Entrevistamos a

Cala Vento

"La banda la montamos para tocar. Era el propósito desde el principio. "

Por -

Cala Vento seguramente sean la banda nacional que más ha eclosionado en estos últimos meses, iniciando un viaje que comienza en el Empordà y tiene como destinos multitud de puntos de la península. Con su segundo trabajo Fruto Panorama, publicado en enero de este mismo año a través de BCore, el dúo ha continuado por los caminos donde las estructuras pop se dan la mano con tonalidades tan contundentes que se extienden hasta el hardcore. Rondando siempre entorno a los entresijos y quebraderos de cabeza que generan las relaciones amorosas, el grupo ha sabido desarrollar un perfecto cancionero cotidiano que remite a una necesaria urgencia mezclada a partes iguales con furia y desesperación. Por ello, no es de extrañar su presencia en la pasada edición del Primavera Sound, mostrándose siempre incansables a la hora de llegar a cualquier rincón del país para ofrecernos su directo. Aprovechando que hace unas semanas ofrecieron su primer directo en Valladolid, los entrevistamos in situ antes de la actuación.

Habéis conseguido calar a través de una combinación entre hardcore y un lado bastante pop. ¿Vosotros os veis más cerca de un lado u otro?

Joan: he empezado a escuchar grupos de hardcore hace dos años y medio o tres como mucho. Así que no se si Cala Vento viene del hardcore, porque antes ni Aleix ni yo lo escuchábamos. A raíz de que la gente nos dijese os parecéis a determinados grupos nos pusimos un poco más al día. En realidad creo que el grupo surge de las ganas de tocar. Quizás sí que podemos decir que venimos un poco de Japandroids, sobre todo porque a Aleix le gustaba mucho el tema que llevaban con los amplis. Pero yo más bien vengo del indie de los 2000.

Aleix: de hecho nos conocimos porque teníamos cada uno nuestra banda de indie rock. Quizás yo empecé un poco antes a escuchar hardcore porque tenía otra banda con unos treintañeros donde estaban más presentes grupos como Fugazi. A partir de ahí me recomendaron algunas de estas bandas. Sin embargo en nuestra vida hemos escuchado mucho más pop que hardcore.

"No se si Cala Vento viene del hardcore, porque antes ni Aleix ni yo lo escuchábamos. A raíz de que la gente nos dijese os parecéis a determinados grupos nos pusimos un poco más al día."

Desde fuera tenemos la sensación que desde Cataluña últimamente es muy propicia para que se den grupos de sonido tan contundente como el vuestro. ¿Veis esto así?

Aleix: sí que es verdad que la poca gente que tiene como la energía de intentar conciertos y generar sinergias entre bandas y colectivos, programan mayoritariamente grupos de música más fuerte como hardcore, screamo o punk, sobre todo. Creo que todo va de que el underground siempre ha sido en esencia esos tipos de movimientos, por lo que es un poco inevitable que se de esto. Luego hay montón de bandas de otros estilos pero no se genera tanta comunión, cada uno va más a la suya.

Nosotros al empezar Cala Vento desde abajo, como todo el mundo, tiramos de esa gente de estas asociaciones que conocíamos de nuestras antiguas bandas. Luego empezamos a tocar en un montón de sitios míticos de nuestro entorno gracias a ese componente hardcore con el que encajábamos bien.

Joan: es lo que dice Aleix, en Cataluña hay unos núcleos importantes de hardcore como Sant Feliu, que fue la meca aunque ahora esté más parado. Luego otros lugares como Vic, parecen un volcán sacando un montón de grupos. Al final es imposible que con tanta gente haciendo cosas no haya propuestas buenas. A través de esto surgieron actividades muy importantes como el Hoteler, Famèlic… ¿Cómo lo definiste una vez Aleix?

Aleix: En Vic los niños no quieren jugar al fútbol, quieren formar un grupo.

Entremos de lleno en vuestra trayectoria. Tengo la sensación de que habéis dado un salto de público cada vez más importante. ¿Creéis que el hecho de estar girando un montón, por sitios inusuales, es lo que los ha permitido?

Joan: sí, tocamos en Albacete (risas).

Aleix: todo suma la verdad.

Joan: hay mucha gente que nos dice, ¿cómo habéis conseguido, por ejemplo, para telonear a Los Planetas? Pues tocando como cabrones. En cada bolo pasa alguien, te ve alguien. El puro ejemplo es cuando tocamos en el Primavera Sound. Llevábamos tocando como 10 bolos o menos y participamos en concurso de barrio con cuartos, semifinal y final. Eso implicaba dar tres bolos si llegábamos a la final. Quedamos segundos y a través de ahí nos llamaron del Primavera para tocar al Primavera Als Barris, luego al año siguiente cayó el Primavera Club y al siguiente ya lo gordo.

Aleix: la banda la montamos para tocar. Era el propósito desde el principio. También tiene que ver algo que hemos podido invertir más dinero en promocionar el disco. Puedes tocar mucho pero si descuidas este apartado te frena bastante.

"En nuestra vida hemos escuchado mucho más pop que hardcore."

¿Te refieres por ejemplo al hecho de editar con un sello importante y con trayectoria importante?

Aleix: completamente. Cuando empiezas a formar parte de un sello, además uno con tanta trayectoria, es como que toda la industria musical, tanto desde promotores como hasta prensa, te hace caso. Es algo así como haber pasado un filtro y te escuchan de primeras por ser BCore.

 

Más cosas. Lo que decíamos antes de tocar en muchos sitios y sacar siempre algo positivo, ¿lo habéis querido recoger en la canción ‘Nueve Toros’?

Aleix: en realidad la frase esta de “siempre conseguimos que venga alguien” habla de algo que ahora no hacemos, que es que al principio nunca nos gustaba ir solos a los sitios en el coche y siempre conseguíamos que nos acompañase alguien. A base de cantarla me he dado cuenta del doble sentido que podía tener.

Joan: lo que comentas tiene sentido porque sí que nos lo hemos encontrado de forma muy brusca. Por ejemplo la primera vez que tocamos en Madrid tocamos ante siete personas, incluidos los dos camareros. La segunda que lo hicimos a través de Paula Quintana vinieron 100 y la última que hemos estado hicimos sold out en la Wurli. Cada vez que vas te das cuenta de que cada vez viene más peña. En Girona también nos dimos cuenta un montón de esto. Al final no sabemos si esto es por repetir en las ciudades, el boca a boca o una promoción buena.

Nos mola mucho ir a sitios un poco exóticos. Por ejemplo tocamos en un bar en Úbeda donde vino la policía o la experiencia del restaurante de clase alta de Guadalajara, que cuando dijimos que íbamos a hacer la última se escuchó de fondo “ya era hora” (risas).

Aleix: nos gusta mucho rellenar los huecos en el calendario, cuando tienes un par de bolos y en medio una fecha libre. Ahora después de haber hecho todo esto, quizás nos pensamos las cosas más, pero al principio tocábamos donde sea y nos encontramos con cosas bastante raras. Los recuerdos siempre están ahí.

"En Vic los niños no quieren jugar al fútbol, quieren formar un grupo."

Entremos de lleno en la temática del segundo trabajo. En este disco la temática seguramente ha girado hacia un apartado mucho más alejado del amor. ¿Creéis que todo lo que os ha pasado en estos últimos años con Cala Vento es verdaderamente lo que ha inspirado este trabajo?

Aleix: sí, en el diseño quisimos que fuese muy explícito lo que acabas de decir. Este disco ha salido de ir haciendo canciones, no de decir, vamos a sentarnos y preparar el disco. Teníamos unas cuantas canciones y observamos que el denominador común de todas ellas eran las experiencias más recientes vividas como banda.

En comparación con el primer trabajo, a nivel de nuevas ideas sonoras, ¿se os pasó por la cabeza que quizás estabais logrando un sonido muy continuista?

Joan: lo que ocurrió es que íbamos con tanta inercia del primer disco que cuando quedamos con nuestro productor, Eric Fuentes, nos dijo que estaban bien pero que se parecían un montón a los del primer disco. Ahí fue cuando le dimos la razón y a intentarlos trabajar más, dándoles una vuelta. Tampoco es que estuviésemos todo el rato tratando de que no se pareciesen respecto a los del primero, simplemente las retocamos como nos pareció y cuando estuvieron realmente listas no nos importó la comparación.

Aleix: quizás al grabarlo con Santi García también suena mucho mejor.

"Nos gusta mucho rellenar los huecos en el calendario. Ahora después de haber hecho todo esto, quizás nos pensamos las cosas más, pero al principio tocábamos donde sea y nos encontramos con cosas bastante raras. Los recuerdos siempre están ahí. "

Luego cosas como meter cuerdas en una canción, ¿os llegó de repente?

Aleix: así como en el primero metimos una trompeta, en este segundo a Eric se le ocurrió meter una trompeta. Al final esto son anécdotas. El primer disco había significado la invención de Cala Vento y nos parecía que había quedado chulo, queríamos no perder esto por el camino pero lograr un sonido más trabajado sin que todos los ingredientes fuesen nuevos.

Hablando ahora de las letras del disco, creo que hay una consciencia acerca de la labor de ser músico. ¿Ahora sois más conscientes de vuestra faceta como músicos?

Aleix: sí, cada vez más. Cada vez hay más gente que te habla de tu trabajo. Antes la gente venía y te decía simplemente que guay. Ahora preguntan por las letras del disco y a veces me da miedo. Lo que pasa en esas canciones es que surgen cuando decidimos grabar el disco y compusimos bastantes por si acaso. Muchas de ellas son de ese momento en el que “nos forzamos” a hacer más canciones y claro, ahí te entra la paranoia de por qué hago todo esto.

"Este disco ha salido de ir haciendo canciones, no de decir, vamos a sentarnos y preparar el disco. Teníamos unas cuantas canciones y observamos que el denominador común de todas ellas eran las experiencias más recientes vividas como banda."

Me llamó mucho la atención la frase “las melodías te llevan al altar” y pensé que era un ejercicio acerca de reflexionar sobre lo que haces.

Aleix: esa canción reflexiona sobre lo que debe ser la melodía y la letra, encerrando al final todas esas cuestiones.

Me parece muy curioso la primera vez que la escuché.

Joan: estábamos en el local y a Aleix le apeteció hablar de todo esto. Decidimos que quedaría una buena canción si nos pusiésemos a ello.

Últimamente parece que os estáis adentrando en el circuito festivalero. ¿Lo veis como una puerta para acceder a un público mayor o sentís que vuestro rollo está más bien alejado de todo esto?

Joan: la verdad es que no hemos probado muchos festivales de estos grandes, pero lo que pienso es que ojalá que los festivales que tienen tanto poder de convocatoria y llegar a la gente, apostasen por grupos más diferentes. Lo mismo me pasó cuando fuimos a una entrevista con Los 40 donde pensé que ojalá que todos los grupos de nuestro palo pudiesen estar aquí también. España iría mucho mejor (risas).

Aleix: lo que pasa con los festivales es que con tan solo estar en el cartel, con todo lo que se mueve, te dan mucha difusión. Después son escenarios muy grandes donde si te toca a una buena hora te va a ver gente que no sabe ni quien eres. Sin embargo nos gusta tocar en salas, con la gente mucho más cerca. Las pocas veces que hemos tocado en escenarios más grandes ha sido raro, seguramente porque es la excepción en nuestra vida diaria.

Otra parte positiva de salir de gira y tocar fuera es que siempre se os ha relacionado con bandas como Please Wait o Vulk. ¿Creéis que hacer amigos es una de las mejores cosas que tiene todo este mundo?

Joan: es una de las partes más bonitas de la música. Lo hemos descubierto a base de girar. Conoces a mucha peña y muy interesante. El grupo se puede terminar pero a esa gente siempre la vas a tener ahí. Mi segundo concierto lo di con los Please Wait y eran súper enanos pero ya tocaban como tal.

Aleix: nosotros somos muy comodones, y la comodidad de girar dos no hace falta ni contarla. Pero siempre que hemos tenido la posibilidad de hacer giras con gente como Vulk, Please Wait o Eric siempre ha sido algo genial.

"Cada vez hay más gente que te habla de tu trabajo. Antes la gente venía y te decía simplemente que guay. Ahora preguntan por las letras del disco y a veces me da miedo."

Para ir terminando, siempre nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

Joan: cuándo hacéis canciones, ¿las hacéis para vosotros mismos o para el resto?

Para vosotros tenemos una de Las Robertas. Dice así: ¿cuáles son las experiencias más incómodas que habéis sufrido de gira?

Joan: así que me acuerde… A una vez a Aleix casi le intentaron violar. No voy a decir, cuando ni donde por si alguien se da por aludido (risas).

Aleix: fue muy incómodo lo que contamos antes lo de Guadalajara.

Joan: fue llegar allí y sentir que tanto como el restaurante como nosotros habíamos sido engañados (risas). El restaurante nos tenía que pagar lo que fuese y nosotros tocar a todo trapo ante peña cenando en traje. Nadie quería que eso se produjese en el fondo. Nos preguntaron que si íbamos a tocar reggaetón y decidimos intercambiarnos los instrumentos un rato al menos para divertirnos.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *