Especial

10 discos que mejorarán aún más tu verano

Por -

El verano siempre suele ser la mejor fecha para ponerse a descubrir nuevas bandas y dejarse llevar por todo lo que sugieren sus discos. Este es el propósito que nos hemos marcado en este artículo, intentando seleccionar un variado rango de discos que sean capaces de sugerir emociones de lo más diferentes. Por ello a lo largo de esta lista hemos seleccionado LPs que apuntan hacia un lado reconfortante y placentero, pero tampoco hemos dejado pasar la ocasión de introducir sonidos más aguerridos con los que agitar de buena forma la época estival. Intentando que alguno de ellos se cuele como la banda sonora de tu verano, estos son los escogidos.

Ada Lea – What We Say in Private (Saddle Creek)

La artista canadiense ha publicado un primer LP plagado de canciones pop repletas de buen gusto y elegancia. A lo largo de este disco nos encontramos con una propuesta que se torna de lo más electrizante por momentos, encontrándonos con un bonito punto intermedio entre guitarras con garra y atmósferas placenteras de lo más cuidadas. Siendo conscientes de como la artista se puede enmarcar dentro de ese apartado donde PJ Harvey sabe cómo serenar todos sus demonios, sin lugar a dudas podemos afirmar que la combinación entre intimismo y momentos de dejarse llevar resulta de lo más acertada. En definitiva, una muestra de cómo moldear unas canciones sin artificios para que tomen las dosis de coraje perfectas.

Barrie – Happy to be Here (Winspear)

La formación de Brooklyn ha debutado hace semanas con uno de esos discos que te atrapan a través de todo lo que son capaces de sugerir mediante el sonido de sus guitarras. Presentándonos unas canciones donde la ligereza de los ritmos e incluso el carácter ingenuo de la voz de Barrie Lindsay juegan un papel destacado, no resulta nada difícil caer rendidos a las ciertas dosis de psicodelia que acaban introduciendo en sus piezas. El despliegue realizado en torno a un conjunto de sintetizadores que pueden apuntar tanto a lo narcótico como a lo espacial acaban de redondear una propuesta que ya de por sí resulta de lo más satisfactoria en lo melódico. Cumpliendo con lo que dice el título del trabajo, desde luego no podemos quedar más felices con su escucha.

Cold Showers – Motionless (Dais Records)

Que bien sienta encontrar siempre bandas que sepan beber de la influencia de los 80 y que sean capaces de dar con un núcleo melódico de lo más entusiasmante. Esto es lo que les ocurre a los angelinos Cold Showers en su más reciente referencia, partiendo de la new wave con más tintes luminosos para acabar en terrenos donde los sonidos orgánicos acaban tomando un mayor protagonismo. Descubriéndonos al mismo tiempo como son capaces de aportar una gran profundidad a sus composiciones a través de una línea de bajo de lo más resonante, el conjunto de canciones mostradas también conservan un cierto lado desafiante con la que evidenciar como pueden resultar un grupo de contrastes.

De Lorians – De Lorians (Beyond Beyond is Beyond)

La formación japonesa ha debutado con un trabajo de enorme calidad a la hora de reflejar su mundo de sonidos extraños, totalmente imaginativos y con incluso un punto de locura con el que destacar aún más su propuesta. A lo largo de estas canciones aparecen vertientes tan dispares como son el free jazz, los ritmos tropicales, el rock progresivo o el glamour ochentero, todo ello sin acabar de comprometerse de lleno con alguno de ellos. Lo que en principio podría suponer un auténtico rompecabezas sonoro, poco a poco va encajando al oído del oyente a base de introducir elementos recurrentes como el saxofón, girando todo hacia ambientes que guardan su buen punto de intriga pero que resultan de lo más liberadores en su ejecución final.

Horse Jumper of Love – So Divine (Run For Cover)

Que sería de un verano si en la cabeza no se tuviese esa sensación de nostalgia e idealización de veranos pasados. A ello puede contribuir el nuevo disco de los norteamericanos, encontrándonos ante el perfecto compendio de canciones de rock noventero pegajosas capaces de mostrarnos los dientes a las mínimas de cambio. Reflejando su gran inspiración a la hora de moverse en los estados de ánimo propios de los domingos, a la par de saber también cuando hay que poner freno a lo que nos conduce hacia lo decadente, el trío es capaz de alternar entre un sonido robusto y las guitarras más clarificadoras. Lo dicho, uno de esos discos que se puede adaptar a las situaciones que se planteen a lo largo del día a día que te has tomado para ver pasar el tiempo con alguna que otra reflexión en tu cabeza.

Kaina – Next to the Sun (Sooper Records)

Siempre da mucho gusto encontrarse con artistas todoterreno, de esas capaces de lograr un amplio abanico de posibilidades en sus temas y que al final no te puedas decantar por qué cara de ellas prefieres. Este es el caso de Kaina y su LP debut, donde logra adentrarse en el pop que mira hacia el soul de una forma resplandeciente, sin dejar tampoco de lado un lado ciertamente agitado donde las estructuras jazz acaban por dejar huella. A través de esta enorme versatilidad Kaina nos presenta un disco repleto de dinámicas cambiantes pero todas ellas cautivadoras, sabiendo muy bien también como imprimir un cierto tono romántico que acaba contrastando con todos esos impases de espera que siempre propician las relacionas amorosas.

Morabeza Tobacco – Morabeza Tobacco (Naiv)

El dúo localizado en Suecia sigue atinando de lleno con la fórmula precisa para que los sonidos Lo-Fi que atesoran resulten de lo más atractivos. En su nuevo trabajo homónimo nos encontramos una base atmosférica capaz de aturdirnos de una forma de lo más suave, dando al mismo tiempo el salto hacia una línea de pop con su cierta pausa e inspiración en los setenta más aterciopelados. A partir de ahí solo queda introducir las historias precisas con las que darles vueltas a todo lo que ocurre a su alrededor. Desde la pérdida amorosa hasta la necesidad de disfrutar al máximo con otra persona, todo ello toma aires de lo más realistas encerrando al mismo tiempo un espíritu de despreocupación que cuadra a la perfección con sus sonidos.

No Aloha – Okay Alone (Autoeditado)

Resulta de lo más emocionante encontrar a un grupo pop cuyas melodías resultan de lo más sencillas y acaban inundándote de sensaciones positivas el resto del día. Este trío de Portland es lo que consiguen como si se tratasen de unos Veronica Falls mucho más luminosos. De hecho la inspiración propia de los grupos de Fortuna Pop! parece estar muy presente en este LP debut, apuntando en su justa medida hacia el twee pop pero dejándolo todo suspendido de buena forma en una sensación de suave melancolía. Con su parte tan dulce como más amarga en el contenido de los temas, No Aloha nos entregan un disco realmente para enmarcarlo, siendo conscientes de cómo son capaces de reflejar una bonita variedad en todo su minutaje.

Spencer Radcliffe – Hot Spring (Run For Cover)

El músico afincado en Chicago sigue entregándonos colecciones de canciones de lo más cálidas, dándole vueltas a las cuestiones importantes de la vida tratando que la experiencia adquirida por el camino también juegue un papel importante. A través de la canción americana más serena, aquella que parece interpretada con la puesta de sol de la tarde, logra mostrarnos sentimientos de lo más apasionados aunque la ejecución resulte siempre de lo más serena. Sin caer nunca en ningún tipo de dramatismo, sino más bien aceptar las cosas como vayan llegando, Spencer es capaz de hacer que sus composiciones brillen con lo mínimo, haciéndonos sentir como el dicho de menos es más es de lo más acertado.

USA Nails – Life Cinema (Hex)

Este listado de discos veraniegos también tenía que contener un cierto punto de agresividad y mordiente como las que nos muestran USA Nails. Los británicos se han sacado de la manga un disco que no acaba de entrar de lleno en el post punk, intentándose alejarse y situarse en géneros que contienen un mayor dinamismo. Con el nerviosismo por bandera a la hora de dejar constancia de toda la realidad ficticia en la que está envuelto nuestro día a día, la banda se muestra de lo más feroz a la hora de reforzar sus riffs, a la par de encontrar el momento preciso para demostrar toda su explosividad. Por lo tanto estamos ante uno de esos discos que destaca sobremanera en el mundo de las guitarras pesadas a las primeras de cambio.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *