Entrevistamos a

The Levitants

"A día de hoy seguimos en ese eterno proceso de búsqueda del sonido prometido, pero con los 6 temas de “Coimbra” creemos haber puesto los cimientos de nuestro sonido."

Por -

El grupo vallisoletano The Levitants, se han adentrado en una nueva etapa con la publicación de su nuevo trabajo Coimbra. Tras cambios en su formación donde han salido dos miembros y ha entrado uno nuevo, Sergio Isabel, Daniel Alconada, y Juan Izquierdo, se han lanzado de lleno a por unos temas más desbocados, donde la interpretación también se ha recrudecido. A lo largo de las 6 canciones que nos encontramos en Coimbra, podemos comprobar como su lado post-punk ha aflorado de una forma muy melódica dejando más de lado el espectro de rock ochentero y guitarras a lo Doves presentes en su debut Gravity for the Masses. Temas como ‘Satellite’ representan muy bien este nuevo camino, sonando abrasivos y abriendo puertas hacia retos mayores. Aprovechando lo reciente de este nuevo trabajo, entrevistamos a Sergio, vocalista del grupo.

A lo largo de estos tres años desde la publicación de Gravity for the Masses la formación ha sufrido bastantes cambios, entrando en la banda Juan Izquierdo. ¿Creéis que todos estos cambios han influido notablemente en la nueva dirección que ha tomado el grupo?

Juan entró a formar parte del grupo desde el concierto presentación de “Gravity for the masses”. En un principio solo iba a colaborar ese día pero nos gustó tanto que decidimos forzarle para que se quedase de forma permanente en el grupo. La verdad es que él opuso nula resistencia, desde entonces su participación ha ido aumentando hasta el momento actual en el cual la banda no tendría sentido sin sus teclados de mono loco.

Si nos centramos en el formato de las canciones, habéis apostado por un trabajo de solo 6 temas en el que casi todos ellos superan los cuatro minutos de duración. ¿Teníais claro desde el principio el rumbo que queríais darle al trabajo en cuanto a su estructura?

Cuando empezamos a trabajar en estos temas en serio fue cuando nos convertimos definitivamente en un formato trío, sabíamos que queríamos buscar un sonido propio que marcase la esencia de la banda. Tras meses de experimentación y tras descartar añadir nuevos miembros al grupo nos encontramos con un disco que reflejaba el cambio, ese disco se llama “Coimbra”. A día de hoy seguimos en ese eterno proceso de búsqueda del sonido prometido, pero con los 6 temas de “Coimbra” creemos haber puesto los cimientos de nuestro sonido.

La gran impresión de este trabajo es que os habéis lanzado a por un lado más desbocado, aumentando la intensidad de los temas a la par de una interpretación vocal más agresiva. ¿Las canciones del trabajo os pedían una mayor contundencia o simplemente salieron así en la grabación?

Con el primer disco quieres probar un poco de todo. Por poner un símil, es como cuando vas por primera vez a un buffet libre, pruebas un poco de todos los platos, después cuando vuelves por segunda vez ya sabes lo que te ha molado y lo que te ha sentado bien. “Coimbra” es como esa segunda vez en la que ya sabes lo que te mola. Teníamos claras las canciones y como queríamos sonar. No nos hemos cortado un pelo.

"Teníamos claras las canciones y como queríamos sonar. No nos hemos cortado un pelo."

Escuchando este nuevo trabajo se me vienen a la cabeza referencias como los primeros The Strokes o incluso los Spoon más duros. ¿Habéis tenido alguna influencia musical externa a la hora de componer el trabajo?

La verdad es que las influencias son algo que está ahí, hay que vivir con ello aunque sean un puto coñazo, sobre todo cuando eres un grupo pequeño y nadie sabe cómo suenas. Es bonito que te digan que tu banda recuerda a algo que te mola, es bonito e inevitable y quién diga lo contrario es un cretino. Pero lo que es verdaderamente la hostia es cuando te dicen que suenas un poco a un grupo que no conocías de nada, lo escuchas y te flipa. Personalmente nos influyen cosas muy dispares, no necesariamente musicales. En “Coimbra” hay influencias de todo con lo que hemos estado en contacto los tres en los últimos tiempos, ahora mismo estamos flipados con los monos con navaja y gorro rojo. Es una chorrada bastante obsesiva pero no se nos va de la cabeza, vemos monos con navaja y gorro rojo en todas partes.

En vuestro bandcamp aparece la etiqueta post-punk, algo con lo que estoy de acuerdo aunque no seáis directamente una banda entregada de lleno al post-punk. ¿Creéis que la oscuridad que subyace en vuestros sonidos proviene directamente de esta faceta?

Somos un grupo de pre post-punk nebuloso. Lo hemos sido siempre, somos oscuros porque somos de Valladolid, una ciudad llena de niebla durante meses, eso influye de manera directa en el carácter de la gente de aquí, y por añadido de la música que nace del valle. Lo del postpunk es algo que nos define tanto como las neojotas, solo que con el postpunk la gente se orienta más.

Me imagino que cada uno de los tres escuchará bandas bastante diferentes. ¿Cómo lográis la convergencia de vuestros gustos musicales a la hora de poneros manos a la obra con las canciones de The Levitants?

Como bien dices somos de gustos dispares, pero muchas veces esos gustos se mezclan y condensan dando lugar a una clase de alquimia deliciosa con la cual estamos muy entusiasmados. Dejamos que las cosas fluyan y que las capas de instrumentos se adhieran libremente. Normalmente Sergio trae una canción con línea de guitarra y voz y desde ahí comenzamos a montar el tema. Cuando encontramos algo realmente bueno nos damos cuenta los tres, estamos muy unidos a pesar de nuestras diferencias. Tenemos claro lo que nos mola e identificamos nuestro sonido cuando lo encontramos. Ahora estamos probando cosas más locas surgidas de cero de la experimentación en el local sin dejar de lado nuestro modus operandi tradicional.

"La verdad es que las influencias son algo que está ahí, hay que vivir con ello aunque sean un puto coñazo, sobre todo cuando eres un grupo pequeño y nadie sabe cómo suenas. "

Sin lugar a dudas los teclados de Juan os aportan un plus que no tienen otras bandas que quizás se muevan en parámetros musicales similares a los vuestros. ¿Encontrasteis bien el hueco necesario para que tuviesen cabida en los temas?

En los temas del primer disco los arreglos de teclado los hizo Javier Vielba (el Meister, Arizona Baby, Corizonas). Juan al principio se dedicaba a reproducirlos y a sacarles todo el jugo que podía. Con los temas nuevos ha sido más sencillo pues Juan ha estado desde el principio dando forma a los teclados sin intervención externa alguna, no tenía ninguna línea ni pauta que seguir y eso ha reforzado el carácter propio del grupo. Los tres tenemos una manera muy personal de tocar y hacer música y de la unión de nuestras particularidades surge el sonido del grupo.

Tengo la impresión de que en estos últimos años existe una comunidad importante de músicos en Valladolid donde todos sois amigos. A pesar de las diferencias musicales que existen entre todos vuestros proyectos, ¿crees que existe una especie de inspiración mutua?

En Valladolid no existe un sonido propio unido a una escena, existe una escena fuerte y unida pero no pasa como en otros lugares donde todos los grupos de una escena suenan parecido. Aquí cada uno somos de un padre y una madre pero nos queremos todos como hermanos. La unión hace la fuerza.

Tenéis intención de presentar este trabajo por la península e incluso salir al extranjero. ¿Consideráis que vuestra música pueda llegar a tener más repercusión fuera de nuestro país que dentro?

Queremos tocar donde sea y fuera hemos encontrado gente que nos apoya a hacerlo. No vamos con ninguna pretensión distinta a la que tenemos tocando dentro de España. Esto es lo más importante para nosotros y lo llevaremos donde haga falta, cuanto más lejos mejor claro.

"Somos un grupo de pre post-punk nebuloso. Lo hemos sido siempre, somos oscuros porque somos de Valladolid, una ciudad llena de niebla durante meses, eso influye de manera directa en el carácter de la gente de aquí, y por añadido de la música que nace del valle. "

Vais a participar en el Sonorama Ribera, un festival repleto de propuestas muy eclécticas. Sin embargo, hoy en día parece que hay que cumplir ciertos parámetros para poder colarse en los carteles de la mayoría de festivales nacionales. Como banda, ¿sentís que existe una gran burbuja festivalera en nuestro país?

Existe una serie de grupos que mueven mucha gente y por eso están en todos los festivales. Hasta ahí guay, no hay pega. El problema no es ese, el problema es que no se dan suficientes oportunidades a grupos nuevos y por eso el panorama no se regenera, o lo hace de manera muy lenta. La última palabra la tiene el público, y parece que cada vez hay más gente que se está dando cuenta de esto y reclama la presencia de nuevos grupos en salas y festis. Los grupos por nuestra parte solo podemos (y debemos) dedicarnos a hacer lo mejor posible lo nuestro que es tocar y grabar música.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Salmorejo o gazpacho?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Ari de Hola a Todo el Mundo, dice así: ¿Qué prefieres quedarte sordo o manco?

Manco mola más, siempre y cuando sea solo de una mano, manco de una mano puedes ponerte un garfio. Un mundo de posibilidades al alcance de tu (única) mano.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *