Entrevistamos a

VVV

"Estamos en un momento en el que hemos convertido en vías de escape lo que tendría que ser la vida en sí misma. Es triste y aterrador."

Por -

VVV, también conocidos como Trippin’ You, publicaron a principios de año su segundo trabajo titulado Escama, dando un paso hacia adelante a la hora de mostrarnos ambientes más asfixiantes donde el componente electrónico de su música adquiere una nueva dimensión. Ya en su debut L’ennui dejaron claro como son una banda capaz de recrear situaciones bastante difíciles con pulso firme, transitando de buena forma por una senda post punk que se resiste a permanecer en la parte más estática del género.

Regresando al presente, a lo largo de este nuevo trabajo nos vamos a encontrar ante auténticos himnos con los que dejar fluir aquellos malestares que van camino de convertirse en permanentes, focalizándose en un cúmulo de sentimientos amargos donde lo impetuoso de sus bases intenta volatilizarlos. Historias desarrolladas en noches interminables, rodeado de personas de todo tipo y el cerebro sin poder aflojar su actividad. Todo esto y mucho más pueblan las canciones de un grupo irrepetible. Aprovechando los primeros días de la cuarentena, contactamos con Adri, Eli y Manu para responder a todas nuestras preguntas sobre el grupo.

¡Hola! ¿Qué tal va la cuarentena?

Eli: Yo lo llevo bien, de momento, porque estuve hasta hace poco trabajando exclusivamente desde casa y ahora en el paro, así que estoy acostumbrada a estar aquí, con mis movidas. Aunque no sé lo que contestaré dentro de dos semanas si sigue todo así, claro.

Manu: En vórtice autodestructivo de noodles y counter strike.

Vamos allá. Me gusta mucho como en este nuevo disco la parte electrónica que envuelve vuestros temas resulta más hiperactiva y agresiva. ¿Desde un primer momento teníais claro que este disco iba a ser más agitado en este sentido o fue surgiendo todo por el camino?

La verdad que se ha dado de forma natural, como todo lo que hacemos. No hacemos discos conceptuales (no hasta ahora). Quizá es donde nos sentimos con mayor comodidad, tanto en grabado como en directo. También tiene algo que ver Willy Christoulas, que se ha metido en la producción del disco a cuchillo y es un technoturrero nato.

 

También parece que en esta ocasión toda la capa electrónica resulta más cercana a lo bakala o incluso el happy hardcore ¿Creéis que estos sonidos propiamente os han marcado de alguna forma a lo largo de vuestra vida?

Adri: La primera música que escucho de forma consciente y sin influencia directa de mi padre es la música mákina y derivados que pillaba en la MQM Dance y en los discos de Skorpia, Technics Professiona Dj's etc. Luego ya capté otras influencias cuando entré en el instituto, pero la electrónica siempre ha sido mi predilección, y el germen de mi gusto por la música electrónica es toda esa escena.

Manu: La primera canción que me viene a la cabeza cuando pienso en que sonaba en mi pueblo allá por el 2005 es un remix de Eiffel 65 jumpstyle (no recuerdo de quien) y resulta casi imposible no plasmarlo luego en los temas. Adri y yo venimos de barrios del sur de Madrid y nuestras primeras influencias son similares.

Ya que hemos entrado un poco en plano artístico, sinceramente este disco creo que os acerca más que nunca a esos ritmos más marcados y la electrónica más sucia de vuestro EP debut “Dirty Leeds”. ¿Al final creéis que de una forma inconsciente habéis regresado un poco a vuestros orígenes como formación?

Adri: Pues ahora que estamos respondiendo entrevistas, justo es algo que he pensado (y no sé si he llegado a responder, de hecho). En efecto, el origen de VVV es más electrónico y acelerado que todo lo que ha habido desde entonces hasta el primer LP, L'Ennui. Empezamos lejos del post-punk, luego nos acercamos algo más, y ahora volvemos a estar en una movida todo extraña, pero que nos es cómoda.

"La primera canción que me viene a la cabeza cuando pienso en que sonaba en mi pueblo allá por el 2005 es un remix de Eiffel 65 jumpstyle (no recuerdo de quien) y resulta casi imposible no plasmarlo luego en los temas. "

A la hora de crear estos nuevos temas, ¿habéis seguido algún patrón en concreto o más bien consideráis que cada canción es un mundo en este sentido?

Adri: Las canciones son un mundo, pero nacen en un lugar y en un tiempo concretos. Podríamos decir que es una serie como House MD, a base capítulos autoconclusivos; el mismo universo, distintas historias.

Algo que a mí me sugiere mucho este trabajo, tanto en lo sonoro como en ciertos momentos líricos como en “Ya No Tienes Miedo” con ese “bailas como perdiendo el miedo a morir”, es esa sensación de buscar en el baile y en la fiesta una vía de escapatoria a toda la mierda que nos rodea. ¿Creéis que este disco y en general vuestra música encierra algo de esto?

Adri: Es totalmente una vía de escape, tanto lo que hacemos, la música que componemos, como lo que bailamos, lo que escuchamos y demás. Es triste, porque estamos en un momento en el que hemos convertido en vías de escape lo que tendría que ser la vida en sí misma. Es triste y aterrador.

Eli: Creo que también funciona porque logra transportar a los que lo escuchan a esos momentos que también usan como “vías de escape”, cuando estamos más fuera que conscientes, y supongo que por un momento les puede hacer olvidarse de cualquier mierda que estén viviendo, aunque estén en el metro camino a un trabajo de mierda, etc.

Manu: Los únicos recuerdos que tengo de ir a hacer música con mi compañeros son tener mucha resaca y comer cous-cous con pez, así que podemos decir que sí.

Creo que algo muy poderoso que poseen vuestros temas es que vuestras letras por lo general transmiten estampas bastante directas y reconocibles. ¿Tratáis de que el núcleo de las historias que mostráis en las canciones no caiga en un lado más críptico y enrevesado?

Adri: Al componer me gusta la crudeza y lo directo, pero en una sopa difusa más metafórica y más intrincada. No todo es lo que parece, pero un puñal es un puñal.

Algo que también parece claro, es que la mayoría de canciones presentan situaciones que parece que conducen todo hacia lo catastrófico ¿Sentís que vuestra inspiración a la hora de hacer los temas está relacionada con situaciones límites y que rozan el desastre?

Adri: Todo lo que hago en relación a la letra y la música es bastante automático, no soy de pensar cosas con antelación o escribirme frases que me gustan en el móvil, salvo excepciones. Supongo que es una catarsis, o que la música me permite exponer los desasosiegos que guardo, porque luego soy un chaval normal, con sus taras, como todo el mundo, pero tampoco excesivamente atormentado o extremo. Al menos desde que voy a la psicóloga.

En este sentido, quizás “Siroco” da la impresión de que es el tema más autodestructivo del trabajo, aquel en el que parece que todo salta por los aires. ¿Lo elegisteis precisamente para cerrar el trabajo por estos motivos?

Adri: A mi parecer, ‘Siroco’ tenía que cerrar el disco porque me parece el mejor tema del conjunto. En cuanto a lo personal, es el más especial, el más experimental y en el que encuentro reflejadas algunas referencias musicales vitales en mi vida, que hasta entonces no había sido capaz.

Eli: es curioso porque el disco comienza con ‘Destrucción’, que ya su nombre habla por sí sólo, y acaba, como dices, con ese tema. No lo pensamos de esa forma, pero creo que consigue cerrar muy bien la “historia”, si es que hay una, y terminar de dejar claro lo que queremos transmitir en el disco.

"Empezamos lejos del post-punk, luego nos acercamos algo más, y ahora volvemos a estar en una movida todo extraña, pero que nos es cómoda."

Nunca habéis ocultado en vuestras canciones situaciones relacionadas con la ansiedad, la depresión o la falta de autoestima. Cómo banda que tiene un alcance importante, ¿sentís cierta responsabilidad por dar visibilidad y normalizar estas situaciones?

Adri: Desde luego que hay que dar visibilidad y normalizar estas situaciones, y también encontrar sus orígenes sociales y políticos, más allá de la responsabilidad individual. Pavos, id a terapia, no rayéis a la peña que os rodea.

Eli: Tampoco es algo que hacemos conscientemente, bajo mi punto de vista, si no que está tan presente en nuestras vidas y por eso lo vemos como normal. Por supuesto también que queremos que se vea como normal, transmitir que si te sientes así no estás sólo y eso…

“Destrucción” parece que se ha convertido en vuestro mayor hit y de hecho en los conciertos la gente os lo pide insistentemente. ¿Cuándo estabais componiendo el tema tuvisteis claro que iba a ser una canción tan celebrada?

Adri: La verdad que ninguna de las canciones que hacemos tiene una pretensión de hit, y sin embargo, todas están compuestas como si fuesen singles. No sé, yo no compongo con una meta o pensando en cuál va a ser el temazo que va a escuchar la gente. Es todo automático.

 

En “Destrucción” precisamente habláis de “Cuánto ha cambiado el barrio. Deberíamos volarlo y volverlo a construir sobre la sangre de los que nos lo robaron”. ¿En qué sentido creéis que ha cambiado vuestro barrio a medida que habéis ido creciendo?

Adri: Yo soy de Móstoles, pero vivo en Usera desde hace 2 ó 3 años. Y he visto en paralelo la transformación de ambos barrios en no lugares. Casas de apuestas quebrando a la chavalada, a la peña obrera; Airbnb echando a la gente de sus casas de toda la vida; lugares de consumo impersonales relevando a puntos de reunión; parques convertidos en plazas duras; un centro comercial nuevo en Usera basado única y exclusivamente en el consumo donde ya ni siquiera los dotan de centros de ocio como boleras o cines. La despersonalización como única vía vital. Un horror.

Eli: Yo no he vivido en un mismo barrio por más del tiempo suficiente como para vivir sus cambios, pero es cierto que he podido ver como ha ocurrido todo lo que comenta Adri en los últimos 10 años que llevo en Madrid de forma bastante generalizada, y supongo que es algo que no sólo pasa en la capital.

Quizás esta frase anterior puede ser interpretada como la más política de este trabajo, o al menos, la más explícita. Sin embargo, ¿sentís que de forma más o menos directa este disco también tiene mucha crítica social y política?

Adri: Como te decía antes, no todo es una cuchillada en el disco. Hay muchas cosas difusas, más interpretables, menos literales. En éste y en el anterior. La canción más política del disco es ‘Redención’, y parece una canción de desamor, cuando realmente habla del fracaso de las revoluciones desde el reformismo. Creo. Hay muchas perlas (más bien minas) en Escama.

"Al componer me gusta la crudeza y lo directo, pero en una sopa difusa más metafórica y más intrincada. No todo es lo que parece, pero un puñal es un puñal."

Precisamente creo que “Redención” sea el tema que se sale un poco de la tónica general al ser un poco más pausado, profundizando en lo que parece un poco más en el sentimiento de tristeza. ¿Veis esta canción que mira un poco en una dirección diferente a las demás?

Adri: Para mí es la más diferente por tempo, sonido y composición, y sobre todo por la temática que subyace; es la que, para mí, tiene un concepto más amplio, más político.

Para ir cerrando, sobre el documental de Santiago Mejías, me impresionaron un montón las escenas en las que aparecíais en la cruz de Benidorm, encontrando una estética que creo que encaja a la perfección con vuestra música. ¿Este escenario lo teníais muy claro desde un principio en el documental?

Adri: El documental es 100% idea de Santi. Nos pilló un día por banda y nos dijo que quería grabarnos un documental, sin conocernos de absolutamente nada. Éramos un grupo irrelevante, a nivel local y nacional, y nos parecía una locura de un quedao'. Pero iba en serio, nos siguió dos años y pico con la cámara a bolos, a ensayos y en nuestra vida diaria, y quedó esa pieza maravillosa. Supongo que él tendría la escena pensada, igual que la parte del Valle de los Caídos o el resto de cosas. Es un genio, y le queremos con locura.

"La canción más política del disco es ‘Redención’, y parece una canción de desamor, cuando realmente habla del fracaso de las revoluciones desde el reformismo. "

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿Qué opináis de Pocoyo?

Del mismo modo tenemos una para vosotros a cargo de Somos La Herencia: ¿Te debe dinero alguien del mundo de la música? ¿Quién y cuánto?

Adri: En verdad, 10 pavos de un concierto que hicimos con Santa Teresa, la antigua banda de Eli, pero ya nos los pagó Willy en lugar de la peña que nos los debía, así que todo bien. Los promotores pagan poco en general a las bandas pequeñas nacionales como para debernos dinero.

Manu: Solemos debernos pasta entre nosotros, pero vamos, que suelo ser yo el que debe a Elinor y Adri (risas).

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *