Entrevistamos a

Juventud Juché

"La idea del punk es la que ha hecho posible que bandas como nosotros podamos girar por España desde el primer día, y la que ha creado un circuito de salas al margen donde se puede tocar sin arruinarte. "

Por -

Dos años y unos meses después de la publicación de Quemadero, el trío establecido en Madrid regresa subiendo la puja en Movimientos, desafiándose a sí mismos, ante un álbum muy ambicioso donde incorporan nuevos elementos que afilan aún más su propuesta. El hecho de que Ian Crause de Disco Inferno haya estado a los mandos de la producción y Bob Weston de Shellac lo haya masterizado, dice mucho del cuidado que ha puesto el grupo en el trabajo. La asfixia que nos producían la mayoría de los temas de Quemadero se ha amplificado aún más, dando entrada a unos sintetizadores espesos, acechando de fondo para conseguir un ambiente más áspero para desenvolver sus temas. Aprovechando lo reciente de este nuevo trabajo y su presentación el próximo viernes 13 de mayo en Madrid, entrevistamos a Javier, el vocalista del grupo.

Comencemos. Movimientos llega poco más de dos años después de la publicación de Quemadero, un disco que supuso un gran y positivo impacto en la escena nacional. ¿Sentíais cierta presión por lograr un trabajo que estuviese a la altura?

La presión existía, pero no necesariamente por Quemadero, sino la propia exigencia personal de no sacar basura. Por supuesto, sabíamos que iba a haber más gente pendiente de lo que hiciésemos que entonces, pero era sólo otro motivo más para esforzarnos.

   

La impresión general que desprende el disco en todo momento es que buscáis evolucionar manteniendo toda la crudeza que aparecía en vuestro debut. ¿Tuvisteis en todo momento claro cuáles debían ser los puntos de ruptura respecto a vuestro debut?

Teníamos claro que había que romper con el debut. Repetir el mismo disco habría sido un error y un aburrimiento. Si hubiésemos querido repetir el debut, habría sido una versión pocha de lo que ya habíamos hecho. El debut lo que tenía era frescura y crudeza, que son cosas que si intentas repetir o imitar, hay un 90% de posibilidades de hacer el ridículo.

A lo largo de estos nuevos temas nos encontramos una mayor variedad de sonidos, tanto en las guitarras como en la introducción de sintetizadores en temas como ‘Niebla’. Al mismo tiempo todo suena mucho más claro respecto a vuestro debut. ¿Consideráis que estos aspectos han sido imprescindibles para la consecución de Movimientos?

Desde luego, el cambio en la producción era necesario. Al ser temas más largos y más elaborados, necesitaban una producción más trabajada, ampliar la paleta de sonidos y los recursos. Con una producción más cruda el disco sería más plano y monótono.

"La presión existía, pero no necesariamente por Quemadero, sino la propia exigencia personal de no sacar basura. "

Me llamó mucho que Ian Crause fuese el productor del trabajo. ¿Cómo conseguisteis su colaboración? ¿Trabajasteis en todo momento desde la distancia?

A través de José de Vanishing Point conseguimos el contacto de Ian Crause, que hacía tiempo había expresado que quería trabajar con grupos. Trabajamos en todo momento desde la distancia, en un primer momento le mandamos unas maquetas del local para mostrarle un poco de que iba el asunto, y luego le mandamos los brutos que grabamos en el estudio. Después nos fue pasando bocetos de los arreglos que iba a meter, y las mezclas. Fue todo muy fácil, la verdad.

Si atendemos a las letras de Movimientos, nos vamos a encontrar con muchas situaciones límite y cargadas de desesperación como ‘Fuera’ o ‘Miedo’. ¿Estas letras surgen a raíz de situaciones críticas que se presentan en vuestra vida o están más relacionadas con otros estímulos externos?

Todo son cosas personales, de relaciones con tu entorno del día a día, no hay mucho de otros estímulos externos.

Algo que se recoge muy bien a lo largo del trabajo es una sensación de asfixia y tensión constante que potencia el contenido de los temas. ¿Qué os gustaría suscitar en el oyente que escucha el disco por primera vez?

Desde luego las canciones hablan de situaciones bastante claustrofóbicas en general, así que me parece perfecto que suscite esa emoción. La tensión es una cosa muy importante para mí, tanto en la música que hago como en la que escucho.

"El debut lo que tenía era frescura y crudeza, que son cosas que si intentas repetir o imitar, hay un 90% de posibilidades de hacer el ridículo."

En algunos de vuestros temas como ‘Un Año’, encontramos un sentimiento de frustración y de auto culpabilidad que ataca de lleno al individuo. ¿Resulta complejo plasmar en los temas sentimientos humanos tan extremos y desquiciantes?

No sabría decirte, porque son las únicas letras que sé hacer. Cada uno tiene más facilidad para hablar de ciertas cosas. Probablemente sería incapaz de hacer una canción de amor o similar, y en el mundo las hay a patadas.

Otro aspecto que me llama la atención es que los temas caen en el fatalismo total y en ocasiones la resignación. Un buen ejemplo podría ser ‘Fuera’. ¿Creéis que este hecho proporciona una sensación de realismo aún mayor a las canciones?

Mi intención es que sea todo lo realista posible. Hablo de cosas que tengo cerca. Como oyente hay pocas cosas que valore más que sentirme identificado con una letra, así que si se consigue, pues fantástico.

   

Hoy en día parece que el sentido primigenio y actitud del punk están cada vez más y más devaluados. Sin embargo este trabajo representa muy bien la oposición del individuo a lo establecido, encontrando ejemplos claros en ‘Parecer’ y ‘Todo el Rato’. Cómo grupo, ¿os sentís parte de un movimiento punk o creéis que esto carece de sentido en nuestros días?

No me siento parte del movimiento punk. Y mucho menos creo que los punks quieran que tengamos algo que ver con ellos. Me siento parte de la gente con la que me llevo bien, punks o no.

Por otra parte, claro que creo que el punk, al menos como concepto, tiene sentido en nuestros días. La idea del punk es la que ha hecho posible que bandas como nosotros podamos girar por España desde el primer día, y la que ha creado un circuito de salas al margen donde se puede tocar sin arruinarte. Y la idea del punk, o como quieras llamarla, es la que hace que sigan apareciendo grupos nuevos.

"La tensión es una cosa muy importante para mí, tanto en la música que hago como en la que escucho."

A pesar de ser un grupo que rompe en gran medida con lo que conocemos como el circuito independiente nacional, desde la publicación de Quemadero siempre habéis conseguido un gran éxito y reconocimiento. ¿Cuál creéis que la clave para llegar a una buena cantidad de público partiendo de una propuesta tan chocante como la vuestra?

Supongo que haber tocado mucho y el boca-oreja habrá tenido que ver, pero no sé qué decirte.

Vuestra carrera en parte también está muy cimentada gracias a los numerosos directos que habéis ofrecido a lo largo de estos años por lugares muy diferentes de nuestra geografía y parte del extranjero. ¿Sentís que el directo es la mejor forma de que a alguien le llegue de lleno un trabajo?

Por supuesto. El directo es una manera genial de aclarar ideas, ver qué cosas funcionan, aprender a tocar, y, por supuesto, acercar a la gente tu trabajo. Si no nos hubiésemos hartado de tocar en directo seríamos un grupo completamente distinto.

Por supuesto. El directo es una manera genial de aclarar ideas, ver qué cosas funcionan, aprender a tocar, y, por supuesto, acercar a la gente tu trabajo. Si no nos hubiésemos hartado de tocar en directo seríamos un grupo completamente distinto.

Por supuesto. El directo es una manera genial de aclarar ideas, ver qué cosas funcionan, aprender a tocar, y, por supuesto, acercar a la gente tu trabajo. Si no nos hubiésemos hartado de tocar en directo seríamos un grupo completamente distinto.

"No me siento parte del movimiento punk. Y mucho menos creo que los punks quieran que tengamos algo que ver con ellos. "

En todas las entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente artista a entrevistar, ¿cuál es la tuya?

¿Qué es lo peor que os ha pasado en un concierto?

Del mismo modo tenemos una a cargo de Extraperlo, dice así: ¿Reverb o delay?

Delay, por supuesto.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *