Entrevistamos a

Puzzles y Dragones

"La belleza del mundo te envuelve y te llena y por eso te rompe el corazón. Nuestras canciones intentan ser un reflejo de eso. "

Por -

Han pasado 4 años desde aquel EP presentación que nos fascinó en base a la forma de acercarse a los efectos que tiene el paso del tiempo sobre las cuestiones del corazón y la percepción de la vida misma. En él nos aparecía una banda que encontraba en la producción una de las principales características de su sonido, abarcando el espectro perfecto que va desde The Bats hasta The Pastels, sacando siempre el máximo jugo a las guitarras más juguetonas. Un cierto tiempo después, su primer LP Vuelven Puzzles y Dragones (Discos de Kirlian, 2017) llega como agua caída del cielo para aquellos que quieren surcar los recovecos pop de apariencia más dulce y contenido más relacionado con el insomnio. En esta ocasión nos volvemos a encontrar con un tono narrativo afrontado desde la serenidad, como bien ocurre en ‘Mientras Dormía’, donde el dramatismo no es una opción, sino una parte vital más con la que hay que convivir. Así es como logran un trabajo donde todos los anhelos se canalizan en canciones de lo más plenas que aseguran una profundidad emocional en la que es fácil introducirse desde el primer segundo. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento y que el próximo 19 de enero lo presentarán en Madrid junto a Cosmo K y El Buen Hijo, le preguntamos a Daniel de la Mancha por todo lo que encierra este trabajo.

Vuestro primer LP ha visto la luz cuatro años después de debutar con el EP Somos Puzzles y Dragones. ¿Os habéis encontrado muchas dificultades en el camino para poder sacar el LP adelante?

Bueno, sí, hemos tenido problemas, pero cuatro años en realidad no es tanto, hay cosas que llevan su tiempo. Por otro lado, aún podríamos haber tardado más e intentar haber hecho un disco mejor. Pero al final, que esté terminado es preferible a que sea perfecto, y estamos muy contentos con el resultado. Solo hay tres pequeños detalles que no nos gustan del disco, aunque no diremos cuáles.

 

En alguna entrevista que hicisteis cuando salió el EP, comentasteis que teníais un montón de canciones compuestas que os darían para más de un trabajo. ¿La selección de cuáles incluiríais en el LP fue complicada?

Tenemos muchas canciones, no porque seamos muy prolíficos, en realidad yo escribo solo una o dos al año, y Miguel escribe muy de vez en cuando, pero como llevamos componiendo desde que somos adolescentes, tenemos muchas canciones acumuladas. Al final elegimos las que pensábamos que eran mejores. En un mundo ideal podríamos hacer una selección diferente, con otros matices, pero en el indie-pop siempre tienes el tiempo pisándote los talones, así que grabamos las mejores por si no teníamos otra oportunidad.

Creo que tenéis un sonido muy característico que habéis logrado mantener en vuestro LP, encontrando siempre arreglos de lo más bonitos entorno a la melodía central. ¿Desde dentro sentís que vuestras canciones se mueven en unos parámetros pop muy concretos?

Muchas gracias. Pues creo que Miguel (guitarra) y Mark (bajo) tienen una sensibilidad muy especial, y me asombra como son capaces de tejer sus acompañamientos alrededor de la melodía de voz y a su vez crear texturas sonoras muy características. Para nosotros se trata de contar una historia más que de crear esa textura sonora, nunca empezaríamos una canción buscando un sonido particular, pero es mágico ver cómo surge, y tener un sonido en el que poder reflejarse.

"Para nosotros se trata de contar una historia más que de crear esa textura sonora, nunca empezaríamos una canción buscando un sonido particular, pero es mágico ver cómo surge, y tener un sonido en el que poder reflejarse. "

Quizás ‘Fuerzas Absurdas’, el primer single que publicasteis del disco, sea el que más difiere del resto del trabajo. ¿Desde un primer momento sentisteis que esta canción quizás se salía un poco más de la estructura del resto?

Pues es curioso, a nosotros no nos lo parecía, pero sí es verdad que es una canción que escribimos justo antes de empezar a grabar, mientras que las otras son más antiguas. Pero la elegimos para single porque nos parecía un paso natural del EP al disco. La batería lo-fi del principio es como un guiño, y las guitarras son muy en la línea de lo que hicimos en el EP.

Referido a este tema, la canción toma nombre de los fanzines de Andrea Galaxina. ¿La inspiración del contenido del tema también parte de los fanzines o se queda simplemente en el nombre?

El fanzine de Andrea Galaxina nos encanta, y tenemos todos los números, pero la canción en realidad no va sobre el cómic, sino que hemos corrompido el concepto de Fuerzas Absurdas para referirnos más bien a Andrea y a otras personas como Andrea, que no paran de crear como arrastradas por unas fuerzas cósmicas que no logran entender, y no dejan de producir artefactos maravillosos para llenar su vacío, que por mucho que se empeñen no se puede llenar. Además es la única canción del disco que pasa el test de Bechdel.

 

A lo largo del trabajo, parece que los temas adoptan un cierto tono confesional empleando la primera persona en muchos casos. ¿Sientes que este disco te ha permitido cerrar ciertos episodios o vivencias personales a medida que ibas desarrollando los temas?

No sé, la mayoría de las canciones hablan de momentos muy concretos, una canción pop está muy limitada en ese sentido. Si usas la artesanía del medio, el estribillo siempre te devuelve de manera inevitable al momento de tensión. A veces, como en ‘La Huida de Víctor’ o en ‘Fuerzas Absurdas’ puedes hacer trampa, y usar un puente para concluir la historia y darle un final optimista. O cambiar un estribillo ligeramente para darle un giro a la canción, como en ‘El Hombre Gris’, que parece que estoy criticando a alguien, pero resulta que estoy hablando de mí mismo. Pero al final, la belleza del pop está en expresar un instante de nuestra existencia y cuanto más tenso sea, más interesante es la canción. Mecano sí eran capaces de crear historias bastante sofisticadas narrativamente, pero es que, por mucho que se les denueste ahora, eran bastante excepcionales.

Así que, más que cerrar un episodio, nuestras canciones nos devuelven directamente al momento en que las escribimos, son como una máquina del tiempo.

"Al final, la belleza del pop está en expresar un instante de nuestra existencia y cuanto más tenso sea, más interesante es la canción"

Las letras del trabajo en casi todos los casos encierran sucesos un tanto amargos del pasado, como bien puede ser el caso de ‘Memorias, sueños y predicciones’. ¿Te resulta difícil intentar que los temas no caigan de lleno en un apartado melancólico?

Pues no nos preocupa, decía Enrique Urquijo que la música profunda siempre tiende a la tristeza y estamos totalmente de acuerdo.

Pero, como he dicho antes, a veces sí que sentimos la necesidad de darle un giro a la canción, mostrar que el dolor tiene su función y nos sirve para llegar a un lugar mejor. No queremos dar la impresión de ser pesimistas. En todas las canciones el protagonista está intentando darle sentido a su dolor, no es simplemente una queja.

‘Memorias’ es un caso claro. Esa canción está en primera persona pero no es autobiográfica, trata de una chica que conocí en la universidad, estaba atrapada en una relación dolorosa y cuando me habló de ello, me atrajo la idea de ese momento de despertar a la realidad de una relación que no funciona, de negar la evidencia. En el conflicto está lo interesante. Está claro que tiene que huir, lo dice ella misma, pero por otro lado esta esa promesa, ese sueño del amor de febrero que pudo haber sido, y ese anhelo la detiene, la consume. Si hubiésemos escrito un cómic sobre esto podríamos deciros lo que pasó después, pero como es una canción, tendréis que imaginároslo.

Del mismo modo, relacionado con ello, las melodías que lográis sacar contienen siempre un punto luminoso y saltarín que contrasta con el contenido de las letras. ¿Sientes que el apartado instrumental suaviza en algunos momentos el contenido emocional que pueden encerrar los temas?

Sí, porque a pesar de lo que he dicho antes, o quizá debido a ello, la vida es hermosa, y por eso nuestras canciones pretenden ser bonitas, no porque queramos crear un halo romántico alrededor de la desgracia, sino porque representan la alegría enorme que hay tras esa tristeza. La belleza del mundo te envuelve y te llena y por eso te rompe el corazón. Nuestras canciones intentan ser un reflejo de eso.

Otro sentimiento que me surge una vez que has escuchado varias veces el trabajo es el de una insatisfacción vital que parece que nunca se va a ir. ¿Consideras que esta sensación es también la que mueve muchas veces los temas?

Sí, pero una vez más no lo veo con algo necesariamente negativo, esa insatisfacción es la que te mueve a mejorar, a ser todo lo que puedes ser. ‘El Hombre Gris’ es en realidad un hombre satisfecho, pero ha renunciado a todo lo que es hermoso y a todo lo que podría llegar a ser.

"Más que cerrar un episodio, nuestras canciones nos devuelven directamente al momento en que las escribimos, son como una máquina del tiempo."

A lo largo del disco contáis con colaboradores de lujo como es el caso de Begoña Casado, Duna Haller, Sergio Alarcón o Cristian Pallejà. ¿Teníais en mente que también participasen ellos aportando sus arreglos o fue algo más cercano al momento de la grabación?

Madrid y Barcelona son un hervidero de gente creativa con muchísimo talento, éstas son solo algunas de las personas que nos ayudan y nos inspiran. Antes de grabar apuntamos en un cuaderno los arreglos ideales que Miguel tenía en la cabeza. Él hace las guitarras, pero también es muy lúcido para traer ideas sobre el conjunto del sonido. Oye coros, pianos, teclado y trompetas, aunque no siempre son cosas concretas; por eso Begoña, Duna Haller, Raúl Querido y Sergio de los Limboos podían aportar sus propias melodías sobre esas ideas. Cristian es un caso algo distinto. Hizo las mezclas, y además de darle cohesión a todo, metió detalles que nosotros no habíamos pensado, como panderetas, que enriquecieron mucho el sonido. Aunque la melodía de las trompetas de ‘Canciones que Hacen Daño’ creo que se las canté yo por whatsapp.

En la previa al lanzamiento del trabajo, compartisteis en vuestro Facebook la idea de David Foster Wallace de que la sinceridad es la nueva rebeldía, enlazando con otra frase de Guillermo del Toro diciendo que la emoción es el nuevo punk. ¿Consideras que lograr una canción honesta es algo que debe de caracterizar siempre a Puzzles y Dragones?

Pues creo que sí. Leí hace poco una entrevista a Vetusta Morla en la que el cantante aseguraba que creaba metáforas porque a nadie le interesan los problemas de una persona como él. Prefería ser vago y de ese modo cualquiera podía sentirse identificado. Está claro que de ese modo ha logrado conectar con una gran cantidad de gente, pero esa idea de ocultarse bajo un manto, ya sea de metáforas o de ironía, nos resulta muy desconcertante. Nosotros sí queremos saber de los problemas de las personas, de sus verdaderos miedos y preocupaciones. Pero dicho esto, las metáforas y la ironía sólo son herramientas y también pueden ser usadas muy certeramente. Marco de Alborotador Gomasio hace unas canciones que a pesar de ser crípticas son tremendamente efectivas y honestas, y los Lagos de Hinault, sobre todo en su primer disco, usan la ironía de una manera muy emotiva y reveladora

Del mismo modo, en cualquier disciplina que expones al máximo tus emociones, en especial la música pop, siempre puedes ser tachado de cursi o ingenuo. ¿Consideras que la mayor problemática de hacer canciones pop en el mundo actual es esta?

No sé, me parece bien que algo te parezca cursi, porque eso es subjetivo, aunque creo que a veces se confunde lo cursi con lo intrascendente y no es necesariamente lo mismo. Los Fresones Rebeldes te pueden parecer un poco cursis, pero no eran ñoños ni tontos, todo lo contrario diría yo, igual que muchos de los grupos de twee pop. Por eso les molestaba tanto ese término. Another Sunny Day o los Smiths tienen letras muy oscuras y filosóficas. Otros grupos han malinterpretado ese legado de música dulce volviéndolo exageradamente infantil, haciendo canciones sobre meriendas y fiestas, que pueden ser divertidas y hacerte sentir bien, pero al final son insustanciales y poco memorables.

Por otro lado, hacer canciones pop en la actualidad es un acto heroico, y hay tantos problemas que no sabríamos decir cuál es el peor.

"No queremos dar la impresión de ser pesimistas. En todas las canciones el protagonista está intentando darle sentido a su dolor, no es simplemente una queja."

Enlazando con esto. ¿En algún momento has sentido que tenías que cambiar el rumbo de la canción porque desde tu interior ha surgido algún momento alguna sensación u observación similar?

Creo que no, aunque compongo de una manera iterativa cambiando cosas constantemente que me irritan por diversas razones, suelen ser más bien cuestiones narrativas o de sonoridad. Por otro lado, a veces Mark se queja en los ensayos de que alguna canción es un poco cursi (cheesy dice él, porque es americano). Pero luego cuando la oye con los acompañamientos de Miguel le suele dar el visto bueno. También detesta el sonido de la palabra “corazón”, por alguna razón.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

Si pudieses hacer algo mejor que nadie, ¿qué elegirías? Y si a cambio tuvieses que hacer algo peor que todo el mundo, ¿qué sacrificarías?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Daniel Flamaradas, dice así: ¿Recuerdas la última vez que volviste a casa sin un zapato? ¿Lo recuperaste?

Pues nunca nos ha pasado, aunque cuando vuelves a casa siempre se ven muchos zapatos. Lo que sí que perdí una vez fue un reloj de mano, que me había dejado mi abuelo al morir. Lo tenía porque lo iba a llevar a una relojería para repararlo, pero se me hizo tarde y no me dio tiempo, así que salí con él en la mochila. Por la mañana se había desvanecido y no era capaz de recordar que había hecho con él. Estaba muy avergonzado. Afortunadamente, Hoffa (de Celica XX y L*s Estrellad*s), me había visto colgarlo en una farola como decoración y lo había guardado.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *