Entrevistamos a

Sad13

"Creo que hay algo positivo cuando estás superando un proceso de duelo, especialmente al reflexionar sobre todo lo bueno y lo malo que ha supuesto la persona que se ha ido para ti."

Por -

Sadie Dupuis está de regreso con un proyecto Sad13, entregándonos el próximo viernes 25 su segundo LP titulado Haunted Painting a través de su propio sello Wax Nine. De esta forma la líder de Speedy Ortiz nos muestra como su instinto para lograr agitadoras piezas pop sigue intacto, afrontando esta nueva entrega como un disco con el que superar la pérdida y el dolor a través de canciones revitalizantes donde el humor está bastante presente. Recorriendo diferentes estudios del país y trabajando con diferentes ingenieras de sonido, Sadie ha logrado un disco de lo más variado, marcado por un conjunto de singles muy sólidos como ‘Hysterical’, ‘Oops…!’ o ‘Ghost (of a Good Time)’, pero también por una cara más reflexiva como la encerrada en ‘Good Grief’, el tema sobre el que pivota todo el trabajo. Estamos por lo tanto ante una obra donde Sadie se introduce en el mundo de las pinturas hechizas y los fantasmas que se tornan mucho más reales de lo que parecen en un primer momento. Aprovechando la inminente salida de este trabajo, entrevistamos a la artista.

El título de este disco viene de la experiencia que tuviste en la Frye Gallery de Seattle cuando viste por primera vez el bailarín Saharet de Franz Von Stuck. ¿Cómo surgió esta fuerte conexión con esta pintura y cómo te ayudó a encontrar una nueva inspiración en tus composiciones?

Siempre que puedo suelo ir a los museos de las ciudades que visito cuando estoy de gira. Me encanta tomar notas sobre pinturas, esculturas o cualquier instalación artística que me llame la atención. Tuve que viajar a Seattle a un festival de poesía y en ese momento comenzar a crear un nuevo disco me generaba bastante ansiedad. Por otra parte siempre me he interesado mucho por todo el imaginario de los fantasmas, el propio del ocultismo o el presente en lo sobrenatural. No es que me tome todo ello de una forma muy seria, sino que creo que es algo que tengo presente y siempre me ha inspirado líricamente. Así que viendo esta pintura me sentí como hechizada. Además los retratos siempre me han despertado curiosidad en la pintura y este me parece muy bonito, transmitiéndose un estado de ánimo casi espeluznante. Por lo tanto decidí que mi segundo disco podía partir un poco de ahí, algo que al final ocurrió.

"Siempre me he interesado mucho por todo el imaginario de los fantasmas, el propio del ocultismo o el presente en lo sobrenatural. No es que me tome todo ello de una forma muy seria, sino que creo que es algo que tengo presente y siempre me ha inspirado líricamente."

En la nota de prensa de este disco, se menciona como Tracy Ullman y Joan Armatrading te inspiraron a la hora de componer este nuevo trabajo. ¿De qué forma ellas han sido inspiradoras para ti?

Realmente me gusta mucho la música de los 80 relacionada con la new wave, escuchándola bastante cuando estaba trabajando en este disco. Siempre creo que he sentido una cierta inspiración por la música del pasado, aquella que está comprendida entre los 70 y 90, sobre todo la música de guitarras. También el pop contemporáneo me fascina mucho, pero realmente en esta ocasión creo que buceé bastante en los 80 y la forma de sonar de esas bandas de la new wave. La forma de llevar los ritmos y en especial las armonías es algo que me fascina de esa época. Sin embargo siento que no hay muchas mujeres asociadas a ese género, por lo que me planteé hacer una lista de mujeres relacionadas con él, sintiéndome totalmente fascinada por Tracy Ullman y Joan Armatrading.

En este nuevo disco hay un montón de persona involucradas en el, trabajando las canciones en estudios muy diferentes. ¿Desde el principio concebiste este disco con la idea de que fuese muy colaborativo y el objetivo de trabajar con mucha gente diferente?

La verdad es que no fui buscando involucrar a muchas personas en el disco desde un principio. Al final este creo que es un proyecto en el que trabajo mucho en solitario y al final hago más cosas por mí misma de las que debiese. He tocado un montón de instrumentos diferentes en este disco, a excepción de la batería, aunque también escribí sus partes, y todo lo relativo a arreglos de cuerda y viendo que también los compuse pero que no sabía cómo interpretarlos. Sin embargo, lo que no se hacer es lograr que mi voz cubra registros bastante amplios. De ahí que por ejemplo contase con Roberto de Helado Negro. Hay un par de canciones en las que no sabía que texturas vocales debía añadir, por lo que pensé en unas cuantas personas que me podrían ayudar mucho con las voces. Luego lo demás fue ir probando a trabajar con diferentes ingenieras de sonido.

 

Hablando un poco más sobre los estudios que recorriste grabando este disco, trabajaste en el New Moneky de Van Nuys, un estudio que construyó Elliott Smith. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar allí?

Fue realmente hermosa. Es un espacio muy acogedor, un estudio bastante pequeño en comparación con otros en los que he trabajado, pero me hace sentir muy afortunada por poder descubrir todos sus rincones. Algo que creo que no sabe mucha gente es que Elliott Smith era un gran obseso del equipamiento. Por ello en su estudio había muchos elementos diferentes que él mismo instaló allí y los modificó a su gusto. Había por ejemplo unos compresores Fairchild que eran sus favoritos y que se había encargado de configurarlos hasta el mínimo detalle. Por lo tanto resultaba muy divertido poder comprobar de buena mano como funcionaban todas estas piezas analógicas del equipo de grabación. Me sentí al mismo tiempo como un poco friki y excitada. Al final todo ello me sirvió para lograr sonidos increíbles.

Creo que el orden de las canciones en este disco es bastante importante, situándose los mayores temas pop al principio y mostrando posteriormente un lado más reflexivo y calmado en la segunda mitad del álbum. ¿Le diste mucha importancia a la secuencia de los temas para lograr algo más parecido a una narrativa?

No es estrictamente una narrativa, pero en términos de energía sí que sigue un planteamiento más cercano a lo que sería una historia, porque empieza con mucha energía, luego se diluye y al final vuelve a subir. Escoger el orden de las canciones de un disco es un proceso muy divertido para mí. Probé un montón de formas diferentes para este disco, seguramente sea la primera vez que le doy tantas vueltas. Al final lo que hice fue coger todos los singles y los dispuse uno detrás de otro. Siempre estoy pensando en pequeños detalles de forma y contenido que puedan conectar los temas, pero quizás en ese tramo me dejé guiar por lo que eran los singles, estando muy contenta con el resultado.

Todas las canciones del disco contienen un montón de arreglos muy diversos. ¿En algún momento te encontraste con que no sabías si una canción estaba completamente finalizada o le faltaba algo más?

Normalmente lo que me ocurre es que añado detalles en exceso a los temas. Por lo que cuando voy al estudio me paso mucho tiempo en la etapa de pre producción y editando todo lo que tenía escrito. A pesar de ello, cuando me pongo a grabar los temas, me encuentro con muchas capas que probablemente tendré que eliminar para así dejar espacio a otro tipo de efectos que solo puedo lograr en el estudio y que no había previsto de antemano. Se podría decir que mantengo conmigo mismo una lucha antes de entrar al estudio para ver qué es lo que hay que mantener y lo que no, pero luego cuando ya estoy metida en situación de grabación suelo ver bastante claro que es lo que sobra.

Me encanta la portada del disco que realizó tu madre, reinterpretándote a ti en una pintura encantada. ¿Desde el primer momento tuviste claro el concepto de la portada y como tu madre te ayudaría a ello?

Sí. Cuando vi la pintura de Franz Von Stuck tomé una foto de él y se la envié a mi madre rápidamente. De hecho estoy ahora mismo en su casa y la pintura que me hizo para la portada está aquí, por lo que cuando me levanto por la noche me la encuentro y resulta algo aterradora (risas). En un primer momento quería hacer el arte del trabajo por mí misma, pero veía que me estaba quedando como un homenaje muy literal a amigos míos que se dedican a pintar. Entonces se ofreció mi madre he hizo esta bonita pintura para mí, por lo que estoy súper feliz de que se haya involucrado también en este proyecto.

"Normalmente lo que me ocurre es que añado detalles en exceso a los temas. Por lo que cuando voy al estudio me paso mucho tiempo en la etapa de pre producción y editando todo lo que tenía escrito. "

Me encanta el video que realizaste para ‘Hysterical’ apareciendo en él cómicos muy famosos. ¿Cómo apareció la idea de realizar el vídeo y reunir a la gente que aparece en él?

Conozco a Jamie Loftus desde hace unos cuantos años y el año pasado conocía a Kate Banford, la otra directora del vídeo, porque ella dirige una comedia en un espectáculo en Filadelfia en el que interpreté unos cuantos temas. Luego dentro de los personajes del vídeo, a Mitra Jouhari la conocí tocando en festivales, porque hay veces que su programación incluye tanto música como comedia, de aquí que entrásemos en contacto. Está bien esa parte, ya que puedes conocer muchas más cosas que nuevas bandas cuando vas a ellos. En el caso de Demi Adejuyigbe no lo conozco personalmente, pero tenemos muchos amigos en común envueltos en la escena musical y soy súper fan de lo que hace. Por lo tanto espero conocerlo cuando sea más seguro viajar y confesarle mi admiración.

Hablando un poco más sobre la canción de ‘Hysterical’, creo que la ironía encerrada en las letras resulta perfecta para mostrar lo ridículos que son los comediantes desfasados y ofensivos. ¿Crees que la ironía resulta un buen recurso a la hora de procesar situaciones que causan enfado y que en este disco has echado bastante mano de ella?

Definitivamente. Me gusta mucho cuando las canciones muestran enfado o son críticas, por lo que al final trato de lograr esto introduciendo también algo de humor en las letras. Creo que en muchas ocasiones incorporo sentido del humor en los temas aunque las letras sean tristes. También siento que las canciones que solo contienen una emoción no me acaban de convencer, porque como oyente tampoco me golpean muy fuerte. Así que al final se podría decir que si veo que una canción resulta muy triste o muy cargada de enfado, tiro por la vía del humor, incluso aún más si estamos hablando de un vídeo musical.

 

Me gusta mucho como en ‘Ghost (of a good Time)’ recreas todo ese mundo de fantasía que puedes montar en tu propia casa sin salir fuera. ¿A la hora de componer este tema tuviste en mente lo importante que puede ser luchas contra la nostalgia hacer de salir de fiesta?

Lo cierto es que sí. Hice esta canción específicamente recordando como últimamente había estado viendo muchos conciertos a altas horas de la noche, algo que solía hacer muy a menudo cuando pasé de los 20 ó 21 años. Ahora en mis 32 también lo hago pero no resulta tan divertido para mí estar por ahí a las cinco de la mañana, algo que por ejemplo sí que hice cuando viví una temporada en Madrid como estudiante. Por lo tanto es algo que ya no me parece muy excitante pero sí divertido de recordar. La canción más o menos trata un poco sobre eso y la forma en decirme a mí misma que también está bien quedarse en casa. Realmente no sabía que unos meses después de componer la canción quedarse en casa sería la única opción (risas).

Quizás ‘Good Grief’ es la canción más sombría y triste del disco ya que recuperas ciertos recuerdos del pasado. Sin embargo para nada suena depresiva. ¿Crees que en esta canción exploraste los sentimientos más duros de todo el trabajo?

Creo que sí. Llevaba trabajando en ella desde hace mucho. Primero la escribí cuando mi padre fue diagnosticado con cáncer. Nació con el objetivo de ser una canción reconfortante para él, pero falleció antes de que la pudiese terminar. La dejé de lado durante mucho tiempo porque no podía ponerme a trabajar en ella. En realidad creo que muchas cosas de este disco tienen que ver con lidiar el dolor y con su muerte. Unos cuantos años más tarde llegó el momento en el que me puse de nuevo con ella y sentía que de alguna forma sonaba menos triste para mí porque en parte siempre creo que hay algo positivo cuando estás superando un proceso de duelo, especialmente al reflexionar sobre todo lo bueno y lo malo que ha supuesto la persona que se ha ido para ti. Por lo tanto no quise hacer una canción fúnebre, sino que busqué que sonase brillante por momentos, con algunos sintes divertidos, baterías parecidas e incluso alguna que otra progresión de acordes un tanto country. Al final este tema puede resumir otros del disco, resultando gracioso que una canción que comencé años antes haya podido dirigirse hacia este contexto.

"Si veo que una canción resulta muy triste o muy cargada de enfado, tiro por la vía del humor, incluso aún más si estamos hablando de un vídeo musical."

A lo largo de tu carrera tanto en Speedy Ortiz como en Sad13, has mostrado en tu música algunos elementos conectados con vampiros, fantasmas y películas de terror en general. ¿Crees que esta inspiración de criaturas y ambientes misteriosos siempre está muy presente?

Sí, es algo que siempre me ha acompañado bastante. Me encantan las películas de terror y todo el imaginario que las rodean, por lo que trato de meterlas en mis letras y en mis vídeos. De ahñi que esté muy contenta de haber llamado a este trabajo Haunted Painting y así poder explicar algún rasgo más de mí cuando menciono el disco.

En estos últimos años has estado muy ocupada dirigiendo tu propio sello, lanzando un libro de poesía y formando parte de No Music for ICE, un sindicato de músicos y trabajadores. ¿Crees que ahora que la industria de la música se encuentra alterada por la pandemia puede ser un buen momento para que las cosas puedan cambiar?

Lo cierto es que sí, tengo la esperanza. Hay un montón de ideas buenas en las que estamos trabajando dentro del sindicato. Ya saber, esa especie de visión conjunta con la que intentar que los gobiernos y las administraciones públicas se puedan involucrar y prestar apoyo a los músicos como sucede en algunas zonas de Europa y Sudamérica. Nos hemos encontrado con países donde existen programas específicos para el desarrollo de músicos, algo que no ocurre en Estados Unidos. En aspectos como estos son en los que nos queremos centrar. Con No Music for ICE también queremos abrir los ojos a la gente y mostrar como los beneficios que compañías como Amazon obtienen durante la pandemia no repercuten en paliar el dolor de la gente. Además, poco a poco estoy comprobando como las personas se desligan de esas empresas y empiezan a apoyar más las locales para obtener un beneficio mutuo entre todos. Así que creo que aunque estemos en casa se puede seguir luchando porque las cosas sean mejores.

 

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cuál es tu mejor receta para el desayuno?

Tengo una para ti a cargo de L.A. Witch, dice así: ¿qué películas has estado viendo durante la cuarentena?

Durante esta semana pasada he estado viendo todas las películas de los Muppets. Empecé por las de 2011 y 2014, luego ya me tiré a por las de los 70 y 80, que me parecen muy divertidas. Ya que lo mencionaste antes con las películas de terror, creo que siempre viene bien verlas, pero también a veces me apetece más algo más alegra y quizás más orientado a un público familiar, porque cansa ver tanta cosa estresante. Por lo tanto los de los Muppets son perfectas.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *