Entrevistamos a

Zachary Cale

"Todo lo que aparece en mis canciones proviene de la gente que he conocido, las historias que me han contado y la reinterpretación que hago de ellas a través de la melodía y las letras."

Por -

Este músico de Louisiana lleva prácticamente una década componiendo canciones en solitario y editando numerosos discos. En sus temas de corte más o menos melancólico nos podemos encontrar multitud de historias interesantes, propias de un músico que sabe aprovechar todos sus viajes. El año pasado editó Blue Rider, su último trabajo hasta la fecha. En él podemos encontrar a un Zachary más sincero que nunca, desnudando sus canciones al completo y ofreciéndonos toda la entrega sentimental que pone él en su composición. Aprovechando que estos días se encuentra realizando su segunda gira por la península, no hemos dudado en entrevistarlo. El norteamericano se sincera y nos desvela multitud de aspecto interesantes de sus temas y del mundo de la música en general.

En 8 años, sirviéndote prácticamente de forma exclusiva de tu guitarra y voz has sacado ya 5 LPs. ¿Crees que componer las canciones sin ninguna ayuda externa te ha permitido lanzar tantos temas en tan poco tiempo?

Es cierto que escribo las canciones solo, pero también es cierto que recibo mucha ayuda de mis amigos más cercanos a la hora de componer arreglos para incluirlos en los temas. Aunque siempre el inicio de composición de mis temas es mi propia voz y guitarra, algunas canciones toman cuerpo con múltiples capas. Creo que trabajar solo pude hacer las cosas más fáciles y más rápidas si sabes controlar la dirección que toman. Con banda las cosas se pueden volver más difíciles si cada uno va añadiendo su opinión. Es una situación parecida a la de muchos cocineros en la cocina. A mí sin embargo me gusta tener cerca músicos que me aporten sus ideas para evadirme de mi mismo.

Escuchando en profundidad tus composiciones, podemos encontrar una especie de melancolía reconfortante. ¿Crees que los sentimientos que provoca tu música en el oyente son realmente determinantes para poderla disfrutar más?

Seguro que ayudan. No puedo ponerme en el lugar del resto, pero me gusta pensar que a diversas personas les provoquen reacciones diferentes un mismo tema. Trato de que las canciones queden abiertas cuando las compongo. Diría que mis canciones están más relacionadas con un estado de ensoñación más que de melancolía aunque sí que es cierto que en el solitario proceso de escribir canciones, la introspección me lleva un tono realmente melancólico.

Creo que vivir en Nueva York te habrá ayudado a fomentar tu lado más creativo. Sin embargo, tu música se muestra como la contraposición al estrés. Cómo músico, ¿qué ventajas presenta vivir en Nueva York?

Nueva York es por supuesto un lugar muy inspirador. En una ciudad en la que se reúnen personas de todas las partes del mundo. Tener a mí alrededor tanta variedad de cultura e idiomas es magnífico. La vida aquí es rápida y a veces difícil, por lo que tienes que trabajar muy duro. Nueva York en mis canciones está más presente de lo que la gente se piensa. Todo lo que aparece en mis canciones proviene de la gente que he conocido, las historias que me han contado y la reinterpretación que hago de ellas a través de la melodía y las letras.

Hablemos acerca de tu último trabajo. En Blue Rider seguramente encontremos el trabajo más asolador y honesto de tu carrera. ¿Tuviste que bucear en lo más profundo de ti para lograrlo?

Blue Rider es un disco solitario, aunque no diría que es un trabajo totalmente melancólico. Está más enfocado en la idea de estar solo, la búsqueda constante y el pacto contigo mismo de seguir adelante. Me estoy haciendo mayor y llevo viviendo esto un largo tiempo hasta ahora. Por ello, creo que este trabajo refleja de algún modo mi personalidad, algo mucho más simbólico que lo que aparece en las letras. Alguna de estas canciones es realmente antigua y otras realmente son primerizas en la grabación. Siempre tengo en mente unas 100 canciones cuando entro al estudio de grabación por lo que hay un gran proceso de selección a la hora de encontrar el conjunto de canciones que estén más o menos relacionadas.

Otra de las cosas que observo en este trabajo es tu excepcional capacidad para explorar aspectos acerca de los que los humanos siempre están preocupados. Me refiero al paso del tiempo o la soledad ya mencionada. Sin embargo, interpretas todos tus temas de un modo muy natural. ¿El drama no tiene cabida en este disco?

La gente de vez en cuando comenta este aspecto en mis temas. Escribo acerca de lo que observo, de lo bueno y de lo malo, acerca del caos y lo incierto. Si tengo suerte, puedo evocar el espíritu de otros y hablar a través de ellos. Todos somos errantes, siempre estamos en constante búsqueda de un nuevo lugar y el viaje hasta llegar allí es realmente donde las cosas acerca de las que escribo toman importancia.

En tus temas podemos encontrar un montón de estilos. Desde de blues y country hasta folk de los 60. ¿Cómo logras que todas estas influencias queden a la perfección en tus trabajos?

No es una decisión que tomo de forma consciente. Creo que soy como una esponja que se empapa de todas las cosas que escucho y me gusta. No me gusta que me categoricen como folk, creo que con esta etiqueta se pierde mucha información por el camino. Una canción puede tomar cien caminos diferentes. Es cierto que estoy influenciado por todo tipo de formatos de la canción americana y trato de adaptarlos a lo que me resulta natural para mí. Tampoco me gusta el “revival” de la música de raíz, para mí eso es como ponerse un disfraz y representar el papel asignado a medias. Crecí con el punk y todo tipo de música rock underground y toda la música que he escuchado siempre me acompaña.

Hablemos de la figura del cantautor. Hoy en día no parece que tenga la mismo importancia que en el pasado y la gente siempre tratar a comparar a los cantautores actuales con los pasados. ¿Cuál es tu opinión acerca de ello?

No estoy seguro. No puedes comparar los 60 y 70 con lo que ocurre hoy. El negocio de la música era un “animal” diferente. Había que hacer dinero y en ocasiones los cantautores eran considerados como algo influyente para su generación. A los artistas les ofrecían largos contratos discográficos donde ahora te los tienes que buscar tú. La música siempre ha estado guiada por las modas y en la actualidad más que nunca. Hay muy buenos cantautores en la actualidad pero seguramente no tienen el atractivo que podían tener entonces para la población.

zachary

En la mayoría de tus álbumes has escogido un reducido número de instrumentos en tus temas, incluyendo únicamente lo necesario. ¿Has sentido alguna vez la necesidad de incorporar más instrumentos en tus temas para expresar realmente su contenido?

Esto cambia según la canción, pero sí, es necesario cambiar la instrumentación para conseguir el estado de ánimo perfecto para la canción. Me gusta el minimalismo por lo que cuando hay una canción con mayor instrumentación siempre la intento reducir a lo mínimo posible. Algunas canciones son muy esqueléticas como ‘Hangman Letters’ y otras tienen una banda completa de apoyo como ‘Blood Rushes On’. No me gusta que los temas lleven más capas de sonido por aquello de que suenen más cool. Creo que esconden la personalidad de la canción.

Ahora estás inmerso en una extensa gira por Europa. Ya estuviste por aquí en otras ocasiones con grandes bandas como The Black Swans. ¿Observas grandes diferencias en este continente respecto a las costumbres o lugares en los que tocas respecto a los de Norteamérica?

Me encanta España. El público de aquí es uno de los que mejores recuerdos tengo. La gente suele ser muy respetuosa con la música. Creo que es debido a la traducción de música acústica que también se vive por España. En Estados Unidos en más diferente, allí hay mucha música y la gente a veces te subestima por ello.

Siempre nos gusta que los artistas nos hablen de nuevas e interesantes bandas. ¿Cuál es tu último gran descubrimiento?

No sé si conozco alguna banda nueva que me haya llamado la atención últimamente, pero he profundizado en el cancionero de Simon Joyner, tiene un gran catálogo de discos. Creo que es uno de los mejores cantautores en activo hasta ahora. También hay una chica que hace llamarse Circuit Des Yeux, establecida en Chicago. Su último trabajo es increíble, es muy difícil de describir su música porque es única. También te puedo comentar uno de los guitarristas que mejor realizar solos en mi opinión, es el irlandés Cian Nugent.

Llegamos al final. En todas nuestras entrevistas nos gusta que nuestro entrevistado deje una pregunta para el siguiente artista a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Hay alguna banda o artista que no te gustase cuando eras joven pero que con el paso del tiempo te acabado entusiasmando? ¿Qué te hizo cambiar de opinión?

Del mismo modo tenemos una pregunta para ti a cargo de Craig de Scott & Charlene’s Wedding: Nombra una banda que cambió tu vida y si recuerdas lo que estaba pasando en tu vida en ese momento.

Hay un álbum de un tipo bastante desconocido de nombre Peter Laughner, llamado Take the Guitar Player for a Ride. Fue una figura central de la escena de la escena rock de Cleveland de los años 70. Justo cuando había acabado la universidad, había estado tocando en bastantes bandas de rock y estaba empezando a crear canciones en solitario con mi guitarra acústica. Su disco realmente me habló, básicamente me dijo que no necesitaba una banda, podía escribir canciones yo solo y seguir siendo cool. Me empujó a hacer lo que estoy haciendo ahora.

zachary

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *