Entrevistamos a

Alborotador Gomasio

"Nuestro ideal es combinar la expresividad lírica con la expresividad melódica, que cuando es certera, es como una apisonadora."

Por -

Alborotador Gomasio están de regreso con su tercer trabajo Luz y Resistencia (Limbo Starr, 2018), reflejando un sonido más maduro sin que esto suponga la pérdida de su vena de pop ruidoso y guitarrero que tanto nos ha cautivado a lo largo de estos años. A lo largo de estas nuevas composiciones vamos e encontrarnos con una banda que sabe muy bien cómo mirar a los recuerdos del pasado para transformarlos en algo emocionante, tanto en los momentos más efusivos como los más agridulces. Una seña de identidad con la que buscar siempre el fuerte impacto, encontrando en una cierta nostalgia generacional la forma perfecta de canalizar el torrente de emociones que produce el paso de los años. A pesar de ello, Alborotador Gomasio nunca caen en la autocomplacencia, sino que siempre tratan de apretar los dientes para mostrarnos temas tan fulgurantes como ‘Parece que no Pasa el Tiempo’ o ‘La Reacción Impotente’. En definitiva, un paso adelante en el que cuentan con una producción que redondea aún más sus temas para reforzar su espíritu pop. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, los entrevistamos.

Luz y Resistencia llega tres años después de Los Excesos de los Niños, manteniéndoos muy fieles al formato de canción que habéis practicado desde vuestros inicios. ¿Consideráis que este trabajo reafirma vuestro compromiso con lograr un tipo de canción de pop ruidoso muy determinado?

Sí, en cierta medida, y sin haber pensado en perfeccionar ninguna fórmula, desde luego es la ocasión en que creemos que la producción ha quedado más redonda y afín a nuestra idea de hacer música. En este último disco hemos realizado un trabajo previo de grabación de demos en el local que ha posibilitado que viéramos con mayor perspectiva las canciones, de forma en que pudiéramos aprovechar los espacios para fomentar la presencia de matices, cuando fuera necesario, y de potenciar las partes más guitarreras. En ese sentido, creemos que hemos dado un paso adelante en la consecución de un tipo de canción que venimos desarrollando desde nuestros inicios.

Carlos Hernández se ha involucrado de manera total en su labor de producción. Con anterioridad a nuestra entrada al estudio, estuvo cerca de un mes viniendo a nuestros ensayos para afinar partes, cambiar estructuras de las canciones, así como para aportar nuevas ideas y recursos que nos han hecho crecer a lo largo de la grabación de Luz y resistencia. Nuestra idea de la canción es bastante similar y nos hemos entendido fenomenal desde el principio.

Por otra parte, esta vez hemos querido probar elementos nuevos, como son la utilización de bases electrónicas, para algunas canciones, instrumentos de viento o la dedicación del tiempo necesario para conseguir unas segundas voces que enriquezcan el resultado final.

 

Quizás en este nuevo disco, algunas de las canciones se aproximan más que nunca a un apartado más derrotista y fatalista, como puede ser el caso de ‘Hacia el Vacío’ o ‘Rodeados’. ¿Sentís que los sentimientos plasmados en este trabajo resultan aún más dolorosos que en anteriores entregas?

Es curioso porque es un punto que parece resaltar entre las personas que han escuchado el disco. Lo cierto es que a la hora de escribir las canciones tienes menos idea de la fotografía del momento que estás plasmando. Una vez terminado, con los comentarios de las personas que están cercanas y que nos conocen, sí que empiezas a darte cuenta de algunas sensaciones que producen su escucha.

Han pasado tres años desde Los Excesos de los Niños y en este tiempo, tanto dentro del grupo como en nuestro entorno fuera del mismo, han pasado muchas cosas. Haciendo reflexión sobre las letras con respecto a anteriores discos, creo que lo que sucede es que en este se nota que, dentro del espíritu juvenil que mantiene nuestra música, quizá con el paso de los años eres más consciente de lo que suponen las pérdidas, el peso que eso tiene en tus vivencias y es inevitable que todo esto se vea reflejado en las canciones. Las emociones sobre situaciones idénticas se van transformando a lo largo del tiempo

En cualquier caso, afortunadamente, seguimos sin perder la energía en el conjunto de las canciones, y aún no nos han llamado para tocar en ningún festival emo.

Hablando un poco más sobre la temática, en vuestros temas siempre parece existir un cierto anhelo por los recuerdos pasados, algo que sucede de forma muy clara en ‘Parece que no Pasa el Tiempo’. ¿Sentís que vuestra inspiración procede en buena parte de los episodios pasados de gran intensidad?

Bueno, el pasado forma parte de lo que somos como personas y del aprendizaje que se va haciendo. De ahí procede, supongo, el poder que tiene la nostalgia. Sin embargo, no todo momento pasado fue mejor... Esa filosofía, en sí, no nos representa pero mirando atrás descubres cosas en las que puede que sigas atascado y enfrentarlas es una buena manera de intentar mandarlas sacarlas de una vez de tu vida.

"Creo que lo que sucede es que en este disco se nota que, dentro del espíritu juvenil que mantiene nuestra música, quizá con el paso de los años eres más consciente de lo que suponen las pérdidas, el peso que eso tiene en tus vivencias y es inevitable que todo esto se vea reflejado en las canciones. "

Del mismo modo el sentimiento amoroso siempre toma el trasfondo de vuestros temas, aunque luego derive en otros múltiples sentimientos derivados de él. ¿Sentís que el amor en vuestras canciones se encuentra muy lejos de ser un sentimiento pleno y placentero?

No, no lo sentimos de esa forma. No creemos que no sea pleno o placentero en nuestras canciones…el amor es algo muy complejo que a todos nos cuesta manejar de una u otra forma.

Al lograr canciones en las que volcáis sentimientos tan reales y punzantes, ¿sentís que pueden esconder un apartado terapéutico?

Sin duda. Si no hiciéramos música y no tuviéramos al grupo, seguro que alguno de nosotros habría ingresado ya en el psiquiátrico de Mondragón.

Creo que en vuestros temas también hay un cierto apartado generacional. ¿Creéis que en un par de discos seguiréis tratando de los mismos temas o con el paso del tiempo aparecerán nuevas preocupaciones en los temas?

La verdad es que el momento que nos ha tocado vivir está presente en muchas letras, a un nivel emocional, o como reflexión existencial. No sé entre las generaciones más jóvenes pero en nuestro entorno podemos percibir una constante, que afecta a gente mucho más mayor y mucho más pequeña que nosotros, y es que se muestra cierta incapacidad para sobrellevar los roles de la vida adulta y una necesidad de aferrarse al concepto de juventud a toda costa. Es complicado sostener grandes ideas políticas, filosóficas, o crear una gran oposición o alternativa al sistema de valores capitalista, a pesar de intentarlo continuamente. Vivimos en una eterna etapa de precariedad, económica y emocional que nos impide madurar y tomar decisiones importantes que nos saquen de nuestra minoría de edad mental. Es probable que con el paso del tiempo, nuestras emociones se tornen menos pasionales y urgentes y nos expresemos de una manera más reflexiva, y con ello profundicemos en nuevos temas, pero de momento estamos llenos de rabia y frustración.

"No todo momento pasado fue mejor... Esa filosofía, en sí, no nos representa pero mirando atrás descubres cosas en las que puede que sigas atascado y enfrentarlas es una buena manera de intentar mandarlas sacarlas de una vez de tu vida. "

Algo que me gusta mucho de vuestras canciones es que utilizáis metáforas que resultan en cierto sentido de una gran contundencia, como por ejemplo en vuestro single ‘La Reacción Impotente’ (Todos esos años comiendo las entrañas chocan de cabeza contra tu interior). ¿Sentís que estas asociaciones tan poderosas resulta en muchas ocasiones la forma más precisa de explicar lo que queréis contar?

Creo que la metáfora es la forma más precisa de hablar de lo absolutamente impreciso, como es el ámbito de lo emocional, de lo oscuro, de lo inconsciente. Nuestro ideal es combinar la expresividad lírica con la expresividad melódica, que cuando es certera, es como una apisonadora. En el caso de esas frases de “La reacción Impotente” utilizo esas palabras para crear una reacción directa en quien lo escucha.

Referido a este tema, ‘La Reacción Imponente’, desde la primera vez que lo escuché tengo la sensación de que quizás sea la canción más directa y con más madera de single de toda vuestra trayectoria. ¿Vosotros también lo visteis así cuando la compusisteis?

La verdad es que este tipo de canciones suelen salir de una vez, son producto de un golpe, de una necesidad, y en esta canción en concreto se percibe esa urgencia del desahogo, de hacer una canción para no morir, es ese tipo de sensación. Es como una síntesis de muchas canciones que hemos ido haciendo a lo largo del tiempo con una estructura parecida pero de una manera más efectiva y redonda. Cuando la tocamos por primera vez en el local sentimos que se imponía de una manera inmediata.

 

Referido al hecho de que a lo largo del trabajo de la impresión de que haya un montón de canciones que podrían ser single, ¿os gusta trabajar siempre los temas a partir de su estribillo?

Eso depende en una gran medida de nuestra forma de componer. La mayoría de canciones las llevamos casi terminadas al local por separado, así que hay un trabajo de composición en casa con guitarra acústica, casi de cantautor, en el que la canción está casi terminada. Por eso una canción sin estribillo con una acústica se queda algo incompleta. El origen no tiene que partir del estribillo, pero hay un momento en el que si la estrofa no nos lleva a un estribillo se queda coja. El pop es algo muy nemotécnico, se basa en la repetición de melodías, y en la capacidad para poder ser rememoradas y coreadas con facilidad, y el estribillo es la parte más reconocible de la canción, sin esto es muy difícil que una melodía se sea recordada en el tiempo. Pero no descartamos hacer desarrollos más progresivos como en ‘Errores’.

"Vivimos en una eterna etapa de precariedad, económica y emocional que nos impide madurar y tomar decisiones importantes que nos saquen de nuestra minoría de edad mental. "

A lo largo del disco aparecen hacia su mitad dos temas que difieren un poco al resto en su forma, como es el caso de ‘El Sitio Donde Empezó Todo’ y ‘Errores’, echando un poco el freno de mano al apartado guitarrero. ¿Veis estas canciones como la marca con la que diferenciar la cara A de la cara B del disco?

Sí, ambas rompen el ambiente de tensión que va en aumento en la cara A y que acaba con ‘Hacia el Vacío’ en la que la línea ascendente de las guitarras se rompe con un riff en medio de un sonido melódico de pop cristalino. En este momento se muestran las dos pulsiones que conviven en Alborotador; el choque entre la dureza del principio que se abre a una melodía extremadamente frágil, y a continuación la serenidad de ‘El sitio Donde Empezó Todo’. Como dices, este cambio de registro permite conectar muy bien con una canción como ‘Errores’.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta a la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿Crees que el rock ha muerto definitivamente?

Del mismo modo tenemos una para vosotros a cargo de Daniel de Puzzles y Dragones, dice así: Si pudieses hacer algo mejor que nadie, ¿qué elegirías? Y si a cambio tuvieses que hacer algo peor que todo el mundo, ¿qué sacrificarías?

Me encanta responder a una pregunta de Dani Puzzles, y llevándolo a la música creo que no me importaría ser capaz de hacer las mejores canciones del mundo si a cambio fuera el peor tocándolas.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *