Entrevistamos a

(Sandy) Alex G

"Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que lo que digo en las letras se basa más bien en impresiones, en sensaciones o momentos que aparecen ante mí y me parece interesante plasmarlos, alejándome de este modo de lo que supone centrarme en historias concretas. "

Por -

Alex G nunca nos entregará un disco similar dos veces. Esta es la conclusión a la que podemos llegar una vez más después de escuchar al completo House of Sugar, encontrándonos ante un músico que se apoya en recursos más que identificativos de su trayectoria pero que también sabe cómo explorar caminos difusos que lo alejan del cálido núcleo melódico del llamado bedroom pop que un buen día encabezó. En estas nuevas composiciones refuerza su carácter esquivo a la hora de mezclar voces y conseguir que las bases pregrabadas se fundan con los sonidos más orgánicos,  intentando al mismo tiempo que la combinación no sea del todo homogénea.

Resulta interesante comprobar como a pesar de que este disco esté marcado por los contrastes, la sensación general es que la distancia que separa a los temas no es tan grande como podría aparentar en una primera escucha. Para ello el músico se encarga de acomodarlo todo a través de un apartado ambiental donde logra que ocurran multitud de cosas de fondo, pudiendo prestar atención tanto a las melodías que están teniendo lugar en un primer plano como todos los recovecos relacionados con la saturación de sonido. Aprovechando sus próximas fechas en nuestro país, charlamos un rato con el músico de Filadelfia.

El título de este nuevo disco podría hacer referencia a la historia de Hansel y Gretel encerrados en la casa de azúcar. ¿Hay algo de este relato que te empujase a titular el disco de esta forma?

Sí, efectivamente. Lo que me llama la atención de la historia es cómo la bruja trata de engañar en todo momento a los niños con algo tan apetecible como son los dulces. A ellos todo les parece ideal, aunque en realidad lo que está haciendo la bruja es engordarles para que ni siquiera sean capaces de poder escapar de esta “casa de azúcar” y luego comérselos. Esta sensación de estar atrapado en una situación que aunque la ves positiva, en realidad es todo lo contrario, es quizás lo que me inspiró a la hora de titularlo así.

 

Por lo general, ¿sueles encontrar inspiración para crear tus temas leyendo obras literarias?

Totalmente. Soy una persona que siempre está viendo películas y que suele tener algún que otro libro empezado. Creo que el material de otros artistas, sea del tipo que sea, al final me acaba hacer reflexionar sobre ciertas cosas que quiero en mi trabajo y que trato de aplicar a mi forma.

Entrando en la manera en la que siempre sueles trabajar, tus canciones han destacado por emplear en ellas recursos DIY, algo que creo si no me equivoco que has ido manteniendo a lo largo de los años. ¿Estoy en lo cierto?

Hay algunas cosas que poco a poco van cambiando, pero me gusta mantener siempre el mismo proceso de grabación. Por ejemplo, en cuanto las novedades para este disco, introduje un nuevo micrófono bastante bueno. Ya en estos tres últimos trabajos llevé las pistas para mezclarlas a alguien mucho más profesional que yo, consiguiendo un resultado muy bueno. No sé si realmente esto se puede medir en términos de una mayor calidad, alejándome de esta forma del llamado sonido Lo-Fi, ya que siento que siempre he grabado las cosas de forma más o menos intuitiva.

Te iba a preguntar precisamente por las personas de las que te has rodeado en este trabajo, entre ellas Emily Yacina en algún que otro coro. ¿Te gusta trabajar de forma bastante independiente tratando de involucrar al menor número de personas posibles?

Sí, lo cierto es que siempre suelo buscar hacer las cosas por mí solo. Me gusta trabajar de forma bastante autónoma y no tener que seguir de este modo las ideas de nadie. Tampoco es que tenga un plan personal sobre como plantear cada trabajo o con que cosas nuevas voy a probar. Quizás hasta que no sienta que de forma definitiva puedo mejorar algo si alguien concreto que tenga en mente pueda ayudarme, no me decido a dar el paso de involucrar a otras personas.

"Creo que el material de otros artistas, sea del tipo que sea, al final me acaba hacer reflexionar sobre ciertas cosas que quiero en mi trabajo y que trato de aplicar a mi forma."

Al mismo tiempo, ¿sueles tener a alguien de confianza que te pueda aportar feedback cuando tienes más o menos las canciones terminadas?

Siempre prefiero rematar bien las canciones antes de compartirlas mínimamente con los demás. Alguna vez me ha pasado que si le muestro a un amigo una canción que no está terminada y no le acaba de gustar, aparece ante mí un conflicto acerca de si la canción no es suficientemente buena y luego me cuesta mucho ofrecer una versión final. Por eso últimamente hasta que todo no está muy trabajado procuro que nadie lo pueda escuchar.

Siento que eres un músico que tiene una muy buena capacidad para facturar temas con mucha facilidad. ¿Sueles estar componiendo en todo momento, incluso cuando sales de gira?

Creo que cuando estoy de gira seguramente sea la etapa en la que desconecto bastante de todo lo relativo a componer temas. Prefiero dedicarme a asimilar las experiencias que van surgiendo alrededor de las ciudades que visitamos, tratando de mantener de buena forma la concentración que requiere cada directo. Cuando vuelvo a casa es cuando mi cerebro se vuelve a activar un poco a la hora de surgir ideas para temas. Ya sabes, mi cabeza nunca se pone en marcha hasta que mi corazón no puede ordenarlo todo.

 

Me resulta interesante esto último. Ahora que tus giras son mucho más largas y lejanas, ¿normalmente necesitas un período en el que volverte a acostumbrar a la vuelta a casa?

Sí, por lo general hay unos cuantos días en los que necesito una mayor desconexión. Lo que suelo hacer es refugiarme en la música. También hay días de esos en los que tampoco te apetece hablar mucho con la gente que tienes alrededor, por lo que también ayuda bastante el poder reflexionar con algún libro. También para mí es importante salir a pasear o ir a la piscina. Definitivamente son actividades de las que disfruto mucho cuando me alejo de mi faceta musical.

Imagino que desde hace unos cuantos años, todo lo relativo a las giras, promociones y en definitiva, el gestionar mejor el cierto aumento de popularidad debe de haber cambiado bastante. ¿Tienes esa sensación de que todo esto ahora es mucho más intenso?

Sí, creo que sí. Las giras son bastante más largas, llegando a lugares donde antes no habíamos estado y teniendo menos tiempo para todo. Al final todo pasa por encontrar un cierto equilibrio, preparar bien los temas de los directos y tener variedad para poder elegir unos u otros, intentando siempre ofrecer cambios.

"Me gusta trabajar de forma bastante autónoma y no tener que seguir de este modo las ideas de nadie. Tampoco es que tenga un plan personal sobre como plantear cada trabajo o con que cosas nuevas voy a probar. "

Entonces, ¿se podría decir que ahora eres más consciente de tu condición de músico o es algo que siempre has tenido mucho más interiorizado?

Creo que cuando era más joven no me preocupaba tanto del futuro. Simplemente me dedicaba a tratar de disfrutar de los buenos momentos que me iba encontrando. Aún ahora tengo no sé muy bien como percibo todo esto de hacer temas. Ya sabes, me encuentro muy feliz por poder hacer algo que me gusta tanto y que me llegó por casualidad. Lo que tengo claro es que hasta el momento estoy conforme acerca de cómo ha ido surgiendo todo lo que me rodea en el mundo de la música.

Hablando de la importancia de los que te rodean, tu hermana Rachel siempre te ha ayudado con el diseño de tus discos, como ocurrió con el de Beach Music. ¿Crees que existe una influencia mutua en las cosas que hacéis?

Pienso que sí, que entre los dos nos acabamos influenciando. Lo que ocurre es que tampoco sé muy bien cómo explicar hasta donde llega lo que uno aporta al otro, ya que cuando me pongo a componer o a tocar, suelo estar muy a mi aire, hasta que mi cabeza no se acaba centrando en todas las personas que tengo alrededor, recordando todas las cosas que hacen y filtrándose de este modo en mis canciones de alguna forma.

Centrándonos en la forma en la que sueles plasmar tus letras, da la sensación de que tratas de alternar momentos bastante personales con otros mucho más fantasiosos. ¿A lo largo de tus temas tratas de encontrar este equilibrio o es algo que no tienes en cuenta?

Creo que siempre trato de difuminar la parte personal de mis letras. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que lo que digo en las letras se basa más bien en impresiones, en sensaciones o momentos que aparecen ante mí y me parece interesante plasmarlos, alejándome de este modo de lo que supone centrarme en historias concretas. Seguramente en el futuro me vaya decantando poco a poco más por adoptar un formato más cercano al relato que pueda haber extraído de cosas que me pasan en mi vida. Se que esto quizás pueda hacer que el oyente conecte de forma más rápida, pero por el momento todo se trata más bien de hacer algo bastante impresionista.

Aunque no exista esta continuidad a la hora de contar una historia en tus letras, creo que sí que uno puede sentirse identificado con ciertas estrofas. ¿Te encuentras a mucha gente que extrapola tus letras a su propia vida?

Sí, sobre todo cuando salimos de gira ya me he encontrado a varias personas que de una forma muy precisa me dicen que tal parte de la canción les recuerda a ciertas estampas, o más bien. les produce una sensación en particular. La verdad es que agradezco un montón este tipo de comentarios, porque hay veces que me ayudan encontrar nuevos sentidos lo que escribo.

"Cuando era más joven no me preocupaba tanto del futuro. Simplemente me dedicaba a tratar de disfrutar de los buenos momentos que me iba encontrando. Aún ahora tengo no sé muy bien como percibo todo esto de hacer temas. "

Entrando en algún que otro detalle de este nuevo disco, parece que por fin tus canciones tienden hacia un ambiente más optimista, dejando de lado todo lo decaído de tus primeros trabajos. ¿Desde dentro lo notas de esta forma?

Yo también lo veo así. No suelo pensar en los temas en términos de estados de ánimo, creo que esto nunca me ha servido para canalizar lo que quiero decir en una canción. Sinceramente pienso que todo ello se debe a las texturas creadas por los instrumentos en esta ocasión. Quizás anteriormente siempre me decantaba por tratar de sumergirlo todo en un poco más de oscuridad, algo con un efecto de mayor tristeza. Sin embargo en esta ocasión mi intuición me pedía algo más distinto para poder rematar los temas.

 

También me gusta mucho como en estos dos últimos discos has mostrado canciones que se salen un poco de tu línea habitual como ‘Near’ en este nuevo y especialmente ‘Brick’ en el anterior. ¿Te tomas estos temas como experimentos que te pueden abrir nuevos caminos en el futuro?

Pienso que en todo momento estoy tratando de experimentar con cosas que se alejen un poco de la parte más habitual de mi música. No veo que estos temas acaben abriendo un nuevo camino ni supongan excepciones a lo largo de los discos. Simplemente toman una dirección más chocante pero que al final se encuentran dentro de la línea general de los discos.

He leído que los coros de ‘Southern Sky’ en los que se oye “It’s okay we don’t cry, we love the southern sky” aparecieron ante ti en un sueño. ¿Es la primera vez que te pasa esto?

Sí, fue algo totalmente excepcional. Me levanté y tenía en mi cabeza esa frase, que se repetía una y otra vez. Luego vi que podía cuadrar muy bien en este tema y al final fue lo que pasó.

Has crecido en y sigues muy vinculado a Filadelfia, una ciudad que siempre ha tenido un montón de bandas interesantes alrededor de las filosofía DIY. ¿Crees que es una ciudad que proporciona bastantes facilidades para las bandas que empiezan?

Cuando era joven sin lugar a dudas era una ciudad que mantenía precisamente esa esencia DIY que mencionas, habiendo un montón de bandas y locales donde podías tocar sin mucho esfuerzo. Los promotores también se preocupaban bastante porque hubiese un gran movimiento en la ciudad. Si te soy sincero ahora mismo ya no sé si esto sigue existiendo porque ya no estoy tan en contacto como antes con las bandas que empiezan.

"No suelo pensar en los temas en términos de estados de ánimo, creo que esto nunca me ha servido para canalizar lo que quiero decir en una canción. "

Si no me equivoco, hasta tocado dos veces en Barcelona dentro del Primavera Sound. ¿Qué recuerdos tienes de estas visitas?

Recuerdo que la última vez que estuvimos tuvimos tiempo libre para descubrir un poco la ciudad. Hicimos lo típico de ir a la playa porque nos quedaba cerca del recinto, pero también me impresionó la parte más antigua. Sobre el festival recuerdo un concierto buenísimo de Fever Ray.

Para ir terminando, la inminente gira europea en la que te embarcarás, contará con Pet Shimmers como teloneros. ¿Los escogisteis vosotros o fue cosa de la agencia que monta la gira?

Los escogimos nosotros. Estábamos de gira y nos escribieron por mail. Además teníamos una demo de sus canciones y nos gustó un montón, junto con la portada que nos hizo pensar que eran una banda bastante guay. Luego les sugerimos la posibilidad y aceptaron encantados.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cuál es tu comida favorita?

Del mismo modo tengo una para ti a cargo de Jackie Mendoza que dice así: ¿cuál es tu ciudad favorita y por qué?

Voy a decirte Filadelfia, porque crecí allí y allí fue donde hice mis mejores amigos.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *