Entrevistamos a

Rusowsky

"Lo que quiero hacer son canciones que no puedan parar de escucharse. Creo que eso es una buena canción"

Por -

Rusowsky  -Ruslán  Mediavilla-  es uno  de  los  artistas  más  genuinos  de  la escena que  está cobrando vida en Madrid. En su breve paso por la industria ha colaborado con músicos de la talla de C. Tangana, mori o Ralphie Choo, definiendo un estilo ecléctico y cargado de referentes, que transitan del bedroom pop más tradicional al techno, hip-hop  o incluso jazz. Su música no se adscribe a ningún género: siempre tintada de melancolía, es la expresión de una voz sincera, proyectada en ritmos pegadizos y ambientes vaporosos.

Su último lanzamiento, de la mano de Ralphie Choo, ha visto la luz el mes pasado. Este nuevo año  lo  enfoca  en  la  publicación  de  su  primer  LP,  en  el  que  actualmente  está  trabajando. Hablamos con él para que nos cuente más al respecto de su música y sus perspectivas de futuro.

¿Cómo empezaste con la música? ¿Cuál era tu mirada entonces y cómo ha ido evolucionando con el paso del tiempo?

Básicamente, empecé dando clases con mi madre, que es profe de música. Lo típico: lenguaje musical, guitarra, piano… Siempre había tenido las ganas, desde pequeño, de dedicarme a la música. No sabía ni qué quería ni cómo lo iba a hacer. Pero sabía que tenía que ser. Me acabé metiendo al conservatorio, porque si no no iba a llegar a ningún lado. Y pues, hace como tres o cuatro años, descubrí un programa de producción, que era el que usaban los famosos. Para mí era como un juguete, así que empecé a trastear. Un día, sentí que más o menos había pillado un ritmillo, y que quería hacer una canción. Fue coger cosas de un lado, cosillas de otro… No sé ni cómo llegué a hacerlo.

¿Hay algún destino en común, algún punto que sirva de enlace? ¿Qué es lo que te mueve a hacer música?

La clave que me mueve es la curiosidad. La curiosidad de qué es lo que puede salir, la de artistas que hay y la de cosas que se hacen… La curiosidad que tenía de nene por aprender. Es una curiosidad tan grande, tan grande, que es lo único que me inspira para seguir. De hecho, siempre se lo digo a todo el mundo.

"La clave que me mueve es la curiosidad. La curiosidad que tenía de niño por aprender. Una curiosidad tan grande, tan grande, que es lo único que me inspira para seguir."

Recibiste una formación clásica. ¿Notaste un salto importante cuando te alejaste de lo ortodoxo y empezaste a producir por tu cuenta? ¿Muchos prejuicios?

El cambio se nota un montón. A día de hoy, mis padres se lo toman bastante más en serio. Pero a mi madre, que viene de un grupo de folklore de Bielorrusia, sí que le ha costado. Por parte de mis colegas, no he sentido ese tipo de reacción. Por parte de los adultos, sí. Siempre había sido el chico que va arregladito a la audición de piano.

¿En quiénes te inspiraste para modelar tu (nuevo) estilo?

Que me haya inspirado desde siempre para ponerme a hacer música, de entre los más tops, Tyler The Creator.

 

Se habla mucho de una especie de núcleo de bedroom pop, con artistas como tú, mori, Rebe, Ralphie Choo… No obstante, tú has dicho que no te encasillas ahí o que no te cierras a un único género. ¿Cómo definirías tu estilo, en tus propias palabras?

Esta siempre es la pregunta que más me cuesta. (Risas) Digamos que los temas que tengo subidos son súper dispares. Pero lo que yo hago en mi casa, lo que suelo tener yo en mente, no es para nada el rollito bedroom pop. Por ahora estoy cacharreando con hardcore, con techno súper oscuro y súper trallero. Pero, por ejemplo, hace un par de semanas estaba haciéndome unas cosas de jazz super suave, con su bajito y tal.

Sí que entiendo que lo encasillen en bedroom pop, aunque no me mola. Digamos que mi feeling al hacer las canciones es coger elementos muy distintos. Igual cojo algo de pop que no me gusta, pero que lo puedo aplicar a mis canciones, porque sé que las va a hacer más atractivas o más pegadizas. Lo que más me inspira es coger todas las cosas guays que veo por ahí y juntarlas en un tema. Y que salga lo que salga.

En Madrid está tomando forma un amplio recorrido de artistas con un estilo muy similar, pero que aportan nuevas miradas a la escena. ¿De qué manera te has visto influido por ella? ¿Crees que hay una especie de “simbiosis”?

Yo me noto como bastante fuera. Ellos están asentados en el centro de Madrid y yo vivo en el sur. No me suelo codear con esa gente. No me veo dentro de ese panorama pero porque estoy muy a lo mío, con mis chavales del barrio.

"Sí que entiendo que me encasillen en bedroom pop, aunque no me mola. igamos que mi feeling al hacer las canciones es coger ciertos elementos - del pop, por ejemplo-, […] porque sé que las va a hacer más atractivas.”"

Has colaborado con artistas muy diferentes entre sí. Desde C Tangana hasta mori, pasando por otros menos conocidos como Fuji? ¿Crees que tu música es versátil y adaptable o hay fronteras que no cruzarías nunca?

No. La verdad es que eso es, de hecho, lo que más me mola de juntarme con gente. Sí que es verdad que a veces me ofrecen el juntarme con gente que notan que es, más o menos, de mi mismo rollo. Pero a mí lo que me interesa es jugar. Hace poco íbamos a concretar un día para quedar con Delaossa, que hace rap. Me decían “pero si Delaossa es hip-hop, es boom boom clap”… ¿Y qué? Al final, lo que mola son mezclas súper tochas, raras.

¿De qué manera te has nutrido de la colaboración con cada uno de ellos? ¿Ha sido una experiencia enriquecedora?

Qué difícil… Lo que hemos aprendido de C. Tangana es cómo funcionan las multinacionales. Los porcentajes, qué hace Sony cuando produces una canción, cuánto te llevas, qué hace él y cómo se mueve…

Con los que más relación tengo es con mori, Ralphie Choo y Fuji?, porque los tres son mis colegas. Ahí sí que nos aportamos mutuamente todo el rato. A mori se le da de puta madre escribir letras, y a mí no. Él me puede guiar en eso. Luego, Ralphie a veces se saca unas cosas que flipas, y me inspira mucho.

"Lo que hemos aprendido de C. Tangana es cómo funcionan las multinacionales."

La canción de Bien :(, teñida de ciertas pinceladas de existencialismo y derrotismo, parece ahora indisociable de la cuarentena. ¿Cómo se ha visto afectada tu producción musical desde el confinamiento?

Ha estado graciosa la cuarentena. (Risas). Nada más empezar, tenía cuatro o cinco conciertos. Y nos pilló y no pudieron hacerse. Luego, a nivel de producción, dije “Voy a estar encerrado todo el día en casa. Voy a tener todo el tiempo del mundo”. Y, cuando estábamos en lo peor de la cuarentena, se me rompió el ordenador. Perdí todos los temas. Tenía un álbum preparado y también lo perdí. Incluso las primeras bases que había hecho. Todo, todo, todo. Pasé unas semanas fatal. Fue como un puñetazo en la mandíbula.

Un colega me dejó su ordenador, de estos que petan un rato después de que los enciendan. Y, poco después, me habló C. Tangana. Tuve que producir con el ordenador ese de chusta, o sea que estuvo bastante gracioso. Me cambió mucho la perspectiva. Pensé “he perdido todo, pero me acabo de sacar un tema con C. Tangana”. Me di cuenta de que tenía que aprovecharlo y seguir adelante. De hecho, fue lo de Tangana lo que me movió. Si no, lo hubiera dejado.

"Cuando estábamos en lo peor de la cuarentena, se me rompió el ordenador y perdí todos los temas. Un colega me dejó su ordenador y, poco después, me habló C. Tangana."

Cada una de tus canciones se adscribe a un imaginario totalmente distinto. Registros distintos, una ambientación diferente… ¿Qué es lo que las une? ¿Qué sentimiento hay detrás?

Pues yo creo que es lo que dije antes. Pillar cosas de canciones o géneros que me molen, y hacerlos un producto loopeable en el cerebro. Hay canciones que están bien, que las escuchas tres o cuatro días y ya… Pero hay otras con las que no puedes parar durante semanas. Mi objetivo no es hacer un producto para que la gente lo consuma. Lo que realmente me encanta, y he buscado siempre desde pequeño, es dar con canciones que se te peguen y no puedas parar de escucharlas. Creo que eso es una buena canción. Y es lo que más me gusta del juego.

Has repetido esa palabra varias veces… ¿Para ti crear música es jugar con ella?

Ahora me lo tomo más en serio. El proyecto principal, que es terminar el álbum, me lo tomo no como un juego, pero sí como algo entretenido. No puedo trabajar con horarios. Tengo que estar con ganas de toquetear y hacer cosas guays… Poner una cosa y decir “me encanta” y seguir.

 

En tus canciones hay un toque intimista muy importante. ¿Te ves reflejado en la melancolía? ¿Lo consideras una parte importante de ti, un sentimiento por el que te sientas acogido?

A lo mejor lo que cuento no, pero la forma en la que lo cuento sí que es muy “yo”. La peña que hace trap no ha tenido tapujos en decir lo que piensa de manera súper explícita. Mi manera de hacer eso es con segundas, tirando “pullitas”. Es mi forma de ser. Y también soy muy melancólico, sí. No soy un sadboy, pero me gusta pasarle a las cosas la capa de tristeza.

Lo visual juega un papel muy importante en tu música. ¿Crees que la estética de tu trabajo va en consonancia con la carga simbólica o lo concibes como algo que va por fuera?

Antes sí que iba un poco más por fuera. Ha sido en gran medida gracias a mori que ahora tengo esa obsesión por la estética. Sí que me molaría haber tenido otra cabeza cuando empecé. Ahora me lo pienso todo mucho más y soy bastante más exigente con eso. Pero vamos, que todavía tengo que encontrar una estética definida y que me represente.

"Mi manera de expresarme es con segundas, tirando “pullitas”. También soy muy melancólico"

¿Hay alguna producción que te haya influido especialmente? ¿Algún referente?

Pues… Todo lo que me entra por los ojos y los oídos. A mí el cine me molaba, pero no era un friki… Hasta hace un año o dos, gracias a un colega. Una vez que te metes en ese mundo es una locura. Cuando te nutres de otras personas con otra visión, es una pasada. El anime también. Desde hace muchos años me llama un montón. Aunque no puedo hacer nada con eso, forma parte de un imaginario que me inspira.

Ya para terminar… ¿Alguna pista de alguna colaboración futura? ¿Qué nos puedes adelantar al respecto de un futuro LP?

En lo único que estoy trabajando ahora es en ese disco. Lo principal ahora es terminar el álbum y, el año que viene, ver cuándo puede salir. Colaboraciones, dentro del álbum, va a haber probablemente tres. La primera de ellas es con Natalia Lacunza… Un tema que me parece una locura. Y, probablemente, haya otra con mori. La última no la puedo decir…

María Rozados Balboa

Me gustan muchas cosas y a veces escribo sobre ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *