulta infalible para recrearse en recuerdos agradables que a bien seguro pueden estar en nuestro día a día. Por todo ello el trabajo de los de Vancouver viene a representar algo así como todas esas cosas buenas que no queremos perder, estemos en el momento vital en el que estemos. Añadiendo también el hecho de poder disfrutar al mismo tiempo unos pasajes instrumentales impecables, obtenemos como conclusión la necesidad de quemar y quemar el disco a través de las escuchas.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *