Entrevistamos a

Ramírez Exposure

"La temática de este disco gira en torno a la búsqueda de sueños juveniles poco convencionales basados en un individualismo que como mínimo sea amable y justo. "

Por -

Ramírez Expose ha regresado este año con un nuevo trabajo donde vuelve a demostrar su capacidad para sintetizar el pop de vertiente sesentera y contextualizarlo en una obra de forma más que cuidada. Si con su debut Book of the Youth incidió en un apartado donde los sonidos Lo-Fi resultaban el gancho perfecto para conectar con el gran apartado melódico de sus temas, en esta nueva entrega titulada Young is the New Old todos los rincones resultan de lo más redondeados. No en vano, figuras de la talla de Ken Stringfellow o Marc Jonson han tomado parte activa en este trabajo, aportando toda su experiencia y capacidad de encontrar el elemento perfecto que haga brillar aún más las canciones del valenciano. Así es como nos encontramos ante unas canciones totalmente inusuales en el panorama nacional gracias a su espontaneidad, capacidad de asociación con los recuerdos más felices y un acabado que rehúye de lo exuberante. Aprovechando lo reciente que está aún el lanzamiento del trabajo, entrevistamos al músico.

En este segundo LP se puede sentir como el espíritu Lo-Fi y momentos de mayor ruidismo, como por ejemplo aparecía en ‘Alone, It’s Not so Bad’, prácticamente han desaparecido. ¿Tenías desde el principio en mente un disco más serio en este sentido?

No suelo pensar demasiado en cómo va a ser un disco antes de grabarlo pero siempre hay una idea que me ronda la cabeza antes de entrar en el estudio. Es precisamente esa idea la que catapulta toda la creatividad hacia una dirección concreta. Siempre he trabajado con gente que de alguna manera ha entendido a la perfección lo que buscaba en esos momentos (Joaquín Pascual, Ken Stringfellow, Marc Jonson). A todos ellos les debo mucho porque me han guiado en la búsqueda de mi sonido. Es muy fácil, emocionante y gratificante poder trabajar así y en ese aspecto me considero una persona realmente afortunada. Lo que es horrible es trabajar con gente que te hace dudar y no te deja dar lo mejor de ti. Me ha sucedido en alguna ocasión y en cuanto eso ocurre me siento torpe y muy desconectado de la música. Eso es aprendizaje también. Puede que el disco sea serio por eso. He aprendido muchas cosas en los últimos años. Todo se trata de poder evolucionar en la dirección adecuada.

Me gustaría que el siguiente disco fuese una mezcla entre el primero y el segundo pero llevado al extremo. Lo que más me motiva de todo esto es que no tengo ni la más remota idea de cómo será mi siguiente disco y eso es muy emocionante para mí.

 

Aunque siempre te has movido en canciones puramente pop, en Young Is the New Old parece que tus referentes giran más hacia los clásicos de los 60 más soleados al estilo de los Beach Boys. ¿Crees que ha habido un cambio de tendencia en este segundo trabajo respecto al estilo?

En mi música las influencias han sido muy claras desde el principio, supongo que en Young Is The New Old resulta aún más evidente. Lo que quería con este disco era hacer canciones muy pop donde las melodías fueran lo más importante de todo. Aunque siempre he tratado de buscar eso, en este disco era especialmente importante.

Creo que de alguna manera he logrado trasladar las influencias clásicas de los años 60 a mi momento vital actual y a mi generación. Para mí, lo más importante es hacer buenas canciones. Doy mucha importancia a las buenas melodías. Es lo que más me impacta de las canciones. Solo me interesa todo aquello que despierta emoción, imágenes y sensaciones en mí.

¿Crees que el hecho de que en el panorama, al menos nacional, te muevas en terrenos muy alejados de las tendencias actuales puede proporcionar una mayor atención de la crítica y el público a tu propuesta?

Yo creo que sí. Espero que la gente encuentre en mi música un lugar especial, diferente, emocionante y divertido al que acudir de vez en cuando. La industria musical (lo poco que entiendo de ella hasta la fecha) es una cosa muy rara y no puedo perder el tiempo tratando de entenderla. Quiero decir que, un músico tiene que estar a lo suyo haciendo canciones y sin prestar demasiada atención a las opiniones. No digo que sea fácil, sobre todo hoy en día. Hay que hacer canciones por el puro placer de hacerlas.

"Lo que más me motiva de todo esto es que no tengo ni la más remota idea de cómo será mi siguiente disco y eso es muy emocionante para mí."

La sensación que desprende el trabajo es la de un disco muy compacto y muy coherente todas las canciones entre sí. ¿Consideras que has logrado una gran coherencia en base al sonido logrado?

Siempre me obsesiona mucho. Creo que es porque los primeros discos que me cautivaron, tienen un orden realmente bien pensado. Eso es algo que considero fundamental en los discos; El ritmo y el orden del disco. ¡Es como una película! Mi momento favorito es elegir el orden que tendrá el disco antes de mandar a masterizar. Es casi como estar en la sala de montaje de una película decidiendo de qué manera y en qué orden vas a transmitir todas tus emociones. Es el momento en el que ya no hay vuelta atrás y lo sientes como una decisión realmente importante. Creo que si vas a pasar treinta minutos escuchando algo, es bueno que todo tenga un orden adecuado que funcione y que tenga sentido. De esta manera la experiencia será muchísimo mejor. Es algo que se me da muy bien.

Al mismo tiempo creo que no has perdido ni un ápice en la espontaneidad de las melodías encerradas. ¿Sientes que esta cualidad es un factor muy determinante en tus dos trabajos?

Es y será siempre un factor determinante. Aunque algún día espero poder tener la capacidad de dejar que mi mente se vaya a las antípodas y hacer algo que ni siquiera puedo decirte cómo sería, precisamente porque serían sonidos que nada o poco tiene que ver con lo que siento en este momento.

 

El hecho de que en este trabajo participasen activamente figuras tan ilustres del pop soleado como Marc Jonson y Ken Stringfellow, supongo que fue determinante para obtener el resultado planteado. ¿Crees que sin ellos el trabajo habría sonado muy diferente?

Yo creo que hubiese seguido sonando a mí pero más embrollado. Ellos han aportado un tamiz muy importante al ayudarme a seleccionar las canciones y a ordenar mis ideas. De esta forma el disco es mucho más exacto.

"Creo que de alguna manera he logrado trasladar las influencias clásicas de los años 60 a mi momento vital actual y a mi generación. "

El viaje a Nueva Jersey para grabar allí el trabajo me imagino que sería uno de los momentos más excitantes de lo que llevas de carrera. ¿Tienes la sensación de que el gran entusiasmo encerrado en los temas del disco es un cúmulo de todas estas cosas tan positivas que te han pasado en los últimos meses hasta llegar a él?

Yo creo que sí, que ha contribuido de forma muy positiva al resultado final. Era la primera vez que grababa un disco en Estados Unidos y eso para alguien como yo acostumbrado a hacer las cosas de forma cómoda y cerca de casa, se presentó como una oportunidad única para crecer. Lo tomé como un largo viaje de búsqueda y de crecimiento personal y así fue. He hecho el disco que quería hacer en ese momento y ya está. Ahora me planteo nuevos retos.

A pesar de tu juventud, da la sensación de que llevas un montón de años en esto, ya que has sacado discos a través de varios proyectos como ‘Oh, Libia’ o ‘Coleccionistas’. ¿Estas aventuras crees que pueden seguir teniendo cabida en tu vida o cada vez te ves mucho más ajeno a ellas?

Fueron proyectos que han contribuido en gran medida a que yo siguiese creciendo como músico y además lo pasamos genial en el estudio de grabación. Con Coleccionistas espero que podamos grabar otro disco muy pronto. ¡Quién sabe! De todos modos estoy completamente centrado en Ramírez Exposure, ahora más que nunca.

La juventud es algo que ha estado presente tanto en tu primer como segundo trabajo. ¿Crees que el concepto de juventud y todo lo que implica es un punto de partida importante en tus composiciones?

No trato de encumbrar lo que ser joven significa porque me produce mucho rechazo esa obsesión por glorificar de forma simplista todo lo que la juventud representa. La temática de este disco gira en torno a la búsqueda de sueños juveniles poco convencionales basados en un individualismo que como mínimo sea amable y justo.

"Si vas a pasar treinta minutos escuchando algo, es bueno que todo tenga un orden adecuado que funcione y que tenga sentido. "

Al mismo tiempo me gustaría preguntarte si consideras que la temática y perspectiva de tu música se encuentra muy ligada a la etapa vital de los veintitantos en los que te encuentras.

Inevitablemente. Siempre cuento pequeñas historias basadas en mi visión de las cosas. Mis canciones funcionan como una extensión de mí mismo pero hay una parte de mi subconsciente que está completamente colonizado por la ficción. Me inspira más la ficción que la realidad y no me importa que sea así. La ficción es más limpia y sana que la realidad. He encontrado una buena manera de ver la vida como me gustaría que fuese en realidad y eso sucede a través de las canciones que hago.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Qué palabra de las siguientes elegirías para definir tu último disco? (Solo una): épico, claustrofóbico, emocionante, vívido, delicado, vago, torpe, enigmático, sensiblero, inusual...

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Richard Dawson, dice así: ¿cuáles son tus cualidades más poderosas como músico, y cuáles son tus mayores debilidades?

Soy incapaz de ser de la manera que la industria musical requiere que un músico sea. No soy capaz de adaptarme a las cosas establecidas y menos aún en estos tiempos. Eso es una debilidad pero también lo considero una virtud.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *