Entrevistamos a

Sabrina Palau

"No intento romantizar ideas como la depresión o el suicidio. En cualquier caso estaría tratando de visibilizarlas, pero tampoco soy el primer ni el último artista que trata temas así. "

Por -

Salvador Pettinichi es un músico argentino residente ahora mismo en Madrid que ha dado vida a Sabrina Palau, un proyecto de canciones pop de contenido decadente pero de sonido totalmente reconfortante. Con medios de grabación caseros e influencias que viajan hacia los sonidos más apagados, cercanos al emo más melódico y reflexivo, Sabrina Palau publicó este mismo año su primer LP Cementerio Pop en formato cassette. En este conjunto de canciones se abordan un montón de momentos cabizbajos, donde la amistad, las drogas o el amor acaban ocupando el espacio reflexivo. Con un tono por momentos a medio camino entre la súplica y la desesperación, la mayoría de los temas acaban apuntando hacia un lado agridulce gracias a lo imaginativo de las melodías, logrando a partir de ello un efecto un tanto aliviador. A todo esto temeos que unirle la gran actividad mostrada, apareciendo un sinfín de guitarras retorcidas y sintes alocados, pero siempre salvaguardando a clarividencia precisa para no caer en lo caótico. Aprovechando lo reciente aún de este lanzamiento, le preguntamos a Salvador todas las cosas que queremos saber de Sabrina Palau.

Provienes de Buenos Aires, pero actualmente te encuentras establecido en Madrid. ¿Sabrina Palau nació antes de cambiarte de país o ya surgió durante tu etapa madrileña?

Las primeras canciones las compuse en Buenos Aires y si mal no recuerdo el nombre se me ocurrió también allí pero Hasta Morir lo terminé y publiqué estando ya en Madrid, así que un poco de las dos.

 

Lo que en principio era un proyecto en solitario poco a poco ha ido creciendo hasta tener una banda al completo que te puede acompañar en directo. ¿Cómo fuiste conociendo a los músicos con los que tocas ahora en directo?

A Adri y Dani los conocí por internet, a ellos les gustaban mis proyectos emo de aquel entonces y a mí la banda que ellos tenían (Pura Vida). Fuimos chateando, nos caímos bien y cuando vine a Madrid nos conocimos en persona. Un tiempo después saqué Cementerio Pop y me propusieron empezar a ensayar. Al tercer ensayo se sumó Sergio con la guitarra.

Hablemos de tu EP debut Hasta Morir, publicado en 2018. En tu primera referencia nos mostraste unas cuantas canciones de contenido bastante decadente pero al mismo tiempo reconfortantes en su sonido, como puede ser el caso de ‘Hecha de Flores’ o ‘Soy Un Ser Desagradable’. ¿Sientes que en el fondo componer estos temas resulta aliviador?

Es aliviador sin duda. Lidio con mis dramas principalmente de esta forma, que de algún modo es humor negro al envolver traumas en un sonido tonti-pop.

"Lidio con mis dramas principalmente de esta forma, que de algún modo es humor negro al envolver traumas en un sonido tonti-pop. "

De este conjunto de temas se pueden intuir influencias de bandas de emo pop americanas más o menos DIY al estilo de Teen Suicide, Pill Friends, LVL UP… ¿Proyectos de este estilo han sido referentes para ti o nunca has tenido mucho en cuenta a bandas de este estilo?

Si bien Teen Suicide es una de mis bandas preferidas y un referente obvio para Sabrina Palau, estos últimos dos años apenas he consumido nada que no sea hecho por mis amigos y amigas. Me engancho mucho a la música de gente que conozco y me influencia un montón en cuanto a sonido y concepto. Pero sí, me gusta esa camada de bandas yankees de garaje.

Ya que hemos sacado un poco a relucir el tema del emo pop estadounidense, ¿sientes que este movimiento musical cada vez está quedando más relegado e incluso forma parte del pasado?

No, para nada. Creo que tuvo su momento de auge comercial como casi todos los géneros y movimientos, pero la mayoría de esas bandas son bandas que ni siquiera pretendían ser relevantes o funcionales en primer lugar. Son simplemente chavales haciendo música en sus casas. Eso ha pasado siempre, la diferencia es que ahora existe la difusión gratuita y estos proyectos han podido llegar a un público en particular. Tal vez se consuma menos pero no dejará de ocurrir ni dejará de existir gente que le interese escucharlo.

En tus canciones siempre se aparecen estados de ánimo decaídos, del mismo modo que sentimientos como la culpabilidad. Buena muestra puede ser la propia ‘Cementerio Pop’. ¿Sientes que todo lo relacionado con explorar la cara más amarga de las cosas resulta tan necesario como inspirador?

No sé si tanto como necesario pero es real. A mí de momento no me sale escribir canciones muy alegres o que hablen de cosas más soft porque no estaría siendo honesto, no es lo que siento. No intento romantizar ideas como la depresión o el suicidio. En cualquier caso estaría tratando de visibilizarlas, pero tampoco soy el primer ni el último artista que trata temas así.

Supongo que es como la primera vez que escuchas a Yung Beef y tal vez te choca un poco que hable sobre violencia y narcotráfico entre otras cosas, hasta que terminas vibrando e identificándote con ello. Eso sin duda es algo positivo, te hace empatizar.

Me gusta un montón como partiendo de un núcleo de canción más o menos acústico, poco a poco encuentras la forma perfecta de añadir voces y efectos sobre los temas. ¿Te gusta ir trabajando tus temas por etapas o más bien eres un poco caótico en este sentido?

Soy bastante caótico pero por lo general los temas suelen nacer de una idea principal que compongo en cualquier guitarra que tenga a mano, luego estructuro las baterías, grabo el esqueleto con la guitarra y empiezo a jugar con arreglos hasta que toman forma los tracks.

Me encanta producir aunque no tengo ni idea. Tengo mis propios métodos y truquitos de punk que no tiene ni siquiera una interfaz pero hace poco empecé a estudiar producción, seguro que me aporta algo.

"Si bien Teen Suicide es una de mis bandas preferidas y un referente obvio para Sabrina Palau, estos últimos dos años apenas he consumido nada que no sea hecho por mis amigos y amigas. "

Otra de las características que me llama mucho la atención de tus temas es que con muy pocas frases y muy escuetas logras siempre transmitir escenas o sentimientos muy potentes. ¿Tratas siempre de simplificar al máximo el contenido lírico de tus temas?

Un poco. Supongo que al ser las letras más o menos explicitas no necesito explayarme demasiado desarrollando ideas que de por sí ya son densas. Además no tengo muy buena memoria y hacer letras muy largas sería un autoboicot.

En tus temas hablas de policía, drogas, la muerte… ¿Alguna vez has cambiado el contenido de alguna canción porque sentías que estabas exponiendo demasiado de ti?

Hubo puntualmente una canción que omití de Cementerio Pop porque hablaba de algo que no quería tener que revivir cada vez que escuchara el disco, pero que yo recuerde nunca modifiqué ni censuré ningún otro track de Sabrina. Lo cual me sorprende porque irónicamente soy bastante reservado con mis asuntos personales.

Descubrí el proyecto de Pepsi Pop a través de la colaboración que tenía contigo en tu álbum y me gustaron un montón las canciones que tiene. ¿Las colaboraciones con amigos que aparecen a lo largo del disco fueron muy deliberadas o acabaron apareciendo por el camino?

En cuanto se me ocurrió lo de incluir muchos featurings de amigos y amigas automáticamente se me vinieron a la mente todos ellos porque son gente que sabía que iban a querer y sabía que sus voces iban a encajar o las terminaría haciendo encajar así que sí, fueron deliberadas. Estoy escribiendo canciones nuevas y queriendo hacer feats con gente que antes no conocía, en este caso sí que están apareciendo por el camino.

Ya que hemos hablado de las colaboraciones con tus amigos, ¿consideras que a nivel artístico y de estética en vuestra música compartís bastantes cosas en común?

Definitivamente. Si vieras a la gente que participó en Cementerio Pop... parecemos todos de la misma secta. Bueno no tanto, pero sí que compartimos muchos intereses y formas de hacer las cosas. La mayoría de quienes participaron tienen sus propios proyectos solistas como cantautores/as indie-punk decadentes. También compartimos la pasión por el alcohol y sobre todo y ante todo tenemos una relación afectiva.

"Me engancho mucho a la música de gente que conozco y me influencia un montón en cuanto a sonido y concepto. "

Parece que en nuestro país últimamente está existiendo un pequeño núcleo de sellos como Snap! Clap! Club o Jeanne d'Arc donde tienen cabida propuestas más marginales y sumergidas. En comparación a Argentina, ¿crees que por aquí hay más posibilidades de poder editar en formato físico u ocurre al revés?

La situación económica en Argentina es muy dura ahora mismo así que todo lo que sean bienes materiales de cualquier tipo, desde una guitarra a editar un casette es siempre un poco más complicado. Eso sí, buscamos la manera como sea, aunque tengamos que regrabar casettes usados para hacer bootlegs.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente artista a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Qué última canción escucharías antes de morir?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Penelope Isles, dice así: ¿Cuál es tu olor o sonido nostálgico favorito?

El olor del perfume ''Versace Blue Jeans'' que me regalaron cuando tenía 10 años y la pantalla introductoria de la Playsation 2.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *