Entrevistamos a

Mister Marshall

"Es una cuestión de tirar del hilo y ver que sale, pero digamos que renegamos de los discos de 50 minutos y editados en plástico. "

Por -

Los cambios y giros en todas las facetas de la vida siempre asustan. Sin embargo una vez asumidos y superados, las personas salen fortalecidos de ellos, estando preparadas para algo aún mayor. Si traducimos esto a un nivel artístico, los contrastes se suelen acentuar y la sorpresa en el público muchas veces llega hasta el rechazo, algo que no le debería ocurrir a nuestro protagonista. Siguiendo esta senda del atrevimiento, Mister Marshall, el proyecto personal de Javier Vidal, consigue con su tercer trabajo La Tormenta, una obra de fuerte impacto en cuanto a su formato y cúmulo de experiencias acumuladas a lo largo de sus 20 minutos de duración. Una sola canción ininterrumpida en la que se alternan etapas vitales de lo más cambiantes pero al mismo tiempo de lo más definitorias. Aprovechando lo reciente de este trabajo, entrevistamos a Javi y Pablo.

La Tormenta es un trabajo muy atrevido debido a su formato y la gran ambición mostrada por condensar una historia completa en un espacio de tiempo continuo. ¿Cómo se os ocurrió la idea de enfocar el disco de esta forma?

Pablo: En realidad se le ocurrió al propio disco. Solamente queríamos escribir unas cuantas canciones alejadas del típico standard : estrofa, estribillo, puente…..y de pronto comenzamos a jugar con los motivos, un poco como los compositores clásicos. Al final resultó que todo tenía una unidad y dijimos: ¡qué le den a los formatos, más es más…..pues eso, un disco de 20 minutos sin cortes!

En la nota de prensa aparece que el cuadro Snow Storm de Turner inspiró el disco. ¿De qué forma os marcó descubrir este cuadro romanticista?

Javier: Ese cuadro supone el final del romanticismo y el inicio de algo que más tarde se denominó impresionismo abstracto, una ruptura y corte de mangas al paisajismo imperante de esa Inglaterra que se transformaba a toda velocidad. De hecho, fue muy mal recibido pero para mí es sin duda alguna una de las obras más brutales jamás pintadas. Con nuestra música aspiramos a provocar algo extraño, pero de ahí a conseguirlo……

 

A lo largo del disco aparecen un montón de referencias a la naturaleza, jugando los paisajes una parte importante en el trabajo. ¿Creéis que la historia que encierran las canciones resulta inseparable de los escenarios presentados?

Javier: Las letras son parte de ese paisaje y no pueden separarse de las melodías. En este caso refuerzan lo que ocurre, historias que no necesariamente suceden de forma cronológica pero que conforman un disco sin interrupciones…a no ser que tengas el Spotify No premium.

"Con nuestra música aspiramos a provocar algo extraño."

Me imagino que la coordinación y grabación del disco debió de ser algo dificultoso debido a la gran cantidad de músicos e instrumentos que aparecen en el trabajo. ¿Este proceso fue realmente tan difícil como parece desde fuera?

Pablo: En realidad la composición fue solo cuestión de juntarnos en mi estudio casero y dar rienda suelta a la creatividad sin pensar en canciones bailables o hits. Hay unas doscientas pistas y a veces nos parecía poco. Fue difícil en el sentido de que luego, una vez grabado, hemos tenido que ensayar durante muchos meses para superar el sonido del disco gracias al trabajo de una banda de 8 personas.

Estoy muy interesado en la forma en la que compusisteis este trabajo. Al ser una obra continua, ¿tuvisteis claro desde un primer momento cual debía ser el orden en el que se desenvolvían los acontecimientos en el disco?

Javier: Estaba claro que queríamos que comenzara con guitarras y que terminara muy alto, muy fuerte. Planteamos varias canciones pero finalmente solo quedó aquello que a Pablo y mí nos convencía al 100%.Visto con cierta distancia uno no tiene muy claro que ocurrió realmente pero para eso está el disco, para disfrutar del trabajo acabado, sin sangre. Para nosotros ha sido muy complejo de organizar y por eso estamos tan orgullosos del resultado. Creo que es una gran obra y las grandes obras son muy putas.

Centrándonos en el contenido de las letras, nos encontramos con momentos que van desde la reflexión hasta la tensión. ¿Os resultó complicado encontrar un lenguaje que fuese capaz de unir el fenómeno atmosférico con los sentimientos expuestos en el disco?

Javier: En realidad no porque todo parte del cuadro. Una vez sentada esa premisa se tira del hilo y observas qué es lo que ocurre con dos personas, no necesariamente una pareja, que se encuentran, se conocen y después desaparecen de sus respectivas vidas. Es lo mismo que sucede cada vez que llueve.

"Hemos tenido que ensayar durante muchos meses para superar el sonido del disco gracias al trabajo de una banda de 8 personas."

La cara B del vinilo consta de una versión instrumental del trabajo. ¿Cómo surgió la idea de mostrar este otro lado del trabajo?

Pablo: Hablando con Rosillo una tarde le dimos muchas vueltas para ofrecer algo diferente por la otra cara. Pensamos en dejar las demos, tal cual estaban planteadas pero nos gustaban tanto algunas partes instrumentales que pensamos que la mejor opción era eliminar la voz. Lo siento por Javi.

He leído que las letras del trabajo fueron escritas en Japón. ¿Estar lejos de casa supuso un hecho desencadenante a la hora de conseguir unas letras más viscerales?

Javier: En realidad Japón es mi segunda casa (mi chica es de Tokio) pero si es cierto que hay algo extraño en ese lugar al que he ido tantas veces. Una de las letras me fue directamente dictada una noche mientras dormíamos en una tienda de campaña al lado de un templo y rodeados de bruma y de ruidos de animales. Salí de mi saco, encendí la linterna y escribí una letanía, una lista de cosas vitales para mí y que otra entidad repetía en mi cabeza. Muy extraño. Tanto como los japos.

Vuestro trabajo fue dividido en tres partes presentadas como tres actos. ¿Os gusta siempre plantear los discos como temáticos y bien diferenciados entre sí?

Javier: Con los actos simplemente pretendíamos crear tres atmósferas distintas, con músicos diferentes y con maderas tropicales y europeas. Es una cuestión de tirar del hilo y ver que sale, pero digamos que renegamos de los discos de 50 minutos y editados en plástico.

"Para nosotros este disco ha sido muy complejo de organizar y por eso estamos tan orgullosos del resultado. Creo que es una gran obra y las grandes obras son muy putas."

En este nuevo trabajo habéis vuelto a contar con José María Rosillo a los mandos de producción, mostrando una vez más su versatilidad. ¿Resulta sencillo trabajar con un productor tan experimentado?

Javier: Rosillo es sin duda uno de los grandes profesionales de este país y sabe mejor que nadie como obtener el sonido de cada instrumento. Pablo tenía ya todo muy trabajado de casa, asumiendo la producción del disco y se apoyó mucho en Rosillo para mejorar lo que creía que podía llevarse más lejos. El tándem es muy potente.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿Creéis que Raphael es un buen cantante?

Del mismo modo tenemos una para vosotros a cargo de los alemanes Urban Homes. Dice así: ¿Ha cambiado vuestra perspectiva o expectativas a la hora de hacer música a lo largo de los años? Si es así, ¿por qué motivo?

Pablo: Las motivaciones son las mismas pero las expectativas cambian con el tiempo. Ahora queremos ser una gran banda pero sabemos que llegar a mucha gente es muy difícil así que buscamos nuestro hueco, menos numeroso compuesto por un público fiel y amante de la música honesta, que quieren ver un espectáculo atípico en directo y están dispuestos a pagar por ello. Dos baterías, una cruz de Caravaca, proyecciones, diseño de luces… merece mucho la pena.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *