Entrevistamos a

Sergi Egea

"'Coratge i Misteri' es un disco escrito desde dentro después de mucho tiempo de no escucharme ni atender mis necesidades. El mayor acto de egoísmo de mi vida."

Por -

Después de estar muchos años desde dentro de la maquinaria del punk rock underground barcelonés, trabajando para sellos como Aloud Music, La Castanya y sobre todo fundando Famèlic Records, Sergi Egea dio el paso como instrumentista hace cosa de una par de años gracias a Polselguera. Junto a amigos como Verónica Alonso y Tomeu Mulet crearon uno de esos grupos donde todos aportaban sus gustos musicales para lograr una formación de guitarras resonantes, precisión post punk y un cierto trasfondo desafiante. Estos primeros pasos a bien seguro que propiciaron que Sergi se lanzase definitivamente en solitario con un proyecto que ahora ha dado sus frutos publicando Coratge i Misteri. El que seguramente sea el disco más valioso y que al mismo tiempo ha pasado casi desapercibido en esta recta final de año, se desvela como diario de reflexiones personales, sencillas en su expresión y al mismo tiempo ingeniosas en su contenido. Lo que nos desvela este trabajo es una serena exploración, sin necesidad de transmitir una historia concreta e hilada, sino más bien mostrar un conjunto de estampas que en su conjunto alcanzan una buena coherencia a través de las sensaciones que logran suscitar. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, entrevistamos a su creador.

Tu relación con el mundo de la música no comienza como instrumentista, sino como programador y dirigiendo un sello como Famèlic. ¿Cómo decidiste dar el gran salto como músico?

No lo considero un salto, me lo tomo más como un cambio de lenguaje. Es algo que siempre quise hacer y nunca había sabido afrontar. Siempre me ponía excusas, me decía que tenía que ser algo que tuviera una unidad conceptual o cosas así que al final sólo servían de excusa para no empezar. Durante casi todo el proceso lo mantuve en secreto porque no me creía capaz de terminarlo. De hecho, no pude empezar con todo esto hasta que no lo hice como un ejercicio terapéutico. A partir de ahí, la cosa empezó a fluir.

 

Antes de mostrarnos tu proyecto en solitario, te involucraste hace cosa de tres años en Polseguera al lado de Tomeu y Verónica. ¿Crees que sin haber formado parte de este grupo tu proyecto en solitario no existiría?

He aprendido muchas cosas de Tomeu y de Vero. Estoy muy agradecido de haber podido formar parte de Polseguera y orgulloso de lo qué hicimos, pero creo que son dos cosas totalmente distintas. Me involucré con la creación de los temas, pero mi papel era más bien de apoyo. No estaba emocionalmente comprometido con las historias de las canciones y desde mi punto de vista tocar en Polseguera me ha quitado el ‘miedo escénico’, pero mi miedo a la hora de mostrar mis pensamientos era otro distinto.

Es curioso como proviniendo de una escena más enfocada al post punk o incluso hardcore como los inicios de Famèlic o el festival Hoteler, tus composiciones han acabado enfocadas hacia un lado muy diferente. ¿Desde un primer momento sentiste que las canciones que te iban saliendo en solitario tomarían un rumbo bien diferente a la escena musical con la que en principio te teníamos asociado?

No, siempre he escuchado mucha música diferente. Puede que las del Hoteler y Famèlic sean las facetas más visibles, pero siempre he apoyado las diferentes escenas. Creo que tiene que ver la forma en que se hacen las cosas y no tanto en la forma que toman.

También me gustaría preguntarte por la transformación que poco a poco ha ido sufriendo Famèlic, ya que por ejemplo los trabajos editados el año pasado de Da Souza, Germà Aire o Regalim muestran una vocación más pop y serena. ¿Crees que se está produciendo un giro definitivo en los estilos que da cobijo el sello?

Creo que la respuesta anterior también podría responder a esta pregunta. Todos tenemos acceso a casi toda la música, a partir de ahí las mentes más inquietas van experimentado, como es el caso de los grupos que mencionas. En este sentido, más que un giro, creo que la cosa no tendría que dejar de girar nunca.

"Durante casi todo el proceso lo mantuve en secreto porque no me creía capaz de terminarlo. De hecho, no pude empezar con todo esto hasta que no lo hice como un ejercicio terapéutico. "

Entremos de lleno en las canciones de Coratge i Misteri. Sin lugar a dudas es un trabajo creado a partir de rodearse de amigos como Ferran Palau y Louise Sansom. ¿Sientes que todo el proceso que han sufrido las canciones ha sido bastante colaborativo o su forma final es muy similar a como lo habías imaginado en un primer momento?

De hecho, el disco lo hice en mi casa de un modo bastante introvertido. Cuando conseguí hacer unas maquetas de lo que tenía en mi cabeza se lo enseñé con mucha vergüenza a Ferran para que, junto a su primo Jordi Matas, me ayudaran a grabar y producir los temas. Desde la primera escucha me dijo que no había que tocar nada, que los temas funcionaban casi todos como estaban. Luego en el estudio obviamente cambiamos cosas y en todo momento supieron atender las demandas que tenía en mi cabeza a nivel de arreglos. Jordi es súper didáctico y un gran músico y Ferran tiene una visión excepcional. Es increíble cuando tu no eres capaz de interpretar algo, pero alguien pilla tu idea y la hace exponencial. En ese sentido, consiguieron plasmar las ideas que tenía en mi cabeza. ¡No tengo más que agradecimiento!

Del mismo modo, ¿sientes que proyectos de amigos cercanos también te han influenciado a nivel musical? Por ejemplo escuchando tu disco siento alguna similitud con las canciones de Ferran Palau.

Si, todo me influye. Cuando les pasé las maquetas iban acompañadas de ésta playlist les decía: ‘me imagino los bajos como esta canción’, ‘los efectos de voz como tal’, ‘la caja y el bombo como este disco’… Creo que Ferran me miraba como diciendo: estás flipado, que vamos a grabar en mi casa con dos micros. Pero al final creo que la sonoridad general del disco se asemeja mucho a lo que estaba buscando.

 

El trabajo viene acompañado de fotografías donde aparecen objetos más o menos cotidianos empaquetados, del mismo modo que en el texto de introducción del trabajo incluyes frases como “ordeno i guardo per seguir generant caos”. ¿Cómo surgió todo este especial simbolismo de mostrar objetos empaquetados?

Se trata de un disco de recomposición. Me explico. Al principio dije que una de las cosas que me impedían empezar con todo esto era la conceptualización premeditada. Me preocupaba muchísimo la coherencia del todo y al final descubrí que dejar fluir era lo mejor para llegar hasta allí. De repente, cuando terminé el disco, me di cuenta que había un hilo conductor, un espíritu que recorría todo el disco. Montse, la teclista del grupo que hemos montado para tocar los temas, me dijo: ‘este disco es un estado de ánimo’. Y pensé que lo había conseguido.

A partir de ahí me dediqué a buscar una metáfora que visualmente funcionara con ese estado de ánimo. Cris, mi pareja, me sugirió que todo aquello que estaba contando era algo similar a una mudanza. Concretamente a ese momento de la mudanza en el que te encuentras rodeado de paquetes y cosas sueltas a tu alrededor.

Hay un punto desolador porque en ese momento estás solo en la habitación y parece que todo eso no va a caber en la furgo, pero también sabes que no te queda otra que hacerlo!

Sergi Vila y Alba Yruela me ayudaron a dar forma a esta metáfora. El resultado me encanta.

Me gusta mucho cómo funciona el trabajo en su conjunto, logrando que al escucharlo del tirón se genere un ambiente de lo más envolvente y apacible. ¿Fuiste buscando lograr un conjunto de canciones que estuviesen bien relacionadas a través de su sonido?

¡Gracias! Tenía una estética bastante clara pero hasta que no estuvieron todos los temas grabados no fui capaz de organizar el tracklist, que al fin y al cabo acaba dando el ritmo del disco. El día que lo encontré, me pareció que el disco era un tostón, pero para mí tenía sentido. Así que lo dejé así.

"Al principio dije que una de las cosas que me impedían empezar con todo esto era la conceptualización premeditada. Me preocupaba muchísimo la coherencia del todo y al final descubrí que dejar fluir era lo mejor para llegar hasta allí."

La mayoría de las letras tienen un toque de lo más enigmático, mostrando su contenido en ocasiones a modo de pinceladas o acciones incompletas. ¿Crees que tus letras tienen un componente críptico o buscaste justamente lo contrario?

En este disco me desnudo por completo en público. Hay cosas muy directas y mensajes más crípticos en que solamente los involucrados podrán percibir todos los detalles. Pero la verdad, es que no es necesario y en general, considero que las metáforas que hay son sencillas. Partía de una idea general, normalmente escrita con mucho detalle, de todo lo que quería contar. A partir de allí, me dedicaba a hacer un ejercicio de simplificación. Intentar contar esa misma historia con lo mínimo. No dejar de contar nada importante para mi y que no se quedara nada banal.

En relación a este apartado, me llama la atención ‘Mon Incert’ ya que parece tener un gran componente de exploración con un mensaje final positivo. ¿Crees que en algunos puntos del trabajo como en esta canción has tenido que realizar un gran ejercicio introspectivo?

Completamente. Es un disco escrito desde dentro después de mucho tiempo de no escucharme ni atender mis necesidades. El mayor acto de egoísmo de mi vida. ¡Qué viva el egoísmo! (moderado). Vaya mierda de proclama, ¿no? Moderación y proclamación me temo que no se llevan bien.

"En este disco me desnudo por completo en público. Hay cosas muy directas y mensajes más crípticos en que solamente los involucrados podrán percibir todos los detalles. "

Otra característica que creo que tienen estas canciones es su gran capacidad de sugerir imágenes a nuestra cabeza, como puede ocurrir en ‘Huracà’. ¿Acostumbras a menudo a relacionar tus temas con alguna estampa concreta?

No es mi objetivo, pero concretamente ‘Huracà’ es la canción más paisajista o fotográfica del disco. Un amigo me conoce muy bien dijo que percibía mis canciones como polaroids sonoras. Considero que la mayoría de temas no tienen un marco definido, pero también me gusta que se puedan ver así.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar, ¿cuál es la tuya?

¿Qué te/os hace feliz?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Sebastián de Bruises, dice así: ¿Crees que tu música es política? ¿Por qué?

Sí, a pesar del distanciamiento radical actual de la palabra, considero que expresarse públicamente comporta una carga política importante. El mensaje que lanzas, por simple o banal que sea, si tiene un impacto significa que tiene capacidad de influencia y por lo tanto, de cambio. ¡Qué viva el cambio! (¡Ahora sí!)

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *